Cómo un títere violeta fue clave para que Google comprara YouTube
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Cómo un títere violeta fue clave para que Google comprara YouTube

En 2006, el gigante de internet Google compró YouTube por 1,600 millones de dólares. ¿Pero cuál fue la historia detrás de esta operación?
Getty Images
Por BBC Mundo
10 de julio, 2018
Comparte

Es considerada una de las más importantes adquisiciones en el mundo tecnológico, aunque hayan pasado casi 12 años.

En 2006, el gigante de internet Google compró al sitio web para compartir videos YouTube por US$1.600 millones.

YouTube había comenzado a operar en 2005 pero rápidamente creció en popularidad y, como consecuencia de ello, aumentó su valor.

Casi al mismo tiempo el buscador había lanzado también su servicio Google Videos.

Entonces ¿por qué Google iba a comprar una compañía de videos si ellos ya habían creado una?

Y ¿qué los hizo convencerse de que YouTube sería un éxito?

El títere violeta

La estadounidense Susan Wojcicki, actual presidenta de YouTube, fue quien alquiló su garaje en Mento Park, California, a los fundadores de Google -Larry Page y Sergey- Brin cuando empezaron con la empresa en 1998.

Garaje de la que fue la casa de Susan Wojcicki en Mento Park, California.

Getty Images
Susan Wojcicki conoció a los fundadores de Google porque les alquiló su garaje en California.

Al principio la relación entre ellos era solo esa: inquilinos y dueña.

Pero poco a poco Woicicki se fue involucrando en Google.

En 2006, en el momento de la adquisición de YouTube, era la encargada de marketing de Google y su participación fue clave para convencer a los fundadores y a los accionistas de la compañía de comprar el sitio de videos.

Y todo por un títere violeta.

Cando lanzaron Google Videos en 2005, la primera pieza que publicaron fue la de un Mappet, un títerede color violeta que aparecía cantando un tema musical sin sentido, según cuenta la misma Woicicki en el libro “Mide lo que importa” (Measure what matters, en inglés), del escritor estadounidense John Doerr.

En ese momento, tamto Woicicki como Brin no estaban muy seguros de si eso iba a funcionar hasta que los hijos de ella que estaban presentes gritaron “¡Ponlo de nuevo!”. Y eso prendió la bombilla.

Vimos una oportunidad de futuro, una nueva forma de crear videos para una distribución global”, asegura la CEO de YouTube en el libro.

A lo que Woicicki se refería era al formato de una plataforma en la que los usuarios pueden generar contenido y consumir los videos que otras personas hacen.

Problemas

Susan Wojcicki, CEO de YouTube.

Getty Images
Google compró YouTube en 2006 por US$1.600 millones.

Pero Google Videos tenía una dificultad: subir los videos al sitio era muy lento. Y allí YouTube tomó la delantera.

“Cuando solucionamos el problema, habíamos perdimos una cantidad significativa de mercado. YouTube nos superaba 3 a 1 en videos vistos, pero financieramente tenían problemas. Abrumados por la demanda, necesitaban capital urgente. Estaba claro de que tenían que vender“, añadió Woicicki.

La mujer vio ahí la oportunidad en el negocio de combinar las dos plataformas.

“Trabajé en varias planillas de cálculos para justificar la compra de US$1.600 millones y demostrar que Google podía recuperar ese dinero”, contó la presidenta de YouTube.

Y el directorio de Google aceptó adquirir YouTube aunque tras muchas preguntas y dudas sobre el crecimiento de usuarios.

Casi 12 años después, YouTube alcanzó los 1.000 millones de horas de reproducción por día y en 2018 Morgan Stanley valoró a la plataforma en US$160.000 millones, casi 100 veces la inversión inicial de Google, según destaca Business Insider.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

FGR investiga desvío en Sedatu con contrato inventado y firmas falsas durante campaña de 2018

Según la denuncia presentada por la Auditoría Superior a FGR, la Sedatu entregó dinero a la empresa Diario La Verdad, que a su vez lo trianguló a una red de empresas irregulares o fantasma relacionada con la Estafa Maestra.
Cuartoscuro
17 de diciembre, 2020
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) investiga un nuevo probable desvío de más de 67 millones en la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) ejecutado en plena campaña electoral de 2018. La salida del dinero fue justificada mediante un contrato presuntamente apócrifo y con firmas falsificadas para luego ser enviado una red de empresas irregulares y fantasma.

