1968: Estudiantes exigen diálogo sin tanques ni bayonetas; proponen día, lugar y hora

Durante su IV Informe de Gobierno, el presidente Gustavo Díaz Ordaz advirtió al movimiento que podrá hacer uso del Ejército si así se requiere.

1968: Estudiantes exigen diálogo sin tanques ni bayonetas; proponen día, lugar y hora
Archivo Heraldo de México

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí:

Ciudad de México, 5 de septiembre de 1968.- El Consejo Nacional de Huelga (CNH) invitó al presidente Gustavo Díaz Ordaz, a través de un desplegado difundido en periódicos de circulación nacional, a que nombre a los funcionarios que podrían sentarse a una mesa de diálogo con los estudiantes para resolver el conflicto que se inició el 23 de julio con la violenta agresión de granaderos a alumnos de dos vocacionales del Instituto Politécnico Nacional.

Además, tres estudiantes entregaron en la Oficialía de Partes de la Presidencia de la República una copia del desplegado publicado hoy, en el cual sugieren que las pláticas con las autoridades se inicien el próximo lunes a las 17:00 en el Centro Médico del IMSS, y que sean transmitidas en vivo por Radio Cadena Nacional y Telesistema Mexicano.

El Consejo entregó también el documento a diversas dependencias oficiales, a fin de enterar a todas las instancias pertinentes de su disposición a resolver la crisis que mantiene en huelga a la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Agronomía de Chapingo, parte de la Universidad Iberoamericana, el Conservatorio Nacional, entre otras escuelas de educación media y superior públicas y privadas.

Por su parte, la Coalición de Maestros de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas indicó que existe la disposición a considerar otras alternativas para el diálogo público, por ejemplo la Unidad Nonoalco-Tlatelolco, ante no menos de 25 mil personas.

Esta es la segunda vez, desde el domingo 1 de septiembre, que el CNH se refiere al diálogo propuesto desde el 4 de agosto –cuando dio a conocer su pliego petitorio de seis puntos– y que no se ha podido concretar, luego de que el 2 de septiembre respondiera a las amenazas al movimiento estudiantil por parte del presidente durante su IV Informe de Gobierno: “Nosotros no vamos a dialogar con la presión de los tanques y las bayonetas encima”.[1]

Gráfica del 68. “Stickers”
Archivo PROCESOFOTO

Durante su IV Informe de Gobierno, Díaz Ordaz lanzó una advertencia al movimiento: “Hemos sido tolerantes hasta excesos criticados; pero todo tiene su límite y no podemos permitir ya que siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico, como a los ojos de todo mundo ha venido sucediendo”.[2]

Advirtió que en cualquier momento podrá hacer uso del Ejército para responder al movimiento, si así se requiere: “Agotados los medios que aconsejen el buen juicio y la experiencia, ejerceré, siempre que sea estrictamente necesario, la facultad contenida en el artículo 89, fracción VI, de la Constitución que, textualmente, dice: ‘Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes: Disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente o sea del ejército terrestre, de la marina de guerra y de la fuerza aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación’”.[3]

Ante el continuo aplauso de la clase política, invitados especiales y representantes de gobiernos extranjeros, el presidente de la República no dejó dudas del sentido de su mensaje: “No quisiéramos vernos en el caso de tomar medidas que no deseamos, pero que tomaremos si es necesario; lo que sea nuestro deber hacer, lo haremos; hasta donde estemos obligados a llegar, llegaremos”.[4]

El CNH reaccionó a las duras palabras que Díaz Ordaz con un emplazamiento. “Nosotros no entendemos el lenguaje de las ‘orugas’; retiren los tanques de las calles, retiren el Ejército de la calle, retiren todos los provocadores y todas las fuerzas de choque que vestidos de civiles atacan a nuestras brigadas de la calle, y entonces públicamente estaremos dispuestos a dialogar y a debatir, antes no”.[5]

En el desplegado de este miércoles 4, el CNH negó “que por nuestra parte existan presiones ilegítimas hacia el gobierno; pero la falta de respuesta a una demanda lleva necesariamente a la acción popular; única vía que queda abierta ante un régimen sordo y mudo”.

