close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Delitos menores saturan los juzgados del país, consumen tiempo y recursos: estudio

Un estudio advierte que llegan a juicio casos que podrían resolverse con mecanismos alternos, lo que consume tiempo y dinero.
Cuartoscuro
18 de julio, 2018
Comparte

Delitos menores como robos simples o daños a la propiedad ajena, saturan hoy el sistema de justicia en México, aun cuando muchos de ellos podrían haberse resuelto con un mecanismo alternativo de solución de conflictos para evitar un juicio. Más de la mitad de las sentencias condenatorias que se dictan anualmente son por penas de tres años de prisión o menos, que corresponden a delitos no graves.

Un estudio de la organización Impunidad Cero, realizado a partir de cifras oficiales de todos los estados, identificó que el 53 por ciento de las condenas dictadas en el país por jueces locales fueron – en promedio – menores a tres años. Y hay entidades donde esta proporción rebasa el 70 por ciento.

“Es posible pensar que muchos casos se tratan de robos donde no se comprobó una agravante sin embargo, la alta proporción en varios estados permite presumir que hay una cantidad significativa de condenas por delitos menores como daño a propiedad ajena, amenazas y calumnia que podrían haberse resuelto con mecanismos alternativos”, indica el análisis.

De acuerdo con el estudio, el que haya un elevado número de condenas por delitos menores evidencia un mal funcionamiento del sistema de justicia por tres razones: Primero porque los principios del Derecho apuntan a una mínima intervención penal y proporcional a las conductas delictivas.

LEE: Delitos de posesión de armas y explosivos suben en el último año; bajan los decomisos de droga

De ahí que para delitos graves como un secuestro u homicidio no haya mecanismos alternativos más que la prisión, pero para un robo simple o daños sí los hay.

Segundo porque representa un uso “ineficiente de recursos” tanto económicos, por el costo que conlleva un juicio, así como por el tiempo que consumen estos procesos que podrían haberse cerrado incluso antes de llegar a tribunales. Se calcula que, por ejemplo, el costo de un proceso penal es de mínimo 18 mil pesos, más 230 pesos diarios si la persona procesada está en un centro de reclusión.

Y tercero porque implica una estigmatización grave de una persona que, por un delito menor, tendrá antecedentes penales con consecuencias sociales, laborales, entre otras, que son las mismas a las de una persona que también tiene antecedentes por un hecho grave.

“Llevar a proceso penal y hasta sus últimas consecuencias la sentencia para imponer sanciones menores es un uso desproporcionado del sistema penal, pues por un delito menor, no intencional o no violento, las personas quedan estigmatizadas social y legalmente con un antecedente penal que les hará más difícil su reinserción o participación en la vida económica y laboral” indica el análisis.

La buena noticia, destaca Impunidad Cero, es que con la implementación del nuevo sistema penal hay mayores mecanismos de soluciones alternas al juicio para casos no graves, por lo que este indicador podría venir a la baja. Prueba de ello es que los estados que llevan más tiempo implementándolo son los que cuentan con una menor proporción de juicios por delitos con sentencias bajas.

Los estados con más paja

Según Impunidad Cero, el promedio nacional es de 53 por ciento de sentencias condenatorias dictadas por delitos no graves, sin embargo, hay estados donde esta proporción es mucho mayor.

El caso más grave – de acuerdo con el estudio – es el de Campeche donde el 90.2 por ciento de las condenas dictadas en 2016 fueron menores a tres años de prisión. Esto significa que en ese estado, 9 de cada 10 sentencias que se dictan corresponden a delitos no graves.

La condena de prisión dictada en estos juicios es relativa toda vez que este tipo de condenas pueden conmutarse por el pago de una fianza, si es que el procesado cuenta con los recursos para ello.

Luego de Campeche se encuentra Puebla en donde el 88.9 por ciento de las condenas dictadas son inferiores a tres años de cárcel. Le sigue Aguascalientes donde el 87.6 por ciento son sentencias por ilícitos no graves, Baja California con 87.4 por ciento y Guanajuato con 84.3 por ciento.

LEE: Con 2,890 homicidios, mayo de 2018 es el mes más violento del que se tenga registro en México

“Las entidades con más de 70 por ciento de sus sentencias condenatorias de menos de tres años de prisión deben analizar sus políticas criminales en general y sus estrategias y políticas de persecución” subraya el estudio.

Solo hay ocho estados en donde menos de la mitad de las condenas que se dictan son mayores a los tres años de prisión. De ellos destaca Chihuahua donde solo el 9.4 por ciento de las sentencias son por juicios de delitos no graves.

Esto guarda correlación, según el análisis, con el hecho de que Chihuahua lleva varios años operando el nuevo sistema penal y ha depurado con mecanismos alternos la mayoría de los casos menores, lo que evita que lleguen a juicio.

Morelos es el segundo estado con menor cantidad de condenas inferiores a tres años: solo un 23.8 por ciento. La tercera entidad con la menor proporción de condenas por delitos no graves es Ciudad de México con 34.3 por ciento.

El resto de los estados que reportaron que sus sentencias condenatorias por delitos no graves son menos de la mitad son Baja California Sur, Coahuila, Tabasco, Veracruz, Jalisco y Oaxaca.

Crece efectividad en indagatorias

Un hallazgo positivo que reporta el estudio de Impunidad Cero es el crecimiento, gracias a la puesta en marcha del nuevo sistema penal acusatorio, del número de investigaciones que se inician y que llegan a un resultado.

