close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Other

El misterio y la tragedia que dejó la última víctima mortal de la viruela en el mundo

En 1978 se reportó el último caso de viruela en el mundo, que acabó matando a una mujer británica de 40 años en la ciudad de Birmingham. Cómo se contagió con una enfermedad que había sido ya prácticamente erradicada continúa siendo un misterio hasta hoy.
Other
27 de agosto, 2018
Comparte

El viernes 11 de agosto de 1978, hace cuarenta años, Janet Parker empezó a encontrarse mal.

En cuestión de unos cuantos días, a Parker, una fotógrafa médica que trabajaba en el departamento de anatomía de la Facultad de Medicina de Birmingham, le empezaron a salir unos feos abultamientos en la espalda, en las extremidades y en la cara.

Cuando llamaron al médico, este dijo que tenía varicela.

Pero su madre, Hilda Witcomb, se mostró escéptica.

Recordaba haber cuidado a su hija de pequeña por varicela y veía que las grandes pústulas que se volvían ampollas que tenía ahora su hija en el cuerpo eran notablemente diferentes.

Enfermo de viruela

Getty Images
La aparición de grandes pústulas es uno de los síntomas de la viruela.

Como no mejoraba, al final la ingresaron en un hospital especial de aislamiento en Solihull, Inglaterra. Era 20 de agosto.

Para entonces, 9 días después de empezar a encontrarse mal, Parker estaba tan débil que no se podía mantener en pie sin ayuda.

Fue entonces cuando apareció por primera vez en sus notas médicas la temida palabra: viruela.

Pronto los doctores confirmarían sus peores sospechas.

300 millones de muertos en el siglo XX

El último caso oficial de viruela en el mundo se había reportado en Somalia en 1977.

Este virus, que aterrorizó al mundo entero durante miles de años, mataba a un tercio de los contagiados.

Paciente con viruela

Education Images/Getty Images
Paciente con viruela gravemente afectado en la cara.

Solo en el siglo XX se estima que 300 millones de personas murieron de viruela.

La minoría que lograba sobrevivir quedaba marcada de por vida con grandes cicatrices.

Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un programa global de vacunación que prácticamente acabó con el virus, y para la década de los 70 ya era raro encontrar casos.

Tanto era así, que en 1978 la OMS estaba a punto de declara la enfermedad como erradicada a nivel mundial.

Campaña de vacunación contra la viruela entre niños de escuela primaria en Inglaterra en 1962.

Keystone-France/Getty
Campaña de vacunación contra la viruela entre niños de escuela primaria en Inglaterra en 1962.

El último sitio donde las autoridades internacionales de la salud esperaban encontrar un caso de viruela era Reino Unido, donde el último paciente de viruela había sido identificado cinco años atrás.

Por eso el caso de Janet Parker tuvo un impacto mundial.

Semanas de pánico

“Era una enfermedad temida. No solo había pánico en Birmingham, había pánico en el gobierno y en la OMS por si regresaba”, le dijo a la BBC el doctor Alastair Gedder, que era especialista en enfermedades infecciosas en el hospital del Este de Birmingham cuando apareció este caso.

“Muy muy rápidamente apareció allí la prensa nacional e internacional”, recuerda, “se volvió un gran tema global“, dijo Geddes.

Alasdair Geddes,

Alasdair Geddes
Alasdair Geddes trabajaba como especialista en enfermedades infecciosas en el hospital del Este de Birmingham cuando apareció el caso de Janet Parker.

“El período de incubación de la viruela es bastante largo, unos 12 días, así que tuvimos una gran ansiedad durante dos semanas por si iban a aparecer más casos”.

Las autoridades sanitarias locales empezaron a movilizarse y los primeros en ser vacunados y puestos en cuarentena fueron los más allegados a la fotógrafa.

Su marido, Joseph, y sus padres Hilda y Frederick Witcomb, fueron interrogados sobre sus últimos movimientos, por temor a que la enfermedad pudiera propagarse.

Para el 28 de agosto, dos semanas después de que Parker tuviera los primeros síntomas, más de 500 personas habían sido ya vacunadas.

Pero la pregunta clave que todos tenían en mente era ¿cómo se contagió?

Un misterio

El día en que la señora Parker fue diagnosticada de viruela, el profesor Henry Bedson se unió al equipo del profesor Geddes para examinar las muestras.

Bedson era el director del laboratorio de viruela en la Facultad de Medicina de Birmingham, donde la fotógrafa médica trabajaba.

Henry Bedson

Other
El profesor Henry Bedson, un experto reconocido a nivel internacional, se quedó destrozado ante la noticia del brote de viruela en su propia facultad.

