Tres fallas de la investigación sobre Ayotzinapa que defiende Peña Nieto en su mensaje
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tres fallas de la investigación sobre Ayotzinapa que defiende Peña Nieto en su mensaje

La defensa del presidente Peña de la versión oficial del caso presenta varios defectos, que a continuación resumimos.
Cuartoscuro
Comparte

Como parte de los actos de promoción de su sexto y último informe de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto divulgó el pasado 29 de agosto un video en el que defiende la hipótesis oficial sobre el destino de los 43 normalistas de Ayotzinapa (detenidos y desaparecidos hace cuatro años en Iguala, Guerero), según la cual, afirmó el mandatario, existen “evidencias claras y contundentes” de que los jóvenes fueron “incinerados por un grupo delincuencial”.

La afirmación del presidente Peña, sin embargo, presenta varios defectos, que a continuación resumimos

¿Pruebas?

La hipótesis de la Procuraduría General de la Republica (PGR), y del presidente Peña, que afirma que los 43 normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula, se basa en dos dictámenes elaborados por peritos de la misma dependencia.

Sin embargo, ninguno de esos dictámenes forma parte de la causa penal iniciada contra las personas a las que el gobierno acusa de la desaparición de los estudiantes.

Tal como informó el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez –que da acompañamiento legal a las familias de los jóvenes desaparecidos–”en estos dictámenes (de la PGR) se afirma que en el basurero de Cocula existió un incendio con la capacidad de reducir a cenizas 43 cuerpos humanos”. No obstante, advirtió el Centro Pro, dichos dictámenes “no hacen parte de las acusaciones presentadas hasta hoy por la PGR”.

Es decir, aunque la PGR públicamente ha afirmado, primero en 2015 y luego en 2017, que cuenta con pruebas científicas de que los 43 normalistas sí fueron “incinerados”, dichas pruebas, en realidad, no serán analizadas por un juez, ya que la Procuraduría no presentó estos peritajes como evidencia en contra de los acusados.


Dichos peritajes sólo han sido presentados como prueba ante la prensa, no ante los tribunales.

No obstante, quien sí pudo analizar los dictámenes de la PGR fue el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) enviados a México por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para revisar las indagatorias de las autoridades nacionales.

El análisis del GIEI concluyó que ambos peritajes de la PGR son “deficientes”, y que no prueban realmente que los 43 jóvenes fueron incinerados en el basurero de Cocula.

Peor aún, el grupo encargó su propio peritaje, con el cual se concluyó que no era posible incinerar 43 cuerpos en las condiciones y el tiempo sostenidos por la PGR.

Aún así, este 29 de agosto, el presidente Peña Nieto aseguró que la investigación de la Procuraduría fue “profunda y amplia”.

Pira imposible

A partir de la polémica generada en torno a si es posible o no que los cuerpos de los 43 normalistas hubieran sido incinerados hasta su total desintegración, en un lapso de 16 horas, y en un espacio húmedo a cielo abierto, usando como combustible solo ramas y llantas, y sin que el fuego hubiese sido constantemente alimentado, un grupo de 23 especialistas de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Queensland, Australia, se planteó el reto de determinar qué condiciones de combustión se requieren para obtener ese resultado.

Luego de realizar diversos estudios de campo, estos especialistas concluyeron, en un estudio presentado en junio de 2018, que “la combustión al aire libre, donde todo el combustible se coloca horizontalmente (tal como afirma la PGR que ocurrieron los hechos), no es eficiente”, por lo que “grandes cantidades de combustible son necesarias para mantener el proceso de cremación”.

El estudio, además, demostró que las dificultades para mantener encendida una pira aumentan de forma proporcional al número de cuerpos a incinerar, lo cual contradice la versión oficial, según la cual, los cuerpos fueron encendidos sin dificultad y dejados al efecto del fuego hasta el día siguiente.

El estudio realizado por la Universidad de Queensland, no obstante, demostró que para incinerar un cuerpo a cielo abierto hasta su total desintegración, sin alimentar el fuego constantemente con combustible, se necesita una carga de madera que pese nueve veces más que el cuerpo a desintegrar.

Eso quiere decir que, para incinerar a los 43 normalistas en el basurero de Cocula, habrían sido necesarias al menos 25 toneladas de madera para prenderles fuego, algo que según la PGR, no ocurrió.

Por el contrario, según la versión oficial, los 43 cuerpos fueron incinerados sólo usando algunas ramas, y algunas llantas.

Garrote investigador

A pesar de que desde 2015 el grupo investigador enviado a México por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos demostró que las indagatorias realizadas por la PGR presentaban no sólo deficiencias, sino ocultamiento de hechos clave, este 29 de agosto de 2018, el presidente Peña Nieto insistió: “Estoy en la convicción de que, lamentablemente, pasó justamente lo que la investigación arrojó”. Es decir, que “un grupo delincuencial que operaba en el estado de Guerrero” los asesinó y convirtió en cenizas.

