1968: El Ejército desocupa CU; el CNH acepta encuentro con enviados del gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

1968: El Ejército desocupa CU; el CNH acepta encuentro con enviados del gobierno

La UNAM solicitó un informe sobre las condiciones en que el Ejército devolvió los planteles y oficinas.
Especial
Por Viétnika Batres
30 de septiembre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
 
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
 
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí:

Ciudad de México, 30 de septiembre de 1968.- Después de 12 días de ocupación y sin que ninguna autoridad universitaria hiciera una solicitud formal, como insistió el gobierno en los últimos días, el general José Hernández Toledo entregó al mediodía de este lunes las instalaciones de Ciudad Universitaria a las autoridades de la máxima casa de estudios, y los soldados y los mandos del Ejército comenzaron a salir del campus.

De esta forma, el rector Javier Barros Sierra se mantuvo “fiel a sus palabras: si no había sido avisado de ningún modo de la toma de la CU, no tenía por qué convalidarla pidiendo su devolución”.

A las 12:30, Hernández Toledo se encontró, como se había acordado previamente, con el director general de Administración, Ernesto Patiño Hernández, y el director de Patrimonio Universitario, Octavio Roca Marín, quienes recibieron las instalaciones. Posteriormente, informaron de haber encontrado una serie de “destrozos”.

En un comunicado, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) solicitó este mismo lunes a los funcionarios y directivos un informe sobre las condiciones en que el Ejército devolvió los planteles y oficinas.

“El rector Barros Sierra convoca a todos los investigadores, técnicos, personal de difusión cultural y administración a que de inmediato reanuden sus labores y reitera la exhortación que implícitamente hizo a todos los miembros de la comunidad universitaria en su último discurso a la Junta de Gobierno de la UNAM”.

Poco a poco, en el transcurso del día, directores de escuelas, facultades e institutos de la UNAM, académicos, estudiantes y personal administrativo se fueron presentando en la Universidad. Cerca de las 14 horas, Barros Sierra llegó a sus oficinas en Rectoría, acompañado por el secretario general de la UNAM, Fernando Solana Morales.

La huelga continuará: CNH

En cuanto los tanques y soldados desalojaron Ciudad Universitaria, delegados del Consejo Nacional de Huelga (CNH) se concentraron frente al auditorio de la Facultad de Ciencias, donde realizaron una asamblea y, luego, una rueda de prensa para anunciar que “la huelga continuará hasta la solución del pliego petitorio. Lo ocurrido en el Casco de Santo Tomás y en otros centros escolares constituyó un acto de legítima defensa del IPN (Instituto Politécnico Nacional) ante las violentas represiones de las fuerzas públicas”.

Asimismo, destacaron como condiciones para dialogar con el gobierno “la salida de las fuerzas públicas de todos los planteles educativos, libertad de todos los encarcelados a raíz del conflicto y cese a la persecución y represión de los actos públicos”.

También anunciaron la realización de dos mítines mañana martes 1 de octubre en CU y ratificaron el llamado a realizar el miércoles 2 de octubre un mitin en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, al que seguirá una manifestación que partirá de la vocacional 7 hacia el Casco de Santo Tomás, para demandar la salida de las tropas de los planteles educativos.

El CNH denunció, además, el envío de cartas con textos amenazadores y una cruz roja a los estudiantes que han sido liberados luego de haber sido detenidos temporalmente.

De paso, aprovecharon para reiterar que nunca se han propuesto boicotear los Juegos Olímpicos, pero que éstos “no pueden mediatizar el movimiento estudiantil ni postergar sus justas demandas populares”.

Cuestionados sobre si tienen suficiente poder para forzar al gobierno al diálogo, respondieron: “Lo único que sabemos es que nos asiste el derecho de pedirle que nos atienda. Esto es un clamor popular”.

Y cuando un reportero de Los Angeles Times preguntó si el rector Barros Sierra apoya el movimiento estudiantil, afirmaron: “La lucha estudiantil no pertenece a ninguna autoridad educativa; pertenece a los estudiantes y al pueblo”.

