close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
¿El PRI cambiará de nombre? Militantes analizan qué hacer con el partido tras el fracaso electoral del 1 de julio
Claudia Ruiz Massieu, quien quedó a cargo del PRI tras los comicios del 1 de julio, ha mencionado que el partido está en un periodo de "reflexión y diagnóstico".
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
25 de julio, 2018
Comparte

Tras la derrota del 1 de julio, en la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quedó en tercer lugar en la elección presidencial, con apenas el 16% de los votos, sus militantes dan puntos de vista sobre cuál debe ser su plan de acción… y entre las opciones está un posible cambio de nombre.

Claudia Ruiz Massieu, quien quedó a cargo del PRI tras los comicios, ha mencionado en diferentes entrevistas que el partido está en un periodo de “reflexión y diagnóstico”, para analizar qué los llevó a fracasar en términos electorales, y cuál es la posible vía para una recuperación.

El 1 de julio el PRI, partido que gobernó México durante más de 80 años, no solo perdió la presidencia, también quedó como una minoría en congresos como el del Estado de México -una de las entidades que era considerada como uno de sus bastiones-, y también en el Congreso federal.

En la Cámara de Diputados, el PRI tendrá solo 45 legisladores, y en el Senado 13.

“Todo el priismo está en ese proceso que, sabemos, será largo, autocrítico, muy profundo, para replantearnos lo que haremos tras el resultado que obtuvimos”, dijo Ruiz Massieu en una entrevista con Radio Red.

La dirigente mencionó que todas las opciones serán puestas sobre la mesa, incluyendo la posibilidad de cambiar de nombre al partido, que llegó a las elecciones con la carga de los casos de corrupción vinculados a quienes fueron sus gobernadores en estados como Veracruz, Chihuahua y Nuevo León, y hechos como la Estafa Maestra o la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto.

La diputada federal Mariana Benítez, en entrevista con el diario Reforma, dijo estar a favor de un cambio de nombre del partido, pero no solo eso, sino también de un cambio que permita recuperar la confianza ciudadana.

“Yo coincido en que además del nombre que tenemos que cambiar, y no sólo por un cambio cosmético, sino que a partir de la reflexión profunda que se haga, de cuáles serán los principios y las causas que va encabezar el partido para conectarse nuevamente con la ciudadanía, es a partir de esos nuevos objetivos que tendrá que hacer sentido el nuevo nombre que tenga el partido”, expresó.

“Hay hartazgo de la política, pero del partido también. Ahorita, lo importante es llegar a un consenso de cuál tiene que ser esa nueva mística, los nuevos principios que van a conducir el trabajo de todo priista. Los que nos quedamos por convicción y porque tenemos una militancia de muchos años, somos los que estamos preocupados por el futuro de este partido”, agregó.

El senador priista Enrique Burgos coincidió con Benítez. “No solamente el nombre, sería una parte, y habrá que calificar si efectivamente esa marca se agotó o la agotamos en la praxis los políticos priistas, habrá que distinguirlo muy bien y valorarlo”, dijo a Reforma. 

Otros, como el diputado federal Ricardo Ramírez Nieto, consideran que el cambio de nombre no es necesario.

“No veo necesario cambiar de siglas, pero sí es necesario revisar los estatutos, una verdadera reestructura y crear una nueva imagen porque de nada sirve cambiar de nombre si van a seguir siendo los mismos personajes los que toman decisiones. Me gustaría que se retomara la consulta a la base, que se retomaran los principios básicos del partido por los cuales fue fundado”, expresó.

La senadora Diva Gastélum, entrevistada por Reforma, consideró que “la marca” del PRI no es mala, sino que algunas personajes la han utilizado de forma inadecuada. En su opinión, el partido aún tiene forma de reconstruirse.

Con información de Notimex y Reforma (suscripción necesaria) 

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
"El 99% de los niños respira aire tóxico": así se vive en Ulan Bator, la capital más contaminada del mundo
En Mongolia la contaminación ha alcanzado niveles apocalípticos. El país ya se ha calentado 2.2 grados, obligando a miles de personas a abandonar el campo y el estilo de vida tradicional de pastoreo para mudarse a ciudades contaminadas.
Getty Images
25 de marzo, 2019
Comparte

En la capital de Mongolia la contaminación ha alcanzado niveles apocalípticos.

Y el problema está intrínsecamente vinculado al cambio climático.

El país ya se ha calentado 2.2 grados, obligando a miles de personas a abandonar el campo y el estilo de vida tradicional del pastoreo para mudarse a ciudades contaminadas, donde el 90% de los niños respira aire tóxico.

