Derechos Humanos de la CDMX ordena que grupo independiente investigue asesinato del estudiante Carlos Sinuhé
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rodrigo Crespo

Derechos Humanos de la CDMX ordena que grupo independiente investigue asesinato del estudiante Carlos Sinuhé

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ha realizado alrededor de 5 mil diligencias periciales sobre el caso, aunque ninguna de ellas ha resultado útil para identificar a los responsables del crimen.
Rodrigo Crespo
Comparte

A casi siete años del asesinato del joven universitario Carlos Sinuhé Cuevas, perpetrado en la capital del país el 26 de octubre de 2011, la Comisión de los Derechos Humanos de la Ciudad de México demandó a las autoridades regionales conformar un grupo interdisciplinario de expertos independientes, que haga su propia indagatoria para esclarecer el homicidio, ante la deficiente labor del Ministerio Público.

Calos Sinuhé fue asesinado cuando descendió de un vehículo de transporte público, en el km 28 de la carretera federal México-Cuernavaca, luego de recibir amenazas en los meses previos por su participación en movimientos sociales y estudiantiles, en su calidad de alumno de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Carlos Sinuhé, además, era músico y encabezaba talleres de enseñanza musical entre sus compañeros universitarios y de preparatoria.

Tal como constató la Comisión de los Derechos Humanos capitalina, durante los siete años transcurridos desde el asesinato, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ha realizado alrededor de 5 mil diligencias periciales, aunque ninguna de ellas ha resultado útil para identificar a los responsables del crimen.

En contraste, durante todo ese tiempo la Procuraduría se ha negado a explorar y agotar las líneas de investigación que señalan a una ejecución extrajudicial, es decir, que Carlos Sinuhé fue asesinado por autoridades, subrayó la Comisión de los Derechos Humanos.

Asimismo, en estos siete años, la investigación judicial se ha visto caracterizada por omisiones que, según la Comisión, se traducen en diversas violaciones a los derechos humanos tanto de Carlos Sinuhé, como de sus familiares.

Por ejemplo, al no haber preservado la escena del crimen, ni los indicios que en ella quedaron del asesinato, tanto la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, como la Instituto de Ciencias Forenses violaron los derechos de la víctima y su familia al debido proceso, al acceso a la justicia, y a la verdad.

Esos mismos derechos fueron nuevamente violados por la Procuraduría al omitir investigar diligentemente, y al incumplir su obligación de agotar todas las líneas de investigación, “especialmente la de una posible ejecución extrajudicial”, tal como afirmó durante el acto de presentación de conclusiones, la primera visitadora general Hilda Téllez.

La negativa a investigar la posible participación de autoridades en el asesinato, de hecho, fue calificada por la Comisión de Derechos Humanos como un acto de “obstaculización para acceder a la justicia”.

Por el contrario, se destacó que tras el asesinato la Procuraduría de la Ciudad de México, en voz de su entonces titular, Miguel Ángel Mancera, criminalizó y difundió juicios estigmatizantes en contra de Carlos Sinuhé, culpabilizándolo de su propio asesinato. 

La difusión de esas posturas estigmatizantes, señaló la Comisión, se traduce en una violación al derecho a la integridad personal, que sigue vigente para las personas fallecidas en lo tocante al respeto a su honor, memoria, intimidad y su vida privada.

Además, se señaló, la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México también violó el derecho a la integridad personal de la mamá de Carlos Sinuhé, la señora María de Lourdes Téllez, “por el uso indebido de la fuerza durante una protesta social relacionada al caso”, al ser sometida a “sufrimiento y revictimización”.

Las diversas ocasiones en que la mamá de Carlos Sinuhé fue desalojada durante la realización de manifestaciones pacíficas, por último, representan una violación “al derecho a la protesta social, en ejercicio de la libertad de expresión”, lo cual realizaron las autoridades capitalinas siempre de manera “arbitraria”, tal como concluyó la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Impunidad endémica

Durante la presentación de las conclusiones de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, su titular, Nashieli Ramírez, subrayó que “En México, y en esta ciudad, no se castigan los asesinatos”, y enlistó las principales causas.

En el caso del asesinato de Carlos Sinuhé, subrayó, las investigaciones de las autoridades responsables se caracterizan por “falta de efectividad y negligencia para garantizar la verdad, justicia y reparación; ausencia de líneas claras de investigación y demora para resolver”.

Todos estos factores, añadió, se agravan y se vuelven “mayormente sancionables si existe algún indício, por mínimo que sea, sobre la posible participación de agentes estatales”.

No obstante, lamentó, en México, la impunidad respecto de crímenes cometidos por servidores públicos tiene en la actualidad un “carácter endémico”.

