1968: Estudiantes exigen diálogo sin tanques ni bayonetas; proponen día, lugar y hora
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Heraldo de México

1968: Estudiantes exigen diálogo sin tanques ni bayonetas; proponen día, lugar y hora

Durante su IV Informe de Gobierno, el presidente Gustavo Díaz Ordaz advirtió al movimiento que podrá hacer uso del Ejército si así se requiere.
Archivo Heraldo de México
Por Viétnika Batres
6 de septiembre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí:

Ciudad de México, 5 de septiembre de 1968.- El Consejo Nacional de Huelga (CNH) invitó al presidente Gustavo Díaz Ordaz, a través de un desplegado difundido en periódicos de circulación nacional, a que nombre a los funcionarios que podrían sentarse a una mesa de diálogo con los estudiantes para resolver el conflicto que se inició el 23 de julio con la violenta agresión de granaderos a alumnos de dos vocacionales del Instituto Politécnico Nacional.

Además, tres estudiantes entregaron en la Oficialía de Partes de la Presidencia de la República una copia del desplegado publicado hoy, en el cual sugieren que las pláticas con las autoridades se inicien el próximo lunes a las 17:00 en el Centro Médico del IMSS, y que sean transmitidas en vivo por Radio Cadena Nacional y Telesistema Mexicano.

El Consejo entregó también el documento a diversas dependencias oficiales, a fin de enterar a todas las instancias pertinentes de su disposición a resolver la crisis que mantiene en huelga a la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Agronomía de Chapingo, parte de la Universidad Iberoamericana, el Conservatorio Nacional, entre otras escuelas de educación media y superior públicas y privadas.

Por su parte, la Coalición de Maestros de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas indicó que existe la disposición a considerar otras alternativas para el diálogo público, por ejemplo la Unidad Nonoalco-Tlatelolco, ante no menos de 25 mil personas.

Esta es la segunda vez, desde el domingo 1 de septiembre, que el CNH se refiere al diálogo propuesto desde el 4 de agosto –cuando dio a conocer su pliego petitorio de seis puntos– y que no se ha podido concretar, luego de que el 2 de septiembre respondiera a las amenazas al movimiento estudiantil por parte del presidente durante su IV Informe de Gobierno: “Nosotros no vamos a dialogar con la presión de los tanques y las bayonetas encima”.

Gráfica del 68. “Stickers”
Archivo PROCESOFOTO

Durante su IV Informe de Gobierno, Díaz Ordaz lanzó una advertencia al movimiento: “Hemos sido tolerantes hasta excesos criticados; pero todo tiene su límite y no podemos permitir ya que siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico, como a los ojos de todo mundo ha venido sucediendo”.

Advirtió que en cualquier momento podrá hacer uso del Ejército para responder al movimiento, si así se requiere: “Agotados los medios que aconsejen el buen juicio y la experiencia, ejerceré, siempre que sea estrictamente necesario, la facultad contenida en el artículo 89, fracción VI, de la Constitución que, textualmente, dice: ‘Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes: Disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente o sea del ejército terrestre, de la marina de guerra y de la fuerza aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación’”.

Ante el continuo aplauso de la clase política, invitados especiales y representantes de gobiernos extranjeros, el presidente de la República no dejó dudas del sentido de su mensaje: “No quisiéramos vernos en el caso de tomar medidas que no deseamos, pero que tomaremos si es necesario; lo que sea nuestro deber hacer, lo haremos; hasta donde estemos obligados a llegar, llegaremos”.

El CNH reaccionó a las duras palabras que Díaz Ordaz con un emplazamiento. “Nosotros no entendemos el lenguaje de las ‘orugas’; retiren los tanques de las calles, retiren el Ejército de la calle, retiren todos los provocadores y todas las fuerzas de choque que vestidos de civiles atacan a nuestras brigadas de la calle, y entonces públicamente estaremos dispuestos a dialogar y a debatir, antes no”.

En el desplegado de este miércoles 4, el CNH negó “que por nuestra parte existan presiones ilegítimas hacia el gobierno; pero la falta de respuesta a una demanda lleva necesariamente a la acción popular; única vía que queda abierta ante un régimen sordo y mudo”.

Y apuntó: “No estudiamos con el propósito de acumular conocimientos estáticos. Nuestra causa como estudiantes es la del conocimiento militante, el conocimiento crítico, que impugna, refuta y transforma, revoluciona la realidad”.