Su laboratorio era uno de los escasos centros de investigación de la viruela comisionados por la OMS.

“Le dije ‘¿Puedes ver algo, Henry?’ y nunca contestó”, dijo Geddes.

“Así que suavemente le moví la cabeza hacia un lado para poder mirar por el microscopio y allí vi las partículas en forma de ladrillo que son tan características del virus de la viruela”.

“Estaba horrorizado, porque quedaban pocas dudas de que de alguna manera el virus debió haberse escapado de su laboratorio y así se había contagiado la señora Parker”.

“Creo que en cuanto lo vio supo que de alguna forma había salido de su laboratorio. Y sabía lo que se le venía encima”, dijo la profesora Symmons, que fue la primera que examinó a Parker cuando llegó al hospital de aislamiento.

Triple tragedia en Birmingham

Todo el foco de la atención cayó entonces sobre el profesor Bedson y su laboratorio, dijo el profesor Mark Pallen, autor del libro “Los últimos días de la viruela: tragedia en Birmingham”.

El especialista de 49 años, un experto reconocido a nivel internacional en el tema, quedó destrozado por el brote.

Había periodistas acampados en las inmediaciones de su casa.

A medida que pasaron los días Parker siguió en aislamiento y su condición se fue deteriorando.

Se quedó prácticamente ciega en ambos ojos por las pústulas y los médicos dijeron que entró en un fallo renal.

Imagen de una portada de diario local de la época.

Birmingham Mail/Library of Birmingham
Imagen de una portada de diario local de la época.

Después Parker tuvo también neumonía y dejó de responder verbalmente.

El 5 de septiembre, mientras ella estaba en el hospital, su padre, de 77 años y que también estaba en cuarentena, sufrió un aparente paro cardíaco que acabó con su vida.

Se cree que el estrés sobre el estado de su hija fue el detonante, pero no le hicieron un examen post mortem para confirmar su muerte por miedo al riesgo potencial que representaba un contagio de viruela.

Un día después de esta “primera” víctima indirecta del brote, el profesor Bedson se suicidó en la caseta del jardín de su casa.

Dejó una nota que decía: “Siento haber traicionado la confianza que tantos amigos y colegas pusieron en mí y en mi trabajo”.

Y cinco día más tarde, el 11 de septiembre, exactamente un mes después de haber aparecido los primeros síntomas, la señora Parker también murió.

Cuando a su madre, que también había desarrollado “una versión muy suave de viruela”, le dieron el alta el 22 de septiembre, ya se había perdido los funerales de su hija y de su marido.

Un enigma hasta hoy

El 16 de octubre de 1978 las autoridades declararon que Birmingham estaba libre de viruela, pero la pregunta sobre cómo exactamente se había contagiado la señora Parker nunca tuvo una respuesta satisfactoria.

Al año siguiente se celebró un juicio, pero tres magistrados desestimaron las evidencias de la acusación que denunciaban que la Universidad de Birmingham había infringido la ley de Salud y Seguridad en el trabajo.

A ojos de la ley, el profesor Bedson había quedado exonerado de culpa alguna.

En 1980 un informe comisionado por el gobierno dijo que “no había duda” de que la señora Parker se había contagiado en el laboratorio.

El documento sugería que eso habría podido ocurrir de tres maneras distintas: por una corriente de aire, por contacto personal o a través del uso de un equipo o aparato contaminado.

De acuerdo al profesor Pallen, el autor del libro sobre la tragedia de Birmingham, nadie realmente creía en la teoría de la corriente de aire ¿Por qué solo se había contagiado ella?.

“¿Por qué se murió?, ¿por qué se enfermó tanto?”, se pregunta la profesora Symmons. Pero añade: “Si no pudimos averiguar qué pasó hace 40 años no lo vamos a saber ahora de repente”.

Con el tiempo todo volvió a su normalidad, y no hubo más brotes de viruela.

En 1980, dos años después de la muerte de Parker, la viruela fue oficialmente declarada como una enfermedad erradicada por la medicina.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Estos son los 5 programas de la Secretaría de Agricultura con más presuntos desvíos en 2018

Subsidios duplicados, cuentas certificadas por liquidar que no coinciden, beneficiarios que no eran la población objetivo, son algunos de los señalamientos a estos programas que tuvieron un presupuesto en 2018 de 50 mil 951.9 mdp.
Cuartoscuro
4 de noviembre, 2019
Comparte

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó, como parte de la segunda entrega de la evaluación a la Cuenta Pública 2018, una serie de informes sobre ocho programas de la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), hoy conocida como Sader, que entregaron subsidios y de los que no pudieron acreditarse el destino de más de 42 mil millones de pesos. 