Para suprimir estas prácticas que fomentan la impunidad, una de las exigencias principales de la Comisión, incluidas en las conclusiones de su propia investigación sobre el caso de Carlos Sinuhé, es que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México conforme un “grupo interdisciplinario de expertos independientes”, que analice las deficiencias en las labores realizadas en estos siete años por el Ministerio Público, y “fije las líneas de investigación y las diligencias que se practicarán en la misma”, con el objetivo de emitir “en un término breve la determinación que corresponda”.
Asimismo, exigió que las autoridades capitalinas realicen un acto de disculpa pública, en el que se reivindique la honorabilidad del estudiante universitario, y se pondere su condición de “activista social”.

Para honrar su memoria, además, la Comisión de los Derechos Humanos de la Ciudad de México demandó que las autoridades designen un espacio simbólico, para la elaboración de un mural conmemorativo en honor a Carlos Sinuhé Mejía, elaborado por sus compañeros y compañeras activistas, así como por colectivos solidarios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Día de Muertos: cuál es el origen y significado de la flor de cempasúchil, la reina de los altares

El Día de Muertos en México es una celebración tradicional para honrar a los que ya no están. Y muchos mexicanos los homenajean con altares y ofrendas en las que la flor de cempasúchil no puede faltar.
31 de octubre, 2020
Comparte

Una vez al año México se tiñe de un color amarillo anaranjado.

Se debe a la flor de muerto o cempasúchil y es señal de que llega la festividad de Día de Muertos, una celebración cada 1 y 2 de noviembre de los vivos para honrar a los que ya no están físicamente.

Pero la tradicional festividad mexicana no es solo colores sino también aromas.

“Cada año olemos todos a cempasúchil”, dice el biólogo mexicano Jerónimo Reyes, quien explica a BBC Mundo que esta flor contiene aceites esenciales que la hacen muy aromática, entre otras características especiales.

Y el olor de la flor de cempasúchil también se fusiona con las diferentes comidas tradicionales mexicanas que ocupan un rol fundamental en las ofrendas a los muertos.

¿Cuál es el origen y qué significa el nombre cempasúchil?

La flor de 20

El nombre original de la flor de cempasúchil es sempôwalxôchitl y proviene de la lengua náhuatl.

Manos sostienen una flor de cempasúchil

Getty Images
La flor de cempasúchil está compuesta por muchas flores o pétalos. De ahí surge su nombre.

“La palabra viene de dos sustantivos: sempôwal, que significa 20 (o muchos), y xôchitl, que es flor. Su traducción sería flor de 20“, detalla Andrea Rodríguez, investigadora de la facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y especialista en el estudio de jardines prehispánicos.

“El códice florentino del náhuatl del siglo XVI menciona que hay flores machos y hembras y que estas últimas tienen muchas flores. Es como una bola con muchas flores juntas”, compara a BBC Mundo.

Según la investigadora, la flor tiene diferente nombre dependiendo de la región y el más común es el que conocemos del náhuatl, que se deformó con el español y terminó llamándose cempasúchil.

Una flor americana

En el plano científico, cempasúchil recibe el nombre de Tagetes erecta y es una planta exclusiva del continente americano. Crece en México, Centroamérica, y hasta Sudamérica.

Según explica Jerónimo Reyes, que es biólogo del jardín Botánico del Instituto de Biología de UNAM, hay cerca de 58 especies, pero muy pocas se utilizan para los fines del Día de Muertos.

“La gente en general se ha limitado a llamar flor de muerto o cempasúchil a una sola especie, que es la Tagetes erecta, pero en realidad en México hay más especies de cempasúchil”, explica.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil es nativa del continente americano y crece de forma silvestre en zonas montañosas.

Las diferencias en las especies varían en la cantidad de flores, las hojas, el tamaño de la planta, el color de los pétalos o flores -hay algunas que tienen el filo del pétalo que es rojo-. Pero en todas predomina el color amarillo anaranjado.

La flor crece en lugares silvestres, sobre todo en las zonas montañosas y también se cultiva.

Pese a ser una especie nativa de México, China es el principal productor de cempasúchil para uso industrial, con las tres cuartas partes de lo sembrado en el mundo, informa el sitio web de la UNAM con datos de 2019.

Esta explotación del cultivo de cempasúchil por parte de China reside en las propiedades de esta planta, que tiene varios otros usos además del ritual.

De la planta se extraen aceites esenciales para fabricar agroquímicos para combatir insectos y se utilizan para la industria avícola, con el propósito de lograr que la carne del pollo y la yema de los huevos tome un color más amarillo.

