No habrá consulta pública sobre el nuevo aeropuerto, gobierno de AMLO tendrá la última palabra: Jiménez Espriú

El próximo titular de Comunicaciones y Transportes afirma que el gobierno de López Obrador decidirá si asume la responsabilidad financiera de la construcción del nuevo aeropuerto, o si busca algún mecanismo para concesionarlo.

No habrá consulta pública sobre el nuevo aeropuerto, gobierno de AMLO tendrá la última palabra: Jiménez Espriú
Cuartoscuro Archivo

La decisión final sobre la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México quedará en manos del próximo Gobierno,más allá de la opinión que se recabe entra la ciudadanía, asegura Javier Jiménez Espriú, propuesto para ocupar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En entrevista con Animal Político, aclara además que no se hará una consulta o votación pública. Primero, explica, revisarán si la obra que ya va avanzada realmente es viable –independientemente de las irregularidades que pueda haber en los contratos–.

De ser así, se buscará un mecanismo para que los ciudadanos opinen sobre tres opciones: continuar con la construcción como está planteada, concesionarla, o que mejor se habiliten pistas en la base militar de Santa Lucía.

Jiménez Espriú es la persona de más edad que formará parte del gabinete: 81 años al empezar el sexenio. Ha ocupado varios cargos relacionados con los temas que ahora dirigirá, e incluso fue subsecretario de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico de la propia SCT en los 80.

-El pasado 17 de julio tuvo la primera reunión con el equipo del presidente Enrique Peña Nieto para revisar la construcción del nuevo aeropuerto. ¿En qué chocaron?

No, no hubo ningún choque. La reunión fue muy abierta, fue muy cordial, nos explicaron qué es lo que están haciendo, les dijimos cuáles son nuestras inquietudes y nuestras preocupaciones, y acordamos integrar una serie de grupos, con nuestros especialistas y con los de ellos, para discutir sobre los puntos en los que no hay todavía claridad, y ellos aceptaron. Entre tanto, nos van a mandar una serie de informes y nos reuniremos lo antes posible, esperamos que no más allá de la semana próxima.

-¿Cuáles son los temas de esos grupos?

Pues son temas muy variados, tanto de los que tienen que ver con la construcción misma del aeropuerto, las complicaciones del suelo, el costo que se está elevando. Otros que tienen que ver con control hidráulico, porque el lago de Texcoco era un vaso regulador; el impacto ecológico y ambiental. En fin, son puntos diferentes. Vamos a tener seis o siete grupos, hay que ver el problema financiero, los problemas de los impactos, y los problemas de solución de la infraestructura necesaria para una adecuada operación del aeropuerto, en caso de que se decidiera continuar con las obras.

-Durante la campaña se dijo que iban a revisar todos los contratos, ¿ya lo están haciendo?

Los contratos están en la página del aeropuerto, se pueden consultar. Ya la revisión puntual de los contratos en cuanto a su transparencia, su corrección, en cuanto a su cumplimiento, y sus anexos –que esos sí no está–, es otro tema de otra naturaleza que no influirá en cuanto a la decisión de si el aeropuerto es viable o no es viable. Y vamos a revisar no solo esto, sino todos los contratos que nos toque a nosotros responsabilizarnos.

-¿No están en una encrucijada porque la promesa de campaña era cancelar el aeropuerto?

Mire, no, no hay ninguna encrucijada. Nosotros habíamos hecho una propuesta que era más rápida y más económica que el planteamiento que se había hecho. Sin embargo, las obras siguieron y hay una inversión importante. En su momento, el licenciado López Obrador señaló que de ser electo, solicitaría al presidente Peña Nieto la revisión la viabilidad del aeropuerto, y en caso de que fuera viable, veríamos cuál es la posibilidad del Gobierno para asumir la responsabilidad financiera, o si no, buscar algún mecanismo de concesionamiento, de alguien que quisiera enfrentar la inversión.