En el juicio iniciado contra los supuestos perpetradores, la única prueba presentada por la PGR para sustentar la hipótesis de la incineración a manos del crimen organizado es, precisamente, la declaración de los detenidos.

Ya desde 2016, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes había alertado, en su segundo informe sobre el caso Ayotzinapa, que existían indicios de que los detenidos estaban siendo víctimas de tortura, algo que el gobierno mexicano negó.

No obstante, en junio de 2018, un juez de amparo revisó los expedientes de 13 personas acusadas de pertenecer al Cartel Guerreros Unidos, y de haber asesinado e incinerado a los normalistas, y concluyó que existían pruebas suficientes de que todos habían sufrido tortura luego de su captura, cuando fueron trasladados a la PGR o ya dentro de sus instalaciones.

Esto pudo comprobarse al analizar los expedientes médicos de cada detenido, ya que con cada nueva evaluación realizada durante su detención, nuevas lesiones fueron apareciendo.

Este contraste de los reportes médicos deja ver que cuatro de los detenidos fueron torturados al menos dos ocasiones cada uno; un detenido más fue sometido a cuatro sesiones de tortura; y uno más fue torturado al menos en seis momentos diferentes, después de su arresto.

Cuatro de los acusados, además, obtuvieron un amparo en el que el juez no sólo ordenó su liberación, sino que calificó a la PGR como autoridad en “inactividad investigadora”, tras constatar que no sólo torturó a detenidos, sino que “no se aprecia que se hayan explorado siquiera las líneas de investigación que apuntan a la participación del Ejército Mexicano y la Policía Federal (en la desaparición de los 43 normalistas)”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna AstraZeneca: qué se sabe del trastorno de coagulación que podría explicar los trombos

Un equipo de médicos de Alemania concluyó que la vacuna Oxford-AstraZeneca se asocia con el desarrollo de un coágulo que se asemeja clínicamente a la trombocitopenia inducida por heparina (TIH).
10 de abril, 2021
Comparte

La pregunta llevaba semanas dando vueltas: ¿cuáles son los reales riesgos de formación de coágulos tras inocularse con la vacuna Oxford-AstraZeneca?

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) finalmente dio algunas luces al respecto: los trombos —concluyó— deben incluirse como un efecto secundario raro que puede aparecer en algunos receptores de esta vacuna contra la covid-19.

La probabilidad de morir por una afección como esta es tan baja como una entre un millón. Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1,000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Por lo mismo, las autoridades y científicos han insistido en que los beneficios de AstraZeneca superan los riesgos.

Pero ¿cuál es la explicación detrás de la aparición de estos trombos? ¿Qué causa este líquido inmunizante en algunas pocas personas que les hace desarrollar coágulos de sangre?

Reacción inmune por combinación de coágulos y plaquetas bajas

Aunque la respuesta aún no está del todo clara pues se sigue investigando, la propia agencia europea entregó algunas pistas: una explicación plausible —dijeron— es que la vacuna pueda desencadenar una respuesta inmune que conduzca a un trastorno atípico similar a la trombocitopenia inducida por heparina(TIH).

La heparina es un anticoagulante y el trastorno TIH, impulsado por el sistema inmunológico, consiste en una reacción adversa al fármaco que activa las plaquetas y la coagulación, produciendo un aumento en la formación de trombos.

como funciona la vacuna AstraZeneca

BBC

En la comunidad científica, esta teoría venía discutiéndose hace algunas semanas luego de que un equipo de médicos en Alemania la sugiriera el 19 de marzo pasado, denominándola “trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacuna”, abreviado como VITT, por sus siglas en inglés (o VIPIT, según el primer estudio del equipo alemán).

Ahora, ¿cómo se llegó a esta conclusión?

En las investigaciones detrás de estos casos de trombos se descubrió que todos los pacientes afectados tenían un número bajo de plaquetas, las células sanguíneas que normalmente ayudan a reparar el sangrado en el cuerpo.

También se concluyó que los pacientes tenían este anticuerpo particular, similar al TIH, en la sangre que activa las plaquetas.

Los científicos alemanes —liderados por el especialista en coagulación de la Universidad de Greifswald Andreas Greinache—, publicaron los resultados finales de su investigación el 9 de abril en el New England Journal of Medecine.

En este estudio analizaron las características de 11 pacientes en Alemania y Australia, que desarrollaron uno o varios eventos de trombosis o trombocitopenia después de la vacunación con AstraZeneca.

De estos pacientes, nueve eran mujeres, con una edad media de 36 años.

