1968: No habrá retorno a la normalidad, el CNH esperará respuesta a su pliego petitorio en huelga
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

1968: No habrá retorno a la normalidad, el CNH esperará respuesta a su pliego petitorio en huelga

El Consejo Nacional de Huelga manifestó ayer su decisión de mantener el paro de actividades –que cumple ya 50 días– hasta que se dé solución satisfactoria a los seis puntos del pliego petitorio dado a conocer el pasado 4 de agosto.
Especial
Por Viétnika Batres
12 de septiembre, 2018
Comparte

Ciudad de México, 11 de septiembre de 1968.- En asambleas generales realizadas durante las últimas 48 horas y en dos mítines realizados este miércoles –uno en la explanada de Ciudad Universitaria y otro en el Casco de Santo Tomas–, estudiantes universitarios y politécnicos se pronunciaron por continuar la huelga, luego del llamado del rector Javier Barros Sierra al “necesario y urgente el retorno a la normalidad”, hecho el lunes de esta semana.

El Consejo Nacional de Huelga manifestó ayer su decisión de mantener el paro de actividades –que cumple ya 50 días– hasta que se dé solución satisfactoria a los seis puntos del pliego petitorio dado a conocer el pasado 4 de agosto.

Asimismo, consideró que la posición del rector –quien se reunió con un comité de estudiantes la tarde de ayer–, “está condicionada por las presiones de que ha sido objeto por parte de las autoridades federales, que en este momento pretenden confundir a la opinión pública, aislar nuestro movimiento y facilitar una posible represión”.

“La huelga constituye el centro del movimiento estudiantil, la forma de expresión más efectiva con que se cuenta y el modo como se expresa la adhesión estudiantil al pueblo. El levantamiento del paro –argumentó el Consejo– ocasionaría incuestionablemente una gran confusión entre los sectores populares y entre los propios estudiantes. Además, la actividad académica normal dificultaría la labor de las brigadas políticas, base de comunicación del movimiento”.

La Coalición de Maestros de Enseñanza Media y Superior Pro Libertades Democráticas también respondió al exhorto de hecho por Barros Sierra: “Coincidimos con la preocupación y proposición de la Rectoría de la UNAM de la necesidad de volver a los cauces normales dentro de la vida institucional. Pero consideramos que la forma más rápida, más digna cívica y moralmente del retorno de dichos cauces reside en la solución inmediata y total del pliego petitorio a través del diálogo público.

“La solución favorable de dicho pliego garantizaría –prosigue la Coalición– la vigencia de la autonomía universitaria y de los institutos de cultura del país, así como del ejercicio de las libertades democráticas del pueblo mexicano”.

Por su parte, los Consejos Técnicos de diversas escuelas y facultades de la UNAM publicaron desplegados en los que informan que sesionaron en sus respectivos planteles y convinieron en sumarse al llamado del rector de volver a clases, cuyo reinicio será el próximo 17 de septiembre. No obstante, precisaron que no se oponen a la lucha cívica de los estudiantes, siempre que se haga dentro de los cauces legales y sin detrimento de las labores académicas.

Mientras, los comités de lucha, a través de las brigadas estudiantiles, preparan lo que anuncian como “la gran marcha silenciosa” para el próximo viernes 13.

Temor a una “represión masiva”

Por otra parte, en el CNH existe la preocupación de que, en lugar de aceptar el diálogo público, la respuesta de las autoridades sea una “represión masiva” para descabezar al movimiento estudiantil y pararlo, ante la cercanía de los Juegos Olímpicos, que serán inaugurados en Ciudad de México el próximo 12 de octubre.

Marcelino Perelló, representante de la Facultad de Ciencias en el Consejo, dio a conocer que este martes fue enviada una carta al presidente Gustavo Díaz Ordaz, en la cual se pide, una vez más, “la realización de un diálogo público, que lleve a la solución definitiva del conflicto que nuestro pliego petitorio y la huelga nacional estudiantil con que lo respaldamos ha planteado”.

Además, el CNH recuerda al presidente que “el compromiso contraído por nuestra patria al organizar los XIX Juegos Olímpicos nos obliga a ambas partes a acelerar la resolución definitiva del problema para poder llevar a cabo con éxito que todos esperamos el evento deportivo y cultural más importante del mundo”.

La decisión de enviar este mensaje escrito directamente al presidente de la República suscitó una fuerte discusión dentro del CNH. Rechazada en una primera votación, la propuesta –hecha por el representante de la Facultad de Derecho José Barragán– finalmente fue aprobada después de ser defendida por Perelló, como una forma de “romper la trampa burocrática” que representan las respuestas que han dado las dependencias gubernamentales y forzar a que Díaz Ordaz se pronuncie abierta y explícitamente sobre el diálogo.

