close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Deportados, pero no derrotados: La lucha de un colectivo para ayudar a los mexicanos expulsados por Trump

Un colectivo apoya a migrantes retornados ofreciéndoles desde una llamada telefónica para contactar a sus familiares, hasta asesorías sobre cómo aplicar a los programas gubernamentales para la búsqueda de empleo.
Cuartoscuro Archivo
10 de agosto, 2018
Comparte

Todos los martes y jueves de la semana, el colectivo ‘Deportados Unidos en la Lucha’ acude a la puerta ‘N’ del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para ayudar a reinsertarse en México a miles de personas deportadas de Estados Unidos, que se quedaron sin familia y sin empleo.

La puerta “N” se encuentra en un rincón alejado del AICM. Tan solo en el primer semestre de este 2018, llegaron por allí 8 mil 186 mexicanos deportados de Norteamérica.

Al llegar a la puerta ‘N’, es evidente que la atmósfera es muy distinta al resto del aeropuerto. A diferencia de las escenas de abrazos y alegría que se vive por el arribo de pasajeros internacionales, aquí los deportados salen en silencio. Con la mirada perdida, y cargando sus pertenencias en un costal de plástico muy parecido a los que se usan para transportar azúcar o harina.

Tampoco hay gritos de reencuentro con familiares, parejas, o hijos. Ni globos que digan ‘te amo’, o cartulinas con mensajes de ‘bienvenido a casa’.

En realidad, al otro lado de la puerta solo espera un pequeño grupo de cinco activistas, entre ellos Adán. Un mexicano de 46 años de edad que viste una playera negra que reza ‘Deportado, pero no derrotado’, y que es voluntario de ‘Deportados Unidos en la Lucha’, un colectivo creado en diciembre de 2016 en la Ciudad de México que apoya a migrantes retornados ofreciéndoles desde una llamada telefónica para contactar a sus familiares, hasta asesorías sobre cómo aplicar a los programas gubernamentales para la búsqueda de empleo o, en algunos casos, ofreciendo una cama y un techo durante un par de días en un pequeño albergue ubicado en la colonia Santa María La Ribera, delegación Cuauhtémoc.

Parado frente a la puerta, Adán observa a la gente. La mayoría son jóvenes de entre 18 y 25 años, aunque también hay quienes pasan los 40. Todos traen el gesto hosco, malhumorados. Y todos miran a su alrededor desconfiados.

“Una deportación es algo muy duro de asimilar –reflexiona Adán-. Pero es más humillante cuando vienes en ese avión y ves que Estados Unidos, el país por el que apostaste todo, y donde dejas a tu familia, te expulsa con un costal de harina para tus pertenencias”.

Adán sabe muy bien de lo que habla. Llevaba 16 años en Las Vegas trabajando en un negocio de limusinas, cuando una madrugada de camino al trabajo una patrulla de policía lo detuvo porque no contaba con licencia de conducir, y lo entregó a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, el ICE por sus siglas en inglés. A partir de ahí todo transcurrió muy rápido: lo encerraron en un centro de detención federal y en solo 25 días ya estaba esposado de pies y manos y arriba de un avión que lo trajo a esta misma fila que ahora observa con ojos pálidos.

A su retorno a México, hace año y medio, Adán cuenta que se encontró un panorama igual de desolador. No había nadie para recibirlo. Nadie que le ofreciera apoyo psicológico, una llamada telefónica, asesoría laboral, o ni la mínima orientación para llegar siquiera a la estación del metro más cercana.

Por ello, junto a la activista Ana Laura López y otros voluntarios del colectivo ‘Deportados Unidos en la Lucha’, tomó la decisión de venir todos los martes y jueves a la puerta ‘N’ para ayudar con lo que puede.

Algunas veces, apoyan con un puñado de trípticos informativos, o con unas palabras de aliento para que sepan que “no están solos”. Y otras, cuando se puede, con una ayuda para comprar un boleto de camión, o cambiando mochilas por los costales, con el objetivo de “dignificar” un proceso tan doloroso como la deportación.

“La gente cuando llega lo primero que te pregunta es dónde pueden comprar una mochila -cuenta por su parte Ana Laura López-. No quieren llegar con sus cosas en un costal de harina porque les da vergüenza. Por eso nosotros les cambiamos los costales por las mochilas”.

