close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images
Cielos tranquilos, el programa secreto con el que el gobierno de EU espía a los pasajeros en los vuelos
Ir varias veces al baño, cambiarse de ropa o sudar en exceso pueden ser comportamientos sospechosos dentro de un vuelo en Estados Unidos. Tanto como para merecer la vigilancia de agentes encubiertos.
Getty Images
Por BBC Mundo
31 de julio, 2018
Comparte

Si te cambias de ropa durante un vuelo, vas muchas veces al baño del avión o te quedas ensimismado mirando un punto en la distancia, puede que seas objeto de una vigilancia especial.

Al menos si viajas en un vuelo nacional dentro de Estados Unidos.

Así lo destapó una investigación del diario The Boston Globe este fin de semana, que puso al descubierto la existencia del programa “Cielos tranquilos” con el que la Agencia de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (TSA, por sus siglas en inglés) lleva años monitoreando el comportamiento de algunos pasajeros sin su conocimiento.

El programa hace uso de un algoritmo secreto con el que señala a pasajeros sin antecedentes criminales para vigilarlos durante vuelos nacionales o en los propios aeropuertos.

Según la información de The Boston Globe, algunos agentes federales aéreos encomendados con esta tarea han criticado el programa.

Tras el revuelo causado tras la difusión de la noticia, el portavoz de la TSA James O. Gregory dio más detalles sobre los orígenes del programa y sus objetivos, comparándolo con otras actividades de aplicación de la ley con las que que los agentes monitorean a determinados individuos o zonas vulnerables a los crímenes.

¿En qué consiste?

Bajo el programa “Cielos tranquilos”, agentes federales aéreos (air marshals) observan los movimientos y comportamientos de determinados pasajeros en aeropuertos y vuelos desde el año 2010, aunque la práctica se mantenía en secreto hasta ahora.

Cualquier conducta sospechosa la reportan a la TSA, según el reportaje de The Boston Globe.

Para empezar, el programa utiliza un algoritmo para analizar el patrón de viaje de un pasajero y sus posibles relaciones con personas sospechosas de actividad criminal o terrorista.

Los agentes analizan los datos y determinan si la persona debe ser monitoreada.

Estos pasajeros —que son tanto ciudadanos estadounidenses como extranjeros— no forman parte de ninguna base de datos de sospechosos de terrorismo ni tienen antecedentes criminales, y tampoco son notificados de su inclusión en la lista de “Cielos tranquilos”.

“El propósito del programa es garantizar que los pasajeros y la tripulación estén protegidos durante el transporte aéreo”, precisó la TSA en un comunicado enviado a BBC Mundo.

“Contrario a lo que dice el artículo ‘Bienvenido a los cielos tranquilos’ publicado por The Boston Globe, el programa no toma en cuenta raza y religión y no está pensado para vigilar a estadounidenses comunes”, agrega.

“En el contexto de las fuerzas del orden, el diseño central del programa no se diferencia de colocar un agente de policía en un lugar donde la información de los servicios de inteligencia sugiere la necesidad de observar y disuadir”.

El comunicado de TSA justifica el programa asegurando que “analiza los patrones de viaje del pasajero y, a través de un sistema de comprobaciones, añade una línea adicional en la defensa de la seguridad aérea”.

¿Qué buscan los agentes?

Según documentos internos de la TSA que fueron publicados por The Boston Globe, los agentes estudian diversos comportamientos del viajero como por ejemplo:

  • Estar excesivamente inquieto o moverse demasiado.
  • Sudor excesivo.
  • Mirada penetrante y fría.
  • Ojos muy abiertos que se quedan mirando fijamente.
  • Tocarse la cara.
  • Si duerme o no durante el vuelo.
  • Si usa el teléfono celular u otros dispositivos electrónicos.
  • Si va muchas veces al baño.

El comportamiento de los pasajeros señalados también se monitorea fuera del avión dentro de las instalaciones del aeropuerto. En este sentido, la TSA analiza si la persona:

  • Se da la vuelta, cambia de dirección y/o se detiene mientras está en tránsito en el aeropuerto.
  • Intenta cambiar la apariencia cambiándose la ropa, afeitándose en el aeropuerto (o después en el avión).
  • Usa el reflejo en los escaparates para detectar a potenciales vigilantes encubiertos.
  • Observa la puerta de embarque desde lejos.
  • Embarca al final.
  • Observa a otra gente que a su vez parece estar observando.

