close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

1968: El Ejército desocupa CU; el CNH acepta encuentro con enviados del gobierno

La UNAM solicitó un informe sobre las condiciones en que el Ejército devolvió los planteles y oficinas.
Especial
Por Viétnika Batres
30 de septiembre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
 
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
 
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí:

Ciudad de México, 30 de septiembre de 1968.- Después de 12 días de ocupación y sin que ninguna autoridad universitaria hiciera una solicitud formal, como insistió el gobierno en los últimos días, el general José Hernández Toledo entregó al mediodía de este lunes las instalaciones de Ciudad Universitaria a las autoridades de la máxima casa de estudios, y los soldados y los mandos del Ejército comenzaron a salir del campus.

De esta forma, el rector Javier Barros Sierra se mantuvo “fiel a sus palabras: si no había sido avisado de ningún modo de la toma de la CU, no tenía por qué convalidarla pidiendo su devolución”.

A las 12:30, Hernández Toledo se encontró, como se había acordado previamente, con el director general de Administración, Ernesto Patiño Hernández, y el director de Patrimonio Universitario, Octavio Roca Marín, quienes recibieron las instalaciones. Posteriormente, informaron de haber encontrado una serie de “destrozos”.

En un comunicado, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) solicitó este mismo lunes a los funcionarios y directivos un informe sobre las condiciones en que el Ejército devolvió los planteles y oficinas.

“El rector Barros Sierra convoca a todos los investigadores, técnicos, personal de difusión cultural y administración a que de inmediato reanuden sus labores y reitera la exhortación que implícitamente hizo a todos los miembros de la comunidad universitaria en su último discurso a la Junta de Gobierno de la UNAM”.

Poco a poco, en el transcurso del día, directores de escuelas, facultades e institutos de la UNAM, académicos, estudiantes y personal administrativo se fueron presentando en la Universidad. Cerca de las 14 horas, Barros Sierra llegó a sus oficinas en Rectoría, acompañado por el secretario general de la UNAM, Fernando Solana Morales.

La huelga continuará: CNH

En cuanto los tanques y soldados desalojaron Ciudad Universitaria, delegados del Consejo Nacional de Huelga (CNH) se concentraron frente al auditorio de la Facultad de Ciencias, donde realizaron una asamblea y, luego, una rueda de prensa para anunciar que “la huelga continuará hasta la solución del pliego petitorio. Lo ocurrido en el Casco de Santo Tomás y en otros centros escolares constituyó un acto de legítima defensa del IPN (Instituto Politécnico Nacional) ante las violentas represiones de las fuerzas públicas”.

Asimismo, destacaron como condiciones para dialogar con el gobierno “la salida de las fuerzas públicas de todos los planteles educativos, libertad de todos los encarcelados a raíz del conflicto y cese a la persecución y represión de los actos públicos”.

También anunciaron la realización de dos mítines mañana martes 1 de octubre en CU y ratificaron el llamado a realizar el miércoles 2 de octubre un mitin en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, al que seguirá una manifestación que partirá de la vocacional 7 hacia el Casco de Santo Tomás, para demandar la salida de las tropas de los planteles educativos.

El CNH denunció, además, el envío de cartas con textos amenazadores y una cruz roja a los estudiantes que han sido liberados luego de haber sido detenidos temporalmente.

De paso, aprovecharon para reiterar que nunca se han propuesto boicotear los Juegos Olímpicos, pero que éstos “no pueden mediatizar el movimiento estudiantil ni postergar sus justas demandas populares”.

Cuestionados sobre si tienen suficiente poder para forzar al gobierno al diálogo, respondieron: “Lo único que sabemos es que nos asiste el derecho de pedirle que nos atienda. Esto es un clamor popular”.

Y cuando un reportero de Los Angeles Times preguntó si el rector Barros Sierra apoya el movimiento estudiantil, afirmaron: “La lucha estudiantil no pertenece a ninguna autoridad educativa; pertenece a los estudiantes y al pueblo”.

Aceptan ver a enviados del presidente

La propuesta de diálogo del gobierno federal, hecha el 29 de septiembre por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, fue transmitida a los estudiantes por el secretario general Fernando Solana, quien buscó a los estudiantes con el conocimiento del rector.

Según comentó Solana a la dirigencia estudiantil, reunida afuera del auditorio de la Facultad de Ciencias, los representantes presidenciales serían Jorge de la Vega Domínguez y Antonio Caso.

Los 30 o 40 integrantes del CNH presentes deliberaron en torno a la propuesta oficial. Tras discutir al respecto, se decidió tener un primer encuentro con los enviados de Díaz Ordaz y se designó a Gilberto Guevara Niebla, Luis González de Alba y Anselmo Muñoz para acudir a la cita con el objetivo de sentar las bases del diálogo público exigido por los estudiantes para dar respuesta satisfactoria al pliego petitorio.

Como los dirigentes del movimiento no accedieron a ir a ninguna oficina del gobierno ni los funcionarios a instalaciones de la UNAM o del IPN, el rector Barros Sierra medió y ofreció su casa en San Ángel.