“Trump me rompió la vida”

Yair acaba de bajar del avión con ese costal de plástico. Según las estadísticas oficiales de México, él es uno de los 190 mil 296 mexicanos que han sido deportados de Estados Unidos en tan solo el primer semestre de este 2018.

Apenas 23 años, y aunque se defiende hablando la lengua castellana, se nota en su acento que pasó la última década de su vida instalando aparatos de aire acondicionado en Carolina del Norte.

“El ICE nos trata como criminales”, espeta Yair, en sus primeras palabras de vuelta a México. “En el avión te sientes triste y avergonzado -añade-. Te dan este costal y te traen esposado, como si fueras un delincuente”.

Juan, como Adán, cuenta que también fue detenido por la policía debido a una infracción de tránsito y de ahí fue puesto a disposición del ICE. Aunque su caso fue más tardado: pasó cuatro meses dando tumbos por varias estaciones migratorias de Atlanta y Nuevo México, tratando de apelar su caso con el argumento de que no cometió un delito grave. Pero fue en vano.

“Puedes apelar con abogados, pero la verdad es que pierdes el tiempo –dice tajante-. No hay opción de que puedas ganar. Si peleas, tal vez puedas estar medio año, un año, o dos, pero todo ese tiempo estás encerrado en una cárcel y yo no soy un delincuente. Yo emigré a Estados Unidos para trabajar”.

Mientras habla, Juan, que tiene 56 años y las manos agrietadas de colocar ladrillos, no para de negar con la cabeza. Su deportación es por los próximos diez años y teme que nunca pueda regresar al país donde dejó a su esposa y dos hijas. “Estoy devastado –murmura aguantando las lágrimas-. No sé qué voy a hacer. Trump me rompió la vida”.

“Deportado, pero no derrotado”

La activista Ana Laura López también conoce en primera persona la experiencia traumática de la deportación. Tras 16 años de vivir sin documentos en Chicago, Illinois, cuenta que tomó una “decisión radical”: salir de Estados Unidos, pedir perdón legal y tratar de volver a entrar, pero, esta vez, con su situación migratoria en regla.

Sin embargo, las cosas no salieron como ella pensaba. Justo antes de traspasar la puerta del avión, dos agentes del ICE la detuvieron para, con el boleto que ella misma había comprado, deportarla y prohibirle la entrada durante los próximos 20 años.

En México, el reinicio fue duro. Las primeras semanas, incluso, decidió vivir en un hotel para alejarse del mundo.

“Mucha gente aquí pensaba que yo tenía los papeles en Estados Unidos. Y sí, lo reconozco, me daba vergüenza decir que era deportada”, explica.

El primer paso para ella fue encontrar trabajo. Desde Arise Chicago, una organización civil donde adquirió conocimientos como activista defensora de los derechos de los migrantes, le recomendaron que fuera a la Secretaría del Trabajo de la Ciudad de México para tramitar el seguro de desempleo y la inscripción en la bolsa de trabajo.

Lo hace, y a los pocos días, la llaman para que asista a una entrega simbólica del seguro, en un evento al que también asisten muchos mexicanos deportados y retornados.

En ese evento nace la semilla de lo que hoy es el colectivo ‘Deportados Unidos en la Lucha’, que tomó por bandera el mensaje que rezan las playeras que ellos mismos producen en un taller y que venden para recaudar fondos y continuar con la ayuda: “Deportado, pero no derrotado”. Un lema, explica Ana Laura, que tiene mucho que ver con dos de los temas que más trabajan en el colectivo, que son recuperar la autoestima de la persona, por un lado, y el combate contra los estigmas, por otro.

“En Estados Unidos, si trabajas en la construcción, por ejemplo, además de ser un empleo bien remunerado, también goza de un buen estatus social. En cambio, en México, no tienes un buen sueldo, ni tampoco esa condición social. Y esto genera un problema emocional terrible, que es la autoestima baja”, plantea la activista, que sobre este punto señala que formar parte del colectivo también sirve a muchos migrantes como terapia grupal.

Y el tema de la autoestima, añade, va ligado a otros problemas.

“Conseguir empleo es otro gran problema. Porque muchos de los migrantes deportados tienen por arriba de los 35 años, y eso en México es un obstáculo mucho más grande que en Estados Unidos. Además, muchos vienen de la construcción, la jardinería, la reparación de aparatos de aire acondicionado, o el lavado de coches. Empleos que allá son comunes y están bien pagados, pero en México no tanto”, plantea.