“Es una flor con carotenoides, son sustancias que dan estos colorantes muy fuertes para que logre teñir la carne y la yema de huevo”, describe Reyes.

Un hombre con una gran montaña de flores de cempasúchil.

Getty Images
Los pigmentos de la flor de cempasúchil se utilizan para la industria avícola para intensificar el color de la carne del pollo y la yema de huevo.

Otras de las características de la flor de cempasúchil es su corta vida.

“La mayoría de las flores de cempasúchil son anuales, es decir, que nacen y solo viven una temporada. Pero como cuenta con muchas semillas, se reproducen muy fácilmente”, detalla Reyes.

Y desde hace siglos, se utilizan distintas partes de la la planta con fines medicinales, como infusión cuando se tiene una afección estomacal, para aliviar las flatulencias, para ayudar a las vías respiratorias, y hasta para mejorar el deseo sexual, según cita Rodríguez de la bibliografía del siglo XVI.

La leyenda y la flor del ritual

Dice la leyenda que Xóchitl y Huitzilin estaban enamorados desde que eran niños y que por las tardes subían a la montaña dedicada a Tonatiuh, el dios azteca del sol, y le ofrendaban ramos de flores.

Pero un día se desató la guerra y Huitzilin fue a pelear para defender las tierras aztecas y murió.

Destrozada de dolor, Xóchitl pidió al dios Tonatiuh que la librara de su sufrimiento y la reuniera con su amado.

Campo con la flor de cempasúchil.

Getty Images
La flor de cempasúchil también tiene su leyenda prehispánica.

El dios del sol cumplió con el pedido y dejó caer sus rayos sobre Xóchitl, y ella se transformó en una flor de color amarillo intenso.

Luego un colibrí se posó en el centro de la flor y ésta abrió sus 20 pétalos liberando un aroma intenso.

Siguiendo el mandato de Tonatiuh, el amor de la pareja azteca permanecerá mientras haya colibríes y flores de cempasúchil en los campos mexicanos.

Tal vez es por eso que la flor de cempasúchil es la reina de los altares de muertos en México. Lo cierto es que no hay ofrenda sin esa flor.

“En la época prehispánica, los mexicas utilizaban esta flor por el olor, porque es muy particular. Cuando viene el día de muertos en México, todos reconocemos ese olor . Y la tradición dice que lo que atrae a los muertos es el olor de esa flor”, describe Andrea Rodríguez.

Hasta el año pasado, cuando la pandemia de la covid-19 no se había declarado, la tradición anual mexicana era pasar la noche en los cementerios ofreciéndole a los muertos un banquete y decorando sus tumbas con flores y pétalos de cempasúchil.

Mujer coloca flor de cempasúchil en una tumba.

Getty Images
La flor de cempasúchil se utiliza para decorar las tumbas.
Ofrenda Día de Muertos 2016

Gentileza Carlos Feria Perez
En las ofrendas a los muertos no puede faltar la flor de cempasúchil.

Este año la festividad se ve opacada por la pandemia que causó la muerte de más de 90.000 personas en México, el cuarto país con más fallecidos en el mundo. Las autoridades decidieron que los panteones permanecerán cerrados para evitar aglomeraciones

Pero los mexicanos también honran a sus muertos en sus casas con altares hogareños en los que la comida casera y la flor de cempasúchil no puede faltar.

“Cuando vemos flor de muerto, estamos viendo mole, tamales…”, dice riéndose el biólogo Reyes.

Pero para que el alma del muerto llegue a la casa hay que ayudarlo.

“Se construyen unos caminos con los pétalos de la flor en la entrada de las casas para que el muerto se guie con el olor y pueda llegar al altar o a la ofrenda. Ver o entender a las flores por su olor y no por su color es un concepto muy prehispánico”, describe por su parte Rodríguez de la UNAM.

Un camino hecho con la flor de cempasúchil.

Getty Images
Muchos mexicanos decoran sus altares y forman caminos con la flor de cempasúchil para orientar a sus muertos hacia las ofrendas.

Entonces, si la flor de cempasúchil se asocia al Día de Muertos por su olor, ¿a qué huele?

Durante la entrevista, Andrea Rodríguez se levanta y va en busca de un florero con cempasúchil. Me dice que huelen a panteón, pero no se cansa de remarcar que es un olor agradable.

Minutos después me llega un correo electrónico. “Me dejaste pensando”, dice.

“Como dice mi amigo Mauricio Medina Sánchez: ‘Huele a pasado, pero un pasado muy vivo‘”.

Una mujer huele las flores de cempasúchil.

Getty Images
El olor de la flor de cempasúchil es clave para la cultura mexicana.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.