Las mujeres que describen los cuerpos hallados en fosas para que sus familias los identifiquen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Por Amor a Ellxs

Las mujeres que describen los cuerpos hallados en fosas para que sus familias los identifiquen

En México, las integrantes del colectivo "Por Amor a Ellxs" anotan en libretas escolares detalles de cuerpos exhumados de fosas clandestinas. Un esfuerzo para unir a los desaparecidos con sus familias.
Por Amor a Ellxs
31 de agosto, 2018
Comparte

“Mujer. Cabello castaño oscuro ondulado. Estatura: 1.58. Uñas pies pintadas color rojo. Prendas: pantalón mezclilla ‘Zara’. Playera tipo polo de hombre roja. Sin tatuajes”.

Es la descripción de un cuerpo localizado el pasado 28 de agosto dentro de una fosa clandestina.

El cadáver está en el Servicio Médico Forense de Jalisco, en el occidente de México. No ha sido identificado.

Los detalles de cómo fue encontrado los anotaron miembros del colectivo Por Amor a Ellxs, una organización civil que busca a personas desaparecidas en el estado.

Desde 2016 el grupo visita regularmente la morgue para recabar datos de los cuerpos que no son reclamados.

Se fijan en rasgos que pueden ayudar a identificarlos: tatuajes, lunares, la forma y desgaste de los dientes, su ropa, zapatos y los anotan en libretas escolares.

Todo lo que pueda dar alguna pista a quienes buscan a sus familiares, le dice a BBC Mundo María del Refugio Torres, vocera del colectivo.

“Teníamos la esperanza de que otras personas con familiares desaparecidos vieran las notas”, explica.

En libretas escolares se anotan detalles de los cuerpos en fosas clandestinas.

Por Amor a Ellxs
En libretas escolares se anotan detalles de los cuerpos en fosas clandestinas.

“Y si encontraban alguna coincidencia en las notas que fueran al Semefo a identificar el cuerpo”.

La estrategia funciona lento: hasta ahora se ha logrado identificar a cinco cuerpos que fueron entregados a sus familias.

Un número muy pequeño comparado con el tamaño del problema: en Jalisco según autoridades han desaparecido 3.060 personas.

Es el tercer estado del país con el mayor número de denuncias de este tipo.

Cìrculo vicioso

De acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, hasta abril pasado (el dato más reciente) se había denunciado la desaparición de 36.265 personas.

Pero organizaciones civiles como el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México creen que la cifra real puede ser “de miles de personas más”.

La mayor parte de los casos no se han resuelto, en parte por el desinterés de autoridades locales y el gobierno federal denuncian activistas.

Oficialmente hay 36.265 personas desaparecidas, pero activistas creen que son "miles más".

AFP
Oficialmente hay 36.265 personas desaparecidas, pero activistas creen que son “miles más”.

Pero también porque en la mayoría de los casos no existe coordinación entre las dependencias de seguridad. Es una de las razones de la estrategia de Por Amor a Ellxs.

Con frecuencia los policías que investigan las desapariciones no visitan las morgues para verificar si los cuerpos en el sitio coinciden con las personas que buscan.

Tampoco suele existir comunicación entre los responsables de los servicios forenses y las fiscalías. Cuando las familias preguntan en las dependencias con mucha frecuencia no encuentran información.

Así, se han presentado casos en que el cuerpo de quien buscan está en la morgue, pero los investigadores no lo saben o no revisan los informes que se les envían.

En algunos casos las personas desaparecen en un estado pero sus cuerpos aparecen en otro.

En México cada fiscalía o morgue tiene un registro de ADN de los cuerpos no reclamados, y también existe otro en la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR).

Pero esa información no suele compartirse y por eso activistas como Graciela Pérez del colectivo Milynali Red piden al próximo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador que elimine la dispersión de datos.

dibujo

Por Amor a Ellxs
En otras ocasiones, utilizan dibujos de partes del cuerpo con señas físicas.

“Si hubiera un Instituto Nacional Forense no tendríamos que estar dando nuestro ADN a cada institución”, subraya.

Las organizaciones civiles, pues, conocen este círculo vicioso. Y Por Amor a Ellxs decidió romperlo.

