4 teorías para explicar por qué usamos alcancías con forma de cerdito
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

4 teorías para explicar por qué usamos alcancías con forma de cerdito

¿Por qué un cerdo y no otro animal? ¿Y desde cuándo usamos un contenedor con esa forma para acumular monedas o billetes?
Getty Images
Por BBC Mundo
5 de julio, 2018
Comparte

¿Qué imagen se te viene a la cabeza cuando piensas en una alcancía o hucha para ahorrar dinero?

Probablemente sea la de un pequeño cerdo de color rosa con una ranura en la parte superior.

Pero ¿por qué un cerdo y no otro animal?

¿Y desde cuándo usamos un contenedor con esa forma para acumular monedas o billetes?

El ahorro

Que las personas intenten ahorrar dinero no es algo nuevo y comenzó a practicarse mucho antes de la creación de los bancos.

Por siglos, la gente acumuló capital en sus casas. Pero no debajo del colchón (eso vino más tarde), sino en cajas, frascos, vasijas o cualquier contenedor de su preferencia.

Mujer adulta deposita una moneda en una alcancía con forma de cerdo rosa.
Getty Images

Ahorrar no es algo nuevo…

De hecho, ya en excavaciones realizadas en asentamientos griegos y romanos se hallaron objetos hechos generalmente de materiales baratos y que se utilizaban para acumular monedas.

Para acceder al dinero, se debía romper el recipiente o armarse de paciencia y sacar las monedas por la ranura, una por una.

Esa práctica no cambió con los cerditos que podemos adquirir en la actualidad, aunque algunos también cuentan con un segundo orificio más grande con una tapa para vaciarlo.

Pero ¿cómo aquellas vasijas, cajas o frascos pasaron a tener forma de cerdo? Existen varias teorías.

1. Nombres confusos

Cerdo confundido.

Getty Images
El cerdo no tendría nada que ver con el origen del recipiente para ahorrar dinero, según una teoría.

En Europa del este, las personas utilizaban durante la Edad Media un material barato parecido a una arcilla de color anaranjado para crear sus recipientes y guardar el dinero.

Ese material fue bautizado en inglés como pygg, y las vasijas que se fabricaban con él eran conocidas como “pygg jars”(jarras o tarros pygg, en inglés).

El parecido entre las palabras pygg ypig (cerdo, en inglés) es llamativo.

La transición de la frase “pygg jars” a “piggy banks” (alcancías, en inglés) surgió de una evolución natural en ese idioma, señala la bibliotecaria Megan Cohen en el blog Liberty Street Economics de la Reserva Federal de Nueva York, Estados Unidos.

Con el tiempo, el origen del nombre de la arcilla quedó en el olvido y se transformó en el nombre del animal.

En el siglo XIX, los alfareros ingleses recibían pedidos para producir alcancías y comenzaron a crearlas en forma de cerdo por la confusión del idioma.

Un cerdo en una granja.

Getty Images
Otra teoría sugiere que los cerdos reales eran las alcancías de la gente pobre.

Este juego de palabras en inglés, aunque accidental, atrajo a clientes adultos y niños, según cuenta el sitio de internet The Financial Brand.

2. Engorden al cerdo

Sin embargo, no todos concuerdan con esta teoría.

Otra hipótesis es que, en la sociedad occidental, los cerdos eran “las alcancías” de la gente pobre.

Es decir, que la población compraba un cerdo en primavera, lo “rellenaba” con las sobras de la comida de la casa durante más de medio año, y así estaba listo para ser sacrificado en inverno y alimentar a toda la familia por un tiempo.

Por eso, de algún modo, la reproducción de los cerdos en miniatura como alcancías viene a representar esa costumbre de “ahorrar” por parte de las familias con menos recursos.

3. Cerdos sagrados

Alcancías con forma de cerdo.

Getty Images
¿Cómo se empezaron a usar alcancías con forma de cerdo?

Una tercera teoría es que las alcancías con forma de cerdito se originaron en China durante la dinastía Qing, entre los siglos XVII y XX.

Los cerdos son considerados animales sagrados para la cultura china y simbolizan abundancia y riqueza.

De hecho es un animal del horóscopo chino y, según la descripción, las personas que nacieron bajo su influencia tienen modales y gustos lujosos.

Por ello, se dice que la gente comenzó a diseñar sus alcancías con la forma de este animal para almacenar su dinero.

4. ¿Desde Indonesia?

Una cuarta creencia es que las alcancías con forma de cerdo nacieron en Indonesia.

De hecho, algunos bancos del país tienen como símbolo un jabalí o una especie de cerdo salvaje.

Cerdo hecho en terracota en Java, Indonesia

Museo MET
Una alcancía hecha en Indonesia en el siglo XV.
Cerdo de terracota hecho en Indonesia entre los siglos XIV y XV.

Museo Nacional de Indonesia
Muchos de las alcancías con forma de cerdo no sobrevivieron al paso del tiempo. Muchas que sí lo hicieron, necesitaron la reconstrucción o pegado de sus piezas.

Varios museos de Indonesia, pero también de diferentes partes del mundo, tienen en sus vitrinas esculturas con forma de cerdo generalmente hechas de arcilla que datan del siglo XIV y XV.

Y como había que romper las alcancías para rescatar las monedas, muchas de ellas tuvieron que ser reconstruidas pieza por pieza.