Estos son los cincos programas con los presuntos desvíos más altos de recursos: 

1 Programa de Fomento a la Agricultura 

Este programa se creó para solucionar las causas de la baja productividad agrícola entre ellas: insuficiente capital de trabajo; falta de mecanización y equipamiento; bajo nivel de innovación y transferencia tecnológica a los productores; falta de estrategias integrales para la atención de cadenas agrícolas e ineficiente uso del agua en las parcelas y degradación del suelo. 

Por eso es que tenía diversos componentes, como el incentivo para infraestructura y equipamiento, estímulo a la producción, proyectos regionales de desarrollo agrícola, el componente de investigación, innovación y desarrollo y tecnológico agrícola o el de mejoramiento productivo de suelo y agua, además del de PROAGRO Productivo, entre otros. Cada uno de estos componentes tenía su población objetivo y su tope de montos a otorgar.

Lee: Pago a muertos y dinero que no llegó al campo: así desvió millones de pesos la Sagarpa

En 2018 tuvo un presupuesto modificado de 17 mil 331.5 millones de pesos. De acuerdo a lo reportado por la Secretaría de Agricultura de ese total gastó 17 mil 329.9 millones de pesos. Pero no dispuso de los diagnósticos para identificar, ubicar y cuantificar a las unidades económicas rurales agrícolas con potencial de productividad por entidad federativa y municipio, por lo que no demostró que los 3 millones 044 mil 329 subsidios otorgados por un monto de 16 mil 593.2 millones de pesos de este programa se entregaron a la población objetivo.

Además, la ASF determinó que la dependencia otorgó 652 mil 493 (21.4%) subsidios duplicados a un mismo número de unidades económicas rurales agrícolas, por un monto de 4 mil 990. 2 millones de pesos, en los que coincidió el nombre del beneficiario, la CURP, el tipo de persona (física o moral), la entidad federativa y el folio interno.

El informe de la ASF señala también que la entonces Sagarpa, hoy Sader, careció de un programa anual de trabajo para constatar la consecución de los compromisos establecidos en los 3 millones 044 mil 329 subsidios otorgados por un monto de 16 mil 593.2 millones de pesos y los resultados obtenidos con la erogación de los mismos.

En cuanto a la documentación que justificara y comprobara el ejercicio de los recursos entregados, la entidad fiscalizada no acreditó que se entregaron a la población objetivo de forma directa o mediante un padrón de beneficiarios, por medio de transacciones electrónicas de pago a la cuenta de cada uno y, en el caso del componente PROAGRO Productivo, no acreditó los archivos digitales que emitió cada institución bancaria, ni las facturas que demostraran el otorgamiento de los recursos a los beneficiarios del programa.

Respecto de la confiabilidad de la información financiera por concepto de subsidios, se encontraron discrepancias entre lo que presentó cada unidad responsable involucrada en el programa y el conglomerado de las cuentas totales. 

De la revisión de la información proporcionada por la SADER por componente, de la base de datos de las Cuentas por Liquidar Certificadas y de la documentación remitida por las Unidades Responsables de los seis componentes del Programa de Fomento a la Agricultura, se determinó un presupuesto de 2 mil 212.9 millones de pesos, monto menor en 14 mil 912.2 millones de pesos a lo que aparece en el global de las Cuentas por Liquidar Certificadas de la Secretaría por 17 mil 329.9 millones de pesos.

Te puede interesar: Sagarpa deberá informar sobre el caso de presunta piratería de maíz mixe en Oaxaca

La Auditoría Superior de la Federación solicitó diversas intervenciones del Órgano Interno de Control en la SADER para investigar el ejercicio de ese recurso. 

2 Programa de Apoyo a Pequeños Productores 

Entre las problemáticas del sector agropecuario está que las unidades económicas rurales conformadas por pequeños productores tienen baja productividad por la falta de inversión en equipamiento e infraestructura. 

Por eso, dentro de los ocho programas de subsidios del ramo 08, se incluyó el de Apoyos a Pequeños Productores, con el objetivo de otorgarles subsidios para adquirir infraestructura, maquinaria y equipo para la producción de alimentos. A este programa, Hacienda le otorgó un presupuesto modificado de 15 mil 488.2 millones de pesos, en 2018. 