“Pensamos que si no encontrábamos a los de nosotros, cuando menos que otra gente localice a los suyos”, dice María del Refugio Torres.

“Nunca termina”

El cuerpo de la joven con cabello ondulado fue encontrado en una fosa clandestina en el municipio de Juanacatlán, Jalisco.

Ese 28 de agosto se encontraron otros cinco cadáveres. El fiscal General de Jalisco, Raúl Sánchez Jiménez, dice que encontraron la sepultura al realizar una investigación sobre desaparición de personas.

Por Amor a Ellxs hizo anotaciones en hojas de libreta de todos los cuerpos. Sobre uno de ellos señalan:

“Masculino. Estatura 1.65 Bigote delgadito color negro. Tatuajes: espalda superior nombre de Armando. Tatuajes de varios nombres en espalda”.

libreta

Por Amor a Ellxs
El colectivo utiliza también un método similar a las descripciones que realizan los familiares de personas desaparecidas ante las autoridades.

Estas descripciones son muy parecidas a las que señalan los familiares de personas desaparecidas ante autoridades, o en los miles de carteles que suelen distribuir en su búsqueda.

Prácticamente todos los días hay casos nuevos. Según las estadísticas oficiales la mayor parte de las víctimas tiene menos de 29 años de edad.

Pero no son los únicos. En Jalisco, donde trabaja el colectivo, como en varios estados del país “se llevan mujeres, niños, jovencitos y no tan jovencitos”, dice María del Refugio. “Diario se llevan gente, es de nunca terminar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
El Mundo de Orizaba

‘Nuestra vida está en pausa’: Pagaron rescate por sus hijos pero no se los regresaron

Las familias de los tres jóvenes pagaron 80 mil pesos a los presuntos captores pero no volvieron. Las madres siguen su búsqueda en hospitales, comandancias y fosas clandestinas.
El Mundo de Orizaba
Por Jessica Ignot / El Mundo de Orizaba
5 de septiembre, 2020
Comparte

El 9 de octubre del año pasado, muy temprano, a las 6 de la mañana, Angélica A recibió en el celular un mensaje de su hijo Fernando José Trejo.

En el texto, Fernando le pide a su madre que por favor prepare comida para él y dos amigos, y que ponga agua a calentar porque quería darse un baño. 

“Cuando leí el mensaje hice lo que me pidió -explica Angélica-. Me levanté, puse el agua a calentar y preparé algo de comida, unos tacos.

Pero pronto dieron las diez de la mañana, las once, el mediodía, la tarde… y Fernando no aparecía.

“Le mandé un mensaje para reclamarle por qué no llegó a la casa a comer. Pero ya no hubo respuesta”. 

Lee: Hacemos lo que la policía no quiere hacer: Laura lleva 8 años buscando a su hijo desaparecido en Orizaba

Angélica no sabía que su hijo había desaparecido desde un día antes. 

“Se lo llevaron en un retén de la policía”

Angélica Aguilar Victoriano es una de las madres que integran el Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, en la zona centro del estado de Veracruz. 

Como muchas de las familias que forman esta brigada, Angélica ha estado cinco meses sin poder buscar a Fernando por culpa de la pandemia de COVID. Pero ahora, con el cambio de semáforo epidemiológico en la entidad, ha reiniciado la terrible rutina de ir a rastrear pistas de su niño en hospitales, comandancias y fosas clandestinas. 

Mientras acaricia con dulzura el cuadro con la foto de su hijo, Angélica narra a continuación cómo fue el día después de que su hijo no diera señales de vida. 

Angélica explica que a la mañana siguiente recibe una llamada telefónica de una persona que no se identifica y que pregunta por Fernando.  

Ella responde que lo último que sabe de él es que se fue a su trabajo en Ixhuatlán, una pequeña localidad veracruzana ubicada a unos escasos 40 kilómetros de Orizaba, en la zona centro de Veracruz. Pero la voz al otro lado de la llamada le aconseja que busque su hijo, porque un par de días antes hubo un retén en otra localidad muy cercana a Orizaba, Ixtaczoquitlán, donde unos policías se lo habían llevado.

