Así era el rostro de Eva de Naharon, el fósil humano más antiguo de América que fue hallado en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así era el rostro de Eva de Naharon, el fósil humano más antiguo de América que fue hallado en México

La reconstrucción digital de las facciones de la joven fue encargada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) al diseñador brasileño Cícero Moraes.
Por BBC Mundo
22 de agosto, 2018
Comparte

 

Ilustración de etapas de la reconstrucción forense del rostro de Eva de Naharon

INAH CICERO MORAES

Vivió hace más de 13.000 años en lo que hoy es territorio de México.

Y casi dos décadas después de que sus restos fueran hallados en las profundidades de una cueva, el rostro de Eva de Naharon, la mujer más antigua de América, fue revelado.

La reconstrucción digital de las facciones de la joven fue encargada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), al diseñador brasileño Cícero Moraes, célebre por recrear virtualmente los rostros de personajes históricos.

“Tuvieron que pasar dos décadas desde el primer encuentro que tuve con los restos fósiles de Eva de Naharon en el interior de la cueva y más de 13.600 años para finalmente poder conocer su rostro”, dijo a BBC Mundo el espeleólogo e investigador subacuático Octavio del Río, investigador del INAH y líder del equipo que descubrió los huesos en el año 2000.

En ese momento, del Río no sospechaba la antigüedad de los fragmentos óseos que había encontrado.

“Los fechamientos fueron elaborados en tres laboratorios diferentes, coincidiendo todos en una antigüedad de 13.600 años, lo que coloca a Eva de Naharon como el primer y más antiguo fósil humano encontrado en la península de Yucatán y en el resto de América“.

En la profundidad de la cueva

Fue en 1998 que, como parte de un proyecto del INAH, se iniciaron las primeras incursiones subacuáticas con fines de investigación arqueológica en las cuevas y cenotes (oquedades en la superficie que dan acceso a las cuevas) en la Península de Yucatán, según explicó Del Río.

“En el caso de la Eva de Naharon nos llevó más de un año de exploraciones siguiendo los rumores de la existencia de restos óseos sin identificar dentro del cenote Naharon, de donde deriva el nombre de Eva de Naharon y que es el acceso al sistema de cuevas Naranjal localizado al sur de Tulum, en el estado de Quintana Roo”.

Buzo nadando en una cueva

INAH OCTAVIO DEL RIO
Los restos óseos de Eva fueron hallados en el cenote Naharon, de donde deriva el nombre de Eva de Naharon.
n

INAH OCTAVIO DEL RIO
Octavio del Río (en la foto), junto a su colega Eugenio Acevez, ubicó los restos de Eva a 367 metros de la entrada de una cueva y a 22,4 metros de profundidad.

La labor fue maratónica, todas las referencias nos llevaban a lugares recónditos dentro de la cueva sin lograr localizar el sitio en mención. Hubo que pasar muchas horas buceando descartando lugares y rutas dentro del sistema de cuevas”.

Fue finalmente en el año 2000 que Del Río, junto a su colega Eugenio Acevez, ubicó los restos a 367 metros de la entrada de la cueva y a 22,4 metros de profundidad. Dos años después la osamenta fue recolectada para su análisis

“Los análisis antropológicos realizados por el Dr. Alejandro Terrazas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señalaron que el esqueleto encontrado contenía cerca del 80% de la estructura original de una mujer que medía 1,41 metros de altura, y que tenía entre 20 y 25 años de edad al momento de su muerte“.

“Los restos de Naharon se encontraron en un lugar remoto dentro de la cueva, una cueva majestuosa e imponentemente oscura”.

“El camino se bifurca en muchos otros túneles, cual venas de la tierra. Todo es muy confuso, las sombras que provocan las antorchas van y vienen, hay rocas colapsadas por todos lados”.

Agua

Cómo murió Eva es “tal vez una pregunta que nunca podamos contestar”, señaló Del Río.

