Morena incrementa fuerza en San Lázaro gracias a cachirules: pasa de 191 a 247 diputados

El PAN quedó en 80 integrantes, el PRI en 47, con lo que quedan como segunda y tercera fuerzas políticas en la Cámara baja.

diputados
Cuartoscuro

La bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados aumentó de 191 integrantes a 247, debido a los “cachirules”, es decir, candidatos que ganaron con las siglas de otro partido político, en este caso con el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), pero se inscribieron en la bancada de Morena.

El Partido Acción Nacional (PAN) quedó en 80 integrantes, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 47, con lo que quedan como segunda y tercera fuerzas políticas en la Cámara baja.

Al perder los legisladores que tenían y que se pasaron a Morena, el PT quedó con 29 diputados, es decir perdió 32 integrantes.

Mientras que el PES se quedará con 31 diputados de los 56 que tenía, es decir 25 menos.

Seguirá Movimiento Ciudadano (MC) con 28 legisladores, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con 20 y el Verde (PVEM) con 16.

Lee: Mario Delgado coordinará a diputados de Morena; Muñoz Ledo presidirá la Mesa Directiva

Esta tarde los diputados rindieron protesta al cargo y la Cámara baja de la 64 Legislatura quedó instalada.

Los diputados de la nueva mayoría gritaron “¡Morena!” y “¡Es un honor estar con Obrador!” levantando el puño.

El encargado de tomar la protesta fue el presidente de la Mesa de Decanos, Pablo Gómez Álvarez, de Morena.

Minutos antes, el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah Gebara, dio a conocer que la Mesa de Decanos también quedó integrada por tres vicepresidentes, Dulce María Sauri Riancho, del PRI; Antonio Ortega Ramírez, del PRD, y Héctor Yáñez Landa, del PRI.

También se designó como secretarios a Lucero Saldaña, del PRI; Porfirio Muñoz Ledo, de Morena, y Óscar González Yáñez, del PT.

PT se deslinda de documento en el INE

La Comisión Ejecutiva Nacional del PT informó que la petición presentada el pasado jueves 23 de agosto en INE, por Lilia Aguilar Gil y Silvano Garay Ulloa, solicitando se desconocieran 35 diputados electos enlistados bajo las siglas del PT, en el Convenio de la coalición Juntos Haremos Historia, no fue discutido y mucho menos avalado por los órganos de dirección del partido.

Prueba de ello, detalló el partido, es que al día siguiente la Comisión Coordinadora Nacional del PT presentó de manera legal el deslinde de estos acontecimientos ante la autoridad electoral administrativa.

Los petistas anunciaron que aplicarán sanciones contra Aguilar y Garay por haber incurrido en graves faltas a los procesos internos y asumir un tema que únicamente corresponde a intereses personales.

El caso del PES

El Partido Encuentro Social (PES) registró 31 miembros para conformar una bancada en la Cámara de Diputados, a pesar de que originalmente había obtenido 56 en las urnas –todos gracias a votantes de Morena, ya que por sí mismo no obtuvo el 3% de sufragios y por ello perderá el registro–.

La fuga de 25 de sus propios legisladores se debe a que al postular candidatos como parte de la coalición Juntos Haremos Historia, con Morena y el Partido del Trabajo, aunque el acuerdo le daba 25% de candidaturas, terminó colocando a militantes de los otros dos organismos, que ahora se han ido.

El coordinador de este partido, emanado de filas de la iglesia evangélica, será Fernando Manzanilla, un expanista identificado con los sectores más conservadores de Puebla, que fue secretario de gobierno del exgobernador Rafael Moreno Valle –de quien además es cuñado–, y que apenas este año fue invitado a ser candidato del partido, aunque no milita en él. Manzanilla llegó a la Cámara por el distrito 12, correspondiente a la ciudad de Puebla, en donde sólo 1.9% de los votantes tachó el logotipo del PES, pero gracias a que 44.7% tachó el de Morena.

Representando al PES, aunque con votos de Morena, llegan otros personajes que han causado polémica. Una de ellas fue Elba Lorena Torres Díaz, de Aguascalientes. Durante la campaña, Morena se deslindó de ella porque firmó la agenda del Frente Nacional por la Familia, una organización conservadora que rechaza los matrimonios homosexuales y el aborto. Sin embargo, en su distrito, sólo el 3% de electores dio su voto al PES, que sumó el 29.7% de Morena para llevarla al Congreso.

Otro miembro de esta nueva bancada morada es Ernesto D’Alessio (Ernesto Vargas es su nombre real), reconocido practicante del cristianismo, que ha adoptado sobre todo la bandera del PES de defender el modelo de familia tradicional conformado por una mujer y un hombre. El actor y cantante obtuvo tan sólo 2.6% de votos para su partido en el distrito 8 de Guadalupe, Nuevo León; incluso el PT, el otro integrante de la alianza, tuvo más, con 3.9%, y logró la victoria con el 20.8% de Morena.

En cambio, rechazaron ser diputados del partido que los postuló personajes como Zoé Robledo, reconocido morenista que incluso está propuesto para ser subsecretario de Gobernación en el próximo gobierno; o Gerardo Fernández Noroña, que cuando acudió a su credencialización se justificó diciendo que es ateo y no podría ser parte de un partido confesional, así que se registró por el PT.

La lista de candidatos de Encuentro Social tenía más de 20 militantes de otros partidos, como Beatriz Rojas, exdiputada local de Morena en la Ciudad de México, o Maricruz Roblero, hermana de un exdiputado y coordinador del PT en Chiapas.

Este tipo de acuerdos provocó impugnaciones del PRI, PAN, PRD Movimiento Ciudadano y el propio PT, que acusaron que Morena tendrá demasiados legisladores porque impuso a sus candidatos en otros partidos. Sin embargo, el martes, un día antes de la toma de protesta de los nuevos diputados y senadores, el Tribunal Electoral desechó estas impugnaciones porque ya había jurisprudencia desde 2015 que avala que un legislador pueda llegar al Congreso por un partido distinto al que milita, si fue postulado dentro de un convenio de coalición.

Con información de Itxaro Arteta y Reforma 

Close
Comentarios