close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Deportaciones de mexicanos alcanzan su punto más alto desde que Trump es presidente
En el primer semestre de 2018 se registró un total de 109 mil 296 eventos de repatriación de mexicanos por parte de las autoridades migratorias estadounidenses, es un alza de 42%.
Cuartoscuro Archivo
13 de agosto, 2018
Comparte

Se acabó la ‘tregua’. Luego de que 2017 fue el año con menos deportaciones de mexicanos procedentes de Estados Unidos desde que se tiene registro, el primer semestre de 2018 ha vuelto a recuperar las cifras ‘top’ de expulsiones que acumuló la administración de Barack Obama, el presidente que más migrantes ha deportado de ese país en los últimos 30 años.

De acuerdo con el reporte más actualizado de la Unidad de Política Migratoria, que depende de la Secretaría de Gobernación (Segob), en el primer semestre de 2018 se registró un total de 109 mil 296 eventos de repatriación de mexicanos por parte de las autoridades migratorias estadounidenses.

Esta cifra de ‘eventos’, donde no se descarta que una misma persona pudo haber sido deportada en más de una ocasión, supone un alza de 32 mil 397 deportaciones, un 42% más en comparación con el periodo enero-junio 2017. Y es, hasta el momento, el punto más álgido de mexicanos expulsados desde que Donald Trump asumió la presidencia estadounidense en enero de 2017.

A pesar de la llegada de Trump a la Casa Blanca tras una campaña marcada por la propuesta de construir un ‘muro’ en la frontera y por los ataques a los migrantes mexicanos, a los que tachó de “criminales”, “narcotraficantes” y “violadores”, el año 2017 registró un descenso récord en las deportaciones. Por ejemplo, en abril de ese año se registraron 11 mil 871 eventos de repatriación de mexicanos, el dato más bajo del que México tiene registro en su historia.

Sin embargo, la tendencia al alza ha vuelto a recuperarse este 2018. Solo en marzo de esto año se registraron 21 mil 747 casos de mexicanos deportados. Para encontrar una cifra similar hay que remontarse casi dos años atrás, a abril de 2016, aún con Obama al frente de la administración.

Baja California y Tamaulipas son las entidades fronterizas que más repatriados reciben de Estados Unidos: 69 mil 020, el 63% del total.

Y dentro de esos estados, los puntos fronterizos de Tijuana, en Baja California, y de Nuevo Laredo I ‘Miguel Alemán’, en Tamaulipas, son los que mayor cantidad reciben: 17 mil 026 y 18 mil 026, respectivamente.

Sonora es la tercera entidad en recibir deportados, con 19 mil 055, siendo el paso de Nogales el más utilizado (11 mil 654); y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es el cuarto, con 8 mil 186.

Casi el 95% de los mexicanos repatriados son mayores de 18 años; y solo un 5% son menores de edad.

Cambio de perfil en las deportaciones

Organizaciones de la sociedad civil advirtieron que si bien con la llegada de Trump, al menos en 2017, hubo un descenso en las deportaciones en comparación con Obama, el perfil de las personas expulsadas ha ido cambiando en este último año y medio con el magnate en el poder. Así lo explica en entrevistó Ana Laura López, activista que dirige ‘Deportados Unidos en Lucha’; un colectivo integrado por personas que también fueron deportadas, y que ahora brindan ayuda, asesoría, y acompañamiento a los migrantes retornados para reestablecerse de nuevo en México.

“Trump es un presidente malo para el migrante, aunque es cierto que mucho de esto viene de Obama, que rompió los récords de deportaciones. Sin embargo, también es cierto que muchas de esas deportaciones con Obama, en realidad, eran detenciones en la frontera. Es decir, son migrantes que detenían en la frontera y los regresaban a México casi de inmediato”, expuso.

“Ahora está cambiando ese perfil –subrayó-. Cada vez recibimos a más personas que llevaban muchos años viviendo en Estados Unidos. Se trata de migrantes que ya tienen su familia establecida allá, sus trabajos, estudios, todo. Y por eso las deportaciones de Trump están generando un mayor impacto. Porque si yo voy, intento cruzar, me detienen y me regresan ese día, pues no pierdo mi conexión con México. Pero si estoy 10, 15, o 30 años en Estados Unidos, y un día llegan, me detienen, y me deportan, pues me destrozan la vida”.

