El estudio forense que afirma que las manchas de sangre de la Sábana Santa de Turín son falsas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty

El estudio forense que afirma que las manchas de sangre de la Sábana Santa de Turín son falsas

El Santo Sudario de Turín es un símbolo de devoción para la religión católica pero también un objeto sobre el que se pone en duda su autenticidad. Un nuevo estudio afirma que la sábana no sirvió para arropar el cuerpo de Jesucristo.
Getty
19 de julio, 2018
Comparte

El Santo Sudario o la Sábana Santa de Turín es una de las piezas más reverenciadas por los creyentes católicos, pero también un misterio que durante décadas ha llamado la atención de los científicos.

La sábana, preservada en la catedral de la ciudad italiana, parece mostrar la imagen del cuerpo de hombre con barba, los brazos cruzados y varias heridas.

Muchas personas creen que es el manto de tela con el que se recubrió a Jesucristo para enterrarlo luego de su crucifixión.

Sin embargo, a la lista de investigaciones que ponen en duda su autenticidad, se suma ahora un nuevo estudio forense que dice tener pruebas de que las manchas de sangre que se ven en la prenda son falsas.

El Santo Sudario de Turín

Getty
El Santo Sudario de Turín es un ícono para la religión católica.

“Nuestro estudio se suma a la evidencia de que el sudario es un artefacto medieval y no una reliquia sagrada”, le dice a BBC Mundo Matteo Borrini, el científico forense autor del estudio, quien trabaja como investigador en la Universidad John Moores de Liverpool, Reino Unido.

Siguiendo el rastro de la sangre

Para llegar a esta conclusión, Borrini y su equipo utilizaron un técnica muy común en la medicina forense llamada Análisis del Patrón de Manchas de Sangre (BPA, por sus siglas en inglés), que consiste en observar el tamaño, la forma y la distribución de los rastros de sangre para revelar cómo se produjeron las heridas.

Santo Sudario

Getty
Varios estudios sostienen que en realidad el Santo Sudario data de la Edad Media.

De hecho, el objetivo de Borrini no era analizar la veracidad del sudario si no simplemente ver de qué manera el BPA se puede utilizar en piezas antiguas.

Para ello utilizaron a un voluntario y un maniquí y sobre ellos recrearon las heridas que habría recibido Jesucristo en la cruz.

Luego, al observar imágenes en alta resolución del sudario, observaron que la forma en la que corría la sangre no coincidía con los patrones que se ven en la tela.

“Los dos riachuelos (de sangre) en la parte posterior de la mano izquierda del Santo Sudario solo son consistentes con un sujeto de pie con los brazos en un ángulo de 45 grados”, dice el estudio.

santo sudario

Getty
La Iglesia Católica deja en manos de la ciencia verificar la autenticidad del Santo Sudario.

Es decir, no coinciden con las manchas que la sangre hubiera dejado si al momento de ponerle manto hubiera estado crucificado o acostado.

Para Borrini, su experimento es un indicio de que el Santo Sudario es “algo que se hizo de manera artificial”, quizás con algún fin didáctico o simbólico.

De hecho, la Iglesia Católica no sostiene que el Santo Sudario sea una pieza genuina pero sí lo considera un símbolo que recuerda el sufrimiento de Cristo.

Borrini, quien es católico, afirma que su hallazgo no cambia en nada su fe en Cristo.

“Nuestra fe no se basa en el sudario, sino en los evangelios”, dice.

“No necesitamos ninguna prueba física para creer en Jesucristo y en su resurrección”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Óscar Guerrero

Renuncia vicefiscal de Guerrero que investigaba masacre de Totolapan; tenía menos de un año en el cargo

Ramón Celaya Gamboa denunció que en Acapulco y en municipios de la Costa Chica, integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero tiene relación con el grupo delictivo de Los Rusos.
Óscar Guerrero
Por Jesús Guerrero/Amapola Periodismo
23 de octubre, 2022
Comparte

A menos de un año de que asumió el cargo, el vicefiscal de investigación de la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE), Ramón Celaya Gamboa, presentó su renuncia, la cual surtirá efecto el próximo de 1 de noviembre.

El vicefiscal participaba en las investigaciones de la masacre que perpetró un grupo armado contra 20 personas –según el numero oficial, porque los pobladores hablan de 23– el pasado 5 de octubre en San Miguel Totolapan, en la región de la Tierra Caliente.

La renuncia de Celaya Gamboa tomó por sorpresa a funcionarios del primer nivel de la administración estatal de la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda, quien acompañaba al presidente Andrés Manuel López Obrador en una gira de trabajo en el municipio de Olinalá, en la región Montaña.

“No sabía. Todavía este viernes hablé con él”, declaró un funcionario del gabinete de seguridad de Salgado Pineda al enterarse de la renuncia de Gamboa Ayala a través de las redes sociales.

Durante los meses que estuvo en la vicefiscalía, Celaya Gamboa denunció que en Acapulco y en municipios de la Costa Chica, integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), supuesta organización de seguridad y justicia ciudadana liderada por Bruno Plácido Valerio, tiene relación con el grupo delictivo de Los Rusos, la cual se dedica a la distribución de droga, extorsiones y secuestros.

A principios de agosto, durante una operación que encabezó para desalojar a miembros de la UPOEG de la carretera Acapulco-Pinotepa-Nacional que tenían cerrada,  el vicefiscal fue atacado a balazos junto con policías ministeriales.

En esa operación fueron detenidos los agresores, a quienes identificó como integrantes de la supuesta Policía Comunitaria de la UPOEG. El vicefiscal salió ileso.

A finales de julio, Celaya acusó a los dirigentes del grupo criminal de la Familia Michoacana, José Alfredo Hurtado Olaoscaga y a Jhonny Hurtado Olascoaga, de obligar a transportistas de la región de Tierra Caliente a cerrar la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano.

El bloqueo en la vía fue para evitar que elementos del Ejército, Marina, Guardia Nacional y Policía Estatal entraran a esa región para detener a los hermanos Hurtado.

Hace dos semanas, el subsecretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana federal, Ricardo Mejía Berdeja, dijo que ese despliegue de las fuerzas de seguridad federal y estatal era para catear cinco ranchos en San Miguel Totolapan que son propiedad de líderes criminales que operan en esa zona.

En la conferencia mañanera en Palacio Nacional Mejía, Mejía Berdeja también comentó que una jueza de control de Guerrero retardó a la FGE dos días la orden judicial para realizar los cateos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.