El pago fue autorizado, según la denuncia penal presentada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el 27 de abril de 2018 a través de un oficio supuestamente firmado por el entonces Director de Comunicación Social de la referida dependencia, en favor de una empresa con razón social Diario la Verdad. S.A. de C.V.

Te puede interesar: Función Pública considera ‘falta no grave’ el presunto desvío millonario en Sedatu

“Lo anterior resulta injustificado, en virtud de que no se observó la validación de la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría por los servicios prestados, ni la dependencia proporcionó los entregables que debió generar la persona moral Diario la Verdad, S.A. de C.V., a efecto de dar cumplimiento a las obligaciones contraídas en el contrato SEDATU-CS-20-2018” indica la auditoría.

De acuerdo con la indagatoria de la Auditoría y la actual administración de Sedatu, todo el procedimiento fue simulado para justificar la salida de recursos del erario los cuales presuntamente terminaron en compañías ligadas a fraudes como el de La Estafa Maestra.

Por ello el 31 de octubre la ASF presentó formalmente la denuncia penal ante la FGR. Tras unas semanas de análisis el caso fue atraído por la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC) que ya inició la carpeta de investigación correspondiente.

Se prevé que en las siguientes semanas se cite a declarar a los exfuncionarios involucrados en esta contratación y no se descarta, como hipótesis de investigación, que las firmas de varios de ellos pudieran haber sido falsificadas para autorizar la salida exprés de recursos desde la Oficialía Mayor que dirigía Emilio Zebadúa, en la administración de Rosario Robles.

El propio Zebadúa ya rindió una declaración hace unos meses en la que reconoció haber participado en la autorización de pagos irregulares, y sostuvo que por supuestas instrucciones de Hacienda se desviaron recursos de Sedesol y Sedatu para financiar campañas de imagen y electorales. 

De acuerdo a lo señalado en otras denuncias, Zebadúa es el funcionario que presuntamente habría falsificado las firmas de sus colegas para justificar que saliera el dinero.

La verdad… que no fue tal

El 28 de marzo de 2018 la Sedatu firmó el contrato CS-20-.2018 con la empresa Diario La Verdad S.A. de C.V. para la contratación del “Servicio Integral para el Análisis de las Campañas y Estrategias de Comunicación Social de la Secretaría” por el cual, en abril de ese mismo año, se pagaron a la empresa 67 millones 490 mil pesos.

Para verificar las condiciones en que se pagó ese dinero y el sustento para haberlo hecho por la vía de la adjudicación directa, la ASF solicitó en 2019 a la nueva administración de Sedatu la información relacionada con este procedimiento. Pero la respuesta de la dependencia fue que no había prácticamente nada.

“No existe documentación justificativa ni comprobatoria que acredite que había la suficiencia presupuestal para ello. Tampoco información que ampare la investigación de mercado efectuada por la unidad responsable, la requisición de los servicios señalados, o en su caso el dictamen de procedencia a la excepción de la licitación pública (…). En virtud de lo anterior se considera que el procedimiento y ejecución del gasto relacionado con el pago Diario la Verdad es irregular y /o apócrifo”, señala el informe.

De lo que sí hay constancia es de la factura generada por la empresa y de la transferencia realizada. Por este motivo los auditores buscaron a Diario La Verdad para solicitarle información que justifique qué servicio realizó y las condiciones del mismo.

La respuesta de la empresa fue enviar, de manera extemporánea, información incompleta e inconsistente. Por ejemplo, mandó una copia del contrato CS-20-.2018 firmado con Sedatu y el cual debería ser el mismo que encontró la dependencia en sus archivos. Sin embargo, resulta que las firmas eran distintas.

De hecho, denuncian los auditores, existen claras diferencias en las rúbricas que se pretende atribuir al director de comunicación social, al subdirector de información, y a otros funcionarios de la entonces Sedatu que presuntamente intervinieron en la contratación. Las mismas anomalías también se presentan en el anexo de dicho contrato.

Pero además de las irregularidades en los documentos, la ASF señaló que la empresa contratada no probó contar con ninguna infraestructura que le permitiera ejecutar los servicios por los que fue “contratada”. La información que se le requirió tampoco lo comprueba. Lo único que mostró fue un supuesto oficio de entrega-recepción donde las firmas de los funcionarios de la Sedatu también parecen ser falsas.