Una posibilidad es que la joven recorriera los 360 metros hacia el interior de la cueva para buscar agua.

“El único acceso a las fuentes de agua era a través de las cuevas, ya que la península de Yucatán está conformada por karst, que es un componente calcáreo sumamente poroso que permite la filtración del agua de lluvia hacia el subsuelo hasta alcanzar el nivel del mar alojándose el agua dulce (menos pesada) por arriba del agua salda del mar”.

n

INAH CICERO MORAES
Eva medía 1,41 metros de altura y tenía entre 20 y 25 años de edad al momento de su muerte.

Las cuevas estaban secas porque en el nivel del mar había bajado 30 metros en la Edad del Hielo, explicó Del Río.

Fue solo al término de la era glacial que el mar alcanzó su nivel actual debido al derretimiento del agua.

“En la profundidad de la cueva, el recorrido debió haber sido muy estresante, no solo por los miedos propios de la soledad aunado a un lugar de naturaleza hostil, tenebroso, desolado y en total penumbra, incluso húmedo y preponderantemente frío, sino además por los efectos que la travesía pudiera haber causado en la mente y el cuerpo. El cansancio y la falta de aire fresco provocan además sofocación y dificultan el poder pensar con claridad”.

Ritual funerario

Una segunda posibilidad es que Eva llegara a la profundidad de la cueva para protegerse de depredadores “de los que había que cuidarse para no ser comidos”.

La megafauna característica de la época hasta su extinción al inicio del Holoceno incluía tigres dientes de sable, pumas y osos enormes entre otros grandes depredadores. También existían perezosos gigantes, gliptodontes o armadillos gigantes, gonfoterios y otros animales que cazaban como fuente de sustento.

Fragmentos óseos de Eva de Naharon

EUGENIO ACEVES INAH
Tres laboratorios diferentes estudiaron los huesos de Eva mediante técnicas de espectrometría de masas y análisis de isótopos de carbono 14.

Y una tercera posibilidad es que Eva fuera llevada a la cueva después de su muerte.

“Tal vez la teoría más acertada es la posibilidad de que se tratara de un deposito funerario, a donde las personas cercanas la llevaron a cuestas hacia un lugar recóndito e impenetrable en el que no se la pudiera perturbar y así lograr la paz y su descanso eterno”, afirmó Del Río.

“De ser así pudiéramos pensar que se trata de una de las primeras manifestaciones de ritual post mortem en el continente”.

Software libre

Cícero Moraes explicó a BBC Mundo cómo logró recrear el rostro de Eva.

“La reconstrucción facial comenzó con la digitalización en 3D del cráneo. El equipo mexicano ya había tomado fotos de la estructura en un círculo de 10 a 10 grados”.

Cicero Moraes

CICERO MORAES
Cicero Moraes y su equipo han usado software libre para reconstruir los rostros de casi 60 personajes históricos.
Ilustración del rostro de la santa Rosa de Lima

CICERO MORAES
La santa peruana Rosa de Lima es otro ejemplo del trabajo de Moraes.

“Cuando recibí las imágenes usé un algoritmo computacional que las convierte en un objeto 3D correspondiente al cráneo y mandíbula. Pero el cráneo no estaba completo por lo que tuve que usar uno virtual para complementarlo”.

Una vez que el cráneo estuvo completo, Moraes hizo una reconstrucción basada en dos enfoques.

“Uno es el anatómico, donde modelé los músculos principales del rostro. Y el otro es el estadístico, donde tomamos datos de centenares de individuos con las mismas características ancestrales para saber qué espesor tenía la piel en determinadas partes del rostro”.

Moraes utilizó el software OrtogOnBlender, desarrollado por su equipo y que funciona con el programa Blender 3D y hace fotogrametría a partir de otro software, el OpenMVG+OpenMVS.

Todos los softwares son libres, gratis y funcionan en los tres sistemas operacionales más populares del mercado”.

