El gobierno de AMLO no vetará la Ley de Seguridad; esperará resolución de la Corte: Sánchez Cordero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El gobierno de AMLO no vetará la Ley de Seguridad; esperará resolución de la Corte: Sánchez Cordero

La exministra asegura que aunque la Ley de Seguridad es inconstitucional en varios artículos y sería benéfico reformar algunos de ellos, aguardarán a la resolución del Tribunal. Colectivos insisten en que se trata de una estrategia fallida.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
14 de agosto, 2018
Comparte

La próxima administración del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, descarta la posibilidad de abrogar la Ley de Seguridad Interior, como lo han solicitado organizaciones civiles integradas en el colectivo Seguridad sin guerra que, según advierten, ratifica la permanencia del Ejército en labores de seguridad pública que corresponde a autoridades civiles y vulnera derechos humanos.

Olga Sánchez Cordero, propuesta para encabezar la Secretaría de Gobernación, afirma en entrevista con Animal Político que el gobierno entrante esperará la resolución de la Suprema Corte de Justifica de la Nación (SCJN) respecto a las controversias constitucionales interpuesta por gobiernos municipales.

En tanto, el colectivo considera que la abrogación sería el camino ideal para evitar que la Ley resulte, en la práctica, en violación a los derechos humano. “Podría ser que la Corte sólo quitara algunos artículos que son evidentemente inconstitucionales, pero dejaran lo demás. Nos preocupaba mucho”, dice Ixchel Cisneros, directora de Cencos, una de las organizaciones del colectivo.

“Teniendo mayoría en el Congreso, (Morena) tendría la capacidad de sacar una ley distinta y abrogar la de Seguridad Interior, que es una de las solicitudes de las víctimas. Está bien respetar el proceso de la Corte, pero ellos también podrían incidir, haciendo su trabajo aparte. Podrían pensar en otra ley distinta”, asegura Cisneros.

Sánchez Cordero asegura que están esperando la resolución del máximo Tribunal, “podríamos avanzar en la derogación, pero por respeto a la Corte debemos esperar el resultado”. Ella, como exministra de la nación advierte que la Ley efectivamente “es inconstitucional en varios artículos y sería benéfico cuando menos reformar los artículos que veo inconstitucionales”, pero por el momento no la abrogarán.

En diciembre pasado, el Legislativo aprobó la Ley de Seguridad Interior pese al rechazo de diversas organizaciones civiles y organismos internacionales como la ONU, Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Amnistía Internacional por integrar preceptos contrarios al respeto a los derechos humanos contenidos en tratados internacionales.

Entre las críticas expuestas por la ONU está la utilización de “conceptos ambiguos y laxos que favorecen una aplicación extensiva, discrecional y arbitraria”, como “seguridad interior”, “acciones de seguridad interior”, “amenazas a la seguridad interior”, “riesgo a la seguridad interior”.

Por ello, los  escenarios que permiten habilitar las acciones previstas en la ley “son demasiado generales y poco precisos, de modo tal que se podrían activar los mecanismos previstos en la ley en una cantidad indeterminada de supuestos”.

Incluso, el precepto de “uso legítimo de la fuerza” no se ajusta a los estándares internacionales en la materia. En su definición, sólo se hace referencia al uso “racional y proporcional”.

En tanto, el colectivo Seguridad sin guerra ha insistido que la Ley de Seguridad Interior normaliza la actuación del Ejército en las labores de seguridad pública, la cual ha significado una estrategia fallida en el combate al narcotráfico que inició el expresidente Felipe Calderón y continuó el actual mandatario, Enrique Peña Nieto.

Luego de la aprobación, los municipios de Nezahualcóyotl, Ocuilan y Cocotilán en el Estado de México; Hoctun, Oxkutzcab y Tepakan en Yucatán, Ahuacatlán y Tepeyahualco presentaron recurso de inconstitucionalidad ante la Corte, mismos que fueron aceptados por el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, en febrero pasado.

Por otra parte, parte de la petición de abrogar esta ley es crear una estrategia real del combate a la violencia. Por ello, el colectivo Seguridad sin guerra ya tuvo reuniones con Alfonso Durazo, quien fue propuesto por López Obrador para dirigir la próxima Secretaría de Seguridad Pública, quien expuso que la política en esta materia incluye que los militares regresen a los cuarteles en los próximos tres años y el fortalecimiento de las policías civiles.

Ambos puntos siempre han sido exigencia de las organizaciones ciudadanas, para que exista una “estrategia integral de seguridad y que no se enfoque sólo a los militares, que pase por el mejoramiento de policías civiles, prevención de la violencia, discusión de la despenalización de la mariguana”, advierte Cisneros.

Aunque es una buena señal que el colectivo ya fue escuchado por el equipo del próximo presidente, cosa que nunca ocurrió con el actual mandatario y Calderón, aún no hay precisión sobre cómo se aplicará en lo particular la estrategia de seguridad. “Esperemos que no sólo se quede en dichos sino que vaya más allá; es fundamental para que se diferencie el futuro gobierno, que tanta credibilidad tiene con respecto a los otros”, dice la directora de Cencos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La princesa Mako de Japón renuncia a la realeza para casarse con su novio plebeyo de la universidad

Tras años en el ojo del huracán por su relación, la princesa y su novio desde la universidad, Kei Komuro, contrajeron matrimonio este martes en una discreta ceremonia.
26 de octubre, 2021
Comparte

Este martes la princesa Mako de Japón se casó finalmente con Kei Komuro, su novio desde la universidad, renunciando así a su estatus real.