El escritor José Revueltas, integrante del Comité de Intelectuales, Escritores y Artistas, se refirió a “las francas amenazas que el señor presidente nos lanza a los estudiantes y al pueblo cuando dice que, con apoyo en el artículo 89, apelará al servicio del Ejército cuando lo juzgue necesario y que llegará hasta donde esté obligado a llegar”. Y le contestó: “Tenga la seguridad el señor presidente que no nos ofreceremos a que, cuando lo juzgue necesario, nos convierta en carne de cañón.

Habrá “manifestación silenciosa” el 13 de septiembre

Raúl Álvarez Garín, dirigente del Consejo Nacional de Huelga, informó que en una asamblea efectuada en la Facultad de Medicina, el martes de esta semana, “el compañero José Osegueda planteó la idea de realizar una ‘manifestación de protesta callada‘; es decir, una marcha en completo silencio, en señal de luto.

“También propuso invitar a los obreros a un paro de dos horas para protestar contra la decisión del gobierno de seguir utilizando la fuerza. Dijo que la manifestación debe hacerse portando distintivos y símbolos de luto por el atentado a la libertad de expresión y reunión”.

De modo que se acordó que la movilización se haría el próximo viernes 13. “Con esta manifestación pretendemos demostrar que nuestro movimiento también puede ser organizado y que no necesitamos de ruido para hacer manifestar nuestras ideas”, explicó el estudiante de Ciencias.

Roberta Avendaño, representante de la Facultad de Derecho en el CNH, relató que cuando se programó “la silenciosa”, se pensó que un compañero de Derecho “era el indicado para hablar sobre la ilegalidad e inconstitucionalidad del (artículo) 145 y como a mí me tocó ser representante me eligieron para hablar”. Todos los delegados de Leyes ante el CNH –cinco compañeros y La Tita–, forman parte de la comisión que estudia el artículo 145.

“Ilusamente”, dijo, creemos que el gobierno “nos va a dar el diágolo”. Así le dice la estudiante porque, explicó, así les dicen los granaderos cuando les dan de culatazos y de macanazos: “¡Tengan su diágolo, tengan su diágolo!”.

Endurecen la persecución 

Este jueves se dio a conocer que fue negado el amparo solicitado el 2 de septiembre por Heberto Castillo, dirigente de la Coalición de Maestros, y 89 estudiantes perseguidos.

Los secuestros y aprehensiones de estudiantes continúan, así como la estrecha vigilancia en centros de trabajo y en sitios de reunión o de concentración popular a fin de evitar la llegada de brigadistas.

En tanto, la presencia del Ejército se ha hecho más visible en los últimos días, tanto en las calles de la ciudad como en vocacionales y preparatorias.

El lunes, 96 estudiantes salieron de los separos de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, pero si bien fueron puestos en libertad sin cargos pendientes, sus expedientes quedaron abiertos, por si “reinciden”, se les avisó, y se les exhortó a “estudiar el informe presidencial y a rectificar su comportamiento”. Esa misma tarde 10 brigadistas más fueron detenidos frente a la Secretaría de Industria y Comercio.

La liberación se dio en el contexto de la protesta que hicieron “unos 60 estudiantes” –de acuerdo con el diario Excélsior– frente a la Procuraduría para exigir la libertad de sus compañeros detenidos durante los recientes disturbios. Dos de los organizadores del mitin se entrevistaron con Fernando Ortiz de Peña, director de Investigaciones de la Procuraduría del Distrito.

El CNH acordó realizar un mitin informativo, a las 11 horas del sábado 7, en la vocacional 7 de Tlatelolco, que fue asaltada por enmascarados armados con ametralladoras la madrugada del 29 de agosto. Y dio a conocer que el martes pasado comenzó una campaña en todo el país para recolectar un millón de firmas en favor de la derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal, que definen el delito de disolución social.

La CTM, lista a actuar contra los “agitadores”

Las advertencias vertidas por el presidente marcaron también la señal para que las organizaciones priistas y corporativas del régimen se sumaran a la condena a los estudiantes. La Confederación de Trabajadores de México (CTM), con Fidel Velázquez a la cabeza, publicó al día siguiente del informe un “Manifiesto a la Nación” con un tono intimidatorio, en el que califica a las acciones del movimiento estudiantil como “claramente subversivas”.