Y apuntó: “No estudiamos con el propósito de acumular conocimientos estáticos. Nuestra causa como estudiantes es la del conocimiento militante, el conocimiento crítico, que impugna, refuta y transforma, revoluciona la realidad”.

El escritor José Revueltas, integrante del Comité de Intelectuales, Escritores y Artistas, se refirió a “las francas amenazas que el señor presidente nos lanza a los estudiantes y al pueblo cuando dice que, con apoyo en el artículo 89, apelará al servicio del Ejército cuando lo juzgue necesario y que llegará hasta donde esté obligado a llegar”. Y le contestó: “Tenga la seguridad el señor presidente que no nos ofreceremos a que, cuando lo juzgue necesario, nos convierta en carne de cañón.[6]

Habrá “manifestación silenciosa” el 13 de septiembre

Raúl Álvarez Garín, dirigente del Consejo Nacional de Huelga, informó que en una asamblea efectuada en la Facultad de Medicina, el martes de esta semana, “el compañero José Osegueda planteó la idea de realizar una ‘manifestación de protesta callada‘; es decir, una marcha en completo silencio, en señal de luto.

“También propuso invitar a los obreros a un paro de dos horas para protestar contra la decisión del gobierno de seguir utilizando la fuerza. Dijo que la manifestación debe hacerse portando distintivos y símbolos de luto por el atentado a la libertad de expresión y reunión”.

De modo que se acordó que la movilización se haría el próximo viernes 13. “Con esta manifestación pretendemos demostrar que nuestro movimiento también puede ser organizado y que no necesitamos de ruido para hacer manifestar nuestras ideas”, explicó el estudiante de Ciencias.[7]

Roberta Avendaño, representante de la Facultad de Derecho en el CNH, relató que cuando se programó “la silenciosa”, se pensó que un compañero de Derecho “era el indicado para hablar sobre la ilegalidad e inconstitucionalidad del (artículo) 145 y como a mí me tocó ser representante me eligieron para hablar”. Todos los delegados de Leyes ante el CNH –cinco compañeros y La Tita–, forman parte de la comisión que estudia el artículo 145.

“Ilusamente”, dijo, creemos que el gobierno “nos va a dar el diágolo”. Así le dice la estudiante porque, explicó, así les dicen los granaderos cuando les dan de culatazos y de macanazos: “¡Tengan su diágolo, tengan su diágolo!”.[8]

Endurecen la persecución 

Este jueves se dio a conocer que fue negado el amparo solicitado el 2 de septiembre por Heberto Castillo, dirigente de la Coalición de Maestros, y 89 estudiantes perseguidos.

Los secuestros y aprehensiones de estudiantes continúan, así como la estrecha vigilancia en centros de trabajo y en sitios de reunión o de concentración popular a fin de evitar la llegada de brigadistas.[9]

En tanto, la presencia del Ejército se ha hecho más visible en los últimos días, tanto en las calles de la ciudad como en vocacionales y preparatorias.

El lunes, 96 estudiantes salieron de los separos de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal,[10] pero si bien fueron puestos en libertad sin cargos pendientes, sus expedientes quedaron abiertos, por si “reinciden”, se les avisó, y se les exhortó a “estudiar el informe presidencial y a rectificar su comportamiento”. Esa misma tarde 10 brigadistas más fueron detenidos frente a la Secretaría de Industria y Comercio.

La liberación se dio en el contexto de la protesta que hicieron “unos 60 estudiantes” –de acuerdo con el diario Excélsior– frente a la Procuraduría para exigir la libertad de sus compañeros detenidos durante los recientes disturbios. Dos de los organizadores del mitin se entrevistaron con Fernando Ortiz de Peña, director de Investigaciones de la Procuraduría del Distrito.

El CNH acordó realizar un mitin informativo, a las 11 horas del sábado 7, en la vocacional 7 de Tlatelolco, que fue asaltada por enmascarados armados con ametralladoras la madrugada del 29 de agosto. Y dio a conocer que el martes pasado comenzó una campaña en todo el país para recolectar un millón de firmas en favor de la derogación de los artículos 145 y 145 bis del Código Penal, que definen el delito de disolución social.