Nerviosa, y aún incrédula, Angélica comienza a hacer llamadas para preguntar si su hijo había sido detenido en la Comandancia de Policía de Ixtaczoquitlán. Exige saber dónde está su hijo que ha sido presuntamente detenido en un retén. Pero nadie le da respuesta. 

Entérate: Colectivos reinician búsqueda de desaparecidos en Veracruz tras cinco meses de pausa por la epidemia

La mandan a que pregunte a la policía de Fortín de las Flores, localidad ubicada a unos 12 kilómetros de Orizaba. Pero ahí también le dicen que no saben nada de Fernando, y la mandan de regreso a Orizaba, donde le aseguran lo mismo. 

Desesperada, Angélica regresa a Ixtaczoquitlán. Ahí espera varias horas a que llegue el comandante, que insiste en que no saben nada de su hijo y que el día 8 de octubre no instalaron ningún retén en la zona de la exhacienda de Tuxpango, donde presuntamente habrían sido desaparecidos por policías. Incluso, la pasan a los separos para que verificara que, efectivamente, no estaba Fernando. 

Tras pasar también por el Hospital Regional de Río Blanco, Angélica regresa a su casa. Allí la espera su esposo, que le informa que otros dos jóvenes, Ciro Álvarez Cantor y Martín Flores Medina, también están desaparecidos y que, al parecer, se encontraban con Fernando. Los tres eran amigos y viajaban en una camioneta. 

Angélica habla con Zuleima Flores, esposa de Ciro, e intercambian información sobre qué pudo haber sucedido. 

“Yo le dije que mi hijo me había mandado un mensaje muy temprano. Y ella me dijo que estaba raro, porque el día 8 de octubre también fue la última vez que ella tuvo contacto con su esposo, y ese día fue cuando los detuvo el retén”, explica Angélica.

Entre sus conclusiones, la madre de Fernando cree que los captores apagaron el celular de su hijo el día que se lo llevaron. Y que, por algún motivo, al otro día lo encendieron, y por eso le llegó desfasado el mensaje de texto la mañana del 9 de octubre.

Lee: Desaparecidos: entre la esperanza y la duda hacia el gobierno

Al principio, cuenta Angélica, las familias de los tres desaparecidos no quieren poner la denuncia, pensando que tal vez podrían estar secuestrados y en cualquier momento pedirán un rescate por ellos.

Y, en efecto, poco tiempo después reciben una llamada en la que les exigen un rescate. Logran juntar 80 mil pesos que depositaron a los captores, con la esperanza de que regresen a los muchachos con vida.

Los secuestradores dicen que entregarán a los jóvenes en el parque castillo de Orizaba, a las 6 de la tarde. Pero las familias esperan hasta ya bien entrada la noche y los muchachos no aparecen.

Unos días más tarde, los captores vuelven a contactar a las familias para pedirles más dinero. Angélica ya sospecha que, en realidad, se trata de una extorsión para seguirles sacando dinero una y otra vez. Deciden no depositarles y, ahora sí, ponen la denuncia. 

Desde ese día, no han parado de buscar a sus familiares. 

Un duelo congelado

A casi un año de la desaparición de Fernando junto a sus dos amigos, Angélica explica que siempre sale a la calle con la esperanza de visibilizar el caso de su hijo, a fin de conseguir una pista que la pueda llevar a su paradero.

“Ya van más de 10 meses y no sabemos nada de ellos. Es desesperante. No me sabe la comida de estar pensando en dónde estará, si estará bien, si tendrá frío, o si estará comiendo”, comenta Angélica, que con Zuleima y Reyna Valiente, las esposas de los otros dos jóvenes desaparecidos, han formado una “hermandad”: las tres se acompañan en el dolor, se apoyan, y salen en su búsqueda.

Angélica dice que su hijo menor, de 10 años, es el que más pregunta cuándo va a regresar su hermano, sobre todo porque ve que su mamá sale a buscarlo y siempre regresa sin él.

Buscar a Fernando ha propiciado que Angélica deje solos a sus demás hijos. Pero ella cree que no puede quedarse sin hacer nada por encontrarlo.

No hay día en que dejé de recordar su sonrisa, sus sueños, su optimismo, sus ganas de vivir y de salir adelante.

Su vida está en pausa, con una herida, con un duelo congelado, del que Angélica dice que no podrá salir hasta encontrarlo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.