close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@lopezobrador_

López Obrador cambiará Sedesol a Secretaría de Bienestar; promete reactivar el campo mexicano

Acompañado de María Luisa Albores González, propuesta para la Secretaría de Bienestar, el tabasqueño resaltó el abandono que sufrió el campo en las últimas administraciones, para cuyo rescate implementaría 25 programas estratégicos.
@lopezobrador_
Por Notimex
30 de julio, 2018
Comparte

El ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, anunció que a partir del 1 de diciembre implementará un proyecto para sembrar un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, lo que permitiría mejorar el medio ambiente y crear 400 mil empleos permanentes.

Mediante un video difundido en su cuenta de Twitter, López Obrador anunció que en una zona ubicada entre Palenque y Ocosingo, Chiapas, iniciarían los trabajos para los cambios en el campo una vez que comience su gobierno.

Acompañado de la propuesta como secretaria de Desarrollo Social, que cambiaría, dijo, a Secretaría de Bienestar, María Luisa Albores González, destacó que dicho proyecto es uno de los 25 programas estratégicos que se desarrollarán en distintas regiones del país, con la finalidad de reactivar el sector agropecuario de México.

“Hay 100 millones de hectáreas de propiedad social, abandonadas y ociosas; muchos campesinos que han tenido que ir a trabajar hacia el norte; aquí está el 50 por ciento del agua del país”, subrayó.

De acuerdo con López Obrador, por el abandono que sufrió el campo en las últimas administraciones, muchos campesinos dejaron de cultivar y prefirieron migrar hacia el norte o emplearse en el sector de servicios, pues la tierra no les daba para sobrevivir.

Consideró necesario arraigar a los pobladores del campo a su tierra, a sus lugares de origen, que la migración sea opcional y no por necesidad, por lo que con ese primer proyecto que anunció se crearían unos 400 mil empleos para ese sector de la población.

En la Cuenca del río Usumacinta en 2019 se cultivarían 50 mil hectáreas con las cuales sería posible ofrecer 20 mil empleos permanentes; y la meta es llegar a 100 mil hectáreas para generar 40 mil.

Destacó que el campo es la fábrica más importante del país, porque se podría traer una planta de la empresa automotriz estadunidense Ford y crear 100 mil empleos, pero si hay apoyo al agro, como lo que plantea en su proyecto, es posible generar hasta 400 mil empleos.

“Tenemos todo, el agua, el conocimiento, los indígenas son los herederos de las grandes civilizaciones, los mayas eran grandes agrónomos”, resaltó López Obrador en la videograbación.

En el video, el aspirante ganador de los comicios presidenciales llamó a ejidatarios y pequeños propietarios para que estén atentos, porque los visitarán para organizar asambleas ejidales, con el propósito de concretar acuerdos y con organización rescatar el campo y sacar de la pobreza a los campesinos.

Indicó que invertirán en 2019 en su primer año de gobierno para cultivar en 500 mil hectáreas, y 500 mil en el año 2020. Confió en que antes de que termine su administración, el campo vuelva a ser productivo para evitar importaciones de productos.

“Vamos a producir en México lo que consumimos y vamos a fortalecer el mercado interno”, acotó López Obrador, y reiteró que habrá 200 mil empleos en 2019, y 200 mil más en 2020 con buenos salarios, a fin de que los campesinos se queden trabajando en el campo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty

El meteorito que acabó con los dinosaurios: así fue el último día de los gigantes que dominaron la Tierra

Un nuevo estudio reconstruye lo que pudo haber ocurrido luego del impacto del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años.
Getty
10 de septiembre, 2019
Comparte

Los científicos han logrado una nueva evidencia de cómo fue el peor día en la Tierra.

La prueba es un fragmento de roca de 130 metros que obtuvieron en el fondo del Golfo de México.

Esta roca guarda los sedimentos que se depositaron segundos y horas después de que un gran asteroide se estrellara contra nuestro planeta hace 66 millones de años.

Es fácil adivinar a qué impacto nos referimos: el meteorito que causó la extinción de los dinosaurios y el esplendor de los mamíferos.

Un equipo de investigadores británicos y estadounidenses pasaron semanas perforando el cráter que dejó el impacto. Sus hallazgos se suman a otros estudios que ya habían relatado cómo fue este fenómeno catastrófico.