“La Auditoría Superior de la Federación, se lee en el informe, solicitó diversas intervenciones del Órgano Interno de Control en la SADER para investigar el ejercicio de un total de 15 mil 127.9 millones de pesos en el programa presupuestario S266 “Programa de Apoyos a Pequeños Productores” debido a que la entidad fiscalizada no acreditó el destino final de esos recursos”. 

La secretaría no pudo constatar el destino final ni los resultados de los 4,104,951 subsidios entregados (por un monto de 15 mil 485.6 millones de pesos) en los componentes del programa: Arráigate Joven-Impulso Emprendedor; Atención a Siniestros Agropecuarios; Desarrollo de las Zonas Áridas; El Campo en Nuestras Manos, Extensionismo, Desarrollo de Capacidades y Asociatividad Productiva; Fortalecimiento a Organizaciones Rurales; PROCAFÉ e Impulso Productivo al Café; Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol; Proyectos Productivos; Infraestructura Productiva para el Aprovechamiento Sustentable del Suelo y Agua, y Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales. 

En cuanto a la documentación que justificara y comprobara el ejercicio de los recursos entregados a las 4 millones 104,951 unidades económicas rurales conformadas por pequeños productores beneficiadas, la entidad fiscalizada no acreditó que dichos recursos se entregaron a la población objetivo de forma directa o mediante un padrón de beneficiarios, por medio de transacciones electrónicas de pago a la cuenta de cada uno, ni las facturas que demostraran el otorgamiento de los recursos, lo que podría implicar áreas de opacidad en la entrega y un posible desvío de los mismos.

Entérate: Agricultura elimina programas con los que se desviaron recursos pero crea nuevos sin reglas de operación

Respecto de la confiabilidad de la información financiera por concepto de subsidios, de la revisión de la información proporcionada por la SADER por componente, de la base de datos de las Cuentas por Liquidar Certificadas y de la documentación remitida por las Unidades Responsables de los 11 componentes del Programa de Apoyos a Pequeños Productores, se determinó un presupuesto de 910 millones 563.7 pesos, monto menor en 14 mil 217.4 mdp del sustentado con las Cuentas por Liquidar Certificadas totales de la Secretaría por 15 mil 127.9 mdp. 

La Auditoría Superior de la Federación solicitó diversas intervenciones del Órgano Interno de Control en la SADER para investigar el ejercicio del total de esos 15 mil 127. 9 mdp. 

3 Programa de Apoyo a la Comercialización 

Este está a cargo de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), que depende de la hoy Sader. Su objetivo es otorgar subsidios para comercializar los productos agroalimentarios en los mercados nacional e internacional, a fin de fomentar la promoción comercial y las exportaciones de productos agroalimentarios. 

Tuvo un presupuesto asignado de 9 mil 748. 8 millones de pesos, aunque después Hacienda le recortó recursos para dejarlo en 6 mil 473.6 millones de pesos. La Sagarpa reportó en la Cuenta Pública la erogación de 6 mil 450.4 millones de pesos en el programa S262 de Apoyo a la Comercialización, durante 2018. 

Pero la entidad fiscalizada no dispuso de los diagnósticos para identificar, ubicar y cuantificar a los productores y compradores de productos agrícolas con excedentes y/o problemas de comercialización ni a los que tuvieran expectativas de desarrollo en el mercado nacional e internacional por entidad federativa y municipio. 

De manera que no demostró que los subsidios por un monto de 6 mil 103.1 millones de pesos se entregaron  a la población objetivo del programa ni pudo constatar el efecto de los subsidios entregados en los componentes de incentivos a la comercialización, promoción comercial y fomento a las exportaciones.

Aserca tampoco acreditó que dichos recursos se entregaron a la población objetivo de forma directa o mediante un padrón de beneficiarios, por medio de transacciones electrónicas de pago a la cuenta de cada uno. 

De hecho, la ASF solicitó diversas intervenciones del Órgano Interno de Control en Aserca para investigar el ejercicio de 3 mil 274.6 millones de pesos (50.8%) del total de los reportados como ejercidos en el programa S262, debido a que la entidad fiscalizada no documentó su destino final y tampoco acreditó el cumplimiento del objetivo de fortalecer el ordenamiento y desarrollo de mercados y la cadena agroalimentaria productiva y comercial mediante el otorgamiento de Incentivos. 

Lee: Secretaría de Agricultura tiene ‘en pausa’ los apoyos para ganaderos

4 Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria 

El objetivo de este es impulsar la productividad en el sector agroalimentario, mediante la inversión para el desarrollo del capital físico, humano y tecnológico, en concreto para agregar valor a las actividades primarias. 