Por ello, ‘Deportados Unidos en la Lucha’ también ofrece una labor de acompañamiento. Por ejemplo, les indican qué documentación exacta necesitan para inscribirse en la Secretaría del Trabajo capitalina y poder acceder al subsidio de desempleo e inscribirse en la bolsa de trabajo. O, en el caso de que no tengan acta de nacimiento, o credencial de elector, también los acompañan de manera voluntaria a realizar esos trámites.

“Nos enfocamos mucho en ayudarles a encontrar un empleo. No son grandes chambas, pero por algo hay que reiniciar”, sonríe la activista, quien también recalca que, a pesar de que sí existen programas de gobierno para apoyar a los migrantes mexicanos, las políticas públicas actuales no son suficientes.

“Por ejemplo –apunta-, en la Ciudad de México no hay ni un solo albergue especializado en atender personas deportadas. Es una de las cosas que hemos estado manifestando, pero solo nos hemos encontrado con puras promesas”.

En cuanto al combate a los estigmas, Ana Laura cuenta que otra de las actividades del colectivo es vender bolsas con dulces por las calles de la ciudad, donde le cuentan a la gente cómo es la vida de un migrante.

En esa experiencia, se han encontrado de todo. Por un lado, dice la activista, hay personas “que se sorprenden” al saber que los migrantes fueron separados de sus familias, con la prohibición de poder regresar a Estados Unidos. Y por otro, hay quienes les reclaman haber emigrado de México.

“Por desgracia, con los migrantes no hay tanta solidaridad, porque aún existe el estigma de ‘para qué se van’, o el de ‘por algo los habrán deportado’”, lamenta Ana Laura, que concluye: “todavía muchas personas no entienden que empezamos de cero. Que un día te detienen, te deportan, y que llegas a México con un maldito costal y ya no tienes nada de lo que era tu vida”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Game of Thrones: Cómo las mujeres conquistaron el protagonismo en la popular serie

Te guste o no la última temporada de "Juego de Tronos", no podrás negar que las mujeres de Poniente se han convertido en las principales protagonistas de la serie.
19 de mayo, 2019
Comparte
Mujeres de Juego de Tronos

DAVIES SURYA/BBC
Las mujeres de Poniente cobraron fuerza en la serie en las últimas temporadas.

Pueden decir lo que quieran sobre la trama, pero no se puede negar que la octava y última temporada de Game of Thrones (“Juego de Tronos“) fue de las mujeres de Poniente.

Es verdad que hubo grandes complicaciones con el giro que dieron muchos personajes, pero quedó claro que los últimos momentos de la inmensamente popular serie de televisión estarían centrados en su dinámico reparto femenino.

Desde Daenerys Targaryen a Lyanna Mormont, las mujeres se hicieron con el escenario mientras que los hombres pasaron a un segundo plano.

Todo lo bueno acaba y el episodio final se transmitirá el domingo 19 -o el lunes 20, según donde estés-.

Pero antes de decirle adiós a “Juego de Tronos”, hagamos un repaso de los históricos momentos femeninos que cambiaron el destino de Poniente.

Advertencia: la noche es oscura y está llena de ‘spoilers‘, como este artículo.


¡Larga vida a su reino! (fuego y sangre)

Daenerys Targaryen

DAVIES SURYA/BBC
Daenerys pasó de ser una joven tratada como mercancía por su hermano, a una lideresa a la que siguen fielmente miles de hombres.

Como dice el dicho: “Cada vez que nace un Targaryen, los dioses lanzan una moneda al aire y el mundo aguanta la respiración para ver cómo caerá”.

Los fans tenían muchas esperanzas de que Daenerys Targaryen construyera y estableciera un nuevo orden mundial.

Pero después de experimentar traiciones y múltiples pérdidas, la situación de la reina de los dragones dio un giro dramático.

No dudó en destruir la capital, Desembarco del Rey, con el fuego de su dragón pese a la desesperada rendición de la ciudad.

La reacciones de los fans al frenesí asesino de Daenerys fue de la indignación a una rotunda decepción.

“Lo que le hizo a los civiles fue (equivalente a) genocidio y crímenes contra la humanidad”, tuiteó el abogado Lim Wei Jiet. Otro fan dijo: “Daenerys fue la Rompedora de Cadenas y estoy decepcionado con ella”.


Daenerys Targaryen

HELEN SLOAN/HBO
“Quémalos a todos”.

