close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Los homicidios aumentan en 18 estados; hay incrementos de hasta 300%

Nayarit y Guanajuato, los casos más graves en el primer semestre de 2018. La violencia subió en 26 de los 50 municipios que el gobierno había identificado como prioritarios.
Cuartoscuro Archivo
23 de julio, 2018
Comparte

En el primer semestre de 2018 los homicidios se incrementaron en 18 de las 32 entidades federativas del país, y en la mitad de esos estados llegaron a niveles inéditos. Además, la violencia también subió en 25 de los 50 municipios donde el gobierno actual enfocó su estrategia para disminuir la violencia, hace dos años.

No solo los homicidios van en ascenso. La incidencia delictiva total, con más de 900 mil ilícitos denunciados en la primera mitad del año, es la más alta de todo el sexenio, impulsada sobre todo por el robo con violencia, que en un periodo de tres años se ha disparado casi 40 por ciento.

Los datos oficiales actualizados del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública arrojan que el primer semestre de 2018 cerró con casi 16 mil víctimas de homicidio doloso y 13 mil 700 carpetas de investigación por este delito que, como ya se publicó, equivale a una tasa de 11.01 homicidios por cada cien mil habitantes, la más alta de la que haya registro.

Animal Político revisó las cifras estado por estado, y se detectó que esta alza de los asesinatos respecto a 2017 (que ya había sido un año récord en violencia) se extiende en 18 entidades federativas, es decir, al 56 por ciento de los estados.

El incremento más grave es el de Nayarit. Dicho estado pasó de una tasa de 3.94 carpetas de investigación de homicidio doloso por cada cien mil habitantes, en la primera mitad de 2017 (50 casos), hasta una tasa de 15.89 homicidios en los primeros seis meses de 2018 (205 casos). Es un incremento, de un año a otro, de más del 300 por ciento de la violencia homicida en dicha entidad.

El segundo estado con el mayor incremento es Guanajuato, el cual pasó de 524 homicidios en la primera mitad de 2017, una tasa de 8.86, a 1 mil 203 homicidios en 2018, una tasa de 20.21 casos. Se trata de un disparo de 128 por ciento en los asesinatos.

Guanajuato es además una de las nueve entidades federativas del país donde los homicidios registrados en 2018 se ubican en niveles récord, por lo menos desde que se lleva registro hace 20 años.

Los más de mil 200 casos de homicidio registrados en dicha entidad de enero a junio de 2018 son más de los que antes se registraban en años enteros en Guanajuato. Por ejemplo, en 2016 la entidad registró en todo el año 961 homicidios, o en 2006 fueron apenas 242 asesinatos.

El tercer estado con el incremento más significativo de homicidios, en 2018, es Quintana Roo, que pasó de una tasa de 8.04 casos en el primer semestre de 2017 a 17.55 casos en 2018, es decir, subieron más del doble. Las 300 carpetas de investigación por homicidio acumuladas este año en ese estado, también son una cifra récord para Quintana Roo.

La cuarta entidad con la mayor alza de homicidios es Tamaulipas, que pasó de 9.27 casos por cien mil habitantes en 2017 a 13.17 en 2018, un incremento de 42 por ciento; y la quinta es Jalisco, que el año pasado registró una tasa de 7.65 casos y en este año van 10.76, incremento del 40.6 por ciento.

El resto de las entidades en donde se han incrementado los homicidios dolosos en el primer semestre de 2018 son Puebla con 39 por ciento; Baja California con 38 por ciento; Tabasco con 27 por ciento; Oaxaca y San Luis Potosí con 19 por ciento; Tlaxcala con 13 por ciento; Ciudad de México con 12 por ciento; Chihuahua y Chiapas con 7 por ciento.

Los homicidios también han subido en Zacatecas con 4 por ciento más casos que el año pasado; Estado de México con 3.9 por ciento; Aguascalientes con 3.7 por ciento y Morelos con 1.1 por ciento.

De los estados mencionados, los homicidios se encuentran en niveles record (además de Guanajuato y Quintana Roo) en Baja California, Ciudad de México, Jalisco, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas.

En el caso de Ciudad de México, la capital registró en la primera mitad de este año 578 carpetas de investigación de homicidio. Para ponerlo en proporción esta cifra de asesinatos equivale a más del 80 por ciento de los que se cometían en la capital en 2006 o 2007.