Lo que quiere decir es que la opción que planteó López Obrador sigue viva y analizaremos la viabilidad operativa, física, financiera de lo que está propuesto y que ya va avanzado para ver cuáles son las opciones que existen. Y si existe más de una opción después de los análisis que hagamos, de las auditorías técnicas, si es viable, habría pues las dos opciones. En ese caso, consultaríamos a la comunidad.

-¿Habrá consulta ciudadana, es buena opción en un tema tan técnico?

Quiero ser muy preciso, porque cuando hablé de consulta surgió la noticia de que íbamos a hacer una consulta pública. Yo nunca dije eso. Yo dije: vamos a consultar a la comunidad, como lo haremos en todos los casos de las megaobras: recabaremos la opinión de la ciudadanía, porque creemos que eso es lo correcto y lo procedente.

-¿Entonces sería con foros, con expertos, o cuál sería la vía?

No sabemos todavía, pero una consulta a organismos, a quienes han hecho manifestaciones en contra. Abriremos tal vez, si es el caso, un mecanismo de opinión de todo aquel que quiera opinar, para que eso sea uno de los puntos que analicemos en relación con las opciones. Pero asumiremos nosotros como Gobierno la responsabilidad de la decisión última que se tome.

Observatorios ciudadanos contra la corrupción

Con voz pausada pero firme, reconoce en entrevista vía telefónica que las obras de infraestructura siempre puede haber quien caiga en la tentación de “un cañonazo” (o soborno) de miles de pesos, por lo que serán clave los mecanismos de observación ciudadana para ayudar a evitar cualquier acto de corrupción.

“Cuando alguien sucumba ante una tentación o un cañonazo de estos, necesitamos saberlo: si lo sabemos directamente, actuaremos, y si no, pondremos mecanismos de participación ciudadana para que nos ayuden a saberlo. Haremos todo lo necesario para blindar este tipo de obras, sin interrumpir la eficiencia”, señala Espriú.

-En este sexenio, la SCT fue señalada por la muerte de dos personas en el socavón abierto en el Paso Exprés en Morelos. ¿Van a revisar el papel de la Secretaría en esa obra?

Ya hay todo un procedimiento y tengo entendido que hay hasta algunas definiciones y culpables, en cuanto al aspecto legal. Nosotros lo que veremos es el resultado de las obras, porque aparentemente, todavía no está resuelto físicamente el problema del socavón. Entonces veremos si hay que hacer una modificación, reforzar eso, desde el punto de vista técnico. Lo revisaremos como veremos todas aquellas obras que tengan algún problema físico o legal.

-El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señala que la SCT es la quinta dependencia con más riesgo de corrupción en el gasto. ¿Cómo cambiar esto?

Vamos a definir, con quienes participan en esto, o sea ingenieros, contratistas y demás, vamos a definir nuevas reglas del juego. Habrá una posición absolutamente estricta en relación con una definición de cero corrupción y cero impunidad. No vamos a permitirlo ni de un lado ni del otro. Lo he manifestado en diversos foros en toda la república y la verdad es que he tenido una buena recepción y una aceptación completa de participar con nuevas reglas del juego.

-¿Por dónde empezar?

Una de las cosas que haremos será tratar de simplificar los mecanismos de licitación para que el 100% de las obras, o solamente las excepcionales no, sean por licitaciones. Las licitaciones serán transparentes, habrá siempre un testigo social, que es un mecanismo que prevé la ley, y buscaremos que haya vigilancia ciudadana, que haya observatorios ciudadanos desde la confección y promulgación de las bases, la planeación, la licitación, la asignación, después la construcción y el mantenimiento de las obras. Vamos a requerir la colaboración de la comunidad, tanto para vigilar que todo se haga debidamente, como para informar cuando se cometa un acto fuera de la ética más estricta, pues expresarlo y manifestarlo.

