close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Archivo Histórico UNAM

1968: Bandera a media asta en CU; hoy es día de luto para la universidad

El rector Javier Barrios Sierra sale de su despacho y camina hasta el asta que se encuentra en la explanada de la Rectoría, lee unas 20 líneas que convierten “el malestar colectivo en una protesta política formal”.
Foto: Archivo Histórico UNAM
Por Viétnika Batres
31 de julio, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.

Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.

Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre.

Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

***

Ciudad de México, 30 de julio de 1968.- Ya era demasiado: durante días los jóvenes preparatorianos de la UNAM habían resistido la presencia hostil, primero, los ataques, después, de uniformados en las cercanías de sus instalaciones, pero nada parecido a lo que unas horas antes, durante la madrugada del 30 de julio, había ocurrido en el barrio universitario de San Ildefonso: un soldado del batallón de fusileros paracaidistas derrumbó de un bazucazo el portón colonial de la preparatoria 1 y cientos de integrantes de batallones militares tomaron por asalto las preparatorias 2 y 3, golpearon y detuvieron a centenares de adolescentes.

Agotadas las horas oscuras de la madrugada, a las 9:30 de la mañana unos 250 universitarios hacen un mitin frente al edifico del café central y al terminar van en busca del rector. Aunque ninguno de sus antecesores hizo jamás algo parecido, Javier Barros Sierra sale de su despacho y camina unos 100 metros hasta el asta que se encuentra en la explanada de la Rectoría.

A las 10 de la mañana Ciudad Universitaria es el delirio de las protestas y las conjeturas, las interpretaciones. En Radio UNAM se leen en voz alta los boletines de noticias. A la explanada llegan en oleadas los estudiantes que protestan con estrépito por la violación de la autonomía y el ánimo se desborda al ver a Barros Sierra.

Una multitud tensa y respetuosa lo sigue, acompasada por gritos previsibles: “Viva la Universidad!”, “Viva México!”, “Viva Barros Sierra!”.

Ya cerca del mediodía, el ingeniero Barros Sierra, ex profesor y ex director de la Facultad de Ingeniería, se acerca al mástil e iza la bandera nacional a media asta en señal de duelo.

Algunos asistentes, como el escritor Carlos Monsiváis, capturan la gravedad de la escena: “Al descenso de la bandera lo circunda un silencio herido, súbitamente patriótico”. Se canta, entonces, el Himno Nacional. “Y los asistentes, sin preverlo y sin evitarlo en sus declaraciones faciales, se consideran patriotas y mexicanos, tal y como en otros actos similares, los asistentes se piensen politécnicos o normalistas y patriotas”.

Barrios Sierra lee entonces una cuartilla, menos de 20 líneas que convierten “el malestar colectivo en una protesta política formal”. Su breve discurso le da la legitimidad a lo que se ha empezado a conocer como “movimiento estudiantil”, y aporta “la convicción de justicia” que evita que se quede en una protesta marginal de la izquierda, “fácilmente reprimible o desgastable”.

Por eso resulta tan importante la defensa de la autonomía de la UNAM, porque se ha vulnerado la esencia de la Universidad: “su extraterritorialidad, primero garantía de lo excepcional y luego zona de garantía crítica”.

Lee el rector:

Universitarios:

Hoy es un día de luto para la Universidad; la autonomía está amenazada gravemente. Quiero expresar que la institución, a través de sus autoridades, maestros y estudiantes, manifiesta profunda pena por lo acontecido.

La autonomía no es una idea abstracta. Es un ejercicio responsable que debe ser respetable y respetado por todos.

Una consideración más: debemos saber dirigir nuestras protestas con inteligencia y energía: ¡que las protestas tengan lugar en nuestra casa de estudios!

No cedamos a provocaciones, vengan de fuera o de adentro; entre nosotros hay muchos enmascarados que no respetan, no aman y no aprecian a la autonomía universitaria.

La Universidad es lo primero, permanezcamos unidos para defender, dentro y fuera de nuestra casa, las libertades de pensamiento, de reunión, de expresión, y la más cara: ¡nuestra autonomía! ¡Viva la UNAM! ¡Viva la autonomía universitaria!

Ha reivindicado la autonomía porque le resulta “el derecho de excepción ante la barbarie represiva, la sujeción a una retórica y la violencia ilegal en nombre de la ley”.

Luego de pronunciar su discurso, Barros Sierra, en silencio, regresa a sus oficinas de la torre de Rectoría.

Castillo García, Gustavo, “El bazukazo a la Preparatoria 3”, La Jornada, 30 de julio de 2008. Consultado en www.jornada.unam.mx/2008/07/30/index.php?section=politica&article=014n1pol

Monsiváis, Carlos, Democracia, primera llamada: el movimiento estudiantil de 1968, Conaculta y gobierno del estado de Colima, México, 2010, pp. 35-36. Consultado en www.mty.itesm.mx/dhcs/deptos/ri/ri-802/lecturas/nvas.lecs/1968-monsi/mc0292.htm

ídem.

Véanse dos testimonios que abordan la importancia del momento: Gilberto Guevara Niebla, La libertad nunca se olvida. Memoria del 68, Ed. Cal y Arena, México, 2004, p. 58, y Carlos Monsiváis, op. cit., p.37.

Monsiváis, op. cit., p.36.