Aceptan ver a enviados del presidente

La propuesta de diálogo del gobierno federal, hecha el 29 de septiembre por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, fue transmitida a los estudiantes por el secretario general Fernando Solana, quien buscó a los estudiantes con el conocimiento del rector.

Según comentó Solana a la dirigencia estudiantil, reunida afuera del auditorio de la Facultad de Ciencias, los representantes presidenciales serían Jorge de la Vega Domínguez y Antonio Caso.

Los 30 o 40 integrantes del CNH presentes deliberaron en torno a la propuesta oficial. Tras discutir al respecto, se decidió tener un primer encuentro con los enviados de Díaz Ordaz y se designó a Gilberto Guevara Niebla, Luis González de Alba y Anselmo Muñoz para acudir a la cita con el objetivo de sentar las bases del diálogo público exigido por los estudiantes para dar respuesta satisfactoria al pliego petitorio.

Como los dirigentes del movimiento no accedieron a ir a ninguna oficina del gobierno ni los funcionarios a instalaciones de la UNAM o del IPN, el rector Barros Sierra medió y ofreció su casa en San Ángel.

Aparte de ese punto, vital en la agenda del movimiento estudiantil, en la sesión del CNH hubo incidentes “extraños”. Por ejemplo, la intervención de Sócrates Campos Lemus, representante de la Escuela Superior de Economía del IPN, y de otros representantes politécnicos, quienes “mostraron de pronto y cínicamente pistolas de calibre muy alto”.

Hasta ese momento, en el Consejo Nacional de Huelga nunca se había planteado la posibilidad de recurrir a las armas como una opción defensiva para el movimiento. Sin embargo, Campos Lemus propuso que se integraran “columnas armadas” para proteger a los dirigentes del CNH, en particular a Raúl Álvarez Garín y a Gilberto Guevara Niebla.

Argumentaron que en los últimos mítines del movimiento había llegado mucha gente sospechosa y que había peligro de un atentado contra los líderes del CNH. Para éstos, la reunión fue “muy pesada por esa sugerencia de formar “columnas y recurrir a las armas”. La mayoría de los integrantes del CNH rechazó la propuesta.

Ante el temor de que el gobierno federal aprovechara para capturar a la dirigencia del movimiento estudiantil, también se acordó que los integrantes del CNH no asistieran a los actos del 2 de octubre. “Acordamos no asistir al mitin de Tlatelolco porque era posible que nos detuvieran a pesar de las negociaciones”.

REFERENCIAS

Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, pp. 97 y 98.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978, en www.nexos.com.mx/?p=3199.

“50 años del 68”, Gaceta Universitaria, en www.gaceta.unam.mx/desocupa-el-ejercito-cu/

Jardón, Raúl, op. cit., pp. 97 y 98.

Ídem.

González de Alba, Luis, “Tlatelolco, aquella tarde”, en Nexos, 1 de noviembre de 2016, disponible en www.nexos.com.mx/?p=30019.

Guevara Niebla, Gilberto, “Volver al 68”, en Nexos, 1 de octubre de 1993, disponible en www.nexos.com.mx/?p=6899.

Ídem.

González de Alba, op. cit.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Puede la pandemia de COVID-19 hacernos más fuertes como especie a largo plazo?

Aunque tienen muy mala reputación, los virus han sido una parte importante en nuestro proceso evolutivo. BBC Mundo se lo preguntó a expertos como la premiada viróloga argentina Andrea Gamarnik.
5 de abril, 2020
Comparte
Personas con mascarillas

Getty Images
Los virus no son visibles a simple vista, pero están ahí.

Nos han acompañado durante miles de años. No los podemos ver a simple vista, pero han estado ahí, a nuestro lado.

Son los virus.

Y, en medio de los estragos que uno de ellos está causando, nos están haciendo sentir indefensos, impotentes.

Frente a la batalla nada nueva entre virus y humanos, la viróloga molecular argentina Andrea Gamarnik, ganadora del prestigioso premio L’Oreal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”, reflexiona con tristeza sobre quién se está imponiendo.

“La están ganando los virus”, me dijo desde su casa en Buenos Aires, minutos antes de salir (con un permiso especial) hacia el laboratorio donde estudia el nuevo coronavirus que surgió el año pasado en China.

