close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Se disparan más del 100% las denuncias por narcomenudeo en 10 delegaciones de la CDMX en 2018
Tláhuac continúa siendo el ‘foco rojo’ del narcomenudeo: de apenas cuatro carpetas de investigación abiertas por la Procuraduría capitalina entre enero y junio de 2017, se pasó a 82 en el mismo periodo de este año.
Cuartoscuro
1 de agosto, 2018
Comparte

El pasado mes de febrero, tras la aparición de supuestos mensajes intimidatorios entre células del narcotráfico que operan en el sur de la Ciudad de México (CDMX), el entonces jefe de gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera aseguró en una conferencia de prensa que la delegación Tláhuac era el único punto de la ciudad donde existía un problema de narcomenudeo.

Cinco meses después, las cifras oficiales muestran que las denuncias contra este delito se expandieron por casi toda la ciudad. En lo que va del primer semestre de 2018, las denuncias por narcomenudeo se dispararon por arriba del 100 % hasta en 10 de las 16 delegaciones, y un 116 % en toda la ciudad, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Tláhuac, como mencionó Mancera en su conferencia, continúa siendo el ‘foco rojo’ del narcomenudeo: de apenas cuatro carpetas de investigación abiertas por la Procuraduría capitalina entre enero y junio de 2017, se pasó a 82 en el mismo periodo del presente año. Esto significa un aumento de 1950 %.

El llamado Cártel de Tláhuac ha protagonizado múltiples hechos violentos en esta delegación, como una balacera en junio de 2017 contra elementos de la Marina, que dejó ocho civiles muertos; entre estos Felipe de Jesús Pérez, alias el Ojos, presunto líder del grupo.

Iztacalco es la segunda delegación con mayor aumento de las denuncias por narcomenudeo: 683 %. De solo seis casos en 2017, pasó a 47 en este 2018.

Miguel Hidalgo, Benito Juárez, y Coyoacán, cierran el top 5 de aumento en este delito, con repuntes del 197 %, 190 %, y 182 %, respectivamente.

Otras delegaciones donde también se registraron aumentos por arriba del 100 % son la Cuauhtémoc (144 %); Iztapalapa (130 %); Magdalena Contreras (125 %); Venustiano Carranza (114 %) y la Álvaro Obregón (100 %).

En la Gustavo A Madero (72 %) y Xochimilco (70 %) también hubo aumentos, pero por debajo del 100 %. Mientras que, en Cuajimalpa, Milpa Alta y Tlalpan, este delito no aumentó, y solo en Azcapotzalco hubo un retroceso de las denuncias: -29 %; de 67 carpetas de investigación en 2017, se pasó a 47.

En toda la ciudad, suman 2 mil 132 carpetas de investigación por narcomenudeo; 116 % más que en 2017, cuando se registraron 985; y hasta 180 % al alza en comparación con 2016, con 761 carpetas de investigación por este delito.

 

¿Dónde hay más narcomenudeo en la capital?

Aunque las anteriores cifras se refieren al aumento proporcional de las denuncias en las diferentes delegaciones, esto no significa que sean las demarcaciones donde hay más narcomenudeo.

Al medir la tasa de este delito por cada 100 mil habitantes, que es la fórmula que se utiliza internacionalmente para medir cómo se comportan otros crímenes de alto impacto como los homicidios o los secuestros, se obtiene que Tláhuac, que es donde más crecieron las denuncias, no es actualmente el epicentro del narcomenudeo en la capital, ya que no está ni entre los cinco primeros lugares.

El primer lugar en narcomenudeo es la delegación Cuauhtémoc, con una tasa de 84.3 delitos por 100 mil habitantes. Casi el cuádruple de la media nacional de México, que es de 24.1.

El actual jefe de gobierno capitalino, José Ramón Amieva, informó el pasado 19 de junio que en la zona centro de la capital, Cuauhtémoc, hay dos grupos delictivos —La Unión de Tepito y la Antiunión—que se están disputando el liderazgo del narcomenudeo en la zona, lo cual ya ha provocado balaceras, y el hallazgo de restos humanos en plena Avenida Insurgentes, una de las principales arterias vehiculares de la capital.

Además, Amieva admitió que estos grupos de narcomenudistas tienen vínculos con grandes cárteles delictivos en el país, que los surten de drogas y armas.

La segunda delegación con más narcomenudeo es la Venustiano Carranza, con una tasa de 42.12. Le siguen la Miguel Hidalgo con 34.29; Iztapalapa, 28.44; Coyoacán, 25.9; la Gustavo A Madero, 22.8; y Tláhuac, con 22.6, en séptimo lugar.

A pesar de que la Benito Juárez e Iztacalco aparecen entre las demarcaciones donde más aumentaron las denuncias por narcomenudeo en el primer semestre del año, sus tasas por este delito aún están lejos de los primeros lugares: 7.6 y 12.04, respectivamente.

La demarcación con la tasa más baja es Milpa Alta, con tan solo una averiguación en seis meses.

No obstante, la Ciudad de México, con una tasa de 23.9 denuncias por cada 100 mil habitantes, no está entre los primeros lugares por narcomenudeo en el país.

La entidad en primer lugar es Chihuahua, con 4 mil 444 carpetas de investigación, y una tasa de 124 por cada 100 mil habitantes. En segundo lugar, Baja California, con 4 mil 062 carpetas, y una tasa de 122.5. Y en tercer lugar, Coahuila, con 3 mil 015 carpetas, y una tasa de 102.