De acuerdo con su análisis, con el viejo sistema penal el porcentaje de averiguaciones previas en las que se tomaba una determinación era de solo 9 por ciento, mientras que en el nuevo sistema, el porcentaje de carpetas de investigación con una determinación en el periodo de estudio (2016) fue de 21.7 por ciento.

Lo anterior significa que la brecha en cuanto a diferencia de efectividad entre un sistema y otro es de más del doble, o lo que es lo mismo, 2.5 veces mayor de un sistema a otro.

Los expertos que analizaron esta situación atribuyen el crecimiento de efectividad en las indagatorias a que con el nuevo sistema penal hay más opciones para desahogarlas.

LEE: México se volvió más inseguro, en 2017 los delitos subieron en 22 estados

Mientras en el viejo sistema la resolución de un caso solo tenía tres opciones: consignarla al juez, determinar no ejercicio de la acción penal o declararse incompetente, con el nuevo sistema penal hay siete alternativas que van desde llevar el caso ante un juez, hasta buscar un acuerdo reparatorio entre ambas partes sin necesidad de buscar un juicio.

“En la medida en que mejore la efectividad de las investigaciones, la percepción ciudadana y la motivación a denunciar se incrementarán; las políticas de investigación criminal y persecución del delito deben ir encaminadas a lograr este ciclo virtuoso” indica el estudio.

Pese a lo anterior aún debe trabajarse en reforzar desde el lado de las procuradurías la aplicación del sistema penal acusatorio sobretodo en buscar salidas alternas que descongestionen el sistema. Actualmente menos del 4 por ciento de las investigaciones que se resuelven son por esta vía.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
USGS

"Si lo encuentras mátalo y congélalo": la alerta en EU por el voraz pez que respira fuera del agua

Ya fue detectado en más de 15 estados y las autoridades no logran contenerlo. Tiene un apetito tan insaciable que devora cualquier cosa a su alcance, incluyendo otros peces, ranas y cangrejos.
USGS
15 de octubre, 2019
Comparte

“Si crees que has capturado un pez cabeza de serpiente del norte, ante todo no lo liberes. Mátalo de inmediato y congélalo (con bolsa doble)”.

Las instrucciones son del Departamento de Recursos Naturales de Georgia, que se suma a la lista de más de 15 estados de Estados Unidos en alerta por la presencia de un depredador voraz.

El pez cabeza de serpiente del norte (Channa argus) tiene ese nombre común por su extraña cabeza achatada.

Pero son otras las características que lo han transformado en un enemigo temible desde que ésta y otras especies cercanas fueran detectadas por primera vez en Estados Unidos hace más de una década.

El pez es originario de China, Rusia y Corea y puede llegar a medir más de 80cm.

Y tiene un apetito tan insaciable que devora cualquier cosa a su alcance, incluyendo otros peces, ranas y cangrejos.

El pez tiene además la habilidad de respirar fuera del agua, y esta característica le permite pasar fácilmente de un curso de agua a otro.

Una vez que el pez está presente, es muy difícil combatirlo. Las hembras llegan a poner hasta 10.000 huevos al año.

“Puede sobrevivir fuera del agua”

Las autoridades de Georgia lanzaron una alerta al público luego de que un pescador capturara el primer ejemplar confirmado en el estado.

En sus instrucciones, el Departamento de Recursos Naturales del estado agrega:

“Recuerda que este pez puede sobrevivir fuera del agua. Si es posible, toma fotografías del ejemplar y anota dónde lo capturaste”.

Medición de un pez cabeza de serpiente

FWS
Las diferentes especies de pez cabeza de serpiente pueden alcanzar más de 80cm de longitud.

Las autoridades también recomiendan: Si has estado en el agua, retira cualquier lodo, plantas, peces u otros animales antes de transportar tus equipos“, y “limpia y seca todo lo que haya entrado en contacto con el agua, como la ropa, los perros, los equipos y los botes”.

El comunicado oficial explica que los peces cabeza de serpiente consumen zooplancton y crustáceos juveniles, además de peces, insectos y crustáceos adultos, lo que puede afectar severamente la disposición de alimento para otras especies.

Los peces cabeza de serpiente pueden además sobrevivir en el agua con muy poco oxígeno, lo que les da una ventaja competitiva respecto a otras especies como truchas y róbalos, que requieren más oxígeno.

Todas las especies de pez cabeza de serpiente pueden respirar oxígeno atmosférico. Algunas respiran tanto en el aire como en el agua, y otras deben necesariamente respirar aire atmosférico para evitar sofocarse.

El Departamento de Recursos Naturales de Georgia señaló que algunas especies de pez cabeza de serpiente son capaces de migraciones cortas por tierra.

Liberados intencionalmente

Cuatro especies de pez cabeza de serpiente han sido introducidas a Estados Unidos.

Biólogo Richard Horwitz con un ejemplar de pez cabeza de serpiente del norte en Filadelfia

Getty Images
Este pez cabeza de serpiente del norte fue hallado en 2005 en Filadelfia. Se cree que muchos peces fueron liberados intencionalmente por personas que los compraron en acuarios como mascotas.

Se cree que esos ingresos fueron resultado de la liberación intencional de personas que las compraron como mascotas en acuarios o en puestos de pescado de la industria alimenticia, según las autoridades de Georgia.

Peces cabeza de serpiente del norte han sido hallados además en el medio silvestre en, entre otros estados, Florida, Nueva York, Virginia, California, Massachusetts, y Maryland.

El primer hallazgo, en Maryland en 2002, fue particularmente preocupante porque se encontraron juveniles, lo que indica que la especie está reproduciéndose con éxito en el medio silvestre.

https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665 



https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=PRfp4J8710k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.