“En la visita domiciliaria realizada a la persona moral Diario la Verdad, S.A. de C.V., se observó que éste no contó con la capacidad técnica, material, humana y financiera para ejecutar los trabajos contratados por la Sedatu, lo anterior en virtud de que no tiene un domicilio propio, ni personal a su cargo, así como tampoco infraestructura tecnológica”, indica el informe.

Lee más: La Estafa Maestra: el publicista favorito de los priistas recibió 64 mdp de la SEP y la Sedatu

La telaraña del desvío

Lo que sí hizo Diario La Verdad S.A. de C.V. fue dividir y transferir, de forma totalmente injustificada, los recursos que recibió de la Sedatu a múltiples empresas más, algunas de las cuales tienen el perfil de compañías fachada o fantasma.

Inicialmente los auditores identificaron que el dinero fue enviado a las cuentas de compañías como Dem Distribuidora de equipo y Maquinara SA de CV, Negocioinvr SA de CV, Mikkerts Master Brands SA de CV, Dinamo RS SA de CV, CCG Consultores Comerciales Grana SA de CV, Pronalsa Promotora Nacional SA de CV, entre otros. 

Cada una de esas empresas, a su vez, transfirieron el dinero a otras compañías o a personas físicas en múltiples transacciones realizadas entre abril y mayo de 2018. Un común denominador de las empresas involucradas es que no estaban dadas de alta ante el IMSS y varias no reportan pago de impuestos pese a que hay constancia de que recibieron dinero.

Y hay casos como el de la referida Dinamo RS SA de CV que a través de varios movimientos entre el 5 y 7 de mayo de 2018 dispersó el dinero a otra compañía con razón social Tramper y Sol SA de CV, la cual aparece en los listados del SAT de empresas que facturan operaciones simuladas. Es decir compañías fantasma. 

También se identificó que varias de las empresas implicadas no se encuentran en sus direcciones fiscales.

En esta telaraña de múltiples triangulaciones, la Auditoría identificó que hay compañías que también están implicadas en otras irregularidades identificadas en la auditoría forense 209-DS, entre los que figuran convenios con universidades bajo el esquema de La Estafa Maestra. 

Se trata de un cúmulo de malos manejos que supera los 1 mil 142 millones de pesos según el informe de resultados de la referida auditoría correspondiente a la Cuenta Pública 2018.

Autoridades federales consultadas por Animal Político indican que en la mayoría de estos casos el dinero fue transferido en un último paso a personas físicas o dispersado a través de empresas de valores. La salida de este dinero del erario coincide en temporalidad con el proceso electoral federal 2017- 2018.

Cabe recordar que el periodo de la campaña presidencial fue del 30 de marzo de ese año al 27 de junio de 2018, aunque la fase de precampaña arrancó desde diciembre de 2017. La jornada de votaciones se llevó a cabo el 1 de julio de 2018.

El pasado 24 de marzo el periodista Mario Maldonado publicó en su columna en el diario El Universal que Diario La Verdad S.A. de C.V., (la empresa ahora denunciada en el referido fraude) pertenece a un empresario tabasqueño de nombre Carlos Canabal Ruiz, quien antes fue alcalde interino de Cancún (Benito Juárez), en Quintana Roo.

Aplazan otro mes audiencia clave de Robles

Por otro lado, un juez federal decidió aplazar un mes más la audiencia intermedia del caso abierto por omisiones en contra de la extitular de Sedesol y Sedatu, Rosario Robles Berlanga, quien está presa desde hace casi año y medio en el penal femenil de Santa Martha Acatitla.

Originalmente y a petición de la defensa, la audiencia se había diferido del 8 de diciembre al 15 de enero de 2021. No obstante, autoridades judiciales indicaron que el juez hizo un nuevo ajuste por temas administrativos y de restricciones sanitarias, por lo que la nueva fecha se programó para el 15 de febrero.

Los abogados de Robles pidieron este plazo para trabajar un esquema de colaboración con la FGR en la que buscan dos cosas: obtener un criterio de oportunidad que frene la ejecución de una orden de aprehensión en su contra por lavado de dinero y delincuencia organizada, y negociar una salida alterna en el proceso ya iniciado por las supuestas omisiones.

La referida salida alterna consistiría en que la exfuncionaria federa se declare culpable a cambio de que se le imponga una pena reducida que le permita recuperar su libertad. A su vez tendría que declarar y comprobar que los presuntos desvíos en su gestión fueron resultado de órdenes superiores. 

Hasta ahora, de acuerdo con fuentes federales, las negociaciones continúan en desarrollo sin que se haya alcanzado, todavía, algún acuerdo entre las partes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.