“No porque no tengamos el conocimiento y la capacidad para enfrentarlos, sino porque no los estamos utilizando correctamente”.

Pero, a largo plazo, ¿podría un virus como el SARS COV-2 hacernos más fuertes como especie?

Huellas genómicas

Aunque tienen muy mala reputación, los virus han sido una parte importante en nuestro proceso evolutivo.

“Nuestros sistemas inmunes han evolucionado para defendernos de distintos patógenos, de distintos virus a lo largo de la historia”, explica la doctora en farmacia y bioquímica.

Arturo Reyes

BBC
El doctor Arturo Reyes-Sandoval está trabajando en el desarrollo de vacunas contra el zika, el chikungunya, el dengue y la malaria.

“Los virus han marcado la evolución de la vida en el planeta. Han marcado la evolución de los seres humanos, de las plantas, los animales”.

De acuerdo con la doctora Jennifer Cole, especialista en antropología biológica, existe evidencia de que los humanos han sido afectados por “cientos o quizás miles de epidemias en el transcurso de los últimos millones de años de evolución”.

“El ‘Proyecto 1000 Genomas’ ha revelado ‘huellas’ genómicas dejadas por epidemias virales antiguas que se desataron durante unos 50.000 años en 26 poblaciones humanas”, le dice a BBC Mundo la investigadora del departamento de Geografía de Royal Holloway, una escuela de la Universidad de Londres.

“Esto sugiere que los virus han impulsado un número particularmente grande de eventos adaptativos en diversas poblaciones humanas al provocar diferentes presiones selectivas en la evolución humana”.

Bueno y malo

El doctor Arturo Reyes-Sandoval, profesor en el departamento de Medicina de la Universidad de Oxford, le habla a BBC Mundo desde su casa en Inglaterra, donde está trabajando por recomendación del gobierno británico para evitar la propagación del coronavirus.

Explica que existen virus, algunos de los cuales se conocen como retrovirus, que pueden generar, a largo plazo, mutaciones en los seres humanos porque tienen la capacidad de integrarse a su ADN y a su genoma.

ADN

Getty Images
Algunos virus pueden dar lugar a mutaciones en los seres humanos porque tienen la capacidad de integrarse a su ADN y a su genoma.

¿Eso es bueno o malo?, le pregunto. “Las dos cosas”, responde.

“Una de las consecuencias negativas es que dependiendo de dónde se inserte (el material genético del virus) puede causar mutaciones que tengan como consecuencia la aparición de un cáncer”.

Sin embargo, aunque tendamos a ver a los virus como agentes malos, en realidad algunos pueden llegar a ser buenos:

“Insertar secuencias genéticas puede ser beneficioso para los humanos o para los seres vivos porque pueden provocar en determinado momento la aparición de una proteína o de un fenómeno fisiológico que permita que surja alguna característica positiva”.

Según Cole, hay evidencia, por ejemplo, de que “una pandemia previa pudo ser la responsable de la mayor distribución en algunas poblaciones del alelo CCR5 Delta 32 que ofrece protección contra el VIH y el ébola”. (Un alelo es una de las dos o más versiones de un gen).

Pero, enfatiza la experta en salud pública y emergencias, “esto no da como resultado una población más fuerte en general, sino una que es diferente”.

De acuerdo con Reyes, se cree que entre 8% y 10% del genoma de los humanos es viral, “que proviene de algunos retrovirus que se han insertado con el paso del tiempo en los seres vivos”.

Pero no todos pueden insertarse. “Y hasta ahora no se conoce que el coronavirus tenga esa capacidad”.

Más fuertes pero no por selección natural

Entonces ¿de qué manera esta pandemia del covid-19 nos puede hacer más fuertes?

“Me inclinaría a decir que este tipo de enfermedades infecciosas sí nos podría hacer más fuertes como especie, pero no por las razones clásicas en las que una especie pasa por un proceso de selección genética que la vuelve más resistente a las enfermedades”, indica Reyes.

Miembros del Laboratorio de Virología Molecular en el Instituto Leloir, en Buenos Aires

Cortesía Andrea Gamarnik
Miembros del Laboratorio de Virología Molecular en el Instituto Leloir, en Buenos Aires. La doctora Andrea Gamarnik (abajo a la izquiera) ganó el prestigioso premio L’Oreal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia” en 2016.