“No existe un problema estudiantil real –sostuvo la CTM–. No se han planteado demandas con ningún contenido de esa naturaleza…  Se insiste en los más absurdos planteamientos y se exigen condiciones tan denigrantes que, siendo en apariencia pueriles por absurdas, lo que buscan, en realidad, es evitar que haya materia para diálogo alguno…”.

Porque todo es parte de una conspiración, según la CTM, si “no se recapacita en la acción subversiva” esa agrupación priista le refrenda al presidente su determinación de participar “en el tono, grado y con las consecuencias que sean requeridas, para dar fin al clima antijurídico y de anarquía en que se quiere sumir al país, y para desenmascarar y destruir a los agitadores que desquician los valores de la juventud y ponen en peligro la sólida consolidación de nuestra patria”.

Aunque no lo expresó abiertamente, el desplegado de la CTM respaldó la amenaza de reprimir con el uso del Ejército el movimiento estudiantil. Sin embargo, la Comisión de Prensa y Propaganda de la central obrera rechazó este jueves que pretenda formar grupos de choque para romper la huelga de los estudiantes.

Siguen las expresiones de apoyo al movimiento

En contrapartida, la Unión Nacional de Mujeres Mexicanas envió, el martes 3, una carta a Díaz Ordaz en la que le expresa que “como madres,  como mujeres, como ciudadanas mexicanas (…) Rechazamos la calumnia contra el estudiantado, patentamos una vez más nuestra solidaridad con el movimiento y expresamos nuestra exigencia de que se le dé justa solución a las demandas planteadas”.

Ese mismo día, el obispo auxiliar Francisco Orozco Lomelín aclaró que no hubo profanación de la Catedral Metropolitana durante la multitudinaria marcha del 27 de agosto que terminó con el desalojo con granaderos y soldados en tanques militares de estudiantes que pretendían quedarse a hacer una guardia en el Zócalo hasta el 1 de septiembre.

La delegación sindical número 163, que agrupa a los profesores de la vocacional 7, solicitaron a Díaz Ordaz, mediante un telegrama, el esclarecimiento del atentado sufrido por esa escuela y el castigo de los culpables.

Por su lado, 220 pasantes de medicina, internos del Hospital General de la Secretaría de Salubridad y Asistencia, mantienen el paro que empezaron el 29 de agosto en solidaridad con el movimiento estudiantil.

Esta semana también, estudiantes de la Escuela Nacional de Artes Plásticas San Carlos, donde se elabora una gran parte de la propaganda del movimiento estudiantil, declararon que defenderán su escuela “a capa y espada”.

Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. En https://www.nexos.com.mx/?p=4996

Gustavo Díaz Ordaz, IV Informe de Gobierno, disponible en www.diputados.gob.mx/sedia/sia/re/RE-ISS-09-06-13.pdf

Ídem.

Ídem.

Carlos Monsiváis, Democracia, primera llamada: el movimiento estudiantil de 1968, Conaculta y gobierno del estado de Colima, México, 2010, pp. 110.

Revueltas, José. México 68: juventud y revolución. Tomo 15, obras completas, Ediciones Era, México, 2013. Pp. 57 y 58.

Álvarez Garín, Raúl, “Las ondas expansivas”, Nexos, 1 de enero de 1998. En www.nexos.com.mx/?p=5006

Poniatowska, Elena, La noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral, Ed. Era, México, 1971, p. 5.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978. En https://www.nexos.com.mx/?p=3199

Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, p. 62.

Ramón Ramírez, El movimiento estudiantil de México, editorial Era, México, 1969, p. 288.

Jardón, Raúl, op. cit. p. 62.

Gómez Nashiki, op. cit.

“50 años del 68”, suplemento especial, Gaceta UNAM. En http://www.gaceta.unam.mx/gobierno-endurece-su-postura/

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Qué son las células T y de qué forma aportan inmunidad oculta contra la COVID-19?

Un enigmático tipo de glóbulos blancos está adquiriendo cada vez más importante en la lucha contra la covid-19. ¿Podrían estas células ser la clave para evitar la propagación de la infección?
Getty Images
27 de julio, 2020
Comparte

Aunque investigaciones recientes sugieren que los anticuerpos contra la covid-19 pueden perderse en solo tres meses, han surgido nuevas esperanzas en el horizonte con las enigmáticas células T.

