Cómo las hormigas demuestran que ser ocioso es mejor para algunos trabajos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo las hormigas demuestran que ser ocioso es mejor para algunos trabajos

La distribución de carga de trabajo desigual puede resultar beneficiosa.
21 de agosto, 2018
Comparte

A veces, lo mejor que puede hacer un empleado es no trabajar.

Al menos eso dice un nuevo estudio sobre hormigas y robots publicado por la revista científica Science.

La clave está en el espacio: cuando el lugar de trabajo es reducido, es mejor que no haya muchos empleados, ya que demasiados cuerpos pueden congestionar el local.

Una metodología en la que parte del personal esté ocioso, puede ayudar a evitar atascos.

Estas revelaciones pueden ayudar a concebir estrategias para evitar aglomeraciones y ambientes laborales hacinados en situaciones como las operaciones de asistencia que se montan en casos de desastre.

Daniel Goldman, experto en física y robótica del Instituto de Tecnología de Georgia, lleva ocho años estudiando a las invasoras hormigas coloradas, ya que opina que entender cómo cooperan en la construcción de túneles podría servir para el diseño de robots.

Y es que a diferencia de los autos y autobuses, las hormigas rara vez protagonizan atascos de tráfico.

hormigas en un túnel

BBC
Los investigadores estudiaron cómo cooperaban las hormigas a la hora de construir. (Foto: Rob Felt, Georgia Tech)

“Les pintamos a las hormigas el abdomen con marcadores y las monitoreamos para ver cuáles aparecían en el túnel”, dijo Goldman del experimento reseñado en Science.

“Descubrimos que, de hecho, alrededor del 30% de las hormigas de un grupo hacían el 70% del trabajo porque iban al túnel con más frecuencia y excavaban más”, explicó.

“Queríamos saber por qué solo el 30% de las hormigas estaban excavando y comprender cómo se relaciona esto con las leyes básicas de la física”, añadió.

Y resultó que la desigualdad en la carga de trabajo de las hormigas no se debe a que las más trabajadoras cuenten con una “cualificación” especial en ingeniería civil.

La coautora del estudio Daria Monaenkova le dijo a la BBC en una entrevista: “Las excavadoras más activas fueron identificadas y retiradas del grupo. Sorprendentemente, varios miembros restantes del grupo las reemplazaron”.

“Para nosotros, esto fue una señal de que la distribución de carga de trabajo desigual puede resultar beneficiosa para el equipo excavador”.

“Encontramos un beneficio común funcional en esta aparente desigualdad en el ambiente laboral. Sin ella, simplemente no se puede excavar”, añadió Goldman.

¿Por qué es esto importante?

Comprender cómo las hormigas evitan las aglomeraciones y su eficiencia en la excavación de túneles puede contribuir a entender las situaciones en que la policía de tráfico y los conductores (ya sean hormigas, robots o personas) están trabajando pese a contar con un conocimiento limitado del resto de integrantes del grupo.

Para ver si estas teorías pueden aplicarse en un ambiente real, los científicos construyeron robots que podían excavar en un ambiente de alta tecnología parecido a una piscina de pelotas para niños.

El equipo investigador estaba interesado en descubrir principios según los cuales enjambres de robots puedan realizar tareas en escenarios abarrotados, donde pueden colisionar entre ellos entorpeciendo así su facultad para moverse.

Robots

BBC
Pruebas con robots en el Instituto de Tecnología de Georgia. (Foto: Rob Felt)

Si se aplicaba una estrategia de “ansias por trabajar”, los robots se dirigían directamente al trabajo pero se enredaban entre ellos al poco tiempo.

Si los robots conseguían ir hacia atrás sin recoger pelotas, el trabajo se hacía bien.

Sin embargo, una estrategia “ociosa” funcionaba mejor en materia de consumo de energía y de ritmo de excavación.

Jeff Aguilar, que rastreó y analizó a los robots, dijo: “Lo más interesante es esta idea de que, si eres ocioso, en algunos casos es mejor”.

“Lo que diferencia a los robots es que resulta que si no usas estrategias como el retroceso y la distribución desigual de la carga de trabajo, estos se desempeñan peor que las hormigas y que los modelos teóricos. Porque recién estamos comenzando a tener controles sofisticados y agilidad en los robots. A ellos les cuesta incluso más salir de los atascos“, afirmó Aguilar.