En total, en todo el país se abrieron 28 mil 824 carpetas de investigación por narcomenudeo, 37 % al alza en comparación con 2017.

Un delito ‘nuevo’

Sobre el aumento de las denuncias en la capital, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, dijo en entrevista que, si bien se trata de cifras “preocupantes”, hay que tener en cuenta que las denuncias por narcomenudeo se empezaron a publicar hace apenas tres años.

“No quiero minimizar el problema. Pero hay que tener en cuenta que el aumento en las cifras puede deberse a un alza del delito, sí, pero también a la mejora de cómo se está registrando este delito en varios estados”, planteó.

“Es decir, no es que hace tres años no hubiera narcomenudeo en la Ciudad de México. Si no que ahora se está empezando a registrar mejor”, añadió.

A pesar de esa mejora sobre cómo se está registrando el delito, Rivas matizó que en la actualidad “todavía no hay mucha claridad” sobre qué contabiliza la autoridad como narcomenudeo. Por ejemplo, explicó, “no sabemos si por narcomenudeo se refieren a una persona que fue detenida por superar el gramaje permitido de droga, o al tipo que vende droga en una discoteca, o a las tienditas que venden drogas”.

En el caso de la Ciudad de México, el director del Observatorio Nacional Ciudadano subrayó que, por tratarse de las zonas más turísticas y de negocios de la capital, las autoridades deberían “focalizar” el combate al narcomenudeo en las delegaciones Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Qué ventajas puede tener el exceso de grasa corporal para un boxeador como Andy Ruiz
El mexicano-estadounidense Andy Ruiz parecía no estar en muy buena forma antes de la pelea en la que derrotó por sorpresa al favorito de los pesos pesados Anthony Joshua.
Getty Images
4 de junio, 2019
Comparte

Imagínate convertirte en el campeón mundial de pesos pesados en el Madison Square Garden de Nueva York tras noqueando a una superestrella del boxeo que nunca había sido noqueada… y que aún así te digan gordo.

Pues es lo que le pasó al mexicano-estadounidense Andy Ruiz, quien esta semana sorprendió al mundo del boxeo al derrotar al británico Anthony Joshua por KO técnico.

Ambos se enfrentaron el pasado sábado y el favorito no era precisamente el mexicano-estadounidense que acabó ganando la pelea.

Tuvo que aguantar de todo por parte de los aficionados y del equipo de su oponente ya desde días antes.

Pero también mientras se realizaba el pesaje oficial.

Mientras Joshua mostraba un cuerpo extremadamente trabajado con sus marcados músculos, Ruiz aguantaba todo tipo de comentarios sobre los kilos de más.

Los seguidores del británico se burlaban de Ruiz, como se burlaban hace 15 años de él los niños en el colegio.

El cara a cara de los dos boxeadores, uno de formas redondas (121 kilos, 1,88 m) y el otro alto y musculoso (110 kilos, 1,98 m) acentuó más la idea.

Pero sin inmutarse, Ruiz respondió a sus críticos antes del combate: “Soy rechoncho y corto, pero rápido como un rayo”.

Así que con todo este ruido previo, la asombrosa victoria de Ruiz contra Joshua, en posesión de cuatro cinturones de campeón de los pesos pesados de cuatro asociaciones (IBO, WBA, IBF y WBO), parece la revancha de alguien del que te burlaste por tener unos kilitos de más.

Para el ojo inexperto, el púgil mexicano sin duda parecía no estar en forma.

Las repeticiones a cámara lenta de algunos de sus golpes subrayaron su flácido torso.

Pero en la BBC nos preguntamos cómo toda esa grasa puede realmente ayudar en este tipo de deporte.

“En un deporte como el boxeo entre pesos pesados, ciertamente hay escenarios en los que tener grasa corporal de más puede ser beneficioso”, dice el nutricionista deportivo Mayur Ranchordas.

Este doctor ha trabajado con boxeadores profesionales como Gavin y Jamie McDonnell y con otros deportistas como el buzo Tom Daley.

Ranchordas afirma que lo primero es reconocer el delicado equilibrio entre músculo, grasa y estado físico.

“Cuando entrenamos atletas, lo primero que hacemos es medir la composición de su cuerpo: la cantidad de masa muscular y la cantidad de grasa que tienen”, explica Ranchordas.

“Si quieres convertirte en un buen ciclista, la grasa corporal adicional no sirve de nada porque ese peso que no se traduce en rendimiento. Pero en el boxeo si”, aclara.

“Si pesas 20 kilos más, incluso aunque ese peso provenga de la grasa, tu oponente va a sentir mucho más tus golpes”.

Así que básicamente, el peso extra en boxeo puede aumentar la potencia.

Por supuesto, esta afirmación tiene un matiz: la aptitud física y la agilidad con la que cuenta el deportista.

“Si tienes grasa corporal adicional, tu frecuencia cardíaca será más alta y tendrás que utilizar más energía para moverte”, explica.

Antes de una pelea, los boxeadores van a campos de entrenamiento donde, por lo general, el objetivo es perder grasa y aumentar la masa muscular.

Para tonificar, básicamente.

Pero Ranchordas dice que, mientras un atleta esté lo suficientemente en forma para soportar el peso adicional, la grasa puede ser útil.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=Cy_BvY0qa1c

https://www.youtube.com/watch?v=JqmVdgPef-M

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.