El cambio en el plan de seguridad de AMLO para mantener al Ejército en las calles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El cambio en el plan de seguridad de AMLO para mantener al Ejército en las calles

Andrés Manuel López Obrador prometió crear una Guardia Nacional, pero esa idea quedó atrás; la Marina y el Ejército, en el corto plazo, seguirán combatiendo al crimen en las calles, según dijo el presidente electo.
Cuartoscuro Archivo
Por Itxaro Arteta Monteagudo
27 de agosto, 2018
Comparte

Andrés Manuel López Obrador pasó de prometer, como candidato, la creación de una Guardia Nacional para combatir la violencia en México, a reconocer el viernes pasado que es necesario que las Fuerzas Armadas sigan temporalmente en las calles.

“Esto desde luego tiene que ser transitorio. Pero en el inicio de gobierno vamos a actuar de manera conjunta, para que de acuerdo a mis facultades se pueda contar con el apoyo del Ejército y la Marina en lo que tiene que ver con garantizar la seguridad interior en el país, y también por la situación de gravedad que  prevalece en materia de inseguridad y de violencia, vamos a apoyarnos en el Ejército y la Marina para garantizar la seguridad pública. Repito, va a ser un proceso para que en el mediano y largo plazo ya tengamos una Guardia Nacional, capaz de garantizar la paz y la tranquilidad en nuestro país”, dijo en conferencia de prensa.

Apenas una semana antes, Alfonso Durazo, propuesto para ser titular de la Secretaría de Seguridad Pública, que se volverá a crear el próximo sexenio, había descartado la creación de una Guardia Nacional, porque la prioridad del nuevo gobierno, según dijo, será perseguir las finanzas del crimen, y no detener a sus cabecillas.

“El objetivo de la Guardia Nacional era optimizar el aprovechamiento de todos los recursos de todas las instancias vinculadas a la seguridad, pero estimamos una serie de modificaciones legales que en este momento no tiene sentido para nosotros impulsar”, dijo el colaborador del presidente electo.

La propuesta de Guardia Nacional fue variando al paso de los meses.

En noviembre pasado, todavía como presidente de Morena, López Obrador presentó  su proyecto de Nación, que planteaba un retiro “paulatino y programado” de las Fuerzas Armadas, sin especificar fechas, y decía que se analizaría la conveniencia de crear una Guardia Nacional.

Esta última propuesta se hizo más explícita en diciembre, cuando se registró como precandidato oficial de la coalición Juntos Haremos Historia.

“Se creará la Secretaría de Seguridad Pública. Habrá mando único, porque desde el primer día del nuevo gobierno democrático asumiré la coordinación del gabinete de seguridad pública, como en el tiempo en que fui jefe del Gobierno capitalino. Se creará la Guardia Nacional, como lo establece la Constitución, para reorganizar e integrar a todas las corporaciones militares y policíacas”, señaló entonces.

Durante varios meses mantuvo esa postura y explicó que no hacían falta modificaciones legales para integrar ese cuerpo, porque en la Constitución ya estaba establecido que el presidente puede constituir una Guardia Nacional para trabajar en todo el país.

“Habrá mando único y una Guardia Nacional integrada por elementos de todas las corporaciones policiacas y militares. Para la integración de la Guardia Nacional, no se requiere para ello de reforma constitucional, también está establecido en la Constitución”, dijo el 18 de febrero, cuando la Asamblea Nacional Electiva de Morena lo confirmó como su candidato a la presidencia.

Pero empezó a cambiar su versión el 8 de mayo, en un diálogo con víctimas de la violencia al que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad convocó a los candidatos presidenciales. Ahí pasó de hablar de integrar las corporaciones a sólo coordinarlas mejor, con lo que dejaba entender que los militares seguirían siendo parte del combate a la inseguridad.

“Se coordinará a las instituciones encargadas de garantizar la seguridad pública, que ahora están totalmente desorganizadas, porque por un lado actúa el Ejército, por otro actúa la Marina y por otro lado la policía federal, así como las policías estatales, no hay coordinación”, fue el punto siete de diez compromisos firmados para solucionar la violencia.

Ahí fue cuestionado sobre si vetaría la Ley de Seguridad Interior que dio a las Fuerzas Armadas mayores facultades en tareas de seguridad pública, pero dijo que esperaría la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al respecto. Tampoco fijó una postura concreta al ser cuestionado sobre si sacaría al Ejército de las calles.

“Eso lo vamos a ver. En muchas partes la gente dice ‘si se van, nos quedamos en el desamparo completo’. Eso lo vamos a ver poco a poco, no es un asunto maniqueo, hay que ver qué conviene más para conseguir la paz”, dijo.