Aparte de ese punto, vital en la agenda del movimiento estudiantil, en la sesión del CNH hubo incidentes “extraños”. Por ejemplo, la intervención de Sócrates Campos Lemus, representante de la Escuela Superior de Economía del IPN, y de otros representantes politécnicos, quienes “mostraron de pronto y cínicamente pistolas de calibre muy alto”.

Hasta ese momento, en el Consejo Nacional de Huelga nunca se había planteado la posibilidad de recurrir a las armas como una opción defensiva para el movimiento. Sin embargo, Campos Lemus propuso que se integraran “columnas armadas” para proteger a los dirigentes del CNH, en particular a Raúl Álvarez Garín y a Gilberto Guevara Niebla.

Argumentaron que en los últimos mítines del movimiento había llegado mucha gente sospechosa y que había peligro de un atentado contra los líderes del CNH. Para éstos, la reunión fue “muy pesada por esa sugerencia de formar “columnas y recurrir a las armas”. La mayoría de los integrantes del CNH rechazó la propuesta.

Ante el temor de que el gobierno federal aprovechara para capturar a la dirigencia del movimiento estudiantil, también se acordó que los integrantes del CNH no asistieran a los actos del 2 de octubre. “Acordamos no asistir al mitin de Tlatelolco porque era posible que nos detuvieran a pesar de las negociaciones”.

REFERENCIAS

Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, pp. 97 y 98.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978, en www.nexos.com.mx/?p=3199.

“50 años del 68”, Gaceta Universitaria, en www.gaceta.unam.mx/desocupa-el-ejercito-cu/

Jardón, Raúl, op. cit., pp. 97 y 98.

Ídem.

González de Alba, Luis, “Tlatelolco, aquella tarde”, en Nexos, 1 de noviembre de 2016, disponible en www.nexos.com.mx/?p=30019.

Guevara Niebla, Gilberto, “Volver al 68”, en Nexos, 1 de octubre de 1993, disponible en www.nexos.com.mx/?p=6899.

Ídem.

González de Alba, op. cit.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Caso Nxivm: por qué es tan difícil detener a una secta

La falta de una legislación apropiada dificulta que en muchos países las autoridades puedan procesar judicialmente a los responsables de las sectas.
20 de junio, 2019
Comparte
Allison Mack

Getty Images
La actriz Allison Mack, de la serie Smallville, se declaró culpable por su implicación en la secta Nxivm.

El líder de la secta Nxivm fue condenado en Nueva York por varios delitos que incluían asociación delictiva y tráfico sexual.

Durante 20 años, Keith Raniere encabezó esta organización que se presentaba como un grupo de “autoayuda” y que afirmaba tener miles de seguidores.

Pero durante su juicio, exmiembros de esa secta revelaron detalles sobre cómo funcionaba realmente.

Estas personas dijeron que habían sido obligadas a romper con relaciones anteriores y describieron cómo habían sufrido abuso físico y sexual. Algunas fueron forzadas a abortar.

Era un sistema de “amo y esclavas” en el que a las mujeres se les exigía entregar una “garantía” -con frecuencia fotografías humillantes- como muestra de su compromiso.

Los testimonios conmocionaron a muchas personas y acapararon los titulares de la prensa alrededor del mundo. Pero, en realidad, Nxivm deja al descubierto muchas claves acerca de cómo funcionan las sectas.

ADVERTENCIA: esta historia contiene una imagen que puede ser perturbadora para algunos lectores.


Keith Raniere

Keith Raniere Conversations/YouTube
Keith Raniere, líder de la secta Nxivm, fue condenado por un tribunal de Nueva York.

Las sectas están estructuradas como las capas de una cebolla, con los elementos más aceptables colocados más cerca del exterior, seguidos de capas de cada vez más secretismo y abuso a medida que los miembros se encuentren más próximos al centro.

En el caso de Nxivm, las capas externas mostraban programas de autoayuda aparentemente inofensivos que eran usados para reclutar a los amigos, familiares y colegas de los miembros.

Pero en su núcleo, Raniere ejercía niveles extremos de control, que supuestamente terminaban en abuso sexual, violencia y en la imposición de sus iniciales con un cauterizador en la zona pélvica de las mujeres.

Llevar a los líderes ante la justicia

Las autoridades fueron alertadas sobre las actividades de Nxivm desde -al menos- el año 2003, según Forbes. Pero el diario The New York Times informó que los primeros intentos de hacer seguimiento a las denuncias fueron rechazados por funcionarios, que alegaban que las mujeres estaban participando de forma consentida o que había tecnicismos legales que impedían actuar.

Esto ilustra un problema central al intentar enjuiciar a los líderes de las sectas: con frecuencia sus miembros dicen que actúan bajo su propia y libre voluntad.

Incluso si miembros antiguos o actuales quieren formular acusaciones, muchos se sienten muy atemorizados debido a las posibles repercusiones o al estigma vinculado al hecho de haber participado en la organización.