Los componentes de este programa buscaban, por ejemplo, dar acceso al financiamiento, impulsar la inversión en infraestructura y equipamiento para agregar valor a los productos, incentivar a los productores para que pasaran de tradicionales a orgánicos y se certificaran, así como fomentar el uso de instrumentos de administración de riesgos de mercado para dar mayor certidumbre al ingreso y para la inversión en activos de proyectos productivos sustentables.

El programa tuvo en 2018 un presupuesto modificado de 5 mil 234.1 mdp, y de eso gastó 5 mil 233.8 mdp. 

Pero la entidad fiscalizada no dispuso de los diagnósticos para identificar, ubicar y cuantificar a las unidades económicas rurales en transición, empresariales con rentabilidad frágil, empresariales pujantes y empresariales dinámicas, vinculadas con el sector agroalimentario focalizadas en las regiones o zonas con mayor rezago económico por entidad federativa y municipio, que debieron ser su población objetivo. 

Respecto del componente de “Acceso al financiamiento” la ASF no pudo comprobar el número de apoyos otorgados mediante los tipos de incentivo “Servicio de garantía” y “Reducción del costo de financiamiento”, ni el monto ejercido, ya que derivado del análisis de las bases de datos, se precisó que la Secretaría de Agricultura reportó que entregó 41 mil 687 apoyos, correspondientes al periodo 2014-2018; sin embargo, no acreditó que el total reportado correspondió a ese lapso, ni el número de subsidios otorgados en 2018, ni el mecanismo mediante el cual entregó los apoyos.

Con la revisión de las bases de datos proporcionadas por la Sader también se precisó que, de esos 41 mil 867 subsidios, el 46.4% (19 mil 428) se identificaron como duplicados, puesto que coincidía el nombre del beneficiario, la CURP, el tipo de persona (física o moral), la entidad federativa, el folio interno y el RFC. Las duplicaciones van desde 2 veces hasta 598 veces, sin que se proporcionara la evidencia documental que justifique las causas.

La entonces Sagarpa careció también de un programa anual de trabajo para constatar la consecución de los compromisos establecidos en el total de los 52 mil 311 subsidios entregados en este programa, por lo que desconoció el destino final del monto involucrado en los mismos, 5 mil 154.8 mdp, así como los resultados obtenidos con su erogación en los componentes de “Acceso al financiamiento”; “Activos productivos y agrologística”; “Desarrollo Productivo del Sur Sureste y Zonas Económicas Especiales”, y “Riesgo compartido”.

En cuanto a la documentación que justificara y comprobara el ejercicio de los recursos entregados a los 52 mil 311 beneficiados, la entidad fiscalizada únicamente acreditó el 21.5% ( mil 108.9 mdp) del total de los 5 mil 154.8 mdp reportados como ejercidos por concepto de subsidios, por lo que no fue posible identificar el destino final de los 4 mil 045.1 mdp restantes (77.3% del total de los recursos ejercidos). 

5 Programa de Fomento Ganadero 

Este programa se creó para apoyar con subsidios para infraestructura productiva, maquinaria y equipo y el re poblamiento y post producción pecuaria. Para esto tuvo un presupuesto modificado de 3 mil 149.3 mdp. 3

Pero la entidad fiscalizada no dispuso de los diagnósticos para identificar, ubicar y cuantificar a las unidades económicas pecuarias en las regiones y zonas con mayor rezago social y económico por entidad federativa y municipio, por lo que no demostró que 412 mil 417 subsidios por un monto de 2 mil 063.3 mdp fueron entregados a la población objetivo del Programa de Fomento Ganadero.

La secretaría careció de un programa anual de trabajo para constatar la consecución de los compromisos establecidos en los subsidios entregados, por lo que desconoció el destino de los 2 mil 063.3 mdp y los resultados obtenidos con la erogación de los mismos en los componentes de capitalización productiva pecuaria; estrategias integrales para la cadena productiva; investigación, innovación y desarrollo tecnológico pecuarios; PROGAN Productivo, y sustentabilidad pecuaria.

Respecto de la confiabilidad de la información financiera por concepto de subsidios, la entidad fiscalizada registró en las bases de datos de los beneficiarios de los cinco componentes del programa, que ejerció un presupuesto de 2 mil 063.3 mdp, inferiores en 33.0% (mil 018.4 mdp) a lo sustentado con las CLC, de 3 mil 081.6 mdp.

La Auditoría Superior de la Federación solicitó diversas intervenciones del Órgano Interno de Control en la SADER para investigar el ejercicio de un total de 2 mil 980.4 mdp.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.