Según la ley japonesa, los miembros femeninos de la familia imperial pierden su posición si se casan con un “plebeyo”, aunque esa regla no aplica a los miembros masculinos.

Mako obvió los tradicionales ritos de una boda real y rechazó el pago que se le ofrece a las mujeres de la realeza cuando se retiran de la familia.

Ella es la primera miembro femenina de la familia real en rehusar ambas costumbres.

Se prevé que la pareja se irá a vivir a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado.

Esa salida ha suscitado comparaciones inevitables con la pareja real británica formada por Meghan Markle y el príncipe Harry, por lo que los recién casados han sido apodados los “Harry y Meghan de Japón”.

Igual de Markle, Komuro ha sido objeto de un intenso escrutinio desde que su relación con Mako se hizo pública. La crítica más reciente que recibió fue por lucir una cola de caballo cuando regresó a Japón.

Algunos tabloides y usuarios en las redes sociales opinaron que su peinado —considerado poco convencional en Japón— era impropio de alguien dispuesto a casarse con una princesa.

“Kei es irremplazable”

En una rueda de prensa que la pareja dado el mismo día de la boda, Mako pidió escusas por cualquier molestia que su matrimonio pudo haber causado al pueblo.

“Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome”, declaró, según un informe del medio público NHK.

“Para mí, Kei es irremplazable. El matrimonio fue una opción necesaria para nosotros”.

Komuro añadió que ama a Mako y quiere pasar el resto de su vida con ella.

“Amo a Mako. Sólo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos”, dijo Komuro, según lo reporta la agencia AFP.

“Me siento muy triste de que Mako haya estado en una mala situación, mental y físicamente, debido a las acusaciones falsas”.

La princesa Mako (der.) abraza a su hermana, la princesa Kako, en la hacienda Akasaka, 26 de octubre, 2021

Getty Images
La princesa Kako, hermana menor de Mako, felicitó a la pareja.

La princesa Mako abandonó su residencia en Tokio a eso de las 10:00 de la mañana hora local de este martes para casarte, haciendo la venia varias veces a sus padres, al príncipe heredero Fumihito y a la princesa heredera Kiko. También abrazó a su hermana menor antes de partir.

La pareja ha recibido una extensa cobertura mediática a lo largo de los años y su relación ha sido objeto de polémica, lo que le ha causado a la princesa desorden de estrés postraumático, reportó con anterioridad la agencia oficial de asuntos reales, IHA.

Este mismo martes varias personas protestaron contra la boda, portando pancartas apuntando a asuntos financieros de la familia de Komuro, particularmente de la madre del novio.

Una protesta contra la boda de la princesa Mako y Kei Komuro in Tokio, el 26 de octubre, 2021.

Getty Images
Algunos japoneses conservadores que no creen que Komuro sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

La ahora exprincesa se comprometió con Komuro en 2017 y los dos planearon casarse el año siguiente.

Pero la boda se pospuso tras unas denuncias sobre los problemas financieros de la madre de Komuro.

El palacio negó que la postergación estuviera vinculada a eso, aunque el príncipe heredero Fumihito afirmó que era importante que los asuntos de dinero se aclararan antes de que la pareja se casara.

Según el corresponsal de la BBC en Tokio, Rupert Wingfield-Hayes, la verdadera razón de la animosidad contra Komuro parece venir de un sector conservador de la sociedad que no cree que sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

Komuro —que recibió una oferta de trabajo de un destacado bufete de abogados— es de origen humilde y los tabloides locales han pasado años buscando chismes sobre su familia, incluyendo las acusaciones contra su madre.


Análisis: Hideharu Tamura, BBC News, Tokio

La reacción de algunos medios y parte del público a la relación entre la princesa Mako y Kei Komuro ha dejado patente la presión que enfrentan las mujeres de la familia imperial.

La IHA ha informado de que la princesa Mako sufrió de desorden de estrés postraumático por la fuerte crítica desde los medios y las redes desde el anuncio de su compromiso hace cuatro años.

Ella no es la primera mujer de la familia real japonesa en ser afectada de esta manera.

Su abuela, la emperatriz emérita Michiko, perdió la voz temporalmente hace casi 20 años cuando desde los medios se la tachó de no apta para ser la esposa de un emperador.

Su tía política, la emperatriz Masako, sufrió depresión después de ser culpada por no haber tenido un hijo varón.

Las mujeres de la realeza están forzadas a cumplir con ciertas expectativas: deben apoyar a sus esposos, dar a luz a un heredero y ser guardianas de las tradiciones japonesas. Si se quedan cortas, se las critica salvajemente.

Lo mismo sucedió con la princesa Mako, quien dijo que renunciaría a su estatus real. Pero ni siquiera eso ha sido suficiente para frenar los ataques contra ella, su esposo y su matrimonio.

Si quieres leer esta historia en japonés, la encuentrasaquí.


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.