La respuesta a esto la dio la población al votar por el licenciado López Obrador, que es un hombre de una austeridad absolutamente total. Les he garantizado que su secretario de Comunicaciones, la única diferencia es que tiene algunos años más de existencia, pero igualmente estricto y que lo he probado durante todos esos muchos años que ya pesan sobre mí. Y que yo me comprometo a que mis colaboradores directos lo sean igualmente, y voy a comprometer a mis colabores directos a que así sea con los colaboradores correspondientes.

-¿Incluiría reformas legales, justo como pidió la semana pasada la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) para transparentar las licitaciones?

No me compete a mí pero yo estaría totalmente de acuerdo en todas las modificaciones que realmente apoyaran los mecanismos de transparencia y anticorrupción. Una de las cosas que vamos a promover muchísimo es la tecnificación de todo y la transparencia en tiempo real en todo lo que podamos, para que la gente esté al tanto de lo que está sucediendo y no se entere un año después porque la Contraloría Superior de la Federación plantee que hubo una desviación o que hubo un fraude en tal parte; que pudiéramos detectarlo lo más pronto posible para atenderlo igualmente.

SCT será clave: “comunicar es una forma de gobernar”

-¿La SCT es clave para el próximo sexenio en sus planes de desarrollo?

Jiménez Espriú señala que en el próximo sexenio la Secretaría de Comunicaciones y Transportes será muy importante para concretar los planes de desarrollo de López Obrador, “porque comunicar es una forma de gobernar”

Señaló que entre sus primeros objetivos están mantener y conservar adecuadamente la infraestructura existente, y como segundo punto comunicar a las poblaciones que están incomunicadas.

“Vamos a comunicar algo así como 350 cabeceras municipales que hoy no tienen camino pavimentado, por ejemplo, y llevar el internet y la comunicación móvil al 100% de los mexicanos y las mexicanas”, señala.

-Una meta ambiciosa…

Sí, el que no es ambicioso no pasa el río.

-¿Se puede en seis años?

Esperemos que sí, ese es nuestro propósito y estamos haciendo los programas y planteando las cosas para que esto suceda. Nuestra misión es desarrollar la infraestructura más amplia para el desarrollo regional y para el ordenamiento territorial, con objeto de eliminar lo antes posible las exclusiones; tenemos mucha gente excluida, abandonada de las comunicaciones, sean terrestres, aéreas, físicas, de telecomunicaciones.

-El desarrollo del Istmo de Tehuantepec lo han planteado como prioridad, pero muchas veces se ha hablado de una especie de Canal de Panamá mexicano, incluso el gobernador de Oaxaca lo promueve así. ¿Por qué no se ha concretado antes y por qué ahora sí se podría?

Pues no le puedo responder por qué no se ha podido antes, pero lo vamos a hacer. Pero no en el propósito de un canal de Tehuantepec: lo que vamos a hacer es desarrollar la zona del Istmo. Sí aprovechar la geografía, estos 250 kilómetros que permiten comunicar el Golfo de México con el Océano Pacífico, pero la idea no es sólo hacer un canal para cruzar de un lado a otro, sino hacer un desarrollo de la región con la modificación de las refinerías, con la modificación de los puertos, el mejoramiento de las carreteras y el ferrocarril, con la adecuación del aeropuerto de Ixtepec, para promover la zona y para hacer que la gente de ahí tenga trabajo ahí, desarrolle ahí industrias, promocione sus productos, que tienen gran riqueza, ganadera, agrícola, mineral, para tener una mejor vida.

-En el plan de descentralización de dependencias está planeado que la SCT se vaya a San Luis Potosí. ¿Por qué ahí y cuándo podría darse el cambio?

A lo mejor le contesto con una barbaridad, pero ¿y por qué no? Es un programa importante para potenciar algunas otras regiones, pero es un programa que debe planearse adecuadamente, que tiene una serie de estudios previos a realizar, y que corresponde fundamentalmente a la Secretaría de Desarrollo Urbano. Cuándo pasaría, no sé todavía. Yo personalmente todavía no estoy buscando casa.

Close
Comentarios