La autora Melissa Silverstein lamentó el rumbo que tomó el personaje de Daenerys. “Durante toda la serie, habló sobre su visión de liderazgo y de cómo quería diferenciarse de los hombres que hubo antes de ella. Pero echó todo eso por la borda cuando cayó en una espiral de locura y destruyó Desembarco del Rey”.

Así que Daenerys se ganó el Trono de Hierro pero, ¿a qué precio?

La noción de una reina de los dragones loca ha enfurecido a muchos pero el columnista de cultura pop y seguidor de los Targaryen Stephanie Wilson subrayó la “doble moral” de la serie.

“Líderes masculinos como Jon Snow y Tyrion Lannister ejecutaron gente y diseñaron planes que condujeron a la muerte de miles de personas (la Batalla del Aguasnegras). Los hermanos Baratheon libraron guerras sangrientas por una oportunidad para acceder al trono”, dijo.

“Cuando Daenerys actuó, fue considerada loca, hambrienta de poder y violenta”.

La actriz, cómica y escritora estadounidense Mindy Kaling añadió que ella hubiera “hecho lo mismo”.


Pero, ¿tienen las heroínas que jugar el rol de salvadoras todo el tiempo?

La actriz Emilia Clarke defendió a Daenerys y dio un poco de información sobre cómo funciona la mente de su personaje.

“Puedes llamarlo locura Targaryen y darle nombres que no merece pero es solo pena, es dolor”, dijo.

“Para una persona es tan natural recurrir a la ira y cuando sientes tanto fracaso, decepción, vergüenza, pena y pérdida de amor; hay un límite para el dolor que uno puede aguantar antes de quebrarse”.

Si bien el creador de la serie David Benioff dijo que fue la soledad lo que llevó Daenerys al borde de la locura, el psicoterapeuta Michelle Briggs apuntó al impacto de factores como el trauma psicológico, el haber presenciado muertes y la pérdida de control.

“Cada vez que juzgamos a una persona y la llamamos loca, deberíamos también ver bien a la gente y los sucesos que los hicieron de esa manera”, afirmó.


La leona que nunca se preocupó por las opiniones de las ovejas

Cersei Lannister

DAVIES SURYA/BBC
Cersei Lannister acabó siendo reina, aunque a un alto precio.

“Reina serás hasta que llegue otra más joven y más bella para derribarte y apoderarse de todo lo que te es querido”.

Una profecía escalofriante se cumplió para la principal antagonista de la serie, Cersei Lannister, que se encontró con una rival a su altura y fue destronada por Daenerys Targaryen.

Pese a aferrarse al poder desesperadamente, la reina villana “pierde el control”. La actriz que la interpreta, Lena Headey, lo resumió así:

“Cersei siempre estuvo destinada a estar sola. Destruyó cada alianza, conexión y amor bueno que hubo en su vida. Y hasta el último momento, negó, como siempre, lo que estaba sucediendo”.

Cersei Lannister

HELEN SLOAN/HBO
“Lo que sea que se ponga en nuestro camino, lo derrotaremos”.

Durante su reinado, fue difícil determinar el impacto de Cersei en los Siete Reinos. Pero siempre hubo algo complejo en él.

Stephanie Wilson cree que Cersei también fue una víctima del sistema en el que se crió.

“Cersei Lannister albergó resentimiento porque el sistema patriarcal de Poniente la alejó del verdadero poder durante mucho tiempo, así que hasta cierto punto, que al final se llegara a convertir en reina fue una especie de momento empoderador”, dijo.

“Ella era una villana hasta la médula pero, en lo que se refiere a antagonistas, estuvo a la altura de los hombres de la serie y merecía un título para corresponderse con el poder por el que tanto luchó”.

“Pero aún así, su crueldad y sadismo hicieron que fuera incómodo alegrarse completamente por ella”.

Nuestras condolencias para la Reina Loca original. Había formas de morir peores y este es el mejor momento para irse de Poniente antes de que se vuelva más loca.


La Lady de Invernalia: una verdadera sobreviviente

Sansa Stark

DAVIES SURYA/BBC
Sansa también se ha convertido en una figura respetada en

No necesariamente son los más fuertes quienes sobreviven. A menudo, son los más inteligentes.

Esto no puede ser más cierto respecto a Sansa, la hija mayor de los Stark que perdió gran parte de su inocencia tras presenciar la brutal ejecución de su padre y que aprendió lecciones de las trágicas muertes de su madre y hermanos.

