La SEP invierte en el bachillerato pero no mejora la infraestructura ni aumenta cobertura, revela Auditoría
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La SEP invierte en el bachillerato pero no mejora la infraestructura ni aumenta cobertura, revela Auditoría

De acuerdo con la ASF, la inversión no se ha traducido en mejor infraestructura, ni en asegurar condiciones de higiene en los planteles, o incluso en tener a los maestros suficientes.
Cuartoscuro
17 de julio, 2018
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) destinó 2 mil 346 millones de pesos para el bachillerato pero no se tradujo en atender las necesidades de infraestructura, ni en asegurar condiciones de higiene como papel de baño o jabón y tampoco para tener a los maestros suficientes que los planteles demandaban, ni actualización docente.

Estos son algunos de los señalamientos de la auditoría “Servicios de Educación Media Superior: Reforma Integral en el Bachillerato General”, publicada en la Informe de Cuenta Pública 2017 realizado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Además, la administración del actual sexenio no consiguió aumentar la matrícula en el bachillerato que administra la SEP; de hecho, disminuyó en 1.4 puntos porcentuales al pasar de 81.6 % de atención a la demanda en 2012 a 80.2 en 2017. Esto significa que en cada ciclo escolar hubo más jóvenes que no recibieron educación de este nivel.

Entre 2006 y 2012, el gobierno de Felipe Calderón aumentó la oferta educativa al pasar de 6 mil 222 escuelas a 13 mil 194; el siguiente sexenio, de Enrique Peña Nieto propuso dar continuidad a esta oferta con mantenimiento y equipamiento de los planteles. Incluso se realizó un diagnóstico sobre las carencias de las escuelas.

También se estableció qué perfil de docentes y los programas de estudio se necesitaba como parte de la Reforma Integral de la Educación Media Superior en 2008.

Sin embargo, los diagnósticos no se usaron. Ni siquiera se tiene la certeza que los recursos se apliquen de acuerdo a las necesidades ni se ha comprobado que los programas de capacitación efectivamente impacten en la mejora educativa.

Hasta 2017 existían 408 mil docentes para impartir educación media superior; sin embargo, la SEP careció de información sobre el número de profesores que se necesitan para cumplir con la demanda, advierte la Auditoría.

Sobre el presupuesto, aunque se hizo una fusión de dos programas en 2016 como parte de la estrategia de eficiencia, tampoco hubo mejores resultados. El programa E007 “Servicios de Educación Media Superior” recibió 2 mil 346 millones de pesos, pero de ello, 97.6 % se destinó al pago de sueldos y salarios de la planta docente; 0.4 % para la adquisición de insumos y suministros administrativos y 2 % para servicios contratados con particulares.

La Auditoría señala que la SEP “no efectuó una administración por resultados, ni contaron con un sistema de control presupuestario que promoviera la programación, presupuestación, ejecución, registro e información del gasto bajo criterios de economía que permitiera identificar cómo, mediante el ejercicio de los recursos, se dio cumplimiento al objetivo de lograr que los jóvenes de 15 a 17 años en edad de cursar la educación de tipo medio superior tuvieran acceso al servicio”.

Animal Político solicitó a la SEP alguna postura sobre la aplicación de los recursos los planteles de bachillerato, pero no hubo respuesta.

Las carencias

Aplicar el presupuesto de esta manera tiene sus consecuencias: los planteles de bachilleratos mantienen las carencias de infraestructura y personal.

La SEP diagnosticó que en los 42 planteles de bachillerato a su cargo, faltaban 756 anaqueles, 1,279 escritorios y mesas de trabajo; 868 reguladores de voltaje; 296 pantallas; 301 pintarrones; 6,288 sillas; 176 sistemas de climatización, así como 2,132 equipos de cómputo y sistemas informáticos.

Pero la dependencia solo detectó las carencias y no las solventó. “No comprobó cómo, mediante la operación y los recursos asignados al Programa presupuestario E007 se hubieran destinado para atender las necesidades de instalaciones y equipamiento”, dice el informe de la Auditoría.

Para el adecuado desarrollo del proceso educativo, los planteles de educación de tipo medio superior, la dependencia considera que deben contar con los espacios que satisfagan las condiciones y servicios de higiene como agua, jabón y papel higiénico. Pero de los 42 planteles de bachillerato a cargo de la SEP (20 perteneciente al Colegio de Bachilleres) solo 11 tienen condiciones adecuadas, el resto tiene carencias.

Además, en 2017, la mitad de los 3,673 docentes adscritos a los 20 planteles del Colegio de Bachilleres cursaron el Programa de Formación Docente en Educación Media Superior de las que se ofrecen por medio de este programa, pero no se sabe si los maestros terminaron y, por tanto, no hubo evidencia que  contribuyera a que el personal docente contara con la formación necesaria para prestar el servicio.

La SEP responde

La secretaría señaló en una carta enviada a Animal Político que respecto a los resultados específicos de la Auditoría, la Subsecretaría de Educación Media Superior aportará en tiempo y forma la evidencia detallada para dar respuesta a las observaciones de la instancia de fiscalización.

Señaló que en esta administración, a través del Fondo Concursable de Inversión en Infraestructura se impulsó el desarrollo de 2,873 proyectos de construcción, ampliación, equipamiento, mantenimiento y remodelación, para un total de 2,056 planteles públicos (Federales y Estatales).