El cráter, de unos de 200 km de ancho, está ubicado en la península de Yucatán en México. Sus zonas mejor conservadas están cerca de las costas del puerto de Chicxulub.

La roca que analizaron los científicos se convierte en un testimonio de lo que se conoce como la Era Cenozoica, o, como les gusta llamarla a otros: la Era de los Mamíferos.

roca

International Ocean Discovery Program/UT
Los distintos componentes de la roca revelan qué ocurrió el día del impacto del asteroide.

Las pistas que da la roca

La roca que estudiaron es una caótica mezcla de material destrozado pero, según los investigadores, está distribuido de tal manera que permite identificar sus componentes.

Los primeros 20 metros de la parte inferior están formados mayormente por escombros vidriosos, provenientes de roca que se derritió por el calor y la presión del impacto.

La siguiente sección está formada por fragmentos de roca fundida, resultado de explosiones que se produjeron cuando el agua se precipitó sobre el material caliente.

Este agua provenía del mar poco profundo que cubría el área en ese momento.

investigadores

University of Texas at Austin/ Jackson School 
Los investigadores extrajeron una porción de roca del cráter de Chicxulub.

Lo que probablemente ocurrió es que el impactó del meteorito empujó el agua hacia afuera, pero cuando esta volvió y entró en contacto con la roca ardiente, provocó reacciones violentas. Es un proceso similar al que ocurre en los volcanes cuando el magma interactúa con el agua de mar.

Esto sucedió durante la primera hora del impacto, pero luego el agua siguió llegando y llenando el cráter.

La roca, entre los 80 y 90 m, está formada por los residuos que había en esa agua.

Evidencia de un tsunami

Más arriba, en la parte interior de la roca, a 130 m de altura, hay evidencia del tsunami. Todos los sedimentos apuntan en una misma dirección y su organización sugiere que se depositaron en un evento de alta energía.

Los científicos dicen que el impacto habría generado un pulso de onda gigante que se habría estrellado en las costas, a cientos de kilómetros del cráter.

tsunami

Getty
El impacto del asteroide causó un tsunami.

Pero la onda también habría tenido un pulso de retorno y son los escombros transportados en este tsunami los que cubren la parte superior de la roca.

“Todo esto ocurrió en el día uno“, le dice a la BBC Sean Gulick, profesor de la Universidad de Texas en Austin y coautor de la investigación.

“Los tsunamis se mueven a la velocidad de un avión. Veinticuatro horas es una cantidad generosa de tiempo para que las olas se alejen y vuelvan a entrar”, dice.

El equipo del profesor Gulick confía en la interpretación del tsunami porque mezclados con los depósitos hay carbón vegetal, evidencia de los grandes incendios que el calor del impacto habría provocado en las tierras cercanas. Todo ese material habría vuelto al cráter por el pulso de onda de retorno.

Azufre en el aire

Curiosamente, lo que el equipo no ve en ninguna parte de la roca es la presencia de azufre. Eso es sorprendente porque el asteroide habría golpeado un fondo marino formado en parte por minerales que contienen azufre.

Por alguna razón, el azufre pudo haber sido expulsado o se habría evaporado. Esto apoya la teoría de cómo los dinosaurios se extinguieron.

dinosaurios

Getty
Los dinosaurios no sobrevivieron al impacto.

Tanto azufre mezclado con agua e inyectado en el aire habría enfriado dramáticamente el clima, causando un gran problema de supervivencia para todo tipo de plantas y animales.

“La estimación conservadora de la cantidad de azufre liberado es de 325 gigatoneladas. Eso es mucho más de lo que se obtendría de un volcán como el Krakatoa, que también puede enfriar el clima durante un corto período”, dice el profesor Gulick.

Los mamíferos superaron esta calamidad… los dinosaurios no.

Cráter Chicxulub: el impacto que cambió la vida en la Tierra

  • Fue un asteroide de 12 km de ancho que cavó un agujero en la corteza terrestre de 100 km de ancho y 30 km de profundidad
  • Dejó un cráter de 200 km de ancho y unos pocos km de profundidad.
  • Hoy, gran parte del cráter está enterrado en alta mar, debajo de 600 metros de sedimentos.
  • En tierra, está cubierto de piedra caliza, pero su borde está trazado por un arco de sumideros.

https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8&t=5s

https://www.youtube.com/watch?v=PRfp4J8710k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.