Héctor murió por un golpe en clase; padres dicen que fue una agresión, la SEP que fue un accidente

El menor de 7 años tomaba clases de educación física cuando, de acuerdo con su madre, fue agredido por un compañero y sufrió un golpe en la cabeza, al no ser atendido de inmediato sufrió una hemorragia y trauma encefálico. A los 10 días, murió.

Héctor murió por un golpe en clase; padres dicen que fue una agresión, la SEP que fue un accidente
Archivo / Cuartsocuro

El pasado viernes 20 de julio, Héctor Ánimas Marín, de siete años, tomaba su clase de educación física cuando fue agredido por uno de sus compañeros, quien lo tiró al piso provocándole un golpe en la cabeza. En cuestión de minutos tenía un chichón, sin embargo no fue atendido sino hasta un par de horas después y finalmente murió 10 días después.

Los padres de Héctor, María Guadalupe Marín y Josué Ánimas, exigen justicia y aseguran que la maestra del menor así como el profesor de educación física tienen algo de responsabilidad al minimizar los hechos y no atender de manera inmediata a su hijo, además, acusa, están ocultando la verdad “pues aseguran que fue un choque de cabezas, cuando en realidad mi hijo fue agredido”.

En conferencia de prensa María relató que el golpe habría sido alrededor de las 8:20 de la mañana durante la clase de educación física, sin embargo ella recibió un mensaje hasta las 10 de la mañana por parte la directora de la escuela para informarle que su hijo estaba grave “por un cabezazo que se dio con otro compañero”.

Cuando la madre de Héctor llegó a la primaria Benito Juárez del municipio de Atzitzihuacan, Puebla, encontró al menor aun consciente: “su maestra, Alicia Griselda, me dijo que no le veían nada malo a mi hijo, pero en cuanto el personal de la ambulancia lo vio me dijo que estaba mal y que urgía llevarlo al hospital”, contó María.

Camino al hospital y frente al maestro de educación física, Israel Vázquez, quien los acompañó en la ambulancia, el menor desmintió la versión del cabezazo y aseguró que fue un compañero quien lo agredió y tiró al piso.

“Cuando mi hijo dijo esto, yo miré al maestro de educación física y él solo se agachó y negó con la cabeza”, recordó entre lágrimas María.

Cuando finalmente llegaron al hospital, el menor vomitó dos veces y al realizarle una tomografía los médicos informaron a los padres que Héctor se encontraba grave “que tenía coágulos, traumatismo, hemorragia y trauma encefálico”.

Según María, el médico que atendió al niño le dijo que de haber atendido de inmediato al menor se hubieran inyectado anticoagulantes y evitado la muerte de Héctor.

Tras su ingreso al Hospital del Niño Poblano, el niño permaneció 10 días en coma y falleció.

“Yo sé que el hubiera no existe pero exijo que se castigue a los responsables, mi hijo ya había vomitado en la escuela después del golpe y los maestros solo le dieron un té, y no lo llevaron al médico ni pidieron una ambulancia. Pasaron dos horas para que me avisaran y fue por eso que empeoró y murió”, agregó María.

De acuerdo con el portal poblano de noticias El Popular, los padres interpusieron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla “contra quien resulte responsable”, además de levantar un oficio ante la SEP para que investiguen el hecho “y se sancione a los profesores por negligencia”.

Sin embargo hasta la fecha no han recibido respuesta e incluso, reporta El Popular, la maestra del grupo solicitó su cambio y no se sabe su paradero.

Tras escuchar la versión de los padres de Héctor, la SEP emitió un comunicado donde descartó  que los hechos ocurridos hayan estado relacionados con un caso de bulliyng, y asegurando que el menor fue atendido desde el primer momento tras la agresión.

Confirmaron que el accidente se dio durante la clase de educación física y detallan que luego de llegar a la escuela, los padres de Héctor lo llevaron a un consultorio particular y posteriormente fue trasladado al Hospital para el Niño Poblano, “donde fue intervenido quirúrgicamente”.

La SEP resalta que se encargó de gestionar la afiliación al Seguro Popular del menor para cubrir la atención médica hasta su muerte.

Sin embargo los padres se sienten ignorados por las autoridades y acusan que en la escuela tampoco han recibido el apoyo que esperaban.

“Queremos que los maestros tengan realmente su sanción porque me ocultaron la información vital para mi hijo, somos de un pueblo muy pequeño todos nos conocemos ahí, incluso los padres del niño que agredió a Héctor pasan a diario por mi casa como si nada hubiera pasado. Solo queremos justicia”, finalizó María.

Con información de El Popular.

Close
Comentarios