Los últimos pastores

Erkhembayar y su hermano deberían ser los siguientes de su familia en convertirse en pastores nómadas.

Pero a pesar de su claro dominio del manejo de animales puede que nunca tengan la oportunidad.

Cada vez es más difícil vivir en la estepa de Mongolia.

Su padre, Eredenkhu Buyandelger, dice que es la primera vez que ve un invierno sin nieve. Su esposa Chaminmunkh Batsaikhan cree que la primavera también será muy dura.

“Es probable que mueran muchos de nuestros animales”, dice.

Este año no hay nieve. Pero el año pasado fue lo contrario.

La gran cantidad de precipitaciones acabó con gran parte del rebaño de la familia.

Perdieron todos sus caballos, 20, y más de 30 ovejas.

La vida de los pastores se está volviendo cada vez más difícil, debido a los constantes cambios del clima que están teniendo lugar en los últimos años.

Tras dos veranos secos siguieron dos inviernos increíblemente fríos.

Los animales, débiles debido a la falta de alimento durante el verano, no sobrevivieron el invierno.

Y este año el clima ha sido completamente distinto: mientras que el verano ha sido húmedo y con inundaciones, el invierno ha sido extremadamente seco.

Durante el invierno la pradera normalmente se cubre de nieve, protegiendo la hierba. Pero ahora los pastores nómadas temen que no quede hierba para la primavera, ya que los animales comen todo lo que encuentran.

“Si hay otra temporada espantosa todo nuestro rebaño desaparecerá“, dice Chaminmunkh Batsaikhan. “Y puede que nuestro estilo de vida tampoco sobreviva“.

“No quiero que mis hijos se conviertan en pastores en estas condiciones”.

Una capital tóxica

Amanece en Ulán Bator. Los adultos se preparan para ir al trabajo y los niños para ir a la escuela.

La contaminación es tan gruesa que casi puedes saborearla: los monitores de contaminación que miden el PM2.5 – unas pequeñas partículas que pueden meterse en tus pulmones- marcan un 999, la cifra más elevada que puede alcanzar el monitor.

Un nivel de contaminación seguro está por debajo de los 25.

La mitad de la población de Mongolia vive ahora en la capital.

La mayoría quema carbón crudo en invierno, ya que es la manera más barata de calentarse cuando la temperatura llega a los menos 25 grados.

Pero la niebla que resulta de la quema del carbón está ahogando a la ciudad y perjudicando a sus habitantes más pequeños.

Problemas respiratorios

Ireedni tiene solo 5 meses, pero ya ha sido hospitalizada seis veces.

Su madre, Sugarjargal Lkhagvabat, explica que cuando el bebé huele la niebla tóxica empieza a tener dificultades para respirar y parte de su rostro se vuelve azul.

“He estado expuesta a la contaminación del aire desde el principio de mi embarazo”, dice Sugarjargal “Creo que es por eso por lo que mi bebé ha nacido con problemas de tiroides y bronquitis crónica“.

En el hospital, los médicos ven a niños que tienen problemas para respirar todos los días.

La doctora Ganchuluun Zundui tiene claro que esto se debe a la contaminación.

“El invierno pasado vimos a más de 270 niños por día”, dice. “Esto año estamos viendo a más de 300. Casi todos tienen problemas respiratorios“.

“Yo también soy madre, así que se me parte el corazón al ver a estos niñitos entrar y salir del hospital continuamente”.

El gran temor de la doctora es que a largo plazo el aire tóxico pueda llevar a una epidemia de cáncer de pulmón.

Un problema global

La ciudad tiene un ambicioso plan para prohibir el carbón crudo y obligar a la gente a que utilice carbón limpio y procesado.

Pero el carbón procesado es mucho más caro y muchos de los habitantes no se lo pueden permitir.

El gobierno no hace mucho por prevenir la contaminación en Ulán Bator.

Pero una start-up está trabajando para conseguir que los filtros de aire sean más asequibles.

Sarangoo Dambajav explica que la mayor parte de purificadores de aire son demasiado caros para el ciudadano de a pie.

“Pero también hay un problema de educación: muchos mongoles no saben cómo de perjudicial es el aire contaminado”, dice.

A pesar de su valor estas iniciativas no pueden hacer mucho por sí solas.

Y el problema de Ulán Bator se está reproduciendo en ciudades de todo el mundo.

Si los gobiernos del mundo no toman verdaderas medidas para luchar contra el cambio climático este tipo de contaminación podría convertirse en nuestra nueva realidad.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.