Esta es la carta íntegra de la SEP.

Carta a Animal Político

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: algunos habitantes de Shanghái están 'quedándose sin comida' en medio del estricto confinamiento

Residentes de la ciudad más grande de China dicen que están luchando para obtener suministros semanas después del inicio de la cuarentena.
8 de abril, 2022
Comparte

Residentes de Shanghái afirman que se están quedando sin alimentos en medio del mayor brote de COVID registrado hasta ahora en la ciudad china.

Los habitantes están confinados en sus hogares y se les prohíbe salir incluso por razones esenciales, como comprar comestibles.

Casi 20.000 casos nuevos se registraron este jueves en la ciudad más grande de China, casi un nuevo récord.

Las autoridades admiten que la ciudad enfrenta “dificultades”, pero dicen que están tratando de solucionarlo.

Pero el enojo público también está siendo azuzado por otras medidas drásticas, como separar a los niños de sus padres si dan positivo.

Los funcionarios de Shanghái respondieron permitiendo que los padres que también estaban infectados acompañaran a sus hijos a los centros de aislamiento.

Sin embargo, según un informe de la agencia Reuters, todavía hay quejas sobre niños separados de padres que no dieron positivo de covid.

Los lugareños hacen cola para hacerse la prueba de covid en una clínica en Shanghai.

Getty Images
Todos los locales deben hacerse la prueba de covid de forma regular, según dispuso la ciudad.

La ciudad comenzó el miércoles otra ronda de pruebas masivas obligatorias para identificar y aislar cada caso.

Los residentes de Shanghái que dan positivo no pueden aislarse en sus hogares, incluso si sus condiciones son leves o asintomáticas.

Tienen que ir a las instalaciones de cuarentena obligatoria que, según los críticos, están repletas y tienen condiciones deficientes.

¿Por qué hay escasez de alimentos?

Cuando ómicron apareció por primera vez en Shanghái hace un mes, la ciudad puso en cuarentena solo a determinados edificios o grupos de viviendas.

Ante la propagación del virus, las autoridades implementaron la semana pasada un cierre escalonado en el que la ciudad se dividió en dos y cada mitad tenía medidas separadas.

El cierre se extendió indefinidamente el lunes y ahora abarca toda la ciudad de 25 millones de habitantes.

Las reglas estrictas significan que la mayoría de la gente tiene que pedir comida y agua y esperar a que el gobierno entregue verduras, carne y huevos.

Pero la extensión del cierre abrumó los servicios de entrega, los sitios web de tiendas de comestibles e incluso la distribución estatal de suministros.

Un residente se sienta cerca del borde de la azotea de un edificio durante el cierre en Shanghái.

Getty Images
Los 25 millones de residentes de Shanghái están confinados en sus casas en una cuarentena prolongada.

Gran parte del personal de distribución y reparto también se encuentra en áreas cerradas, lo que lleva a una disminución general en la capacidad de entrega.

Los lugareños en algunas áreas de la ciudad dicen que están completamente aislados.

“Resuelvan el problema de la capacidad de entrega insuficiente lo antes posible”, escribió un usuario en la red social Weibo en respuesta al mensaje en video de las autoridades de la ciudad.

Otra persona escribió que era la “primera vez” en su vida que “pasaba hambre”.

Un trabajador con equipo de protección (izquierda) recibe un artículo de un repartidor en la entrada de un complejo de viviendas durante la segunda etapa del confinamiento pandémico en el distrito de Jing'an en Shanghái.

Getty Images
Trabajadores de los edificios tienen que recibir pedidos de entrega para los residentes.

Los residentes también expresaron otras preocupaciones sobre el aumento de precios y sobre cómo sobreviven los residentes mayores o menos expertos en tecnología.

Los funcionarios de la ciudad reconocieron las dificultades alimentarias el miércoles y dijeron que Shanghái tenía suficientes suministros de arroz, fideos, granos, aceite y carne, pero hubo retrasos en su distribución.

“Es cierto que existen algunas dificultades para garantizar el suministro de las necesidades diarias”, dijo Liu Min, subdirector de la Comisión Municipal de Comercio de Shanghái.

El vicealcalde de Shanghái, Chen Tong, agregó este jueves que la ciudad intentaría reabrir algunos mercados mayoristas y tiendas de alimentos, y permitiría que más personal de entrega saliera de las áreas cerradas.

“Hemos estado celebrando reuniones durante la noche para tratar de encontrar soluciones”, dijo Chen.

Trabajadores transportan suministros a un almacén temporal en un campo de fútbol en Shanghái el 5 de abril de 2022.

Getty Images

China es una de las últimas naciones que quedan comprometidas con la erradicación de covid, en contraste con la mayor parte del mundo que está tratando de convivir con el virus.

El país desplegó con éxito cierres completos anteriormente, soportados por millones de personas en ciudades como Xi’an y Wuhan, pero Shanghái es su ciudad más grande y la propagación de casos esta vez es mucho mayor que en brotes anteriores.

Como una de las potencias económicas de China, el cierre de Shanghái también está alimentando las preocupaciones sobre el impacto en el país y en la economía mundial.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhw64O667F8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.