Los indicios se habían estado acumulando desde algún hace tiempo.

Primero, los científicos descubrieron pacientes que se habían recuperado de la infección de covid-19, pero misteriosamente no tenían anticuerpos contra la enfermedad.

Después surgió el hallazgo de que muchos de los que sí habían desarrollado anticuerpos parecían perderlos solo pocos meses después.

En resumen, aunque los anticuerpos han mostrado ser invaluables para rastrear la propagación de la pandemia, quizás no tienen el rol esencial en la inmunidad como se había pensado.

Si vamos a adquirir una protección a largo plazo, parece cada vez más probable que esta tendrá que surgir de otra parte.

Pero aunque el mundo ha estado preocupado con los anticuerpos, los investigadores han comenzado a darse cuenta de que quizás hay otra forma de inmunidad, una que, en algunos casos, ha estado latente y sin ser detectada en el organismo durante años.

Un enigmático tipo de glóbulos blancos está adquiriendo importancia.

Y aunque previamente estos no han tenido un lugar prominente en la conciencia pública, podrían ser cruciales en nuestra lucha contra la covid-19.

Este podría ser un gran momento para las células T.

Células T

Reuters
El propósito principal de las células T es identificar y matar patógenos invasores o células infectadas.

Qué son las células T

Las células T son una especie de células inmunes, cuyo principal propósito es identificar y matar a patógenos invasores o células infectadas.

Lo hacen utilizando proteínas en su superficie, que a su vez pueden adherirse a proteínas en la superficie de estos impostores.

Cada célula T es altamente específica. Hay billones de variaciones posibles de estas proteínas de superficie, y cada una puede reconocer un objetivo diferente.

Debido a que las células T pueden mantenerse en la sangre durante años después de una infección, también contribuyen a la “memoria de largo plazo” del sistema inmune y le permiten organizar una respuesta más rápida y más efectiva cuando este queda expuesto a un viejo enemigo.

Varios estudios han mostrado que la gente contagiada con COVID-19 tiende a tener células T que pueden atacar el virus, sin importar si la persona ha experimentado síntomas.

Hasta aquí, todo es normal. Pero los científicos recientemente también descubrieron que algunas personas pueden resultar negativas de anticuerpos contra la COVID-19 y positivas de células T capaces de identificar el virus.

Esto ha llevado a sospechas de que ciertos niveles de inmunidad contra la enfermedad podrían ser dos veces más comunes de lo que previamente se pensó.

Lo más extraño de todo es que, cuando los investigadores analizaron muestras de sangre tomadas años antes de que comenzara la pandemia, encontraron células T específicamente diseñadas para detectar proteínas en la superficie de COVID-19.

Esto sugiere que algunas personas ya tenían un grado de resistencia preexistente contra el virus antes de que infectara a un humano.

Y parece ser sorprendentemente frecuente: 40-60% de los individuos no expuestos tenían estas células.

Parece cada vez más que las células T podrían ser una fuente secreta de inmunidad para la COVID-19.

laboratorio

Getty Images
Descifrar la importancia de las células T no es solo una cuestión de curiosidad académica.

El papel central de las células T también podría ayudar a explicar algunas de las peculiaridades que hasta ahora no se han podido comprender, desde el drástico aumento del riesgo del virus que las personas enfrentan a medida que envejecen, hasta el misterioso descubrimiento de que puede destruir el bazo.

Descifrar la importancia de las células T no es solo una cuestión de curiosidad académica.

Si los científicos saben qué aspectos del sistema inmune son los más importantes, pueden dirigir sus esfuerzos a hacer que las vacunas y los tratamientos funcionen.

¿Cómo se desarrolla la inmunidad?

La mayoría de la gente probablemente no ha pensado en las células T, o linfocitos T como también se les conoce, pero para saber lo cruciales que son para la inmunidad, podemos observar las etapas finales del sida.

Las fiebres persistentes, las llagas, la fatiga, la pérdida de peso, los raros cánceres, los microbios usualmente inocuos, como el hongo Candida albicans -que a menudo se encuentra en la piel- que comienza a invadir el cuerpo.

Durante un período de meses o años, el VIH lleva a cabo una especie de genocidio de células T, en el cual las caza, las invade, y sistemáticamente las hace suicidarse.