El trauma, en cualquiera de sus formas, nos impacta. Desafortunadamente para Sansa, su sufrimiento en manos de hombres no acabó allí.

Escenas polémicas de maltrato familiar y la de su violación marital en manos de su exmarido, Ramsay Bolton, atrajo la furia de los fans. Pero Sansa se rehusó a debilitarse.

Emergió más fuerte y, para sus seguidores, consiguió vivir más que otros personajes.

Pero su historia encendió un acalorado debate entre los supervivientes de abusos sexuales, que consideraron que la violación no debe usarse como “un dispositivo narrativo” para resaltar o definir a personajes femeninos.

La experta en medios de comunicación Stephanie Genz, de la Universidad de Nottingham Trent, aseguró que esto enfatizaba una “lógica sexista”.

“Las mujeres no deberían de ser abusadas ni “rotas por dentro” para adquirir resiliencia o dureza”, le dijo a la BBC.

La actriz estadounidense Jessica Chastain opinó que “fortaleza prevaleciente de Sansa se debía solamente a ella misma”.


Pero pese a ser una lideresa norteña ya completamente madura, aún hay opiniones divididas sobre la Lady de Invernalia.

La académica Elizabeth Beaton culpó a los estereotipos masculinos que, para ella, tienen mucho que ver con “los conceptos tradicionales de masculinidad y femineidad”.

Sansa Stark

HELEN SLOAN/HBO
“Soy Sansa Stark, de Invernalia. Esta es mi casa y ustedes no pueden asustarme”.

“Los héroes masculinos normalmente son representados alcanzando sus metas a través de la acción y la pasividad se suele percibir como debilidad”, afirmó.

“El poder que ganó Sansa vino de su papel de superviviente más que de agresora”.


“Pelea como una chica”

Arya Stark

DAVIES SURYA/BBC
“¡Hoy no!”, le dice Arya al Dios de la Muerte.

¿Crees que solo los hombres triunfan en las batallas? Piensa de nuevo.

Puede que Jon Snow siempre haya sido sugerido como el héroe, pero en el enfrentamiento épico y lleno de adrenalina entre los vivos y los muertos, fue su hermana menor (prima) Arya Stark quien mató a uno de los mayores malos de la serie.

“¿Pelea como una chica? Sí, por favor”, dijo la fan Eileen Ng, que admitió que pensaba que iba a ser Jon quien diera la estocada final.

“Después de entrenarse como una asesina durante años, la actuación de Arya fue testimonio de cuán fuerte y dedicadas son las mujeres. Se mereció cada minuto de esa victoria”.


Lyanna Mormont

DAVIES SURYA/BBC
Lyanna Mormont tuvo una muerte digna de una heroína.

Puede que esa noche haya habido hombres mayores en el campo de batalla, pero entre ellos había otra innegable JVP . Los espectadores se volvieron locos y aplaudieron a Lady Lyanna Mormont, quien derribó a un oponente más de cinco veces más grande que ella: un terrorífico gigante zombi de hielo.

“La guerrera más pequeña demostró ser una heroína más grande que los hombres adultos que la rodeaban”, escribió un fan en Facebook.

La bloguera Ani Bundel elogió a la actriz inglesa Bella Ramsay, de 16 años, quien interpretó a la joven gobernante de Bear Island.

“Fue un gran casting por parte de HBO”, dijo. “Lyanna Mormont se robó la atención en todas las escenas y, cuando llegó su final, se le concedió uno de David y Goliat”.


La mujer caballero de los Siete Reinos

Brienne de Tarth

DAVIES SURYA/BBC
Brienne de Tarth se convirtió en ‘caballera’

Ser caballero en los Siete Reinos no es exactamente lo que uno pensaría.

No se sabe de ninguna mujer que haya recibido ese honor en Poniente, donde imperan la misoginia y el patriarcado.

Pero Brienne de Tarth y su historia feminista demostraron ser un punto de quiebre en la temporada final del programa cuando recibió su título de caballera, otorgado por el Matarreyes, Jamie Lannister.

“Brienne siempre mereció el título de caballero más que otros en el programa, pero no fue nombrada así porque ser mujer. Ella siempre mereció ser una y el género no debería ser un obstáculo”, dijo Stephanie Wilson.

La blogger Chloe Ketchum describió la escena como una de las más emotivas de la serie.