En muchos países, la carencia de leyes fuertes en contra de la manipulación psicológica o de una definición concreta de lo que es una secta implica que puede ser difícil llevar estos casos a los tribunales.

En Francia, la ley About-Picard prohíbe a individuos o grupos participar en actividades designadas para crear sometimiento físico o psicológico. Leyes similares han sido aprobadas en Luxemburgo y Bélgica, pero estos países son la excepción.

En 2015, Reino Unido presentó una nueva ley sobre control coercitivo, que criminalizaba el abuso sobre una persona por parte de otra persona. Esto aplica incluso en la ausencia de violencia física o si la víctima se niega a testificar.

En la actualidad, esta ley solamente se aplica para relaciones íntimas o familiares. Pero muchos sobrevivientes dicen que los comportamientos coercitivos como el aislamiento, el control de las relaciones, la supervisión y la humillación también ocurren en las sectas.

La misma estructura, formas diferentes

El caso Nxivm se ha vuelto famoso debido al alto perfil de sus miembros, entre los que están la actriz Allison Mack y la heredera Clare Bronfman.

Clare Bronfman

Reuters
Clare Bronfman dijo que está “sinceramente arrepentida” de su participación en los delitos cometidos por la secta Nxivm.

Si bien las sectas tienden a operar de maneras similares y existen en todos los niveles de la sociedad, pueden adoptar una gran variedad de formas.

Algunas son religiosas, políticas o de “autoayuda”, pero también pueden ser descritas como de artes marciales, yoga, negocios o grupos de terapia.

Se puede decir que muchos grupos terroristas y extremistas usan procesos similares de aislamiento para reclutar y adoctrinar a sus miembros.

Algunos seguidores no son reclutados, sino que han nacido y educados dentro del grupo.

Muchos antiguos miembros están hablando ahora sobre sus experiencias de abuso en grupos como los Hijos de Dios, la Iglesia Fundamentalista de los Santos de los Últimos Días, las Doce Tribus, entre otros.

Lentamente se están produciendo condenas por abuso infantil.


Características de las sectas

  • Están encabezadas por un líder carismático autoritario, o por un grupo de líderes, que busca niveles extremos de control sobre los seguidores.
  • Usan una estructura jerárquica piramidal con capas de secretismo que rodean al líder. Los seguidores están aislados social, psicológica y a veces hasta físicamente.
  • El comportamiento del líder está justificado por un sistema de creencias totalitario que presume de tener todas las respuestas.
  • En su interior ocurre un proceso de lavado de cerebro. La inmersión total en el grupo no deja tiempo o espacio para relaciones o actividades propias o independientes por parte de los miembros.
  • El grupo alterna entre un enfoque aparentemente amoroso o atento con crecientes niveles de estrés o de temor. Esto podría aplicarse a través de la privación de alimento o de sueño, de predicciones apocalípticas o amenazas de violencia o salud sexual.
  • Este proceso de control coercitivo crea seguidores que están sometidos por o para el líder sin importancia de sus propias necesidades.

Encender las alarmas

Una respuesta típica a la cobertura del juicio de Nxivm puede ser decir: “Eso nunca me ocurriría a mí”.

Pero el reclutamiento no empieza con uno siendo abusado o marcado con un cauterizador.

Comienza con una oferta de algo en lo que la persona podría estar interesada: beneficios físicos, psicológicos, financieros o espirituales que alguien a quien consideran un amigo o colega les recomienda.

En muchos casos, parece que ciertas situaciones hacen a la gente más vulnerable a unirse a una secta, más que un rasgo o una característica particular de la personalidad.

Las víctimas pueden haber pasado por un trastorno reciente, como la ruptura de una relación o la mudanza a una nueva área. Esto puede hacerlos más abiertos al inicio de nuevas amistades o una nueva actividad que podría estar relacionada con una secta.

Es solamente después de que el proceso de aislamiento e inmersión lleva a la persona a perder el sentido de si misma que se vuelve extremadamente difícil para ellos darse cuenta de lo que realmente está ocurriendo.

Una mayor conciencia sobre cómo funciona el control coercitivo les daría a las personas las herramientas para reconocer, y por tanto evitar, este tipo de manipulación.

Una forma de hacer esto podría ser a través de la educación en las escuelas y en las universidades para ayudar a las personas a protegerse de estos grupos nocivos.

También se podría reforzar las leyes para darles a las autoridades más margen para actuar.

Son pasos como estos los que podrían ayudar a la sociedad a tomar medidas en contra de los líderes que encabezan estos grupos abusivos y de control psicológico.


* Acerca de este texto:

Este análisis fue encargado por la BBC a una experta que trabaja fuera de la organización.

Alexandra Stein es investigadora honoraria de la London South Bank University. Ella pasó una década como miembro de una secta política y se especializa en la psicología social de las sectas y el totalitarismo.

Edición: Eleanor Lawrie.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.