La TSA no ofreció detalles sobre cómo se selecciona a los pasajeros que serán monitoreados o cómo funciona el programa, pero su portavoz indicó que no se debe considerar “vigilancia” porque la agencia, por ejemplo, no escucha las llamadas de los pasajeros ni los sigue fuera de los aeropuertos.

Si el comportamiento no tiene consecuencias y el vuelo se desarrolla sin problemas, al pasajero no se le dice nada ni es arrestado.

No hay datos sobre la tasa de éxito de este programa para evitar ataques o desmantelar tramas criminales.

Reacción a la noticia

La iniciativa provoca interrogantes sobre la privacidad de ciudadanos que viajan rutinariamente dentro de EE.UU. y sobre la creciente red que extienden las fuerzas del orden en su intento de garantizar la seguridad en el aire.

“La Asociación de Agentes Federales Aéreos cree que las misiones que se basan en inteligencia reconocida, o en apoyo a investigaciones federales en marcha, deben ser el criterio adecuado para la planificación de los vuelos. Actualmente, ‘Cielos tranquilos’ no cumple los criterios que nos parecen aceptables“, dijo en un comunicado John Casaretti, presidente de la Asociación de Agentes Federales Aéreos.

“El público estadounidense estaría mejor servido si estos agentes fueran asignados a la vigilancia en los aeropuertos y en las zonas de embarque para que se puedan controlar con rapidez incidentes de tiroteos masivos y que los crímenes federales puedan ser abordados de forma adecuada y consistente”, agregó.

Por su parte, Hugh Handeyside, abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, dijo que este programa “es un gran desperdicio del dinero de los contribuyentes y genera una serie de preguntas constitucionales”.

“Estas preocupaciones son más agudas dado el historial de la TSA en el uso de técnicas no científicas y poco fiables para filtrar y monitorear viajeros que no han cometido ningún delito”, añadió.

Algunos agentes aéreos que hablaron con The Boston Globe de forma anónima expresaron su desacuerdo con el programa, por el alto costo que supone y por el hecho de que destina recursos a unas tareas que, en su opinión, no son vitales.


Qué es la TSA

La TSA se fundó en 2001, poco después de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York, Washington DC y Pensilvania que causaron cerca de 3.000 muertos.

La agencia está bajo competencia del Departamento de Seguridad Nacional y su misión es proteger los sistemas de transporte de Estados Unidos “para evitar ataques similares en el futuro”.

Este año, la TSA estableció un record de monitoreo al escanear a 72 millones de pasajeros entre el 15 de marzo y el 15 de abril.

El Servicio Federal de Agentes Aéreos, que pertenece a la TSA, tiene la tarea de “detectar, disuadir y derrotar ataques terroristas”.

La TSA ha recibido numerosas quejas por registros inadecuados e intrusivos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Facebook Armando Vega Gil
Se suicida Armando Vega Gil; había sido acusado en el movimiento #MeToo
El músico publicó en su cuenta de Twitter una carta en la que negaba las acusaciones publicadas como parte del movimiento #MeTooMúsicosMexicanos.
Facebook Armando Vega Gil
1 de abril, 2019
Comparte

Armando Vega Gil, bajista de la banda Botellita de Jerez, se suicidó la madrugada de este 1 de abril.

El hecho ocurrió después de que el músico fuera acusado por una joven de acoso sexual cuando tenía 13 años, en el contexto del movimiento #MeTooMúsicosMexicanos.

Vega Gil negó las acusaciones a través de una carta publicada en su cuenta de Twitter.

En la denuncia anónima, la joven señala que cuando tenía 13 años ella y una amiga conocieron al músico en el tianguis del Chopo, conocido por la venta e intercambio de música. Ahí intercambiaron su dirección de correo de MSN por el cual empezaron a hablar.

Ella y algunas de sus amigas visitaron en su casa al músico, quien entonces, tenía 50 años, en varias ocasiones. En las primeras visitas, narra la joven, el músico fue muy amable, aunque notó miradas y comentarios que la incomodaron a ella y a sus amigas.

“La primera vez que fuimos a su casa nos la pasamos ‘bien’, nos enseñó libros, música (…) Estando con él, sentí que me veía raro y eso me hacía sentir incómoda; no le di importancia porque yo no tenía las herramientas para entender que esas miradas lascivas tenían una carga sexual”.

