La lucha de los pobladores del Istmo de Tehuantepec ante las empresas eólicas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La lucha de los pobladores del Istmo de Tehuantepec ante las empresas eólicas

En el documental “Pueblos del Istmo de Oaxaca rechazan empresas eólicas”, de Cencos, se abordan las promesas de progreso con la llegada de los mega proyectos eólicos y lo que los pobladores de la región describen como un despojo de sus tierras.
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
7 de agosto, 2018
Comparte

El viento dominante en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, en el suroeste de México, es lo que en las últimas dos décadas ha atraído la mirada e inversión de empresas extranjeras dedicadas a la producción de energía con recursos renovables, pero también ha propiciado que las comunidades de esta región del país emprendan una lucha jurídica en defensa de sus tierras.

El Istmo de Tehuantepec se ha convertido en los últimos 20 años en la principal generadora de energía eólica en México, a la par que las comunidades de la zona luchan por mejores condiciones de vida para sus pobladores.

Esta lucha se ve reflejada en el documental: “Pueblos del Istmo de Oaxaca rechazan empresas eólicas”, elaborado por el Centro Nacional de Comunicación Social A.C (Cencos), en el que se abordan las promesas de progreso con la llegada de los mega proyectos eólicos y lo que los pobladores de la región describen como un despojo de sus tierras por parte de las empresas y el gobierno.

En el documental los pobladores aseguran que no están en contra de este tipo de proyectos, pero sí de que se instalen sin que se garantice el derecho que tienen a una consulta previa, libre e informada, y el derecho a determinar el tipo de desarrollo que quieren; además de que no se tomen en cuenta consideraciones para proteger el medio ambiente.

Los megaproyectos eólicos han llegado a la región con la promesa de progreso, pero para los habitantes –quienes no cuentan con servicios básicos de educación y salud– éste no llega, de acuerdo con Cencos.

En la comunidad de San Dionisio del Mar, que en 2010 tenía una población total de 5 mil 098 habitantes, de los cuales 2 mil 559 estaban en pobreza extrema, el pueblo se organizó para luchar contra la instalación de un parque eólico de la empresa Mareña Renovables. El megaproyecto consistía en más de 100 aerogeneradores, que serían instalados en la laguna de Santa Teresa, afectando el principal medio de subsistencia de la región: la pesca.

“El mar es nuestra madre, es nuestro banco, porque de ella dependemos, porque de acá comemos. No es posible que venga un extranjero e instale sus aerogeneradores, contaminando nuestro mar, contaminando nuestra madre, y nos dejan sin trabajo, sin alimento”, explicó en este documental Aquilino Altamirano, habitante de San Dionisio del Mar.

En 2012 los pobladores obtuvieron un amparo que revocó la instalación de este megaproyecto, y a seis años continúan en resistencia. Durante este tiempo, los huaves han defendido no sólo su fuente de trabajo y alimentación, sino también su cultura; la adquisición de territorios para estos megaproyectos destruye también el conocimiento de la medicina prehispánica, que durante siglos han practicado sus antepasados.

Los pobladores de este municipio también denuncian que este proyecto se instalaría no sólo sin su consentimiento, sino con prácticas corruptas y falta de transparencia; las comunidades que defienden la tierra y el territorio ante los proyectos eólicos aseguran que no sólo son las empresas las que violan sus derechos, también los gobiernos municipales, estatal y federal.

En el Istmo de Tehuantepec otras comunidades indígenas se han organizado en contra de la instalación de megaproyectos, defienden su derecho a la tierra, territorio y bienes naturales; al consentimiento libre, previo e informado, a la consulta libre, previa e informada, a la libre determinación y a un medio ambiente sano; pero en su lucha se han enfrentado a ataques e intimidaciones.

Las y los defensores comunitarios son en México una de las poblaciones más vulnerables; en esta región, a pesar de haber detenido el proyecto, continúan organizados y en oposición a las eólicas, ya que consideran que persiste el riesgo de ser despojados de su tierra, y luchan no sólo por protegerla en el presente, sino por las generaciones que vienen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Síntomas de COVID-19: ¿los perros pueden detectarlos 5 días antes de que empiecen?

En Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, entre otros países, están entrenando perros para que puedan detectar la enfermedad en pacientes asintomáticos.
24 de octubre, 2020
Comparte

¿El covid-19 tiene olor?

Esa es una respuesta que solo nos podría dar con exactitud un perro.

La capacidad olfativa de una de nuestras mascotas preferidas se ha convertido en otra herramienta para combatir la pandemia del covid-19, que ya ha causado más de 20 millones de contagios y un millón de muertes en todo el mundo.

En países como Finlandia, Líbano, Argentina, Chile, Alemania, EE.UU., Colombia y México, las autoridades están entrenando canes para que puedan detectar si las personas están contagiadas con el nuevo coronavirus.

Desde hace algunas semanas, por ejemplo, perros especialmente entrenados para identificar mediante el olfato el covid-19 comenzaron a rastrear pasajeros como parte de un programa piloto en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa de Finlandia.

De acuerdo con la profesora Anna Hielm-Bjorkman, de la Universidad de Helsinki, los perros pueden detectar el virus en humanos cinco días antes de que se desarrollen síntomas.

“Son muy buenos . Nos acercamos al 100% de efectividad”, explica.

