IMSS e ISSSTE niegan lugares de guarderías a miles de niños, aunque sí tiene espacios para recibirlos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

IMSS e ISSSTE niegan lugares de guarderías a miles de niños, aunque sí tiene espacios para recibirlos

La Auditoría Superior de la Federación realizó un análisis sobre el manejo que hacen las instituciones de sus sistemas de estancias infantiles, que es una prestación a la que deben tener acceso todos los hijos de los trabajadores derechohabientes.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
6 de julio, 2018
Comparte

Más de 36 mil niños que en 2017 tenían derecho a ingresar a alguna de las guarderías operadas por el IMSS o el ISSSTE se quedaron sin poder hacerlo, ya que fueron colocados en lista de espera por dichas instituciones, pese a que tenían espacios de sobra para recibirlos.

Así lo revelan dos análisis de desempeño realizados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el manejo que dan esas instituciones a sus sistemas de estancias infantiles, que es una prestación a la que tienen derecho todos los hijos de los trabajadores derechohabientes.

En el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los datos de la Auditoría arrojan que, en 2017, un total de 228 mil 600 hijos de derechohabientes solicitaron el ingreso a alguna de las guarderías del instituto.

De ellos 200 mil menores, que equivalen el 87.5 por ciento, consiguieron ingresar a una de las guarderías, mientras que 28 mil 600 se quedaron en lista de espera.

Lo que el IMSS no explica, señalan los auditores, es por qué dejó a los niños en lista de espera si sus guarderías tenían el espacio suficiente para alojarlos.

De acuerdo con el estudio, en 2017 el instituto ocupó apenas el 80.5 por ciento de la capacidad que tenían las estancias, o lo que es lo mismo, dejaron sin utilizar más de 46 mil lugares disponibles, que eran suficientes para que no hubiera  lista de espera y aun sobraran espacios).

En el caso del ISSSTE, el informe de los auditores destaca que en 2017 un total de 43 mil 700 niños de 0 a 6 años – hijos de derechohabientes – solicitaron el ingreso a alguna de las guarderías, pero solo 36 mil 200 que equivalen al 82.8 por ciento fueron admitidos, mientras que 7 mil 700 niños se quedaron en lista de espera.

Y por falta de espacio no fue, ya que a lo largo del año el ISSSTE solo utilizó, en promedio, un 84 por ciento de su capacidad instalada en guarderías.

En respuesta a esta observación de los auditores, el ISSSTE señaló que no admitió el ingreso de dichos menores con el argumento de que “le falta personal suficiente para la debida atención y resguardo de los infantes”. No obstante, la ASF subrayó que dicho instituto no acreditó con documentos que esto fuera cierto.

En este contexto la Auditoría emitió una recomendación oficial de desempeño tanto al IMSS como al ISSSTE para que implementen las estrategias que sean necesarias, a fin de que se utilice íntegramente la capacidad instalada con la que cuentan en sus guarderías, y no se deje fuera a niños que tienen derecho a contar con esta prestación.

Fallas en seguridad, supervisión…

Además del problema de la subutilización de los espacios en las guarderías, los auditores destacaron en sus informes múltiples fallas que van desde deficiencias en temas de seguridad, hasta falta de supervisión de medidas correctivas para mejorar la calidad de los servicios que se proporcionan.

Por ejemplo, en el caso de las guarderías a cargo del ISSSTE, el informe de la ASF señala que los lineamientos operativos del instituto para regular el funcionamiento de las estancias infantiles, vigentes en 2017, presentaron “deficiencias en su diseño”,  ya que no establecen los requisitos que deben cumplirse para verificar su estado.

“Tampoco se especifican las modalidades de la capacitación que habrán de recibir los responsables de atender a los infantes, en términos de su formación, actualización y certificación, ni los temas de competencias o de protección civil que han de impartirse”, indicaron los auditores.

Por otro lado, aunque el ISSSTE sostuvo que en términos generales las estancias infantiles cuentan con las medidas de seguridad y protección civil adecuadas, esto no se acreditó con la información proporcionada a los auditores. A ello se suma que se realizó un número inferior de visitas de supervisión respecto a la meta planteada.

“En 2017, las 35 delegaciones estatales del ISSSTE se comprometieron a realizar 720 visitas de supervisión a las estancias para el bienestar y desarrollo infantil, pero fueron 26 delegaciones únicamente las que efectuaron 286 visitas (39.7 por ciento de la meta establecida), sin que el ISSSTE acreditara la aplicación de sanciones a las delegaciones que no cumplieron con su programa” señala el informe.

Los auditores también registraron que el año pasado el instituto impartió 233 cursos a personal que labora en 124  guarderías de la dependencia, sin embargo, el instituto también tiene contratadas otras 122 guarderías externas, en donde no se acreditó capacitación alguna para las personas encargadas de operarlas.

A ello se suma que, a criterio de los auditores, no hay ninguna garantía de la utilidad de los cursos impartidos al personal, toda vez que estos no fueron elaborados a partir de un diagnóstico de necesidades.

En el caso de las guarderías del IMSS, el informe de resultados de la auditoría de desempeño destaca que dicho instituto realizó 5 mil 405 visitas de supervisión  a sus estancias infantiles, las cuales arrojaron más de 10 mil observaciones. Casi la mitad de esas observaciones están relacionadas con deficiencias en la operación de guarderías, el 28 por ciento con problemas de atención a los padres, el 21 por ciento por fallas en mantenimiento y conservación, entre otros.

El problema es que los auditores no encontraron evidencia alguna de las medidas que se implementaron (si es que se hizo) por parte del IMSS para atender y corregir las recomendaciones que arrojaron las visitas de supervisión.

Por otro lado el instituto diseñó un “Modelo Institucional para la Competitividad” enfocado a mejorar la calidad de los servicios de la guardería, sin embargo, en 2017 solo el 54.9 por ciento de las guarderías lo implementó. Es decir, casi la mitad de las guarderías no siguieron este parámetro de calidad sin que el IMSS detallara las razones de ello.

“(El IMSS) no implementó este modelo en 64 guarderías de modalidad directa, no acreditó las estrategias para garantizar la calidad de los servicios en las 1,221 guarderías contratadas, y no documentó las medidas que realizó para dar seguimiento a las observaciones derivadas de las supervisiones a las guarderías” concluye el informe de la ASF.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cuándo y cómo volverán a volar las aerolíneas en el mundo y en América Latina

Mientras los países retiran gradualmente sus restricciones, los expertos estudian cómo se podrá reiniciar el transporte aéreo. Todos coinciden en que volar ya no será lo mismo.
Getty Images
5 de mayo, 2020
Comparte

Si hay algo que se puede afirmar es que después de la pandemia de covid-19 la industria del transporte aéreo ya no será la misma.

Lo que está atravesando este sector, con gran parte del mundo confinado debido al coronavirus, es totalmente distinto a cualquier crisis que ha enfrentado.

Y tal como declaró Alexandre de Juniac, presidente ejecutivo de IATA, la Asociacion Internacional de Transporte Aéreo, “el impacto ha sido mucho más severo que cualquier otra cosa que hayamos experimentado”.

La pregunta que ahora se plantea es cómo y cuánto tendrá que cambiar el transporte aéreo como resultado de esta pandemia.

Desde que comenzó el confinamiento global el número de vuelos diarios cayó casi 90% en algunas regiones y casi todo el tráfico de pasajeros está suspendido.

En América Latina, cuyos aeropuertos y aerolíneas emplean a unas 430.000 personas, “el tráfico aéreo prácticamente ha desaparecido”, le dijo a BBC Mundo Rafael Echevarne, director de la división para América Latina y el Caribe del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI-LAC).

“En la última semana de marzo hubo una reducción del tráfico aéreo de 90%. Y si se excluye a Brasil, México y Chile, que son los únicos países con alguna actividad de vuelos domésticos, la caída fue del 97%.