El temor a una acción militar a escala masiva en contra del movimiento estudiantil ha aumentado lo dicho por cinco legisladores del PRI en el Senado de la República este martes, quienes expresaron su “apoyo total” a Díaz Ordaz en caso de que éste llegara a recurrir –de ser “necesario”– al Ejército, la aviación y la Marina “en defensa de la seguridad interna y externa de México”.

No claudicaremos

Unos 8 mil estudiantes –según el periódico El Día– participaron en el mitin efectuado en la explanada de Rectoría de la UNAM este miércoles, en el que los oradores refrendaron la decisión del CNH de no regresar a clases y seguir la huelga.

El profesor Heberto Castillo –aún convaleciente de la golpiza que le dieron elementos de seguridad frente a su casa, cuando intentaban aprehenderlo tras la marcha del 27 de agosto–, habló a nombre de la Coalición de Maestros. Dijo que el conflicto ha rebasado el ámbito estudiantil y se ha convertido en movimiento popular. Al mencionar el mensaje de Barros Sierra, cuando llama a la responsabilidad de los universitarios, Castillo preguntó: “¿Y qué es lo que hemos hecho desde el 26 de julio, sino ser responsables?”.

En su turno, el dirigente del CNH Gilberto Guevara Niebla afirmó que “existe la obligación por parte del rector de seguir en la lucha y comprometerse a no dejar de pedir la solución del pliego petitorio (…) nadie debe renunciar ya que esto, junto con el hecho de permitir que una sola escuela entre a clases, entregaría el movimiento, el cual no puede ser detenido ya por nadie. Únicamente serán los estudiantes quienes determinen cuándo, cómo y por qué  se levante el movimiento”.

En tanto, al mitin efectuado en la Plaza del Carillón, dentro del Casco de Santo Tomás, acudieron alrededor de 4 mil personas –de acuerdo con El Día–, entre estudiantes, profesores y trabajadores del Instituto Politécnico Nacional.

Los oradores insistieron en que la solución al conflicto pasa por el diálogo público que ha exigido el CNH y la respuesta satisfactoria a los seis puntos del pliego petitorio. “El estudiantado no claudicará ante las presiones del gobierno, ni ante las intromisiones del MURO (Movimiento Universitario de Renovadora Orientación), el rector de la UNAM y el director del Politécnico”, coincidieron.

Situación “delicada en extremo”

El lunes 9, en un comunicado difundido en diarios de circulación nacional, el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, pidió a los universitarios regresar “a la normalidad”:

“Es necesario y urgente el retorno a la normalidad en la vida universitaria, lo que requiere la presencia activa de toda la comunidad”, ya que no sólo está en peligro la autonomía, sino también ‘”la vida misma de la Universidad Nacional”.

El rector incluso aseguró que, “en lo esencial”, las demandas del Consejo Universitario ya fueron satisfechas por el presidente y aclaró: “No tratamos de oponernos a que profesores y estudiantes lleven adelante su lucha cívica, más no podemos estar de acuerdo con ninguna intransigencia, de donde quiera que provenga”.

Barros Sierra advirtió: “La situación actual de la Universidad, casi sobra decirlo, es delicada en extremo. Desde hace varias semanas, se suspendieron las labores docentes, cuando estábamos terminando los cursos del bachillerato y cuando, en el nivel profesional, el segundo semestre iba a menos de la mitad de su avance.

“Esa interrupción, aunada al uso de los bienes y servicios de la Universidad para fines que no son estrictamente universitarios, no sólo ha perjudicado a los alumnos, sino que ha quebrantado gravemente a la propia casa de estudios al desviarse, e impedirse en gran parte el cumplimiento de las funciones que nos encomienda la ley y que constituyen nuestra obligación ante el pueblo mexicano.

“Ahora bien, nuestras demandas institucionales, contenidas en la declaración del Consejo Universitario publicada el pasado 18 agosto, han quedado satisfechas, en lo esencial, por el ciudadano Presidente de la República Mexicana en su último informe. Cierto es que aún falta el esclarecimiento de algunos aspectos jurídicos importantes en relación con la autonomía; pero ello se lograría por las vías y con los métodos más adecuados.

“De todo lo que antecede se concluye, según mi criterio, y confío en que lo comparta la gran mayoría de los universitarios, que es necesario y urgente el retorno a la normalidad de. La vida universitaria, lo que requiere la presencia activa de la comunidad”.

Barros Sierra también opinó que la suspensión de clases ya no sirve de apoyo a las peticiones y que que el problema estudiantil “es síntoma de problemas sociales y políticos que nuestra nación, en conjunto, no ha resuelto todavía”.