En municipios con operativo sube la violencia

En septiembre de 2016 el gobierno de Enrique Peña Nieto matizó el incremento de los homicidios en el país, al señalar que había 50 municipios que concentraban casi la mitad de los asesinatos. Por ello anunció que se pondría en marcha una estrategia especial focalizada en estas localidades, para disminuir la violencia.

Pero los datos oficiales de incidencia delictiva arrojan que en 26 de estos municipios “objetivo” – más de la mitad – los homicidios, en realidad, se han incrementado en 2018.

El caso más grave es el de Irapuato, Guanajuato, municipio que registró solo 25 casos de homicidio en la primera mitad de 2017, pero que en este año ya acumula 145 carpetas de investigación por este delito, que equivale a un incremento de más del 480 por ciento.

El segundo municipio con mayor deterioro de esta lista de 50 es San pedro Tlaquepaque, Jalisco, donde los casos de homicidio doloso pasaron de 56 casos en 2017 a 137 en 2018, que significa un alza del 144 por ciento en la incidencia. Luego se ubica Celaya, Guanajuato, donde los homicidios se incrementaron 112 por ciento entre el primer semestre de 2017 y el de 2018.

El resto de los municipios que estaban contemplados en esta estrategia donde los asesinatos han avanzado en 2018 son Guadalajara, con un incremento de 90 por ciento; San Luis Potosí con un avance de 63 por ciento; Puebla con 58 por ciento; Morelia con 53 por ciento; Tlajomulco de Zúñiga con 52 por ciento; Tijuana con 48 por ciento; Ciudad Victoria, Ciudad Juárez y Zihuatanejo, los tres con un repunte de 40 por ciento.

También se han incrementado los homicidios dolosos en Tecámac, Reynosa, Apatzingán, Fresnillo, Iguala, la delegación Gustavo A. Madero, Tultiplán, la delegación Iztapalapa, Uruapan, Nuevo Laredo, Monterrey, Acapulco, Manzanillo, y la delegación Venustiano Carranza.

En contraparte, hay 24 municipios en donde los homicidios sí se han reducido en 2018. Los casos más significativos son los de Zamora, Michoacán, con un descenso del 50 por ciento; Lázaro Cárdenas, Michoacán, con una caída del 46 por ciento; y Chilapa, Guerrero, con una disminución del 42 por ciento.

Deterioro generalizado en seguridad

El deterioro de las condiciones de seguridad en el país no solo se manifiesta con los homicidios (el delito de mayor impacto), sino en la incidencia delictiva general.

Las cifras actualizadas del Sistema Nacional de Seguridad Pública arrojan que en el primer semestre de este año se denunciaron 913 mil 223 delitos, que equivalen a una tasa de 732.1 ilícitos por cada cien mil habitantes.

Lo anterior representa un incremento de aproximadamente uno por ciento respecto a 2017, donde la tasa fue de 725.7 ilícitos denunciados por cien mil habitantes. Esto equivale a una diferencia de casi 17 mil delitos más cometidos este año.

Los datos muestran un incremento sostenido de la incidencia delictiva total en los últimos tres años. En el primer semestre de 2015 la tasa delictiva era de 630.5 ilícitos por cada cien mil habitantes, lo que significa que a la fecha los delitos han crecido en el país 16 por ciento.

Uno de los indicadores más graves es el de robo con violencia. Mientras que de enero a junio de 2015 se denunciaron solo 88 mil 45 robos violentos, para este mismo periodo de 2018 ya son 123 mil 225 ilícitos. Es un incremento superior a los 35 mil robos, o lo que es lo mismo, un repunte de casi el 40 por ciento en los asaltos violentos en los últimos tres años en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuerpo de Bomberos de Mato Grosso

Incendio en la Amazonia deja animales muertos y silencio en lugar del canto de los pájaros

El sargento de bomberos Pedro Ribas Alves explica la foto que se ha vuelto viral sobre su encuentro con un armadillo en una zona devastada por los incendios de la Amazonía. Los expertos advierten cómo este tipo de fuegos dañan irremediablemente la región con más biodiversidad.
Cuerpo de Bomberos de Mato Grosso
22 de agosto, 2019
Comparte

La imagen de un sargento de bomberos brasileño que ofrece agua a un armadillo ilustra una de las consecuencias de los incendios en la Amazonía: la devastación para la fauna.