Y es que -señala- muchos microorganismos a los que nos hemos expuesto a lo largo de miles de años nos han permitido ser más fuertes por un proceso de expresión de ciertos genes que inciden en nuestra respuesta biológica frente a algunas enfermedades infecciosas.

Pero ese no sería el caso de este nuevo coronavirus, aclara.

“El hecho de que estas infecciones virales produzcan pandemias hace que aprendamos a combatirlas y que empleemos las herramientas y los desarrollos científicos y tecnológicos para entender mejor cómo se esparcen los virus y cómo evitar que se propaguen tanto”.

Estudiarlos permite que se pueda comprender por qué infectan a ciertas poblaciones más que a otras y por qué se manifiestan de manera diferente en distintas personas; por qué hay individuos que presentan síntomas y otros que no o por qué en algunos casos los síntomas son tan graves que el paciente muere.

El conocimiento y las herramientas científicas y tecnológicas que desarrollemos por esta pandemia es lo que nos hará más fuertes y lo que nos ayudará a prepararnos para las amenazas sanitarias del futuro.

Lo que este coronavirus nos está enseñando

Cuando la científica argentina me dijo que la batalla la están ganando los virus, añadió: “Es que los recursos no están en los lugares correctos”.

“Cuando esto pase y tengamos mayor control de este virus, deberíamos replantearnos cuáles son las guerras que los humanos tenemos que enfrentar y qué armamentos necesitamos para enfrentarlas. No son bombas ni cañones, sino hospitales, servicios de salud, desarrollo científico y tecnológico”.

Hospital temporal en Madrid

Getty Images
Aunque hemos experimentado pandemias a lo largo de la historia, no estamos preparados para afrontarlas, argumenta la viróloga argentina.

“Nuestras sociedades han tenido experiencias de grandes pandemias a lo largo de la historia y, sin embargo, no estamos preparados para afrontarlas. Esta emergencia mundial, nos está enseñando que nos falta mucho”.

“Me da una profunda tristeza ver el sufrimiento humano, pero también enojo por la falta de preparación que tenemos las sociedades para enfrentar este tipo de problemas”.

Aunque por casi 20 años Gamarnik se ha concentrado en estudiar el dengue, lo cual le ha permitido hacer importantes descubrimientos sobre ese virus, la emergencia internacional provocada por covid-19 la ha hecho unirse a los esfuerzos internacionales para frenar la pandemia.

Tras conocer sobre el nuevo coronavirus, la investigadora, quien es directora del Laboratorio de Virología Molecular en el Instituto Leloir, se puso a la orden del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina. Por eso cuenta con un permiso especial para salir, pues las autoridades le pidieron a la población quedarse en sus casas.

Cada día va al laboratorio, donde, junto a su equipo de investigadores, está trabajando a toda máquina en un método de diagnóstico para detectar el coronavirus.

“Los virus que tienen material genético en forma de ARN (ácido ribonucleico) son los que evolucionan muy rápidamente, como, por ejemplo, los virus del dengue, de la hepatitis, del zika, los coronavirus. Son capaces de adaptarse muy rápidamente a nuevos ambientes y esto lo hacen en tiempo récord”, indicó la científica.

“Pasos hacia adelante”

Muchos de los grandes avances científicos han salido del estudio de los virus.

“Nos han enseñado cómo funcionan incluso las células. Estudios hechos en virus nos han permitido entender cómo funcionan diferentes aspectos de las células humanas”, indicó la investigadora argentina.

Tubos de ensayo en el laboratorio.

Getty Images
El análisis de los virus ha dado lugar a grandes avances científicos.

Pero sí, causan enfermedades y controlarlos es un gran desafío.

“El avance en el conocimiento sobre un virus, no solo su propagación sino cómo produce la infección y cómo reacciona el cuerpo humano, el sistema inmune, para defenderse del microorganismo también nos permite dar pasos hacia adelante como especie porque nos ayuda a protegernos’’.