Un día después de ganar las elecciones, el 2 de julio, en una entrevista, el periodista Carlos Loret de Mola le preguntó si mantenía la idea de combinar elementos del Ejército, Marina y policías en un solo cuerpo, a lo que contestó:

“Vamos primero a trabajar de forma coordinada todas las corporaciones para que haya mejores resultados. Ahora hay mucha dispersión. El Ejército actúa por su cuenta, hace lo propio, la Marina lo mismo, la policía federal, las policías ministeriales. Lo que queremos es unir a todas las corporaciones”.

En su nueva referencia al tema, en la conferencia del viernes pasado, el presidente electo anunció que después de reunirse con los actuales secretarios de Defensa y Marina, analizaría sus sugerencias para nombrar nuevos titulares de esas dependencias en octubre próximo, y así empezar el gobierno el 1 de diciembre ya con quienes trabajará para coordinar las acciones de seguridad. Descartó hacer cambios por el momento en la estructura del combate a la violencia.

“Necesitamos resolver el problema, en definitiva, con lo que  más convenga. Y lo vamos a hacer en el mediano y largo plazo. Vamos a actuar ahora en el corto plazo con el apoyo del Ejército y la Marina, vamos a llevar a cabo nuestro programa de manera conjunta, y de acuerdo a los resultados que se obtengan vamos a tomar ya una decisión que puede consistir en cambiar el marco jurídico. Pero no hacer ningún cambio ahora a la ley de la materia de seguridad pública en tanto no tengamos resultados. Vamos primero a operar en el marco legal actual. Tengo confianza de que vamos a salir adelante con la coordinación”, aseguró.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El científico que asegura que China ‘encubrió’ primeros casos de COVID-19 (y cómo eso empeoró la pandemia)

El investigador Yuen Kwok-yung fue uno de los primeros científicos en buscar el origen del coronavirus en China. Asegura que el retraso de una semana en anunciar que había contagios de COVID-19 en humanos hizo más grave la pandemia.
28 de julio, 2020
Comparte

Al menos una semana antes de que lo anunciaran por primera vez en enero, asegura el investigador Yuen Kwok-yung, el gobierno de China sabía que el nuevo coronavirus podía propagarse entre humanos.

Esa es la conclusión de este investigador de la Universidad de Hong Kong, quien hizo la denuncia en el programa Panorama de la BBC.

El experto asegura haber alertado al gobierno el 12 de enero de la sospecha de la transmisión humana del SARS-CoV-2, causante del covid-19, pero sus advertencias no se dieron a conocer hasta el 19 de enero.

Yuen, quien ayudó a identificar un brote de síndrome respiratorio agudo grave (SRAS, en inglés) en 2002, diagnosticó a una familia de siete integrantes que tenía el nuevo coronavirus en Shenzhen, a 1.100 kilómetros de Wuhan, considerado el primer epicentro del pandemia.

Solo unos pocos miembros de la familia estuvieron en Wuhan, lo que provocó la advertencia sobre la naturaleza infecciosa del virus. Yuen dijo que inmediatamente informó a las autoridades en Pekín.

Yuen Kwok-yung

BBC
Yuen Kwok-yung habló en el programa Panorama de la BBC.

El señalamiento contradice la versión oficial del gobierno de China.

Los funcionarios de salud en ese país siempre han afirmado tener un alto respeto por la transparencia y que hicieron un anuncio público tan pronto como tuvieron evidencia clara sobre la transmisión del coronavirus entre humanos.

China ha sido criticada por su respuesta inicial al brote y por tomar medidas en contra de un médico, Li Wenliang, que intentó alertar a sus colegas sobre el virus a fines de diciembre. Murió después de tratar a pacientes con covid-19.

El anuncio de que se estaba transmitiendo un misterioso virus similar al SARS entre humanos fue hecho el 19 de enero, en medio de uno de los períodos de viaje más concurridos del año, cuando millones de pasajeros abordan trenes y aviones para la celebración del Año Nuevo Lunar.

Destrucción de evidencia

Según el profesor Yuen, la evidencia física fue destruida y fue lenta la respuesta del gobierno chino a los hallazgos clínicos.

Además de ocultar el hecho de que la enfermedad podía transmitirse entre los humanos, científicos y médicos habrían sido instruidos por Pekín a guardar silencio sobre la situación.

Li Lanjuan

BBC
Li Lanjuan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, dice que el gobierno chino actuó correctamente.

Aun así, ellos trataron de advertirse mutuamente sobre la gravedad del nuevo coronavirus. Sin embargo, se les ordenó detenerse.

Li Lanjuan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, en China, estuvo entre los primeros expertos convocados por el gobierno chino después del brote inicial de coronavirus.

