1968: Por primera vez en lo que va del conflicto, se discute en televisión el movimiento estudiantil

Las declaraciones vertidas a lo largo del programa fueron en el sentido de que es momento de establecer un diálogo entre estudiantes y autoridades. Sin embargo, el profesor universitario Heberto Castillo fue más allá: desarmó la imagen que el gobierno federal ha elaborado sobre los participantes en las protestas.

1968: Por primera vez en lo que va del conflicto, se discute en televisión el movimiento estudiantil
El conflicto entre estudiantes y autoridades locales y federales fue debatido en televisión, en una edición del programa Anatomías. Especial

Ciudad de México, 21 de agosto de 1968.- Por primera vez desde que empezó, a fines de julio pasado, el conflicto entre estudiantes y autoridades locales y federales fue debatido en televisión, en una edición del programa Anatomías, transmitido por la cadena privada Telesistema Mexicano y conducido por Jorge Saldaña, con Íñigo Laviada, Ifigenia Martínez, Heberto Castillo, Víctor Flores Olea y Francisco López Cámara como invitados.[1]

La idea del programa fue planteada ayer martes por el ingeniero Castillo, durante su intervención en el mitin efectuado en la explanada de Rectoría después de que una multitud de al menos 20 mil personas aguardaran infructuosamente por casi cuatro horas la llegada de diputados y miembros de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para entablar un diálogo que llevara a encontrar salidas a la crisis.

Así, con la aprobación de Telesistema, Saldaña abrió su programa para que, tan pronto como este miércoles, se pudiera realizar una mesa redonda.

En la discusión se abordaron las causas del movimiento estudiantil que prácticamente tiene paralizadas las actividades académicas en la UNAM, el Politécnico, la Escuela Nacional de Agronomía de Chapingo, parte de la Universidad Iberoamericana, entre muchas otras instituciones de educación más, a las que cada día se adhieren nuevas.

Las declaraciones y argumentaciones vertidas a lo largo del programa fueron en el sentido de que es momento de establecer un diálogo entre estudiantes y autoridades. Sin embargo, el ingeniero y profesor universitario Heberto Castillo fue más allá: desarmó la imagen que el gobierno federal ha elaborado sobre los participantes en las protestas.

Diálogo público. Imagen tomada del libro La gráfica del 68. Homenaje al Movimiento Estudiantil. Recopilación, texto y diseño: Grupo Mira.

El movimiento “no es obra de delincuentes”

Su primer desmentido al aire: “El movimiento estudiantil no es obra de delincuentes ni tiene propósitos de subversión del orden institucional. Los líderes estudiantiles están dispuestos a entablar un diálogo con las más altas autoridades del país”.[2]

Su segunda defensa del movimiento: “En México gozan de impunidad los pandilleros, ‘porristas’ o malhechores que esgrimen cadenas o manoplas de hierro por las calles; entonces no intervienen las autoridades. Pero cuando los jóvenes esgrimen ideas, principios, en vez de cadenas, entonces sí son duramente atacados por las autoridades”.[3]

Víctor Flores Olea, coordinador del Centro de Estudios Latinoamericanos de la UNAM, dijo que el movimiento estudiantil “no puede tratarse de una conspiración en contra de las autoridades. La capacidad organizadora de los jóvenes se ha demostrado; los estudiantes se han unificado y se han hecho merecedores de ser atendidos en todas aquellas demandas que sean justas”.[4]

Este ha sido, hasta ahora, el único programa de la televisión que ha permitido escuchar voces de apoyo a los estudiantes, que, por el contrario, enfrentan una campaña de desprestigio, articulada con calumnias y difamación que cubre todos los flancos: volantes, radio, periódicos y la misma televisión.[5]

La única forma en que los estudiantes han paliado la marea de desinformación en su contra, es con los numerosos mítines “relámpago”, con pintas y repartición de volantes, si bien los integrantes de las brigadas a cargo han empezado a ser arrestados indiscriminadamente.

El MRM hace suyas las demandas estudiantiles

El Consejo Nacional de Huelga llevó a cabo este miércoles una asamblea en la Escuela Superior de Ciencias Físico Matemáticas. Durante la sesión los asistentes reiteraron “que no son enemigos del diálogo sino, por el contrario, partidarios del mismo, bajo condiciones de que la discusión entre estudiantes y autoridades sea pública”.[6]

Este día también se informó que un grupo nutrido de estudiantes ocupó las oficinas del Frente Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET), localizadas en el Casco de Santo Tomás.

Entre las más recientes muestras de apoyo al movimiento, está la del Movimiento Revolucionario del Magisterio, disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que el lunes llamó a hacer suyas las demandas enarboladas por el CNH.

Además, una comisión de ocho estudiantes de Guerrero, con la representación del líder social y guerrillero Genaro Vázquez Rojas, visitó la UNAM para entrevistarse con el Consejo Nacional de Huelga y conocer a detalle el movimiento estudiantil y solidarizarse con el mismo, así como poner a disposición de los estudiantes 400 hombres y armas.

El Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Nuevo León manifestó su solidaridad. Y la Academia de la Danza Mexicana de Bellas Artes y profesores de la Universidad Iberoamericana manifestó su adhesión, el lunes también, al movimiento.[7]

En tanto, integrantes del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y de El Colegio de México dieron a conocer, por separado, que están levantando encuestas en varias zonas de la ciudad para indagar la opinión de la gente acerca del movimiento estudiantil.

 


Referencias

[1] Nashiki

[2] Ramírez, Ramón, El movimiento estudiantil de México (julio/diciembre de 1968), 2 tomos, México, edición conmemorativa del 30 aniversario del movimiento estudiantil de 1968, Ediciones Era, 1998, p. 239.

[3] Castillo, Heberto, Libertad bajo protesta. Historia de un proceso, México, FEM, 1973, p. 93.

[4] Poniatowska, Elena, La noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral, Ed. Era, México, 1971.

[5] González de Alba, Luis, Los días y los años, Era, México, 1970, p.117.

[6] Ramírez, Ramón, El movimiento estudiantil de México, julio-diciembre 1968, Era, México, 1969, p. 238.

[7] “50 años del 68”, suplemento especial, Gaceta UNAM. Consultado en http://www.gaceta.unam.mx/festivales-artisticos-contra-la-represion/

Close
Comentarios