El hombre es Pedro Ribas Alves, quien trabaja en el área de especialización de incendios forestales de Mato Grosso, uno de los estados de Brasil afectados por los fuegos que han generado una emergencia en Sudamérica.

El pasado sábado se encontró con el armadillo cuando realizaba un recorrido en un vehículo como parte de sus trabajos de recopilación de información para la lucha contra los incendios, explicó Ribas Alves a BBC Brasil.

“Íbamos lentamente por la zona afectada y decidí parar. Ya había visto a alguien dándole agua a un armadillo con una garrafa térmica en YouTube. Tomé al armadillo, que no ofrecía resistencia, y le di agua“, recuerda Ribas Alves.

“Cuando percibió el agua, quiso tomar y chupar de la boquilla, pero no tenía fuerzas. Así que pedí un vaso a un colega y le di agua”, añade.

Un bombero da agua a un armadillo

Cuerpo de Bomberos de Mato Grosso
El armadillo pudo beber agua más fácilmente con ayuda de un vaso de plástico.

Su compañero fue quien registró el momento que se ha compartido cientos de veces en redes sociales.

“Cuando me vio ayudando al armadillo, rápido comenzó a tomar las fotos”, dice el sargento de bomberos.

Por una falla eléctrica

El trabajo de Ribas Alves es inspeccionar áreas dañadas por incendios y buscar el origen del fuego para reportar los datos a la Estación de Policía Ambiental.

“También estudio la presencia de animales en la región a fin de mostrar la degradación del medio ambiente y cómo afecta a la fauna de la región”, explica.

El sábado, cuando encontró al armadillo, trabajaba en Nova Mutum (a 269 km de Cuiabá), un lugar arrasado por un incendio que azotó 772 hectáreas.

“El incendio fue causado por problemas en la red eléctrica. Una empresa fue a realizar tareas de mantenimiento, encendió la energía, pero un corto inició el fuego”, explica.

Con los incendios aún activos, es pronto para valorar la magnitud de afectaciones a la fauna y flora en la Amazonía, una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo.

Se sabe que es hábitat de 2,5 millones de especies de insectos, 2.500 especies de peces, más de 1.500 de aves, 550 de reptiles y 500 de mamíferos, según la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica.

Pero continuamente se descubren nuevas especies animales, además de que el bioma amazónico contiene unas 30.000 especies de plantas.

“Te dan ganas de llorar”

Cada año se registran muchos incendios forestales en Brasil que terminan dañando enormemente a la rica fauna y flora del país sudamericano.

“Es muy triste ver el bosque completamente aniquilado”, dice el biólogo Izar Aximoff a BBC Brasil.

Una víbora calcinada por un incendio

Izar Aximoff
Aximoff ha encontrado muchos ejemplares de animales calcinados en los incendios forestales.

“Ese paisaje colorido, con flores, sonidos de animales, pájaros cantando, animales en movimiento y el olor a bosque, se transforma en silencio, animales carbonizados, olor a carne quemada, desolación. Todo está negro y uno se llena de todo ese residuo de carbón”, describe de lo que ha sido testigo en el pasado.

Aximoff ha estudiado la restauración de bosques en Río de Janeiro después de que se incendiaron.

“He visto una boa constrictor quemada, un perezoso carbonizado, una bromelia quemada. Te dan ganas de llorar. La pérdida es invaluable“, explica Aximoff, quien es biólogo especialista en el tema en áreas del bosque atlántico.

Un incendio en la Amazonía

Reuters
Aximoff dice que la prevención a la larga es menos costosa que los recursos necesarios para combatir incendios.

Después de la destrucción, surgen nuevos desafíos en la reforestación.

Las especies en peligro de extinción nunca regresan. Con cada incendio, se pierde la diversidad”, explica.

“Y muchas áreas de la mata atlántica, por ejemplo, no pueden regenerarse solas. Necesita un refuerzo. Tenemos las mejores cabezas del mundo en el área de reforestación, pero la demanda es demasiado grande”, se lamenta.

La falta de recursos dificulta una planificación más efectiva para prevenir nuevos incendios.

La prevención es mucho más barata. Pero tampoco hay planificación debido a la falta de datos. Los gastos después de los incendios son mucho más altos. Usan aviones, equipos, sin mencionar el riesgo de muerte al que están expuestos estos profesionales”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4

https://www.youtube.com/watch?v=xLBMdL-Roq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.