FEPADE pedirá a Guatemala que autorice ejecutar aprehensión de Javier Duarte por delitos electorales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

FEPADE pedirá a Guatemala que autorice ejecutar aprehensión de Javier Duarte por delitos electorales

Se trata de una orden de arresto que un juez federal en México concedió desde hace más de un año, pero que no se pudo ejecutar durante el proceso de extradición de Duarte desde Guatemala.
Cuartoscuro Archivo
30 de julio, 2018
Comparte

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) solicitará al gobierno de Guatemala autorización para ejecutar una orden de aprehensión en contra del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, por su probable responsabilidad en delitos electorales durante su administración.

Se trata de una orden de arresto que un juez federal en México concedió desde hace más de un año, pero que no se pudo ejecutar durante el proceso de extradición de Duarte desde Guatemala, país en el que fue detenido por agentes federales en abril de 2017.

Autoridades de la FEPADE explicaron a Animal Político que las cláusulas del tratado de extradición entre Guatemala y México indican que una persona solo puede ser extraditada por hechos que sean delitos entre ambos países; dado que los delitos electorales no están tipificados en el país centroamericano, no se pudo finiquitar en ese momento el trámite.

“Sí se había solicitado la orden de extradición por parte de Fiscalía, pero cuál es el problema, que el delito por el que se solicitó no existía en Guatemala. Ese fue un problema técnico. Y por eso los tipos penales no se ajustaron”, indicó un funcionario.

Pero la orden de aprehensión no quedó cancelada. La FEPADE indicó que luego de dicha negativa se recurrió a un grupo de expertos para hacer una valoración del caso, y preparar una nueva solicitud a Guatemala que se ajuste al marco constitucional de dicho país, y de esta forma haya luz verde a esta orden de aprehensión.

De acuerdo con los fiscales, la solicitud se estará presentando en breve a través de la PGR y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para que el gobierno guatemalteco valore si es procedente o no. En caso de que la respuesta sea negativa, la orden de aprehensión tendrá que archivarse de forma definitiva.

Fue el 8 de marzo de 2017 cuando la FEPADE dio a conocer que un juez había concedido una orden de arresto en contra del exgobernador de Veracruz, ante su presunta responsabilidad en hechos tipificados como ilícitos.

En concreto la investigación del Ministerio Público consignada al juez apunta que Duarte es responsable de haber obstaculizado sistemáticamente la transferencia integral de los recursos económicos, de origen federal, que correspondían al órgano electoral del estado, y que la Secretaría de Finanzas de su gobierno recibió.

Este tipo de hechos marcados como delitos en diversas fracciones del artículo 7 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales pusieron en riesgo el correcto desarrollo de comicios electorales locales, desarrollados en 2015 en la entidad, y pudieron incluso haber generado un afectación.

La otra orden pendiente y la suspensión negada

Además de la orden de aprehensión pendiente por delitos electorales existe una segunda orden girada contra Duarte que tampoco se ha ejecutado, y que fue concedida a principios de junio pasado por un juez de Veracruz, a petición de la fiscalía de esa entidad. En este caso el delito que le imputa es el de desaparición forzada.

De acuerdo con las investigaciones ministeriales, el exgobernador supo de una serie de desapariciones sistemáticas que cometió la policía estatal que estaba bajo su mando y que fueron encubiertas por la fiscalía de la entidad. Por este caso ya hay más de una veintena de exfuncionarios duartistas procesados, incluyendo al exfiscal y exjefe de la policía en aquel gobierno.

Al igual que sucede con el tema de delitos electorales, esta orden no puede ejecutarse sin la autorización de Guatemala, debido a la cláusula de especialidad del tratado de extradición, que indica que una persona extraditada no puede ser procesada más que por los delitos por los cuales se pidió su entrega.

Lo que la Fiscalía de Veracruz buscará a través de la PGR es que Guatemala otorgue una autorización especial debido a la gravedad del delito de desaparición forzada considerado de lesa humanidad.

De acuerdo con autoridades con conocimiento de este caso, la Fiscalía ya entregó a PGR toda la documentación necesaria para que se lleve a cabo la petición formal a Guatemala por lo que ahora solo resta que el trámite se realice a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Hace un mes Javier Duarte promovió una demanda de amparo con la que intenta que se frene el cumplimiento de la nueva orden de aprehensión, girada por desaparición forzada. De inicio sus abogados buscaban que se suspendiera el trámite ya mencionado, sin embargo, el pasado 25 de julio el juez rechazó concederle la suspensión definitiva en contra de ese procedimiento.

“El juez federal señala que la PGR y la SRE no tienen impedimento para seguir adelante en el proceso de petición formulado por la fiscal, para que Guatemala autorice la ampliación de posibles imputaciones y ejecuciones de órdenes de aprehensión contra JDO, en atención al principio de especialidad del tratado que nos une”, dijo un funcionario ligado al caso.

El juicio que viene

Desde hace un año Javier Duarte se encuentra preso de forma preventiva en el Reclusorio Preventivo Norte. Su encarcelamiento obedece a tres procesos penales promovidos en su contra, a los que eventualmente se sumarían los relacionados con las dos órdenes de aprehensión ya mencionadas, si es que Guatemala da su aval para ello.

El caso con el mayor progreso en cuanto a tiempo es el que promovió en su contra la Procuraduría General de la República (PGR), por delincuencia organizada y lavado de dinero. Aquí se responsabiliza a Duarte de encabezar una red delictiva que a través de empresas fantasma  y compra de terrenos subvaluados logró desviar recursos públicos.

Por este caso el exgobernador fue vinculado a proceso desde el año pasado, sin embargo, tanto la PGR como la defensa solicitaron plazos de investigación complementaria, los cuales vencerán mañana martes 31 de julio.

Lo que seguirá después de vencido este plazo, de acuerdo con las reglas que estipula el Código Nacional de Procedimientos Penales, es una audiencia intermedia (con fecha aún por definir) en la que ambas partes expondrán las pruebas que desean llevar a juicio, y se resolverá cuáles son procedentes y cuáles no.

En esta fase del proceso también puede presentarse alguna solución alterna para evitar el juicio, en caso de que PGR y la defensa de Duarte lleguen a un acuerdo por una pena reducida. No obstante, ello requeriría que el exgobernador se declare culpable.

Otro escenario es que la PGR determine que las pruebas que reunió no son suficientes para presumir que Duarte cometió un delito, y decida desistirse del caso.

Si no se da ninguna de estas dos opciones, entonces el juez enviará el proceso a un tribunal de juicio oral para que se fije fecha de audiencia de juicio, la cual se prevé que pueda ocurrir dentro de dos meses por lo menos.

Los otros dos procesos abiertos contra el exgobernador son casos promovidos por la Fiscalía de Veracruz, que lo acusa de desviar recursos destinados para obras hidráulicas y de haber usado ilegalmente un helicóptero oficial luego de haber pedido licencia al cargo en octubre de 2016.

Por estas dos acusaciones un juez de Ciudad de México determinó vincular a proceso a Javier Duarte el pasado 20 de mayo y concedió – a petición de la defensa –  seis meses de investigación complementaria previo a la audiencia intermedia, plazo que vence a finales de noviembre próximo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.