Lo cierto es que para ese entonces las rutas comerciales entre Europa, China e Indonesia eran muy transitadas, por lo que es muy probable que la idea de la alcancía con forma de cerdo fuese importada por varios pueblos.

Con independencia de cuál sea la teoría correcta, varios países siguen manteniendo la costumbre de regalar una alcancía de cerdito a los niños para que acumulen sus primeros ahorros.

Y, en el mundo de los adultos, es claramente un símbolo para ilustrar el concepto de finanzas personales y ahorro.

¿A ti alguna vez te regalaron una? ¿La sigues utilizando?

Niñas rompen una alcancía.

Getty Images
El tesoro escondido dentro del cerdito….

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Manu Ureste

Activistas colocan ‘antimonumento’ en la CDMX para protestar contra el Tren Maya: “Es un proyecto ecocida”

Ambientalistas instalaron el ‘antimonumento’ para —según dijeron— dejar un recordatorio de los daños de la megaobra planteada por López Obrador en la Península de Yucatán.
Manu Ureste
23 de noviembre, 2022
Comparte

Organizaciones nacionales e internacionales de defensa del medioambiente instalaron este miércoles un ‘antimonumento’ en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, para protestar por los impactos ambientales del Tren Maya en la Península de Yucatán. 

Alrededor de las 14:00 horas, frente a la Torre del Caballito, los activistas colocaron sobre el suelo una placa que señala: “Aquí dejamos constancia de que en nombre del ‘desarrollo’ y el ‘progreso’ se construyó el Tren Maya desalojando personas, extinguiendo especies, devastando la selva y amenazando ecosistemas. Solo ustedes, en el futuro, podrán decir si valió la pena”. 

Roberto Rojo, activista y espeleólogo de cuevas submarinas en Playa del Carmen, Quintana Roo, uno de los puntos por donde pasará el Tren Maya, dijo en entrevista que el objetivo de colocar un ‘antimonumento’ es dejar “un recordatorio permanente” ante la sociedad mexicana de los daños ambientales que está generando la obra en el ecosistema de la selva caribeña, así como en las cuevas subterráneas y cenotes. 

“Vean las películas de ciencia ficción que siempre empiezan con un desastre cuando no se le hace caso a la ciencia. Pues aquí es igual: desde un principio, hemos advertido de la fragilidad del suelo cárstico de Quintana Roo y de la importancia de preservar el acuífero subterráneo, las cuevas y la selva”, apuntó Rojo, también biólogo.

“Porque, en caso de no prestar atención a estas advertencias, vamos a tener grandes desastres ecológicos, a la salud humana y ecológicos”, agregó el activista, que advirtió que, por la fragilidad del suelo cárstico por donde pasará el tren, hay riesgo de que el proyecto pueda colapsar en un futuro. 

“No queremos que eso pase. Lo que queremos es que las cosas se hagan de manera correcta, planeadas y de manera legal, y poniendo por delante a la naturaleza, porque sin ella no somos nada”, subrayó. 

Lee más: Presupuesto 2023: programas sociales, las obras del Tren Maya y Fuerzas Armadas, los favoritos del reparto

Otras organizaciones que participaron en la protesta fueron Racismo Mx, Cenotes Urbanos, Kanan Derechos Humanos o SumOfUs, que denunciaron que el proyecto del Tren Maya fue “impuesto de manera totalmente irregular”, mencionando que las consultas a los pueblos indígenas que hizo el gobierno federal en 2019 “no cumplieron con los estándares internacionales”

“Este no es un tren ‘maya’, es un tren colonial que promete desarrollo y progreso, pero sin contar con el consentimiento libre e informado de las comunidades afectadas”, aseguró una de las activistas de SumOfUs, que denunció la participación de empresas europeas “coloniales” en el proyecto para beneficiarse económicamente “a costa de violaciones a derechos humanos”. 

“Nos preguntamos si estas empresas europeas harían lo mismo en sus países”, cuestionó la ambientalista. 

Rojo recordó que, hasta ahora, no se ha dado a conocer una Manifestación de Impacto Ambiental “íntegra”, sino que esta se ha “fragmentado” en varios tramos de la obra, “para no dar a conocer el verdadero impacto del Tren Maya”. 

“Este es un tren ecocida disfrazado de turismo y progreso”, criticó el también integrante del Círculo Espeleológico del Mayab. 

Tren Maya

El pasado 4 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que, tras varios meses detenida por amparos ante la justicia, se reinició la obra del Tren Maya

“Con absoluto apego a la legalidad, paciencia y el apoyo de la gente, reiniciamos los trabajos del tramo Cancún-Tulum. No procedieron los amparos en lo jurídico, en lo ambiental, ni en lo social. Habrá Tren Maya”, tuiteó. 

Antes, el 9 de agosto, un juez federal negó la última suspensión definitiva contra la construcción del Tramo 5 del Tren Maya, que va de Playa del Carmen a Tulum, Quintana Roo. Con esa resolución, se juntaron seis suspensiones negadas. 

Activistas y expertos del colectivo #SélvameDelTren habían pedido al presidente que recorriera con ellos la zona donde se construye el Tramo 5, que atraviesa selva, cuevas y cenotes, para que cambiara el trazo de la obra y evitara un desastre natural, pero eso no sucedió. 

El 1 de agosto, entró en vigor un decreto por el que se expropia una superficie de 1 millón 093 mil 118 metros cuadrados de propiedad privada para la construcción del Tramo 5. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.