Origen asiático

Los restos de Eva de Naharón y otros cráneos hallados en la misma región presentan características anatómicas que coinciden con las de habitantes del sur de Asia e Indonesia.

“La reconstrucción craneofacial digital elaborada por Moraes parece confirmar esto. El trabajo realizado es congruente con las características físicas de los habitantes del sur de Asia, es decir, coincide con los estudios antropológicos y de ADN realizados sobre fósiles humanos encontrados en esta región, todos apuntando a un antepasado asiático”, señaló Del Río.

Octavio del Río a la entrada de la cueva donde fueron hallados los restos de Eva

EUGENIO ACEVES INAH
Del Río en el cenote Naharon. Las cuevas estaban secas cuando Eva vivía, ya que el nivel del mar había bajado durante la Edad del Hielo.

El INAH espera crear en el futuro un museo virtual con modelos tridimensionales de sus hallazgos, que permitirá llevar a usuarios en todo el mundo tesoros arqueológicos como el rostro de Eva.

Cuando acabó de recrear las facciones de la joven, Moraes sintió “alegría y honor, porque este trabajo es una forma de humanizar un individuo y hacer que su historia sea recordada por los que hoy estamos aquí”.

Para Osvaldo del Río, la reconstrucción forense de una mujer que vivió hace 13.600 años “es un evento único y muy emocionante”.

“La maravilla de las nuevas tecnologías nos acerca aún más a nuestro pasado”.

“Ahora podemos ver de frente a los humanos que nos precedieron”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

“Una vez tuve suerte”: de los que rezaron por ganar la rifa del avión hasta los que acusaron fraude

Un centenar de personas se juntó en una carpa afuera de la Lotería Nacional, frente a una pantalla gigante para dar seguimiento durante tres horas a la numerología con sus cachitos en la mano.
Cuartoscuro
16 de septiembre, 2020
Comparte

Hace 27 años que Juan Isidro Macario no vuelve a ganar un sorteo de la lotería, pero no hay ocasión en que no vuelva a comprar más cachitos. Así que aquí está hoy otra vez, con sus ocho boletos del metafísico sorteo del “valor del avión presidencial”, atento Juan Isidro a los números que los llamados niños gritones van anunciando desde adentro de la sede de la Lotería Nacional, pues alguna experiencia tiene este hombre de 77 años en sorteos y en premios devaluados.

“Tengo años de jugar; una vez tuve suerte, por eso sigo jugando; me saqué el premio mayor en el año 93, pero Salinas de Gortari quitó los ceros del peso y devaluó todo. El premio mayor que me tocó era de 200 millones de pesos, pero quedó en 200 mil pesos”, se acuerda Juan Isidro detrás de su cubrebocas. “A ver si le pego de vuelta. He jugado bastante y nomás ya nada, ya no me dan la lotería. La última vez fue en 1993 y ya de ahí sólo pierdo y pierdo”.

Lee: Sin gritos, júbilo, ni multitudes y con un viva para la esperanza: Así fue el Grito de AMLO

Un centenar de personas se juntó en una carpa afuera de la Lotería Nacional, frente a una pantalla gigante y unas bocinas, para dar seguimiento durante tres horas a la numerología con sus cachitos en la mano.

Cien boletos entre 6 millones emitidos ganarían premios de 20 millones de pesos, pero ninguno estaba aquí. Algunos jugadores vinieron de Hidalgo, el Estado de México y Guanajuato estrictamente a eso: a ver la pantalla en silencio y anotar en trozos de hojas, porque esto se trata de poner atención para no perderse los números invocados. Hasta anoche se sabía que algunos premios los ganaron hospitales y escuelas, no personas.

“Son 100 premios, aún tenemos chance”, murmuraba una mujer cuando salieron los primeros 10 ganadores.

“Sí, ahorita sale, ahorita sale”, rezaba otro joven.