“Aniquila una enorme porción de ellas”, dice Adrian Hayday, profesor de inmunología del King’s College de Londres y líder de grupo en el Instituto Francis Crick.

“Y eso realmente pone de manifiesto lo increíblemente importantes que son estas células y el hecho de que los anticuerpos solos no van a ayudarte”.

Durante una respuesta inmune normal a, por ejemplo, un virus de influenza, la primera línea de defensa es el sistema inmune innato, que involucra los glóbulos blancos y las señales químicas que lanzan las alarmas.

Esto inicia la producción de anticuerpos, la cual se lleva a cabo unas semanas después.

“Y de forma paralela con eso, unos cuatro o cinco días después de la infección, comienzas a ver que las células T se activan, y hay indicios de que estas específicamente están reconociendo a las células infectadas con el virus”, dice Hayday.

Estas desafortunadas células posteriormente son eliminadas rápida y brutalmente -ya sea directamente por las propias células T o por otras partes del sistema inmune que estas reclutan para hacer este desagradable trabajo- antes de que el virus tenga la oportunidad de convertirlas en fábricas para producir más copias de sí mismo.

Las buenas y las malas noticias

Pero ¿qué sabemos sobre las células T y la COVID-19?

“Al observar a los pacientes con COVID-19 -pero, me hace feliz poder decir que también al observar a individuos que fueron infectados pero no necesitaron hospitalización-, queda absolutamente claro que hay respuestas de las células T”, dice Hayday.

“Y casi ciertamente esto es muy buena noticia para quienes están interesados en vacunas, porque claramente somos capaces de producir anticuerpos y producir células T que pueden ver el virus. Todo esto es bueno”.

Diana y paciente VIH positivo

PA Media
El sida es una enfermedd principalmente de las células T.

De hecho, una vacuna -la desarrollada por la Universidad de Oxford- ya ha estado demostrando que puede generar la producción de estas células, además de anticuerpos.

Todavía es prematuro saber cuán protectora será esta respuesta, pero un miembro del grupo de investigación le dijo a la BBC que el resultado era “extremadamente promisorio”.

Sin embargo, hay un problema.

En muchos pacientes que son hospitalizados con COVID-19 más grave, la respuesta de las células T no ha resultado como se esperaba.

“Un gran número de células T resultan afectadas”, dice Hayday.

“Y lo que les ocurre es un poco como cuando la celebración de una boda sale mal. O sea, se lleva a cabo una cantidad enorme de actividad y proliferación, pero las células comienzan a desaparecer de la sangre”.

Una teoría es que estas células T son desviadas a donde son más necesitadas, como los pulmones. Pero el equipo de Hayday sospecha que lo que ocurre es que muchas de ellas comienzan a morir.

“Las autopsias de pacientes con COVID-19 están comenzando a revelar lo que se llama necrosis, que es una especie de descomposición”, explica.

Esto es particularmente evidente en las áreas del bazo y los ganglios linfáticos donde normalmente viven las células T.

Lo desconcertante es que la necrosis del bazo es una marca de enfermedad de las células T, en donde las propias células inmunes son atacadas.

“Si miras las autopsias de los pacientes con sida, verás el mismo problema”, explica Hayday.

“Pero el VIH es un virus que infecta directamente las células T, toca a la puerta y entra”.

Por otro lado, actualmente no hay evidencia de que el virus de COVID-19 sea capaz de hacer eso.

“Potencialmente hay muchas explicaciones para esto, pero hasta donde yo sé, nadie tiene una”, dice el investigador.

“No tenemos idea de que está ocurriendo. Hay evidencia de que las células T pueden protegerte, probablemente por muchos años. Pero cuando la gente se enferma, parecen quedarse sin apoyo en los intentos de las células de establecer un mecanismo protector de defensa”.

La disminución en el nivel de células T podría también ser la causa de por qué los ancianos resultan mucho más gravemente afectados por COVID-19.

Hayday menciona un experimento llevado a cabo en 2011 que involucró exponer a ratones a una versión del virus que causa el SARS.

laboratorio

Reuters
Aunque los anicuerpos son importantes podrían no ser suficientes para evitar la propagación de COVID-19.

Investigaciones previas habían mostrado que el virus -que también es un coronavirus y es pariente cercano del COVID-19- provocó la producción de células T, que fueron las responsables de acabar con la infección.

