close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Morena incrementa fuerza en San Lázaro gracias a cachirules: pasa de 191 a 247 diputados

El PAN quedó en 80 integrantes, el PRI en 47, con lo que quedan como segunda y tercera fuerzas políticas en la Cámara baja.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
29 de agosto, 2018
Comparte

La bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados aumentó de 191 integrantes a 247, debido a los “cachirules”, es decir, candidatos que ganaron con las siglas de otro partido político, en este caso con el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), pero se inscribieron en la bancada de Morena.

El Partido Acción Nacional (PAN) quedó en 80 integrantes, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 47, con lo que quedan como segunda y tercera fuerzas políticas en la Cámara baja.

Al perder los legisladores que tenían y que se pasaron a Morena, el PT quedó con 29 diputados, es decir perdió 32 integrantes.

Mientras que el PES se quedará con 31 diputados de los 56 que tenía, es decir 25 menos.

Seguirá Movimiento Ciudadano (MC) con 28 legisladores, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con 20 y el Verde (PVEM) con 16.

Lee: Mario Delgado coordinará a diputados de Morena; Muñoz Ledo presidirá la Mesa Directiva

Esta tarde los diputados rindieron protesta al cargo y la Cámara baja de la 64 Legislatura quedó instalada.

Los diputados de la nueva mayoría gritaron “¡Morena!” y “¡Es un honor estar con Obrador!” levantando el puño.

El encargado de tomar la protesta fue el presidente de la Mesa de Decanos, Pablo Gómez Álvarez, de Morena.

Minutos antes, el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah Gebara, dio a conocer que la Mesa de Decanos también quedó integrada por tres vicepresidentes, Dulce María Sauri Riancho, del PRI; Antonio Ortega Ramírez, del PRD, y Héctor Yáñez Landa, del PRI.

También se designó como secretarios a Lucero Saldaña, del PRI; Porfirio Muñoz Ledo, de Morena, y Óscar González Yáñez, del PT.

PT se deslinda de documento en el INE

La Comisión Ejecutiva Nacional del PT informó que la petición presentada el pasado jueves 23 de agosto en INE, por Lilia Aguilar Gil y Silvano Garay Ulloa, solicitando se desconocieran 35 diputados electos enlistados bajo las siglas del PT, en el Convenio de la coalición Juntos Haremos Historia, no fue discutido y mucho menos avalado por los órganos de dirección del partido.

Prueba de ello, detalló el partido, es que al día siguiente la Comisión Coordinadora Nacional del PT presentó de manera legal el deslinde de estos acontecimientos ante la autoridad electoral administrativa.

Los petistas anunciaron que aplicarán sanciones contra Aguilar y Garay por haber incurrido en graves faltas a los procesos internos y asumir un tema que únicamente corresponde a intereses personales.

El caso del PES

El Partido Encuentro Social (PES) registró 31 miembros para conformar una bancada en la Cámara de Diputados, a pesar de que originalmente había obtenido 56 en las urnas –todos gracias a votantes de Morena, ya que por sí mismo no obtuvo el 3% de sufragios y por ello perderá el registro–.

La fuga de 25 de sus propios legisladores se debe a que al postular candidatos como parte de la coalición Juntos Haremos Historia, con Morena y el Partido del Trabajo, aunque el acuerdo le daba 25% de candidaturas, terminó colocando a militantes de los otros dos organismos, que ahora se han ido.

El coordinador de este partido, emanado de filas de la iglesia evangélica, será Fernando Manzanilla, un expanista identificado con los sectores más conservadores de Puebla, que fue secretario de gobierno del exgobernador Rafael Moreno Valle –de quien además es cuñado–, y que apenas este año fue invitado a ser candidato del partido, aunque no milita en él. Manzanilla llegó a la Cámara por el distrito 12, correspondiente a la ciudad de Puebla, en donde sólo 1.9% de los votantes tachó el logotipo del PES, pero gracias a que 44.7% tachó el de Morena.

Representando al PES, aunque con votos de Morena, llegan otros personajes que han causado polémica. Una de ellas fue Elba Lorena Torres Díaz, de Aguascalientes. Durante la campaña, Morena se deslindó de ella porque firmó la agenda del Frente Nacional por la Familia, una organización conservadora que rechaza los matrimonios homosexuales y el aborto. Sin embargo, en su distrito, sólo el 3% de electores dio su voto al PES, que sumó el 29.7% de Morena para llevarla al Congreso.