Entre 5 y 16 días después de la vacunación, todos los pacientes presentaron uno o varios eventos de trombosis, con excepción de uno, que presentó una hemorragia intracraneana que le causó la muerte.

Entre los pacientes que tuvieron más de un evento de trombosis, nueve tuvieron trombosis venosa; tres tuvieron trombosis en el abdomen (trombosis de la vena esplácnica); tres tuvieron embolia pulmonar; y otros cuatro tuvieron otro tipo de trombosis.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Según la agencia reguladora europea, las trombos deben incluirse como un efecto secundario raro de la vacuna AstraZeneca.

De los 11 pacientes estudiados, seis fallecieron.

Ninguno de ellos había recibido heparina antes del inicio de los síntomas pero sí produjeron el anticuerpo similar al de TIH.

Este anticuerpo, que se activaría con la vacuna AstraZeneca, hace que las plaquetas se agrupen por error y formen coágulos.

Un trastorno tratable

De acuerdo con la investigación del equipo alemán, el VITT es una reacción “muy rara” y, si se identifica con prontitud, es “tratable”.

“Sabemos qué hacer: cómo diagnosticarlo y cómo tratarlo”, dijo Greinacher. “Y entre antes se haga el tratamiento, mejor”, agregó.

En una conferencia de prensa este viernes, el científico alemán afirmó además que, si bien todavía faltan estudios, es probable haya factores individuales en las personas afectadas que desencadenen este efecto adverso.

“De lo contrario, veríamos este problema en muchas más personas, lo que afortunadamente no es el caso (…). Es una noticia fantástica para el programa de vacunación porque de lo contrario este habría sido el riesgo de muchas otras vacunas inmunizantes”, aseguró.

Sin embargo, a pesar de que la agencia europea dijo que la mayoría de los casos notificados de trombos han ocurrido en mujeres menores de 60 años, no se ha podido concluir si es que la edad, el género o los historiales médicos puedan ser factores adicionales de riesgo.

Riesgos de vacuna en contexto

BBC

Pero este riesgo parece aumentar en las personas más jóvenes.

De hecho, las autoridades británicas decidieron que, dado que las personas sanas menores de 30 años tienen menos riesgo de enfermarse gravemente a causa de covid-19, el equilibrio de riesgos y beneficios significa que se les debe ofrecer una vacuna diferente a la de AstraZeneca.

Sobre la píldora anticonceptiva -que, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo- el doctor Greinacher afirmó que lo más probable es que no sea un atenuante para la aparición de trombos.

¿Cuáles son los síntomas?

La agencia reguladora europea afirmó que los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones. Así, llamó a las personas a buscar asistencia médica en caso de desarrollar síntomas.

Algunos de estos síntomas son: dificultad para respirar, visión borrosa, dolor de cabeza severo y persistente, dolor de pecho, hinchazón en la pierna, dolor abdominal persistente y pequeñas manchas de sangre debajo de la piel, entre otros.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Varios países dependen en gran medida de la vacuna AstraZeneca para combatir la covid-19.

Por otro lado, la mayoría de los casos investigados muestran que la aparición de coágulos puede darse entre cuatro días y unas pocas semanas después de que una persona recibe la vacuna.

Los expertos médicos en el Reino Unido, en todo caso, sugieren que esta rara condición debe ser considerada en cualquier persona que tenga síntomas similares hasta un mes después de haber sido inoculada.

¿Por qué es importante?

El hallazgo de este trastorno y su tratamiento pueden ser de gran utilidad para el desarrollo de la campaña de vacunación masiva contra la covid-19 a nivel mundial.

Actualmente, varios países en el mundo dependen en gran medida de AstraZeneca.

En Reino Unido, por ejemplo, 31 millones de personas han sido vacunadas con la primera dosis y, en su gran mayoría, se ha utilizado AstraZeneca.

Otras naciones europeas, como Alemania, Francia, Italia y España, han experimentado retrasos en sus campañas de inoculación y una de las razones es justamente la suspensión de AstraZeneca después de que se decidiera aplicar sólo a los menores de 59 años y aparecieran los primeros registros de coágulos de sangre.

Emer Cooke

Getty Images
“Esta vacuna ha demostrado ser muy eficaz”, dijo Emer Cooke, directora de la EMA.

Esto ha provocado que varios de cientos de miles de dosis de AstraZeneca no se estén utilizando. Es el caso de Alemania, donde el propio ministro de Salud, Jens Spahn, reconoció en marzo que se habían administrado solo el 15% de las dosis disponibles.

Con todo, en las próximas semanas la agencia reguladora europea planea entregar más información respecto a los trombos causados por la vacuna.

Autoridades y científicos esperan que con esto se vislumbren las dudas y se siga adelante con la más difícil de las campañas de vacunación masiva de la historia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.