Barros Sierra, Javier, Conversaciones con Gastón García Cantú, Siglo XXI, México, 1972, p. 174

Monsiváis, op.cit., p.36.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pornhub: las denuncias de cómo el sitio para adultos se beneficia de la pornovenganza

Grupos contra la pornovenganza aseguran que sitios como Pornhub se han estado beneficiando lucrativamente de ese delito. A pesar de que la firma dice que no lo tolera, víctimas de pornovenganza ven pocos resultados en la lucha para eliminar videos de forma definitiva.
6 de septiembre, 2019
Comparte

Activistas y víctimas que señalan a Pornhub como un sitio que se beneficia de la llamada “pornovenganza” denuncian que el sitio no elimina los videos que son reportados.

Y no solo eso, el sitio también falla en borrar el contenido que logra ser censurado, beneficiándose así de los ingresos de publicidad que se generan.

La empresa, por el contrario, afirma que tiene una política muy progresista en esto.

La pornovenganza es la distribución, principalmente en internet, de imágenes o videos sexualmente explícitos sin consentimiento de la persona que se muestra en ellos, a fin de causarle angustia o vergüenza.

El material puede ser distribuido por una expareja, pero también puede provenir de un archivo privado de la víctima que es robado.

Una mujer, Sophie*, dice que se sintió “violada” después de que un video de ella fue visto cientos de miles de veces tras haber sido puesto en línea.

El grupo #NotYourPorn (#NoTuPorno) dice que dicho contenido ha permitido a los propietarios de Pornhub obtener mayores ingresos por publicidad.

Un cartel de Pornhub

Getty Images
Pornhub es el sitio más grande de la industria de distribución de pornografía.

Por su parte, Pornhub asegura que “condena enérgicamente” la pornovenganza y que tiene “la política contra la pornovenganza más progresista de la industria”.

Sobre el caso de Sophie, asegura que no pudo encontrar “ningún registro de ningún correo electrónico” de la joven pidiendo que se eliminaran los videos donde aparecía, pero ahora estaba en contacto con ella y “esperaba resolver este problema en conjunto”.

“Me sentí violada”

Sophie, quien optó por mantener el anonimato, le dijo a la BBC que de paseo con su familia hace 18 meses cuando revisó su teléfono y encontró mensajes y llamadas perdidas.

La pareja de su hermana había encontrado videos de ella en Pornhub, el sitio web más grande de la industria pornográfica en el mundo.

Uno estaba en una lista de los 10 más destacados y había tenido cientos de miles de visitas.

“Me sentí sorprendida, avergonzada y violada”, dice.

Joven desenfocada con celular en la mano

Getty Images
La vergüenza, el miedo y la creencia de que su caso no será escuchado hacen que muchas de las víctimas de ciberacoso no denuncien.

Con su expareja había grabado seis videos, pero se habían separado hace varios años y no había dado su consentimiento a nadie para difundirlos en internet.

A la semana de darse cuenta de la existencia de los videos en Pornhub, los videoclips fueron eliminados.

Sin embargo, la aparición de esos seis videos en Pornhub le dio a alguien la oportunidad de crear alrededor de 100 más que nuevamente fueron subidos al sitio.

Cuando informó esto al sitio, “no fue muy útil” la respuesta, asegura.

Sophie se puso en contacto con otra compañía, que maneja las solicitudes de Pornhub para eliminar videos, pero tampoco obtuvo respuesta.

Fue a la policía y hasta la fecha nadie ha sido acusado.

Ilustración de manos sosteniendo móviles

BBC
La divulgación de fotos o videos sin consentimiento se ha vuelto una práctica cada vez más frecuente.

Kate Isaacs, del grupo activista #NotYourPorn, dijo que la pornovenganza a menudo se etiqueta en Pornhub como contenido “amateur” o “casero”, dos términos de búsqueda de videos populares que hacen que el sitio sea más valioso para los anunciantes.

Isaacs quiere que el sitio sea más proactivo en eliminar dicho contenido tan pronto como sea notificado, además de evitar que vuelva a difundirse.

El efecto en la familia

Cuando Sophie descubrió los videos, ya estaba en una nueva relación, por lo que la situación generó estrés en la relación.

Dice que los amigos de su pareja se burlaron de él por los videos en Pornhub.

Sophie también tiene una hija adolescente la cual, asegura, “no ha sido la misma desde entonces”.

Teléfono móvil pixelado

PA
Una vez que un video es subido, puede ser replicado decenas de veces y vuelto a cargar.

El vicepresidente de Pornhub, Corey Price, dice que el contenido que se carga en el sitio y que viola directamente los términos de servicio se elimina tan pronto como se informa de eso.

“En 2015, para garantizar aún más la seguridad de todos nuestros seguidores, adoptamos oficialmente una postura firme contra la pornovenganza, que creemos que es una forma de agresión sexual, e introdujimos un formulario de envío para eliminar fácilmente el contenido no consensuado”, afirma.

“También utilizamos un software de huellas digitales de terceros de última generación que escanea cualquier carga nueva en busca de posibles coincidencias con material no autorizado, y se asegura de que el video original no vuelva a la plataforma”.


*No es su verdadero nombre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=y5jxqtP_ses

https://www.youtube.com/watch?v=Gr_Uqx2j47Q&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=4&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=R7Z5SjU3944&t=

DO NOT DELETE – DIGIHUB TRACKER FOR

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.