Otro miembro de esta nueva bancada morada es Ernesto D’Alessio (Ernesto Vargas es su nombre real), reconocido practicante del cristianismo, que ha adoptado sobre todo la bandera del PES de defender el modelo de familia tradicional conformado por una mujer y un hombre. El actor y cantante obtuvo tan sólo 2.6% de votos para su partido en el distrito 8 de Guadalupe, Nuevo León; incluso el PT, el otro integrante de la alianza, tuvo más, con 3.9%, y logró la victoria con el 20.8% de Morena.

En cambio, rechazaron ser diputados del partido que los postuló personajes como Zoé Robledo, reconocido morenista que incluso está propuesto para ser subsecretario de Gobernación en el próximo gobierno; o Gerardo Fernández Noroña, que cuando acudió a su credencialización se justificó diciendo que es ateo y no podría ser parte de un partido confesional, así que se registró por el PT.

La lista de candidatos de Encuentro Social tenía más de 20 militantes de otros partidos, como Beatriz Rojas, exdiputada local de Morena en la Ciudad de México, o Maricruz Roblero, hermana de un exdiputado y coordinador del PT en Chiapas.

Este tipo de acuerdos provocó impugnaciones del PRI, PAN, PRD Movimiento Ciudadano y el propio PT, que acusaron que Morena tendrá demasiados legisladores porque impuso a sus candidatos en otros partidos. Sin embargo, el martes, un día antes de la toma de protesta de los nuevos diputados y senadores, el Tribunal Electoral desechó estas impugnaciones porque ya había jurisprudencia desde 2015 que avala que un legislador pueda llegar al Congreso por un partido distinto al que milita, si fue postulado dentro de un convenio de coalición.

Con información de Itxaro Arteta y Reforma 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

7 emociones que sentíamos los seres humanos y que ya no existen

Cuando pensamos en las emociones, tendemos a pensar que son fijas y compartidas por todo el mundo. Sin embargo, no solo varían de país en país sino que también cambian con los tiempos. Aquí te explicamos algunas que eran muy comunes en el pasado.
21 de abril, 2019
Comparte
Ilustración antigua

Getty Images
En el pasado, las emociones se asociaban con más frecuencia a determinados momentos o lugares.

Solemos pensar que las emociones son fijas y universales.

Sin embargo, estas varían de país en país (piensa por ejemplo en la palabra schadenfreude, que solo existe en alemán y que describe el disfrute ilícito de la mala fortuna ajena) y nuevas emociones aparecen todo el tiempo.

El cambio de los emoticones, que tanto usamos hoy día para expresar nuestros sentimientos, también refleja lo dinámicas que pueden ser las emociones.

BBC Radio 3 conversó con Sarah Chaney, experta del Centro para la Historia de la Emociones, en Reino Unido, sobre las emociones del pasado que pueden ayudarnos a entender cómo nos sentimos hoy.

Estas son algunas de ellas.

1. Acedía

La acedía era una emoción muy específica experimentada por hombres muy específicos en la Edad Media: monjes que vivían en monasterios.

Esta emoción surgía, por lo general, a raíz de una crisis espiritual.

Monjes

Getty Images
Se trataba de una emoción ligada directamente a los monjes de los monasterios.

Aquellos que la experimentaban sentían desazón, desgano, apatía y, sobre todo, un poderoso deseo de abandonar la vida santa.

“Es posible que hoy día esto sea catalogado como depresión”, explica Chaney. “Pero la acedía estaba específicamente asociada con una crisis espiritual y con la vida en un monasterio”.

Seguramente esto era una fuente de preocupación para los abades, que se desesperaban por la indolencia que acompañaba a la acedía.

De hecho, con el paso del tiempo, el término “acedía” se fue volviendo intercambiable con el de pereza”, uno de los siete pecados capitales.

2. Frenesí

“Esta es otra emoción medieval”, dice Chaney.

Hombre capturado

Getty Images
El frenesí iba acompañado de una agitación física: hubiera sido imposible sentir frenesí y quedarse quieto.

“Es como la ira, pero es más específica que la ira que entendemos hoy. Alguien que experimentaba frenesí se habría sentido muy agitado. Habría tenido ataques violentos de furia, y habría hecho pataletas y mucho ruido”.

Habría sido imposible sentir frenesí y quedarse quieto.

Esta emoción pone de relieve nuestra tendencia actual a pensar en las emociones como algo esencialmente interno, algo que podemos esconder si lo intentamos.

Esto sencillamente no podía aplicarse a la gente que experimentaba frenesí en el Medioevo.

Muchas emociones históricas están tan ligadas a un tiempo y a un lugar que es imposible sentirlas ahora.

