Después de 60 años de exploración, la NASA al fin envía una nave rumbo al sol
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Después de 60 años de exploración, la NASA al fin envía una nave rumbo al sol

Si todo marcha según los planes, el 11 de agosto un cohete Delta IV de elevación superpesada despegará de Cabo Cañaveral, Florida, llevando en la nariz de cono una pequeña sonda del tamaño de un Volkswagen para ofrecer a los científicos las vistas más próximas de esta estrella.
Por Amy Thompson @astrogingersnap
5 de agosto, 2018
Comparte

Cuando la foto te queme, retrocede un paso. Este consejo es cortesía del sentido común y de la física básica. Pero persiste un misterio: ¿por qué no sucede lo mismo en el sol, cuya superficie es, de hecho, más fría que su atmósfera incandescente?

Eugene Parker reflexionaba en esta y otras incógnitas cuando tuvo su “momento eureka”: comprendió que el sol emite un chorro constante de partículas candentes, las cuales causan las auroras y —a veces— arruinan nuestros tendidos eléctricos y los satélites de comunicación. Ese “viento solar”, como lo llamó Parker, no explicaba del todo el asunto de la fogata, pero, gracias a eso, el estudiante de 30 años obtuvo un doctorado y la reputación como uno de los astrónomos más eminentes de todos los tiempos.

El mismo año en que Parker publicó sus trabajos (era 1958), un grupo de científicos creó una lista de pendientes integrada por 14 misiones espaciales robóticas a distintos destinos del sistema solar.

En los siguientes 60 años, la NASA envió naves a 13 de esos lugares: la luna, los asteroides y cada uno de los planetas conocidos, desde Mercurio hasta Neptuno e, incluso, al planeta enano Plutón. Los vehículos exploraron todo el sistema solar, menos el objeto que yace en el centro. El más grande, el más brillante y a no dudar, el más misterioso: su sol.

Un cohete Delta IV de elevación superpesada (muy parecido al de la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea) transportará al espacio la Sonda Solar Parker.

Ahora, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA, pretende enmendar su error. Si todo marcha según los planes, el 11 de agosto un cohete Delta IV de elevación superpesada despegará de Cabo Cañaveral, Florida, llevando en la nariz de cono una pequeña sonda del tamaño de un Volkswagen.

Un propulsor especial de tercera etapa sacará al cohete de la órbita terrestre y lo despedirá hacia el sol a velocidades de hasta 430,000 millas por hora (más de 692,000 kilómetros por hora), convirtiéndose en la nave espacial más rápida de la historia. Su misión de siete años: ofrecer a los científicos las vistas más próximas jamás obtenidas del enigma que resplandece en el corazón de nuestro rincón del universo.

Se espera que la misión permita que los científicos entiendan cómo funciona nuestra estrella y, por consiguiente, las estrellas de los rincones más apartados de la galaxia.

La misión, llamada Sonda Solar Parker, representa otro hito para la NASA. Es la primera vez que la dependencia gubernamental designa una sonda robótica con el nombre de un científico vivo: Eugene Parker, quien cuenta con 91 años.

Checa la nota completa en la nueva edición de Newsweek en Español.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Fracasamos": qué pasó con el polémico plan de Suecia contra COVID-19

Suecia ha recibido críticas por su política para manejar la pandemia, menos estricta que la de otros países europeos.
17 de diciembre, 2020
Comparte

“Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de muertos y es terrible”.

Así definió el rey de Suecia, Carlos Gustavo, el año 2020, marcado por la polémica estrategia del país contra la covid-19.

Suecia ha recibido críticas por su gestión de la pandemia, en la que nunca impuso el confinamiento total que se vio en otros países europeos, y basada, más que en normas de obligado cumplimiento, en recomendaciones a la población.

Ha habido casi 350,000 casos de coronavirus confirmados y más de 7,800 muertos en Suecia.

“El pueblo de Suecia ha sufrido tremendamente en condiciones difíciles. Uno piensa en todos los miembros de las familias que no han podido despedirse de sus familiares enfermos. Creo que es una experiencia dura y traumática no poder dar una cálida despedida”, dijo en el programa anual de televisión en el que revisa el año que termina.

Cuando le preguntaron si tenía miedo de resultar infectado con el virus, el rey, que tiene 74 años, respondió: “Últimamente, se ha hecho más evidente, se ha ido acercando más y más. Eso no es lo que uno quiere”.

En lugar de basarse en reglas y sanciones, Suecia apela a la responsabilidad de los ciudadanos y el deber cívico, y las autoridades se limitan a emitir recomendaciones. No hay castigo para quienes hacen caso omiso de ellas.

El gobierno sueco nunca ha impuesto un confinamiento total ni el uso obligatorio de la mascarilla, y bares y restaurantes han permanecido abiertos.

Sin embargo, hace pocos días se solicitó a escuelas en Estocolmo, la capital, que pasen lo antes posible a enseñar a distancia a sus estudiantes de entre 13 y 15 años por primera vez. La medida se anunció en respuesta al aumento de los contagios.

Una semana antes se había decidido la educación a distancia para los mayores de 16 en todo el país.

Y el lunes, llegaron nuevas recomendaciones a nivel nacional sobre distancia social para el periodo navideño que sustituyen a las que habían emitido las autoridades regionales.

El consejo para los suecos es que no se reúnan más de ocho personas, hacerlo al aire libre cuando sea posible y evitar viajar en tren o autobús.

Se mantiene en vigor la prohibición de encuentros públicos de más de ocho personas, lo que afecta a eventos como conciertos, competiciones deportivas y manifestaciones.

La polémica de las medidas “voluntarias”

El epidemiólogo jefe del Estado sueco, Anders Tegnell, dijo en noviembre que la estrategia que seguía el país combinaba medidas legales y acciones voluntarias.

Le dijo a la BBC: “Creemos que es realmente la mejor” en el contexto sueco.

De acuerdo con un informe oficial publicado esta semana, la estrategia nacional fracasó en la protección de los mayores en residencias, algo por lo que el gobierno ha aceptado su responsabilidad.

Más del 90% de las muertes relacionadas con la covid se han producido entre mayores de 70 años y casi la mitad en residencias de mayores y dependientes, afirma el gobierno.

Una mujer recoge muestras de test de la covid-19 en la ciudad sueca de Malmo.

Reuters
La estrategia sueca se ha basado más en la colaboración ciudadana que en normas de obligado cumplimiento.

Tegnell dijo que el organismo que dirige, la Agencia Sueca de Salud Pública, no es responsable de dirigir este tipo de centros y que todos los interesados deben ayudar a mejorar la situación para asegurarse de que los ancianos no se contagien.

Para Tegnell, Suecia ha mejorado en la protección de los mayores, y dijo que ningún país ha tenido un éxito total en esta tarea.

El epidemiólogo sueco recordó en una entrevista en Sverige Radio el miércoles que incluso Alemania estaba siendo ahora duramente golpeada.

Suecia ha sido también señalada por ser uno de los países con un mayor número de casos per cápita y acumula más muertos que todo el resto de estados nórdicos sumados.

Esto ha provocado críticas de vecinos como Noruega, Dinamarca y Finlandia, que se quejan de que la laxa política sueca está poniendo en riesgo la efectividad de sus propias medidas.

El martes, el primer ministro sueco, Stefan Lofven, dijo que tenía la sensación de que muchos expertos habían subestimado la segunda ola.

“Creo que muchos en la profesión no vieron venir semejante ola”, dijo al diario Aftonbladet.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.