Un pasajero (izquierda) se prepara para ser examinado por el perro rastreador Kossi.

EPA
A los pasajeros que llegan a Finlandia se les pide que se froten con un papel para que el perro lo olfatee.

Por su parte, Felipe Valencia, médico veterinario colombiano y experto en adiestramiento de perros que está realizando un proyecto similar en conjunto con la Universidad de Antioquia de ese país, anota que la capacidad de los perros podría volverlos muy confiables en estos casos.

Los perros utilizan el 40% de su cerebro para procesar lo que olfatean, así que pueden convertirse en una excelente herramienta para combatir esta enfermedad”, señala.

La idea de la mayoría de estos programas es utilizar a los perros en lugares de acceso a los países, como aeropuertos o estaciones de tren, con el fin de facilitar la circulación de las personas sin necesidad de imponer restricciones o confinamientos.

Pero, ¿cómo pueden los perros detectar el covid-19?

Sudor y lágrimas

De acuerdo con varias investigaciones, es difícil establecer qué es realmente lo que los perros olfatean.

Como lo señala la doctora Susan Hazel, veterinaria de la Universidad de Adelaide en Australia, en su artículo “Estos perros están entrenados para husmear el coronavirus”, lo que huelen los perros son muestras de sudor de las personas, que pueden estar contagiadas o no.

Perro olfatea.

MDD/Neil Pollock
Los perros deben olfatear varias muestras que contienen sustancias como orina, saliva y sudor de personas contagiadas con el covid-19.

“Los compuestos orgánicos volátiles (COV) que se desprenden de las muestras de sudor son una mezcla compleja. Entonces, es probable que los perros estén detectando un perfil particular en lugar de compuestos individuales”, señala la veterinaria.

Los perros, añade, tienen en promedio 220 millones receptores olfativos en la nariz, lo que les permite detectar mínimas alteraciones en las sustancias.

La premisa es la misma que maneja el equipo de expertos de Chile, otro de los países que está entrenando perros para detectar el covid-19 en personas asintomáticas.

“No es que el virus tenga un olor particular, sino que la reacción que hace una persona frente a la infección es lo que se detecta”, le dijo al portal Diario.es el veterinario Fernando Madrones, de la Universidad Católica de Chile.

Según Madrones, cuando alguien se contagia con covid-19 genera una serie reacciones metabólicas y orgánicas, que su vez producen estos COV, que se concentran en los órganos vinculados con el sudor.

Incluso con varios días de anticipación a que la persona muestre algún síntoma.

En los experimentos alrededor del mundo se han utilizado muestras de orina, saliva y sudor.

Instructores con perros rastreadores Valo (izquierda) y E.T. en el aeropuerto de Helsinki. Foto: septiembre de 2020

Reuters
Las pruebas de coronavirus canino tardan unos minutos en completarse en los lugares donde se han implementado, como en Finlandia.

Esta no es la primera vez que los perros son utilizados en la detección de enfermedades. Se sabe que este procedimiento se aplica en enfermedades como la diabetes, cáncer de seno y mal de Parkinson.

Incluso, como lo señala el profesor John Logan de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el caso de la malaria los perros y su olfato tienen “una efectividad superior a las pruebas de la Organización Mundial de la Salud“.

Entrenamiento

Pero, ¿cómo se entrena a los perros para que detecten el “olor” del covid-19?

Hay distintos métodos, pero la mayoría de los entrenamientos se basan en la estrategia de la recompensa y la omisión.

“Aunque muchos de los perros con los que trabajamos ya tienen una base de entrenamiento, ellos deben primero aprender a reconocer el virus”, le dice Valencia a BBC Mundo.

Valencia señala que se les ponen muestras, en este caso de saliva de personas contagiadas, junto a la comida o un objeto con el que entrenan habitualmente.

Después se les quita la comida o el objeto y solo se les deja la prueba positiva“, señala Valencia.

“El siguiente proceso es alternar esas muestras con otras que no contengan el virus. Cuando reconocen la que contiene la muestra positiva, se les da un premio”, indica el entrenador.

Perro

Felipe Valencia
El trabajo de Felipe Valencia con los perros para detectar el covid-19 ha demorado siete meses.

Y cuando dan positivo a una muestra que no tiene covid-19, se omite la conducta y se les motiva a ir en busca de ese olor característico del virus que para los humanos no es distinguible.

Sin embargo, Valencia deja claro que la efectividad del procedimiento depende mucho del entrenamiento que se haga con los perros.

Nosotros llevamos más de seis meses en este proceso. Y creo que para poder llegar a un nivel de efectividad confiable se debe trabajar con los perros por lo menos cuatro meses”, anota.

Pero, ¿pueden los canes llegar a contagiarse?

“No, realmente no hay una posibilidad de que puedan llegar a contagiarse porque las muestras están protegidas por un material que evita el contacto con el animal. Además, les hacemos pruebas regulares para saber su estado de salud”, indica.

En el caso finlandés, los perros ya se encuentran en el aeropuerto olfateando a las personas que ingresan al país, mientras los otros países se encuentran en fase de entrenamiento con la idea de que el método sea “100% confiable”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=32WN2Ssveis

https://www.youtube.com/watch?v=fTCVrVu3V4c&t=

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.