3. Melancolía

Melancolía es una palabra que usamos para describir una especie de tristeza calma o un estado contemplativo.

“Pero en el pasado, la melancolía era diferente”, señala Chaney. “A comienzos del período moderno, se pensaba que la melancolía era una aflicción física que se caracterizaba por el temor“.

Melancolia

Getty Images
Antes, se pensaba que la melancolía aparecía cuando la persona tenía mucha bilis negra.

Hasta el siglo XVI, se creía que la salud se veía afectada por el equilibrio de cuatro fluidos corporales: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra.

La melancolía aparecía cuando la persona tenía mucha bilis negra.

“Uno de los síntomas de la melancolía en ese entonces era el miedo. En algunos casos, la gente tenía terror de moverse porque pensaba que estaba hecha de cristal y se rompería”, cuenta Chaney.

El rey Carlos VI de Francia sufría de melancolía y por ello había hecho coser varas de hierro en su ropa para evitar hacerse añicos de forma accidental.

4. Nostalgia

Esta es otra emoción que quizás creas que ya conoces. “Usamos la palabra ‘nostalgia’ de manera muy frecuente en las conversaciones hoy día, pero cuando empezó a usarse, se refería a algo que se pensaba que era una enfermedad física“, afirma Chaney.

Marineros

Getty Images
La melancolía estaba asociada a los marineros que extrañaban su hogar en tierra firme.

“Era una enfermedad del siglo XVIII de los marineros: algo que les pasaba cuando estaban muy lejos de su casa, y estaba vinculada al anhelo de regresar”.

Un caso severo de nostalgia podía incluso llevar a la muerte.

No se compara realmente con nuestra definición actual de nostalgia, que describe la añoranza por los buenos tiempos.

5. Neurosis de guerra

Muchos habrán escuchado hablar de la neurosis de guerra, una condición que afectaba a los soldados en las trincheras durante la I Guerra Mundial.

Sodado

Getty Images
Los soldados que sufrían neurosis de guerra a veces perdían la facultad de ver o escuchar pese a que no tenían un problema físico que se lo impidiera.

Al igual que la melancolía, la nostalgia y muchas otras experiencias emocionales a lo largo de la historia, la neurosis de guerra fue considerada a veces una emoción y otras una enfermedad, por la forma en la que se hablaba de ella y por cómo se trataba.

“La gente que sufría neurosis de guerra tenía extraños espasmos y con frecuencia perdía la capacidad de ver y escuchar, pese a que no tenían ningún problema físico que se lo impidiera”, explica Chaney.

“Al principio de la guerra, se pensaba que estos síntomas se debían a que las explosiones les habían sacudido el cerebro. Pero más tarde, pensaron que todos los síntomas eran provocados por las experiencias que había vivido el paciente y su estado emocional”.

6. Hipocondría

La hipocondría era otra condición médica que para el siglo XIX había adquirido asociaciones puramente emocionales.

Mujer desmayada

Getty Images
Algunas emociones eran tratadas como si fuesen enfermedades.

“Era básicamente la versión masculina de lo que los médicos victorianos llamaban histeria“, dice Chaney.

“Se creía que causaba cansancio, dolor y problemas digestivos. En los siglos XVII y XVIII, se pensaba que la hipocondría estaba ligada al bazo, pero más tarde se la asoció a los nervios”.

Los victorianos creían que los síntomas eran causados por la hipocondría, o por la preocupación obsesiva por el cuerpo (a pesar de que se notaban los síntomas físicos, era la mente y las emociones las que se creía que estaban enfermas).

7. Demencia moral

El término “demencia moral” fue acuñado por el doctor James Cowles Prichard en 1835.

“Efectivamente, significa ‘locura moral'”, explica Chaney, “porque por mucho tiempo la palabra ‘moral’ significaba ‘psicológica’, ‘emocional’ y también ‘moral’ en el sentido en el que usamos la palabra ahora”.

Demencia moral

Getty Images
El término que servía para describir muchas emociones extremas

Los pacientes que Prichard consideraba “dementes moralmente” eran aquellos que actuaban de forma errática o poco usual sin mostrar síntomas de un desorden mental”.

“Él sentía que había un gran número de pacientes que podían funcionar como cualquier otra persona, pero que no podía controlar sus emociones, o cometían crímenes de forma inesperada”.

La cleptomanía, por ejemplo, en mujeres educadas de alta sociedad, podía ser visto como un signo de demencia moral porque eran mujeres que no tenían motivos para robar.

Era un término que servía para describir muchas emociones extremas y se aplicaba con frecuencia a niños difíciles.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.