Otro cambio en el perfil es que un porcentaje importante de los deportados, no tienen antecedentes penales, y fueron expulsados, aunque no suponían un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos; uno de los argumentos favoritos de Trump para justificar el endurecimiento de la política migratoria estadounidense, como la amenaza a las llamadas ‘ciudades santuario’, como Nueva York o Los Ángeles, de recortarles más de 4 mil millones de dólares de presupuesto federal si su policía no detiene a migrantes indocumentados.

De acuerdo con un reporte de Univisión, en marzo de 2017, tres meses después de la llegada de Trump a la Casa Blanca, el 42.9% de los deportados del país eran migrantes sin antecedentes criminales, frente al 38.6% de lo que registró la administración Obama en el mismo mes de 2016.

Y el porcentaje no se ha reducido. Según con otro reporte del ICE, también publicado por Univisión en febrero pasado, en los últimos tres meses de 2017 fueron deportados 56 mil 710 migrantes, de los cuales casi 5 de cada 10, el 46%, no tenían antecedentes penales.

“Con Trump detienen a mexicanos hasta en el súper”

Salvador, natural del estado de Jalisco, fue deportado luego de 48 años de vivir en Los Ángeles, California. Ahora lleva un par de meses viviendo en el pequeño albergue que el colectivo ‘Deportados Unidos en Lucha’ mantiene abierto en la Ciudad de México gracias a las donaciones.

En entrevista, Don Chava, como ya lo conocen en el colectivo, cuenta que luego de vivir prácticamente toda su vida en Estados Unidos, ya estaba a punto de obtener la ciudadanía, pero perdió su cita por motivos de trabajo.

Poco tiempo después, migración lo detuvo y, aunque tenía la residencia y empleo en el ayuntamiento de Los Ángeles, detectaron que hace 15 años fue denunciado por una “disputa familiar”, y ordenó su deportación inmediata.

“Esto también es algo que está pasando mucho con esta oleada inhumana de deportaciones –advierte la activista Ana Laura López-. Con Trump, mucha gente que tuvo un problema hace 15 años, está siendo detenida por cualquier motivo, y aunque alegue que fue una situación de hace mucho tiempo, les da igual. Te deportan porque te deportan”.

El caso de Salvador, además, se complicó porque lleva años en silla de ruedas, debido a una extraña enfermedad conocida como ‘la fiebre del valle’, que le dañó severamente la columna vertebral. Pero, aun así, y pese a que su falta fue hace más de una década, fue expulsado a México; país del que prácticamente desconoce todo, y donde no tiene familia, salvo el colectivo.

“Con Trump hubo un ‘boom’ anti-inmigrante –expuso Salvador-. Ahora agarran a migrantes mexicanos donde sea: saliendo de casa, caminando tranquilamente por la calle, o hasta en el centro comercial. De hecho, en el centro de detención en el que yo estaba, en Tacoma, en el estado de Washington, llegó una mujer que acababan de detener, con todo y las bolsas de comida, en un supermercado”.

En el aeropuerto de la Ciudad de México, donde el colectivo ‘Deportados Unidos en la Lucha’ asiste todos los martes para apoyar a los connacionales retornados, las historias de mexicanos que dejan esposas, hijos, y trabajos de toda una vida en Estados Unidos, también son las más habituales.

El señor Alejandro, por ejemplo, narró que fue expulsado luego de 23 años de trabajar en el sector de la construcción en Nuevo México. Fue detenido por la policía porque no contaba con licencia de manejar, y puesto a disposición de los agentes de migración, que ordenaron su ingreso en un centro de detención, para su posterior expulsión del país.

“Antes no se veía esto. Si te detenían por una infracción de tráfico, ibas, pagabas la multa y ya. Ahora no, por una falta que no es grave, te entregan a migración para que te deporten. Es algo ilógico, inhumano”, lamenta el migrante natural de Michoacán, quien denuncia, que además de ver cómo su familia se rompió casi de un día para otro por la deportación, el trato recibido por las autoridades del que fue su país por tantos años, es denigrante.