Y quizás no hay mejor ejemplo de eso que el área en el que Reyes se especializa: las vacunas.

Como investigador independiente se concentra en el desarrollo de las vacunas contra el zika, el chikungunya, el dengue y la malaria.

“Algunas vacunas pueden llevar muchos años, 10, 20, 30 años en desarrollarse porque se requieren métodos estandarizados a nivel mundial que puedan confirmar que una vacuna es segura y que, además, protege”.

“Sin embargo, lo que nosotros hemos visto con el paso de algunas epidemias como la del zika, del chikungunya, de la influenza es que con el tiempo, el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías para prevenir y para tratar estas infecciones se hace cada vez más rápido”.

El químico expresa con asombro cómo a tan solo 60 días de que China publicara la información sobre el agente patógeno que causa la enfermedad covid-19 y la secuencia genética del virus, se probó la primera vacuna en un ensayo clínico en Estados Unidos.

“Eso es un tiempo récord”, indica. “Estamos reaccionando cada vez más rápido para atacar enfermedades de este tipo porque tenemos más conocimiento”.

Otro tipo de fortaleza

“Yo pienso que saldremos de esta situación tan dura, seguramente más fuertes y más inteligentes, pero lo difícil será atravesar estos meses que tenemos por delante”, indicó la doctora Gamarnik.

Concepto de distancia social.

Getty Images
La distancia social, adoptada en numerosos países tras la pandemia, es una medida crucial para frenar la propagación del coronavirus.

Y para eso, ya se están dando muestras de solidaridad y generosidad en diferentes partes del mundo, no solo para ayudar a los más vulnerables, sino para hacerle frente a una de las claves para evitar que el coronavirus se propague: el distanciamiento social.

Ya lo había dicho Aristóteles: los seres humanos son “animales sociales” y, por eso, es natural que busquen la compañía de los demás como parte de su bienestar.

La bioquímica resaltó que esta pandemia ha activado un trabajo colectivo que ha unificado a las personas y a la comunidad científica.

Cole, quien le respondió a BBC Mundo con ayuda del grupo de expertos que moderan de forma voluntaria la comunidad de Reddit dedicada al coronavirus, reflexiona que “la pérdida de vidas a gran escala parece hacernos reflexionar sobre el valor de la vida y las sociedades tienden a emerger más justas y compasivas de la pandemias”.

Hay motivos para no perder la esperanza.

La investigadora de la Universidad de Londres destaca cómo “las enfermedades infecciosas han disminuido en los últimos 150 años”:

De causar alrededor del 50-60% de todas las muertes en el mundo -señala- a provocar menos del 10% (con alguna variación de un año a otro).

Deforestación

Getty Images
La alteración del medioambiente facilita la introducción de virus que circulan en animales en la población.

“Es importante recordar que la mayor parte del éxito se debe a mejoras en el saneamiento y la higiene básica, así como a vacunas, antibióticos y avances médicos”.

“Por lo tanto, hay mucho que podemos hacer para prevenir la propagación del SARS-Cov2 en este momento, incluso antes de que se desarrolle una vacuna”, precisa.

Una forma de evolucionar

Muchos expertos creen que también es importante recordar las consecuencias de nuestro impacto en el planeta.

“Muchas epidemias surgen o se incrementan por alteraciones del medio ambiente causadas por el hombre que se podrían evitar, por ejemplo: la destrucción de bosques y de la vida silvestre, el cambio climático”, dijo Gamarnik.

“Son acciones que facilitan de alguna forma la introducción de virus que circulan en animales y empiezan a incorporarse a la población humana”.

Una actitud proactiva también será clave para emerger de esta pandemia, como me lo planteó la bióloga venezolana Irene Bosch, quien junto a su equipo del laboratorio E25Bio, desarrolló una prueba de diagnostico rápido para detectar el coronavirus que se encuentra en fase de validación clínica.

“Con un poco de ciencia, metodología y tecnología vamos a vencer este tipo de problemas. Y esa quizás será la manera en que vamos a evolucionar, siempre pensando de forma proactiva y no reactiva”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/bDSon-ZHCQM

https://youtu.be/UqdIoCjy1CM

https://youtu.be/CzxpbM6yOMU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts