close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino
Padres acusan que PGR y CNDH no han investigado muerte de bebés en IMSS de Sinaloa
Teresa Guerra, abogada de los padres de familia, explicó que, desde noviembre de 2015 interpusieron una denuncia ante la PGR, a nombre de las 19 parejas de papás que perdieron a sus hijos en el Hospital del IMSS en Culiacán, Sinaloa.
Eréndira Aquino
28 de agosto, 2018
Comparte

El 30 de mayo de 2015, Mariana Medina acudió a la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Navolato, Sinaloa, porque presentaba un dolor en el abdomen y, ante los riesgos de que eso pudiera traducirse en complicaciones de su embarazo, quiso cerciorarse de que todo se encontraba bien.

Al revisarla, el personal del IMSS en Navolato le dijo que su bebé, de siete meses, nacería ese día, pero que, ante la falta de incubadoras para atenderlo en esa clínica, la trasladarían al Hospital General No. 1 en Culiacán, Sinaloa, donde le practicaron una cesárea. Fue la última vez que Mariana supo que su bebé se encontraba con vida.

El bebé de Mariana es uno de los 23 que murieron entre 2015 y 2016 en el Hospital General No. 1 del IMSS en Culiacán.

Los padres de estos menores, su abogada y la organización Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) acusan que la causa por la que se produjeron los fallecimientos fue la presencia en la unidad médica de la bacteria Klebsiella. Sin embargo, el IMSS ha negado esta versión.

El Instituto, hasta el día de hoy, únicamente reconoció que dos bebés habían muerto a causa de una bacteria. En el resto de los casos, los médicos han dicho a los padres que la causa de los fallecimientos tiene que ver con la falta de cuidado por parte de las madres.

“En el expediente médico intentan culparme a mí. Dicen que yo tenía una infección en vías urinarias, pero ellos nunca me realizaron estudios de orina o de sangre, ¿cómo pudieron determinar eso?”, cuestionó Mariana.

En conferencia de prensa, los padres de familia denunciaron que, a más de tres años de los fallecimientos de los bebés, la Procuraduría General de la República (PGR) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), continúan sin dar respuesta a sus demandas de justicia. Ninguna persona ha sido castigada por la muerte de los 23 infantes.

Peritajes con recursos propios

Teresa Guerra, abogada de los padres de familia, explicó que, desde noviembre de 2015 interpusieron una denuncia ante la PGR, a nombre de las 19 parejas de papás que perdieron a sus hijos.

La abogada dijo en entrevista para Animal Político que, ante la falta de peritos en la PGR para realizar las investigaciones por la muerte de los bebés, los padres de familia tuvieron que pagar con recursos propios por peritajes particulares.

Cuestionada acerca de la cantidad que gastaron en los peritajes de los 12 bebés que fueron exhumados, previa autorización de sus padres, la abogada reveló que, en total, gastaron más de un millón y medio de pesos, es decir, unos 150 mil pesos por familia.

“Fue un caso singular, porque no se había dado antes el que los papás aceptaran que se realizaran las exhumaciones y dieran de su dinero para que estas se hicieran”, señaló.

De acuerdo con Guerra, las periciales realizadas por los peritos particulares, así como las que posteriormente realizó la PGR “concluyeron que efectivamente habían insuficiencias, carencias y la bacteria, pero de todas formas dijeron que no tenían la certeza de que eso hubiera sido la causa de muerte de los niños.

Guerra destacó que los padres y madres de familia han vivido tres años de estrés y angustia: hay tres de ellas que no han podido volver a embarazarse, y, en el caso particular de una de las mujeres víctimas, había estado sometida a tratamientos para embarazarse por 10 años, hasta que finalmente lo logró. Sin embargo, su hijo falleció y, hasta la fecha, continúa sin conocer la causa.

Por su parte, Regina Tamés, directora de GIRE, explicó que desde noviembre de 2015, la organización acompaña a nueve familias que decidieron interponer una queja ante la CNDH; sin embargo, a tres años de haberla presentado, continúan sin conocer el estado de la investigación.

De acuerdo con Tamés, “en el expediente de CNDH hay información que envió al organismo el IMSS, pero nunca se tomaron la molestia de hablar con las familias ni de saber qué documentos tienen ellos”.

La directora de GIRE aseguró que lo único que estas familias piden es tener acceso a la verdad y a la justicia, pues hasta el día de hoy “continúan sin saber realmente lo que pasó y si hicieron o no las cosas bien durante su embarazo, porque los médicos las culpan de la muerte de sus propios hijos”.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Por qué no deberías fiarte de la gente demasiado segura de sí misma
Algunos líderes tienen un sentimiento de superioridad ilusorio que los lleva a convencer a los demás de que son mejores, aunque no siempre sea así.
Getty Images
3 de junio, 2019
Comparte

El exceso de confianza está por todos lados. Desde el político que asegura saber cómo liderar un país, el médico que hace un diagnóstico, el jefe que dirige una empresa o incluso tú mismo, cuando te presentas a una entrevista de trabajo e intentas demostrar que eres la mejor alternativa.

Al menos en el mundo occidental, hay cierto nivel de consenso en términos de valorar la confianza como algo positivo.

Admiramos a los que confían en sí mismos, pero… ¿estamos en lo correcto?

Esta es una adaptación del programa de radio de la BBC, Why Factor, conducido por Michael Blastland.


Cuando un mago nos deslumbra y luego nos explica cómo hacer el truco, suele parecer extremadamente sencillo.

¡Obvio, cómo no me di cuenta antes que era tan fácil!

Pero lo que no sabemos, es que en realidad el truco es fácil para quien lo ha practicado muchas veces y no para el novato que cree que aprendió en pocos minutos.

“Nuestros estudios dicen que, aunque hayas memorizado los pasos, no aprenderás realmente a hacer algo hasta que lo practiques tú mismo”, dice Ed O’Brien, profesor de Ciencia de la Conducta, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago.

Ver cómo otros hacen su trabajo, nos da una “ilusión de capacidad” y aumenta nuestra confianza, aunque seamos ignorantes.

Es lo que se conoce como el “Efecto Dunning-Kruger”, un sesgo cognitivo según el cual los individuos con escasas habilidades en una materia, tienen un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas.

Es decir, evalúan sus capacidades por encima de lo real y no son capaces de reconocer sus ineptitudes.

“En muchos campos la correlación entre la confianza de una persona y sus resultados es esencialmente cero”, agrega O’Brien.

“Los menos competentes suelen ser los más seguros, porque ni siquiera saben lo que no saben”.

“Viveza criolla”

Hay una conocida frase en inglés que suele ser utilizada en Estados Unidos: “fake it until you make it“, que podría traducirse informalmente como “aparenta hasta que lo consigas”.

¿Qué hay detrás de esa visión?

Según Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo argentino y autor de “Confianza, la sorprendente verdad sobre cuánto la necesitas y cómo lograrla”, la frase tiene una fuerte connotación moral.

Yo crecí en Argentina, donde nos especializamos en el engaño, en la arrogancia”.

Cuenta que existe una expresión, “viveza criolla”, justamente para destacar la habilidad de estafar a otro, de saltarse las reglas, de sacar ventaja de las situaciones.

“Individualmente somos muy buenos haciendo eso. Pero cuando la mayor parte de una sociedad tiene esa habilidad, el país colapsa“, argumenta.

Desde su perspectiva, una mejor sociedad es aquella que identifica el verdadero talento o habilidad de la gente y tiene un sistema meritocrático.

Pero en la sociedad en general, suelen triunfar aquellos que son buenos aparentando, que se atribuyen éxitos, o que culpan a otros por sus propios errores.

Culturalmente, también cambia la perspectiva sobre el exceso de confianza, dependiendo del país donde te encuentres.

“En Escandinavia, Japón o Corea del Sur la gente enfatiza más la humildad y la modestia”, apunta.

La confianza en el mundo de los negocios

Una observación que confirma el Glen Fukushima, investigador senior del Center For American Progress.

“En Estados Unidos la gente se pregunta cómo puedo tener confianza en ti, si tú no tienes confianza en ti mismo”.

Es por eso, explica, las personas se sienten presionadas a demostrar confianza para dejar en claro que son capaces de cumplir.

“Es común que la gente hable de sus logros para impresionar a otros”.

En el otro extremo están los japoneses, quienes generalmente no consideran que la autopromoción sea algo positivo.

“No necesitas decirle a los demás lo maravilloso que eres. Si lo haces, das la impresión que no eres genuino, que no tienes integridad”.

“Los dos extremos son malos. Preferiría algo en el medio”, apunta Fukushima, quien trabaja en los dos países y ha tenido que adaptarse a las diferencias en los ambientes corporativos de ambas culturas.

Así como hay muchos estudios que apuntan a que el exceso de confianza puede demostrar ignorancia o ineptitud, otros señalan que hay características positivas asociadas a la seguridad en uno mismo.

De hecho, hay personas muy inteligentes, muy talentosas y al mismo tiempo, muy seguras de sí mismas, aunque otra cosa es andar gritando a los cuatro vientos lo genial que somos.

En ese sentido, seguridad y arrogancia no tienen por qué ir de la mano, aunque en muchas ocasiones hacen una mezcla explosiva.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.