“Yo migré a Estados Unidos para trabajar. Y ahora, me regresan en un avión vigilado por agentes federales, y esposado de pies y manos, como si fuera el gran criminal. No es justo”, dijo Alejandro.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
El accesorio de US$1,000 de Apple que enmudeció a sus seguidores
Apple presentó el nuevo Mac Pro y la pantalla que le acompaña, pero el soporte no solo no está incluido sino que cuesta lo mismo que un iPhone nuevo. ¿Está siendo arrogante la firma?
9 de junio, 2019
Comparte

Sucede en cada evento de Apple. Cada nuevo detalle del Mac Pro, el ordenador más potente de la firma, es recibido por los asistentes a la conferencia anual con aplausos y vítores mientras se anuncian.

Este año no fue distinto. Hasta que llegó el precio de un accesorio.

La multitud presente en la Conferencia Mundial de Desarrolladores (WWDC) enmudeció al ver el costo de un simple soporte para monitores.

En la pantalla gigante apareció blanco sobre negro los US$999 que habrá que pagar por el “pro stand”.

El accesorio es necesario para quienes quieran colocar la nueva pantalla 6K y 32 pulgadas sobre la mesa, pues la Pro Display HDR que acompaña al ordenador de sobremesa está diseñada sin ese apoyo.

Los reporteros especializados en tecnología de BBC preguntaron si el elevado precio de un producto poco tecnológico puede indicar que Apple ha perdido contacto con la realidad.

El precio de US$5.999 de la computadora en sí, o incluso los US$4.999 del monitor, no sorprendió a la audiencia.

El precio de US$5.999 de la computadora en sí, o incluso los US$4.999 del monitor, no sorprendió a la audiencia.

Después de todo, estos son productos de alta gama dirigidos principalmente a profesionales en el mundo del diseño y la producción de video.

Pero colocar un precio de US$999 por el soporte, en lugar de venderlo junto con el monitor, hizo sentir a muchos que Apple estaba siendo arrogante.

Como si diera por sentado que sus fieles seguidores pagarían cualquier precio por cualquier cosa que lleve su logotipo.

Por supuesto, la firma ya ha probado esa teoría con los modelos recientes de iPhone que superan los US$1.000.

Y si quiere un portátil Mac, el precio más bajo para el MacBook Air ahora comienza en US$1.199.

Carolina Milanesi, de Creative Strategies, cree que la revuelta contra este tipo de precios puede comenzar en Europa, en lugar de en Estados Unidos.

Estima que los consumidores europeos están preocupados no por el costo del hardware en sí, sino por los servicios que vienen con sus dispositivos.

“El valor que un consumidor obtiene en Estados Unidos es muy superior al que obtienen en cualquier otro lugar del mundo”, dice.

“El despliegue de los servicios, desde la música hasta Apple Pay, y ahora el servicio de TV, no es el mismo”.

Milanesi dice que el argumento de que un cliente obtiene mucho valor añadido por las 1.000 libras que se paga por el teléfono en Reino Unido, por ejemplo, no se sostiene si no recibe un servicio igual.

Lo que nos lleva a otro servicio de Apple que ya no funciona como antes y que ha sido el otro gran anuncio de la pasada WWDC: la desaparición de iTunes.

En los últimos años, iTunes se convirtió en una aplicación desastre y lleno de errores, bajo la que se reunían varios servicios.

El anuncio revela lo que ha sufrido Apple para mantenerse al día en un mundo que pasó de las descargas al streaming como su forma favorita de consumir música y videos.

Mil millones de iPhone

Apple, que durante muchos años tuvo enormes beneficios de sus dispositivos está cambiando su modelo de negocio para centrarse, con cierto éxito, en los servicios.

Abarcan áreas muy diversas, desde almacenaje en la nube, iCloud, hasta aplicaciones como Apple Music o Apple Pay, el sistema de pago móvil que permite hacer compras con el iPhone de forma similar a las tarjetas de pago sin contacto.

A lo largo de los años, la empresa de Cupertino, California, ha vendido más de mil millones de unidades del que sería bautizado como “el teléfono de Jesús”.

Y es que durante mucho tiempo los celulares fueron la gallina de huevos de oro para Apple.

Pero si quieren que realmente los consumidores sigan viendo atractivo en el ecosistema de Apple y gastando dinero en servicios en sus iPhones, iPads y MacBooks, entonces el precio de la entrada a todos estos dispositivos tendrá que bajar.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.