ACI estima que durante el primer trimestre de 2020 los aeropuertos de la región perdieron 40 millones de pasajeros y dejaron de ingresar más de US$700 millones.

La industria está intentando sobrevivir. Alrededor del mundo varias aerolíneas ya anunciaron recortes en sus plantillas y miles de puestos de trabajo están en riesgo.

Desafíos de logística

La atención ahora comienza a centrarse en el futuro y en cómo las líneas aéreas esperan regresar gradualmente a algún tipo de normalidad.

Y tal como explica el corresponsal de negocios de la BBC, Theo Leggett, hay varios desafíos obvios de logística.

“Se necesita preparar los aviones para volver a volar y los aeropuertos para recibirlos. También será necesario volver a programar los horarios de vuelo y del personal disponible”, dice.

Actualmente hay unos 17.000 aviones estacionados en aeropuertos en el mundo, lo que representa un 60% de la flota global, según la consultora Ascend by Cirium.

Como explica Rafael Echevarne, aún estacionados, estos aviones requieren mantenimiento regular.

“Tener un avión parado en un aeropuerto no es sencillo. Primero hay que buscar un lugar para el avión, y esto ya es un gran problema por el tipo de asfalto y tipo de superficie en la cual tiene que estar”, dice el director del ACI-LAC.

“Mantener los aviones parados significa también un reto desde el punto de vista del mantenimiento de los motores, los sistemas hidráulicos, etc.”.

Algunos de estos aviones se han mantenido listos para volar de inmediato. Otros han estado realizando vuelos de carga o repatriaciones.

Pero muchos de los aviones estacionados necesitarán una preparación de al menos una semana para volver a volar y necesitarán obtener certificados para verificar nuevamente que cumplen los estándares de seguridad.

Aviones aparcados

Getty Images
La pandemia amenaza a toda la industria aérea.

Lo más probable, sin embargo, es que no se necesitarán todos estos aviones porque cuando reinicien sus actividades las aerolíneas comenzarán a operar un número limitado de vuelos.

Y aquí es donde va a surgir el primer gran desafío: a qué países se podrá volar y a cuáles no.

Restricciones

Muchos países han introducido restricciones de viajes. Argentina, por ejemplo, suspendió sus vuelos hasta septiembre, y no se sabe cuándo serán retiradas esas restricciones.

En algunos países de la región, dice el director del Consejo Internacional de Aeropuertos, ya se empiezan a mencionar fechas.

Aeropuerto semivacío

Getty Images
“Volar no va a ser igual que antes”, reconocen los expertos.

“Panamá, por ejemplo, ha dicho que reiniciará operaciones en junio, y Latam en Chile dijo que empezará a volar en mayo algunos vuelos a Miami, y también están volando dentro del país. O sea ya se están dando unos primeros pasos para reiniciar la actividad, pero obviamente todo dependerá de cada país”, le dice Echevarne a BBC Mundo.

Es por eso que las organizaciones como el ACI y la IATA están coordinando un “plan global de reinicio de vuelos”.

El presidente de la IATA, Alexandre de Juniac, le dijo a la BBC que es probable que haya restricciones en los viajes hasta mediados o incluso fines de 2020.

De Juniac cree que después de que algunos países comiencen a operar rutas domésticas, habrá vuelos internacionales de corto trayecto. Y posteriormente seguirán los vuelos intercontinentales.

Aunque agrega: “Ese es un punto que aún no hemos resuelto”.

Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, están planeando una “burbuja de viajes” o corredor seguro que permitirá el flujo de personas entre los dos países vecinos en medio de la pandemia.

Cómo volar

Pero después de que se resuelva el cúando volar, surgirá la pregunta de cómo volar.

Quizás el asunto que está provocando el mayor dolor de cabeza a los expertos es cómo mantener el distanciamiento social en un avión o en un aeropuerto.

Aeropuerto

Getty Images
Mantener la distancia social en aviones y aeropuertos será todo un reto.

“En efecto, ese es uno de los grandes retos”, expresa Rafael Echevarne. “Lo que sabemos es que no va a ser igual que antes”.