La joven narra que tras una última visita dejó de escribirle, pero él continuaba enviándole mensajes con contenido sexual, por lo que decidió bloquearlo y cambiar de número celular.

“Me decía cosas cada vez más asquerosas y explícitamente sexuales hasta que me dio muchísimo miedo; decidí bloquearlo y cambié de número de celular”.

Leer: #MeTooEscritoresMexicanos: Mujeres denuncian acoso y violencia sexual en el ámbito literario

Añade que por años esperó que alguien más denunciara al músico: “Estoy segura de que no soy la única, me aterra saber que hay personas que probablemente no hayan tenido la misma suerte con este juego y que hayan caído en su juego perverso”.

La madrugada de este lunes, a través de su cuenta de Twitter, el músico afirmó que la acusación era falsa: “Debo aclarar que mi muerte no es una confesión de culpabilidad, todo lo contrario, es una radical declaración de inocencia”.

Horas después, el grupo Botellita de Jerez y la mánager del músico Paola Hernández, confirmaron la muerte de Vega Gil, sin ofrecer más información.

El músico aseguró en la misiva que por su profesión -músico y escritor de textos para jóvenes- recibe constantemente a menores de edad en su casa para entrevistas, talleres o pláticas sobre su carrera.

“Siempre me he esforzado por la defensa a los derechos universales de los niños, estoy en contra de su explotación y maltrato, del abuso físico y sicológico contra ellos. y con mi quehacer de músico y escritor trato de alegrarles sus vidas”, expuso.

Vega Gil escribió que la joven está en su derecho de hacer la denuncia desde el anonimato, “pero esto pone en entredicho toda mi carrera. Insisto, no ocurrió”.

En la carta agrega que habría invitado a la joven a que hablara con él del asunto, “ella con pruebas y testigos y acompañada por asesores y las chicas de #MeTooMúsicosMexicanos para que estuviera segura de que no habría amenazas ni represalias de mi parte”.

Sin embargo, más adelante el músico señala que tras la denuncia perderá sus trabajos “pues todos ellos se construyen sobre mi credibilidad pública”, por lo que quitarse la vida es la única salida para evitar también que su hijo se vea afectado por los señalamientos en su contra.

En la misiva explica “la única salida que veo frente a mí es la del suicidio, así que me decido por ella”, aunque pide no culpar a nadie de su muerte pues es una “decisión consciente, voluntaria, libre y personal”.

Vega Gil no es el único músico señalado a través del movimiento Me Too. Este domingo el guitarrista Efrén Barón del grupo División Minúscula fue señalado por al menos seis personas distintas de acoso, abuso sexual e intento de homicidio.   

Tras los señalamientos, la banda anunció la decisión de separar al guitarrista del grupo. Barón dijo a través de Twitter pidió disculpas por su comportamiento.

“Quiero pedir una disculpa pública por mis acciones y conductas inapropiadas. En verdad lo lamento demasiado. Mi intención no era ejercer un tipo de violencia, pero claramente fue un error y me arrepiento mucho de haberlo hecho”, escribió Efrén.

El movimiento #MeTooMúsicosMexicanos se suma a los iniciados en otros gremios profesionales: #MeTooEscritoresMexicanos y #MeTooPeriodistasMexicanos.

Algunos de los señalados han utilizado el mismo medio, las redes sociales, para aceptar sus conductas o rechazar las acusaciones.

MeToo denuncia el hackeo de su cuenta

El movimiento denunció en Twitter @metoomusicamx que la seguridad de la cuenta fue vulnerada luego de recibir múltiples ataques durante esta semana.

Este lunes, luego de conocerse la muerte de Armando Vega Gil, la cuenta de MeToo dejó de funcionar.

“Debido a la sincronía de este evento con la lamentable muerte de uno de los acusados, Armando Vega Gil, creemos que se trata de un intento de censura”.

Señalaron que continuarán su labor como una red de apoyo y difusión para las víctimas de abuso y violencia dentro del medio musical.

“No nos vamos a callar”, señalaron.

Antes de sufrir el ataque, la cuenta publicó un tuit que señalaba que se pusieron en contacto con el músico para investigar el caso pero no hubo respuesta.

metoo

-Si enfrentas una crisis emocional o tienes pensamientos suicidas, llama a una línea telefónica gratuita de prevención del suicidio. Aquí algunas opciones:

Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono (SAPTEL): (55) 52 59 81 21

Locatel (Ciudad de México) 56 68 11 11

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.