“El recorrido de Brienne siempre consistió en aceptarse y mantenerse fiel a sí misma y ver cómo derribaba las normas tradicionales de género fue increíble”.

Brienne con Jaime Lannister

Helen Sloan/HBO
“Eres un buen hombre, no necesitas morir con ella”.

Sin embargo, lo único que esta nueva caballera no necesitaba era arreglar su virginidad. “Su situación con Jamie fue especialmente atroz”, dijo Wilson.

“Las mujeres fuertes tienen derecho a tener emociones, pero los creadores del programa explotaron claramente su vulnerabilidad para impulsar la trama de un hombre”.


La redención mortal roja

Melisandre

DAVIES SURYA/BBC
La Mujer Roja también dio un giro inesperado a lo largo de la serie.

A todos nos gustan los chicos malos, pero ¿y las villanas?

Melisandre no es una antagonista, pero ciertamente es justo decir que muchos fans no la trataron con amabilidad.

Ella era, después de todo, responsable de haber quemado viva a una niña. La actriz Carice van Houten incluso recibió amenazas de muerte después de que se difundió ese hecho espantoso.

“En primer lugar, Melisandre es una bruja, por lo que se podría decir que siempre fue creada para ser odiada”, comentó la escritora feminista radicada en Singapur, Wenny Yeo.

“Ella también estaba definitivamente hambrienta de poder y cometió errores graves, pero hay cosas peores que uno puede hacer en una serie como ‘Juego de Tronos'”.

Melisandre y Arya

HELEN SLOAN/HBO
“¿Recuerdas lo que le decimos al Dios de la Muerte? “

El controvertido personaje se redimió a sí mismo en los ojos de los fanáticos cuando acudió en ayuda del Norte.

Las profecías fallidas de la Mujer Roja pronto fueron olvidadas cuando su magia de fuego encendió el ejército de los Dothraki y las trincheras de madera.

Se cree incluso que su charla motivacional con Arya Stark fue lo que hizo que los vivos ganaran la gran guerra.

No se puede negar que ella causó mucho dolor, pero a veces, los fanáticos volubles son el problema.

El prolífico autor Stephen King dijo que le encantó la última temporada de la serie y agregó: “Ha habido mucha negatividad acerca del final, pero creo que es solo porque la gente no quiere NINGÚN final. Pero sabes lo que dicen: todo lo bueno … ”


Hablemos de sexo

Ilustración

DAVIES SURYA/BBC
Juego de Tronos no ha sido ajeno a las críticas.

“Juego de Tronos” no ha sido ajeno a las críticas. Desde sus inicios en 2011, el programa ha sido ampliamente criticado por perpetuar la violación, la violencia sexual y la objetivización de las mujeres entre acusaciones de indulgencia hacia el público masculino.

“Desde el hecho de que solo las mujeres se quitaban la ropa durante las escenas de sexo hasta las tomas de trabajadoras sexuales desnudas, el programa ha grabado sus escenas de forma abrumadora a través de una mirada masculina”, dijo Beaton.

Otros críticos creen que el problema recae en la falta de guionistas femeninas en la serie, que solo ha tenido a una mujer entre sus directores en los últimos ocho años.

Arya y Gendry

Helen Sloan/HBO
Como dijo una vez el fallecido Robert Baratheon: “Tengo un hijo, tú tienes una hija. Uniremos nuestras casas”.

Pero esto cambió con Arya Stark, quien consiguió otra victoria cuando decidió perder su virginidad bajo sus propios términos. Los fans aplaudieron a la joven asesina por exhibir el empoderamiento femenino.

“Arya durmiendo con Gendry Baratheon fue una de las escenas de sexo menos ofensivas en toda la historia del programa”, escribió un fan en Facebook. “Mostró que estaba bien y que era natural que las mujeres jóvenes quisieran tener relaciones sexuales”.

Genz agregó que el encuentro “no fue un movimiento de poder y fue totalmente consensual”. “El posterior rechazo de Arya a una propuesta de matrimonio de Gendry también indicó su negativa a ser ‘domesticada”.

Un pequeño paso para una joven asesina, pero un gran salto para las mujeres de Poniente.

Poniente

BBC

Ilustraciones de Davies Surya, con la colaboración de Mayuri Mei Lin.

.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Mf-4ho-0fP8

https://www.youtube.com/watch?v=BmR2nHqIzTI

https://www.youtube.com/watch?v=0V3g2-HfkNY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.