“En estos momentos estamos diseñando protocolos con las compañías aéreas que van desde la protección de los trabajadores con equipos de protección personal hasta la limitación del aforo a los aeropuertos, salas de embarque, etc.”, señala.

Lo que se está estudiando, agrega, “es el uso obligatorio de mascarillas, distanciamiento entre los pasajeros, cómo se van a hacer los cacheos de seguridad sin necesidad de tocar al pasajero, el uso de tecnologías para evitar tocar a personas e instrumentos, de tecnologías de reconocimiento facial, etc.”.

“Son protocolos para poder dar confianza a los pasajeros de que viajar por avión va a ser seguro”, le dice a BBC Mundo.

Distancia en aeropuertos

Entre las medidas que se están estudiando está limitar la admisión a los aeropuertos para que sólo entre la persona que va a volar .

Y dentro del aeropuerto establecer marcas en el suelo para mantener las distancias.

Enfermeras en un carrito de aeropuerto

Getty Images
Algunas aerolíneas proponen la realización de chequeos médicos.

Pero como explica el experto de la ACI, esto significaría filas mucho más largas en los aeropuertos y una reducción enorme en el volumen de actividad.

John Holland-Kaye, director del aeropuerto de Heathrow, el más concurrido de Europa, descartó la idea del distanciamiento social en aeropuertos como algo que es “físicamente imposible”.

Holland-Kaye le dijo a la BBC que los aeropuertos deberán introducir medidas como revisiones sanitarias en las terminales para medir la temperatura corporal.

Pero esta medida ha sido rechazada por expertos porque se ha visto que algunas personas contagiadas con el coronavirus pueden no mostrar síntomas.

Varias aerolíneas en Estados Unidos ya comenzaron a implementar medidas de seguridad para sus pasajeros y tripulaciones.

Delta Airlines, American Airlines y United Airlines indicaron que todos sus pasajeros y tripulación deberán usar mascarillas en las terminales y dentro de los aviones.

Pero no todas las compañías aéreas requieren que sus pasajeros se cubran la cara.

Pasajeros examinados antes de un vuelo durante a epidemia de SARS

Getty Images
Mascarillas y chequeos médicos podría ser parte integral de los viajes del futuro.

Tal como señala el presidente de la IATA, es necesario que cualquier medida que se introduzca sea implementada de forma coordinada alrededor del mundo para evitar caos y confusión.

“Necesitamos evitar el tipo de situación que siguió al 11 de septiembre”, señala de Juniac en referencia a los atentados de 2001 en Nueva York.

Y otra medida, que sugirió el gobierno británico, es el establecimiento de cuarentenas de 14 días para los pasajeros que lleguen de otros países.

Las aerolíneas reaccionaron airadas indicando que una medida así “mataría de inmediato al transporte aéreo”.

Aviones semiocupados

Los aviones también podrían cambiar. Lufthansa, la principal línea alemana, ya está operando vuelos con los asientos centrales sin ocupar para permitir cierto grado de distanciamiento entre pasajeros.

EasyJet, la línea de bajo costo británica, indicó que también tomará esa medida cuando reanude sus vuelos.

Con los asientos centrales desocupados, un avión iría a 65% de su capacidad.

Como medida de corto plazo, esto podría ayudar a que los pasajeros vuelvan a volar con más confianza. Pero a largo plazo, dice Alexandre de Juniac, “esto ciertamente cambiaría la forma como la industria opera”.

Y además significaría un incremento significativo en el precio de los pasajes.

“Es pura lógica comercial”, le dice Rafael Echevarne a BBC Mundo.

“Si no puedes poner tantos pasajeros en el avión de alguna manera tienes que cubrir los costos de operar. Ese es el gran reto: cómo podemos estimular la vuelta del trasporte aéreo sin tantos pasajeros como antes”, indica.

En efecto volver a poner los aviones en el aire podría ser la parte más sencilla. Encontrar pasajeros para volar en ellos quizás sea mucho más difícil.

Lo único cierto es que volar no volverá a ser lo mismo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=37s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.