“Anunciar que el coronavirus podría transmitirse entre humanos antes de confirmarse habría causado pánico en la población. Solo después de haber verificado los hechos podíamos revelar la información al público”, le explicó a la BBC.

El embajador de China en el Reino Unido, Liu Xiaoming, también defendió las acciones de su gobierno en los primeros días de la pandemia.

Li Wenliang

BBC
El médico Li Wenliang, quien fue uno de los primeros en advertir de los contagios, murió luego de tratar a pacientes de covid-19.

“Cuando se trata de algo peligroso, siempre existe el riesgo de pánico: debemos asegurarnos de que no haya pánico”, añadió.

“Encubrimiento”

El diagnóstico de casos de coronavirus por contagio entre humanos ocurrió el 12 de enero en Shenzhen, a más de 1.000 kilómetros de Wuhan.

Fue en este punto que el profesor hongkonés fue llamado para ayudar. “Sabía que el virus se estaba propagando de manera muy efectiva. Si no corres contra el tiempo, estás en un gran problema”, dijo Yuen.

Ya en Wuhan, Yuen visitó el mercado donde se cree que se dieron las primeras infecciones de covid-19 entre humanos. Le preocupó lo que vio.

“Me dijeron que el lugar estaba muy sucio, con orines y heces de animales, y ratas correteando”.

Locales de un mercado "húmedo"

Getty Images
Yuen Kwok-yung se dirigió a uno de los llamados mercados “mojados” de Wuhan para investigar el brote.

Pero el mercado había estado cerrado tres semanas y fue completamente desinfectado. Como resultado, no todas las muestras de animales vendidos allí fueron recolectadas.

“Cuando fuimos al mercado, no había nada que ver porque estaba limpio, la ‘escena del crimen’ ya estaba alterada, por lo que no pudimos identificar ningún huésped que tuviera el potencial de transmitir el virus a los humanos”, explica.

También asegura que las autoridades se negaron a dar una explicación sobre el número de personas infectadas y si el personal médico tuvo contacto con el virus.

“Sospecho que estaban haciendo algún tipo de encubrimiento local en Wuhan. Se suponía que las autoridades locales debían transmitir información, pero no lo hicieron tan rápido como deberían. Si lo hubieran hecho más rápido, este desastre sería 100 veces menor“, agregó.

Un vendedor en un mercado mojado en Bangkok

Getty Images
No en todos los mercados “mojados” se venden animales salvajes, de los cuales se cree que se dio la transmisión del nuevo coronavirus.

Yuen dice que alertó al gobierno chino el 14 de enero sobre la posible transmisión del virus entre humanos, pero las autoridades no prestaron la debida atención.

Eran mediados de enero, cuando millones de chinos se preparan para viajar durante el feriado nacional más grande del país, el Año Nuevo chino.

Tan solo en Wuhan, cinco millones de personas salieron de la ciudad para visitar a familiares y amigos, pero el gobierno no hizo nada para detenerlos.

Matthew Henderson, director del Centro de Estudios Asiáticos de la Sociedad Henry Jackson, que tiene sede en Reino Unido, dijo a la BBC que las autoridades “deberían haber alertado a la población de Wuhan, pero no lo hicieron”.

“Permitieron que las personas viajaran desde el lugar que sabían era el epicentro de la epidemia “, señala.

Xi Jinping

BBC
EL presidente Xi Jinpinp ha asegurado en reiteradas ocasiones que su gobierno se condujo correctamente.

Andrew Tatem, profesor de la británica Universidad de Southampton y quien estudió los datos celulares en Wuhan, agregó: “Esto es equivalente a nuestra Navidad y es el mayor movimiento de seres humanos en el planeta”.

Y los que salieron de Wuhan no solo viajaban por China, sino que también viajaban por el mundo.

El 18 de enero, China afirmó tener solo 45 casos confirmados del nuevo coronavirus, aunque los expertos británicos estiman ese número era más de 4.000.

La profesora Li recomendó el confinamiento y sostiene que el gobierno chino actuó en el momento adecuado: “Fue cuando la epidemia en Wuhan amenazó a todo el país, por lo que el momento era el correcto“.

Sin embargo, el profesor Tatem cree que si China hubiera actuado antes, el mundo podría haber visto un resultado muy diferente.

“Si las mismas intervenciones implementadas el 23 de enero se implementaban el 2 de enero, podríamos haber visto una reducción del 95% en el número de casos”.

China dice que menos de 5.000 personas en su territorio han muerto por covid-19, pero los expertos creen que ese número podría ser mayor.

En todo el mundo, hasta este martes, se habían confirmado más de 16,6 millones de infectados por el nuevo coronavirus y 650.000 muertos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

https://www.youtube.com/watch?v=WvEx-abn6yM

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.