El estudio de seguimiento produjo resultados similares, pero el cambio fue que esta vez se le permitió a los ratones envejecer.

A medida que envejecían las respuestas de sus células T se hicieron significativamente más débiles.

Sin embargo, en el mismo experimento, los científicos también expusieron a los ratones a un virus de influenza.

Y a diferencia de los que estaban infectados con covid-19, estos ratones lograron mantener sus células T, las cuales actuaron contra la influenza hasta sus años de vejez.

“Es una observación interesante, en el sentido de que podría explicar por qué los individuos mayores son más susceptibles a COVID-19″, indica Hayday.

“Cuando llegas a los 30 años, se comienza a encoger tu timo (una glándula localizada detrás del esternón y entre los pulmones, que juega un papel importante en el desarrollo de las célula inmunes) y tu producción diaria de células T disminuye masivamente”.

¿Qué significa esto para la inmunidad a largo plazo?

“Con el virus original de SARS (que emergió en 2002), se estudió a los pacientes y se encontró definitivamente de células T durante varios años después de que esos individuos resultaron infectados”, indica Hayday.

“Esto es consistente con la idea de que esos individuos tenían células T protectoras mucho tiempo después de que se habían recuperado”.

El hecho de que el coronavirus pueda conducir a células T duraderas es lo que recientemente ha inspirado a científicos a analizar viejas muestras de sangre tomadas de personas entre 2015 y 2018, para ver si estas contenían células T que puedan reconocer el COVID-19.

Como la respuesta fue afirmativa, esto llevó a sugerencias de que sus sistemas inmunes aprendieron a reconocerlas después de enfrentarse en el pasado a virus del resfriado con proteínas de superficie similares.

Inyección

Getty Images
La forma como se diseñan las vacunas por lo general depende del tipo de respuesta inmune que los científicos esperan provocar.

Esto plantea la tentadora posibilidad de que la razón por la que algunas personas experimentan infecciones más severas es porque no tienen estas reservas de células T que son capaces de reconocer al virus.

“Creo que es justo decir que esto todavía se está debatiendo”, afirma Hayday.

Desafortunadamente, nadie ha podido verificar si la gente produce células T contra cualquiera de los coronavirus que provocan el resfriado común.

“Obtener fondos para estudiar esto requiere un esfuerzo enorme”, asegura el investigador.

Los estudios sobre el resfriado común pasaron de moda en los 1980, después de que este campo se estancó y los científicos comenzaron a cambiarse a otros proyectos, como el estudio del VIH.

Desde entonces ha sido difícil lograr un progreso, porque la enfermedad puede ser causada por cualquiera de los cientos de variedades virales, y muchas de éstas tienen la capacidad de evolucionar rápidamente.

¿Llevará esto a una vacuna?

Si las viejas exposiciones a los virus del resfriado realmente están conduciendo a casos más leves de COVID-19, esto podría ser una buena señal para el desarrollo de una vacuna ya que es prueba de que las células T que sobreviven ofrecen protección significativa, incluso años después de que se formaron.

Pero incluso si esto no ocurre, la participación de las células T podría seguir siendo beneficiosa, y entre más entendamos lo que está ocurriendo, mejor.

Hayday explica que la forma como se diseñan las vacunas por lo general depende del tipo de respuesta inmune que los científicos esperan provocar.

Algunas pueden provocar la producción de anticuerpos, que son proteínas que circulan libremente y que pueden adherirse a los patógenos invasores, ya sea neutralizándolos o marcándolos para que otra parte del sistema inmune se haga cargo de ellos.

Otras tienen el objetivo de involucrar a las células T, o quizás provocar una respuesta de otras partes del sistema inmune.

“Realmente hay un espectro enorme de diseños de vacunas”, explica Hayday.

El investigador está particularmente alentado por el hecho de que el virus evidentemente es altamente visible para el sistema inmune, incluso en aquellas personas severamente afectadas.

“De manera que si podemos evitar lo que este les está haciendo a las células T de los pacientes con quienes hemos estado teniendo el privilegio de trabajar, entonces habremos avanzado mucho en el control de la enfermedad”, expresa el investigador.

Todo parece indicar que en el futuro escucharemos mucho más sobre las células T.

Esta nota fue publicada originalmente en BBC Future. Haz clic aquí para leer la versión original (en inglés).

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.