“Así es como engañan al pueblo”, rezongaba un hombre que atravesó el gentío grabando con su celular a los incautos.

Todavía no llegaba a la mitad el sorteo e Ignacio Rodríguez, proveniente de Celaya, ya acusaba fraude, porque los números surgidos del azar no le cuadraban.

“¡Es un fraude! ¿Tantos números 5?”, gritaba tras su cubrebocas amarillo, que tenía impresa la imagen de Andrés Manuel López Obrador. “¡Son chingaderas, por ley de probabilidad eso no se puede!”.

“¡Shhhh!”, lo reprendían. “¡Ya cállese!”.

Ignacio Rodríguez insistía en su teoría: “¡López Obrador es honesto, pero los de la Lotería manipularon!”. Se regresó a Celaya con las manos vacías.

Cada cachito costó 500 pesos. La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el director de la Lotería Nacional, Ernesto Prieto, compararon este sorteo con el episodio en que la población regaló al gobierno de Lázaro Cárdenas sus pertenencias –sus gallinas y sus anillos de matrimonio, precisó la ministra en retiro– para contribuir al pago de indemnizaciones a las petroleras expropiadas.

“La Lotería Nacional siempre ha estado cerca de la gente que menos tiene, pero, también, la gente que menos tiene está ahora con nosotros”, dijo Prieto. “No quiero hacer comparaciones, pero esto me recuerda a los años 30, que la gente iba a apoyar para lograr una transformación”.

Proveniente de Iztapalapa, René Valdez Becerril presume cinco cachitos en los que gastó 2 mil 500 pesos, aunque asegura que no los compró por los premios, sino para apoyar al sector salud (el gobierno aseguró que compraría equipo médico con los ingresos de la venta). René saca los boletos de una bolsa de nailon donde los escondió para cuidarlos de “los rateros”, que él ver por doquier, pero especialmente entre los priistas y los perredistas, dice.

“Los compré para ayudar a la sociedad y no ser como los partidos tan gachos. Ahorita es el momento de cambiar el país. Este boleto no es para mí, es para beneficio de la salud del ser humano, que tanto han estafado los pinches políticos. Esto es para ayudar a la comunidad, a la salud y al gobierno, que el gobierno no es López Obrador, es todo el pueblo”, sostiene el hombre de 48 años.

–¿Y no le molesta que el avión presidencial no se ha rifado y sigue guardado?

–¡Es una ganancia extra! –replica–. No se está rifando, pero el día que se venda, será una ganancia extra para el país, no nos hagamos.

La reunión de estos jugadores afuera de la Lotería Nacional comenzó a vaciarse conforme se perdieron las esperanzas.

El gesto de un hombre sonriente, aun detrás de su cubrebocas, contrastaba entre tantas miradas serias. Era Jesús García Macedo, un expendedor que desde hace 43 años vende billetes de lotería; por cada boleto del sorteo “del avión”, la Lotería Nacional le pagó el 10% de comisión, y él se quedó sin un solo cachito.

“He vendido como 40 premios mayores en mis 43 años que llevo en esto. He hecho a muchas familias millonarias, he sacado de la ruina a muchos empresarios que estaban quebrados y, sacándose la lotería, recuperaron sus negocios, y esos empresarios a su vez han ayudado a otra gente dándole trabajo”, razona.

Cerca de la Lotería Nacional, en la Avenida Juárez, una comerciante de accesorios típicos del Mes Patrio decidió introducir un nuevo producto que destaca entre los sombreros, las matracas, los bigotes charros y los paliacates: aviones a escala de plástico que emulan al Boeing 787 Dreamliner, a un precio de 50 pesos.

–¿Por qué ofrece aviones aquí en su negocio?

–Es lo que se está vendiendo ahorita –justifica la comerciante, quizá sin saber que el gobierno ha intentado vender su propio avión desde hace 21 meses, sin éxito.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.