La CTM, lista a actuar contra los “agitadores”

Las advertencias vertidas por el presidente marcaron también la señal para que las organizaciones priistas y corporativas del régimen se sumaran a la condena a los estudiantes. La Confederación de Trabajadores de México (CTM), con Fidel Velázquez a la cabeza, publicó al día siguiente del informe un “Manifiesto a la Nación” con un tono intimidatorio, en el que califica a las acciones del movimiento estudiantil como “claramente subversivas”.

“No existe un problema estudiantil real –sostuvo la CTM–. No se han planteado demandas con ningún contenido de esa naturaleza…  Se insiste en los más absurdos planteamientos y se exigen condiciones tan denigrantes que, siendo en apariencia pueriles por absurdas, lo que buscan, en realidad, es evitar que haya materia para diálogo alguno…”[11].

Porque todo es parte de una conspiración, según la CTM, si “no se recapacita en la acción subversiva” esa agrupación priista le refrenda al presidente su determinación de participar “en el tono, grado y con las consecuencias que sean requeridas, para dar fin al clima antijurídico y de anarquía en que se quiere sumir al país, y para desenmascarar y destruir a los agitadores que desquician los valores de la juventud y ponen en peligro la sólida consolidación de nuestra patria”.

Aunque no lo expresó abiertamente, el desplegado de la CTM respaldó la amenaza de reprimir con el uso del Ejército el movimiento estudiantil. Sin embargo, la Comisión de Prensa y Propaganda de la central obrera rechazó este jueves que pretenda formar grupos de choque para romper la huelga de los estudiantes.

Siguen las expresiones de apoyo al movimiento

En contrapartida, la Unión Nacional de Mujeres Mexicanas envió, el martes 3, una carta a Díaz Ordaz en la que le expresa que “como madres,  como mujeres, como ciudadanas mexicanas (…) Rechazamos la calumnia contra el estudiantado, patentamos una vez más nuestra solidaridad con el movimiento y expresamos nuestra exigencia de que se le dé justa solución a las demandas planteadas”.[12]

Ese mismo día, el obispo auxiliar Francisco Orozco Lomelín aclaró que no hubo profanación de la Catedral Metropolitana durante la multitudinaria marcha del 27 de agosto que terminó con el desalojo con granaderos y soldados en tanques militares de estudiantes que pretendían quedarse a hacer una guardia en el Zócalo hasta el 1 de septiembre.[13]

La delegación sindical número 163, que agrupa a los profesores de la vocacional 7, solicitaron a Díaz Ordaz, mediante un telegrama, el esclarecimiento del atentado sufrido por esa escuela y el castigo de los culpables.

Por su lado, 220 pasantes de medicina, internos del Hospital General de la Secretaría de Salubridad y Asistencia, mantienen el paro que empezaron el 29 de agosto en solidaridad con el movimiento estudiantil.[14]

Esta semana también, estudiantes de la Escuela Nacional de Artes Plásticas San Carlos, donde se elabora una gran parte de la propaganda del movimiento estudiantil, declararon que defenderán su escuela “a capa y espada”.

[1] Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. En https://www.nexos.com.mx/?p=4996

[2] Gustavo Díaz Ordaz, IV Informe de Gobierno, disponible en www.diputados.gob.mx/sedia/sia/re/RE-ISS-09-06-13.pdf

[3] Ídem.

[4] Ídem.

[5] Carlos Monsiváis, Democracia, primera llamada: el movimiento estudiantil de 1968, Conaculta y gobierno del estado de Colima, México, 2010, pp. 110.

[6] Revueltas, José. México 68: juventud y revolución. Tomo 15, obras completas, Ediciones Era, México, 2013. Pp. 57 y 58.

[7] Álvarez Garín, Raúl, “Las ondas expansivas”, Nexos, 1 de enero de 1998. En www.nexos.com.mx/?p=5006

[8] Poniatowska, Elena, La noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral, Ed. Era, México, 1971, p. 5.

[9] Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978. En https://www.nexos.com.mx/?p=3199

[10] Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, p. 62.

[11] Ramón Ramírez, El movimiento estudiantil de México, editorial Era, México, 1969, p. 288.

[12] Jardón, Raúl, op. cit. p. 62.

[13] Gómez Nashiki, op. cit.

[14] “50 años del 68”, suplemento especial, Gaceta UNAM. En http://www.gaceta.unam.mx/gobierno-endurece-su-postura/

 

Close
Comentarios