Escombros del puente en Génova

Getty Images
Estas estrategias podrían ser útiles para evitar ambientes laborales hacinados en situaciones como las operaciones de asistencia que se montan en casos de desastre.

En comparación con los robots, las hormigas coloradas han desarrollado normas sociales sofisticadas para evitar los problemas que ocurren cuando hay muchos individuos en un ambiente congestionado.

“Si hay un desastre natural, los robots podrían maniobrar a través de espacios complejos y cerrados. Si todos intentaran ir a la vez, podrían enredarse”, explicó Goldman.

“Más adelante, creo que tendremos robots que serán ‘terrestremente’ capaces y que trabajarán en equipos. Algunos de los principios que aprendimos en este estudio podrían aplicarse en estas circunstancias”, agregó.

En el futuro, al investigador también le gustaría entender cómo las hormigas desarrollan la estrategia más efectiva y aplicar esto en intentar hacer que grupos de robots sean capaces de aprender las mejores estrategias.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Carlo Echegoyen

Gobierno dio 2 mil mdp a Lotenal para rifa del avión por ser 'política prioritaria'  

Los recursos estaban en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, como parte de decomisos o recuperaciones en procedimientos penales.
Foto: Carlo Echegoyen
15 de septiembre, 2020
Comparte

El Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado entregó 2 mil millones de pesos a la Lotería Nacional (Lotenal) para pagar los 100 premios de 20 millones en efectivo de la rifa del avión presidencial de este 15 de septiembre, justificándolo como “gastos de salud”, es decir, una política prioritaria.

La entrega de los recursos fue una decisión del Gabinete Social de la Presidencia, presidido por el presidente Andrés Manuel López Obrador en una sesión del pasado 13 de agosto.

De acuerdo con fuentes del Gobierno Federal, dicha entrega fue justificada como gastos en salud, toda vez que las ganancias de la rifa del avión presidencial TP01 Boeing 787-8 serían destinadas a hospitales del país.

Los recursos estaban en el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, como parte de decomisos o recuperaciones en procedimientos penales y el Gabinete Social de la Presidencia es el encargado de decidir en qué se gasta.

Dicha figura fue creada como parte de las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal en agosto de 2019 y enero de 2020 y está presidido por el Presidente, y los titulares de la Secretaría de Bienestar, Gobernación, Hacienda, Educación, Salud, del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, el IMSS, ISSSTE, DIF y la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Se trata de una instancia colegiada de “formulación y coordinación de la asignación y transferencia de los bienes  asegurados y decomisados en los procedimientos penales federales”, según el artículo 44 bis, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

En el reglamento de dicha ley, publicada en mayo de este año, se establece que los bienes asegurados deben ser “utilizados para el servicio público, programas sociales u otras políticas públicas prioritarias”.

Ello permitió la entrega de recursos a la Lotenal para entregar los premios en efectivo del sorteo de este 15 de septiembre.

En un inicio, el premio mayor del sorteo era el avión presidencial luego que no pudo ser vendido durante 19 meses de intentarlo en Estados Unidos, pero ganarlo significaba gasto en el mantenimiento y estacionamiento el presidente decidió que sería mejor se rifaría su costo, y por lo tanto, serían 100 premios de 20 millones cada uno.

La venta de los boletos de 500 pesos cada uno significaría recuperar 2 mil millones de pesos que serían destinados a los hospitales del país. Sin embargo, de los 6 millones de cachitos que se esperaba vender, sólo se vendió 69%.

Según el presidente López Obrador, 3 millones de cachitos fueron comprados por empresarios en febrero pasado, luego de una cena que tuvo con ellos en Palacio Nacional.

El resto serían adquiridos por el público, pero en los últimos días, dependencias de gobierno también distribuyeron boletos, como el INSABI, que entregó un millón de cachitos a casi mil hospitales públicos de todo el país que atienden Covid-19, según informó Juan Ferrer, titular del Insabi.

Dijo que los recursos fueron otorgados por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado y si  algún hospital resulta ganador, el premio de 20 millones de pesos deberá utilizarse para complementar las necesidades de infraestructura, equipamiento o insumos médicos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.