Respuesta insuficiente

La respuesta gubernamental a la que aludió Barros Sierra en su mensaje, se refería a la publicada “bajo instrucciones de la Presidencia de la República”, el pasado viernes 6, por parte de la Secretaría de Gobernación, la Procuraduría General de la República, la Procuraduría de Justicia del Distrito y Territorios Federales, y el Departamento del Distrito Federal:

“La libertad de las personas que ustedes llaman presos políticos deberá tratarse ante las autoridades judiciales competentes, por estar dichas personas sujetas a proceso; o hacerse las gestiones correspondientes por la parte legítimamente interesada, ante la Procuraduría General de la República o la del Distrito y Territorios Federales según el caso, o ante los agentes del Ministerio Público que directamente tengan intervención. El Poder Ejecutivo no tiene facultades para modificar las resoluciones de carácter judicial y su intervención en los procedimientos penales se limita a la que puede ejercer a través del Ministerio Público”.

Sobre la derogación del artículo 145 del Código Penal, señala que el Poder Ejecutivo tampoco tiene “facultades para derogar leyes” e indica que el Congreso de la Unión “se ha servido atender la petición del C. Presidente de la República y va a realizar una serie de audiencias públicas en que los interesados podrán exponer las razones que desean aducir”.

Y respecto a la desaparición del Cuerpo de Granaderos, el DDF justificó que “no constituye una corporación independiente del resto de la policía preventiva del Distrito Federal” y “una ciudad no puede quedarse sin policía preventiva que garantice, en la medida de sus posibilidades y capacidades, tanto el orden como la libertad, los bienes, la integridad de las personas, etcétera, previniendo la posibilidad de la comisión de delitos”.

Sin embargo, se dijo “en la mejor disposición de escuchar razonamientos y sugerencias para mejorar el funcionamiento de la policía y reglamentar sus intervenciones”.

Y de la destitución de los generales Luis Cueto y Raúl Mendiolea Cerecero, jefe y subjefe de la policía capitalina, respectivamente, también se colocó “en la mejor disposición de realizar investigaciones para deslindar responsabilidades”.

Igualmente, en cuanto a la indemnización de los familiares de las víctimas, el DDF dijo estar “en la mejor disposición” de proceder con los directamente interesados o sus representantes legalmente acreditados, luego de que se aporten pruebas de los daños y de que éstos fueron causados “por agentes de la autoridad” y que sean debida y justamente cuantificados.

La Secretaría de la Defensa Nacional, por su lado, aseguró que el patrullaje que hacía en la ciudad cesó completamente y que, en cambio, ha reforzado la vigilancia en carreteras e instalaciones claves, como torres de corriente eléctrica, refinerías y aeropuertos, para evitar posibles actos de sabotaje.

La representación estudiantil –que ha recolectado más de 25 mil firmas en la capital a favor de la derogación de los artículos que tipifican el delito de disolución social–, replicó el lunes 9 a las distintas dependencias gubernamentales, con un solo señalamiento: la omisión de la solicitud de diálogo público.

“Reiteramos la necesidad de un contacto público del CNH con el gobierno federal y pedimos que el Poder Ejecutivo se pronuncie respecto si acepta o no el diálogo público. En caso de que la respuesta sea negativa, que dé a conocer públicamente las proposiciones que ofrece.”

“El movimiento popular que sostenemos continuará hasta obtener las soluciones políticas que pedimos”.

 


Referencias

1 Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978. En https://www.nexos.com.mx/?p=3199

2 Ramón Ramírez, El movimiento estudiantil de México, editorial Era, México, 1969, p. 307.
3 Ídem.
4 Gómez Nashiki, Antonio, “1968. Cronología del movimiento estudiantil mexicano”, Nexos, 1 de enero de 1988. En https://www.nexos.com.mx/?p=4996

5 Ramírez, Ramón, op. cit. p. 308.

6 Anaya, Héctor, Los parricidas del 68, Plaza y Valdés Editores, México, 1998, pp. 302 y 303.
7 Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, p. 70.
8 Ramírez, Ramón, op. cit., p. 309.
9 Gómez, Pablo, 1968: La historia está también hecha de derrotas, Ed. Miguel Ángel Porrrúa, 2008, México, p. 243.
10 Ramírez, Ramón, op. cit., p. 310.
11 “50 años del 68”, Gaceta UNAM. En http://www.gaceta.unam.mx/anuncia-el-cnh-manifestacion-del-silencio/
12 Ramírez, Ramón, p. 305.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Olímpicos de Tokio: la controversia sobre lo que pueden usar o no las mujeres deportistas en las competencias

Críticas y multas siguen siendo la norma respecto a la indumentaria deportiva femenina. ¿Por qué seguimos discutiendo qué vistas las mujeres deportistas en pleno siglo XXI?
26 de julio, 2021
Comparte

“Juntos seguiremos luchando para cambiar las reglas de la ropa, para que las jugadoras puedan jugar con la ropa con la que se sientan cómodas”.

Esa fue la declaración de la Federación Noruega de Balonmano (NHF), después de que el equipo femenino de balonmano de playa de su país recibiera una multa de US$ 1.764 dólares.

¿Su delito? Haberse negado a usar la parte de abajo de una bikini cuando competían en los Campeonatos Europeos.

Sin embargo, justo un día antes, a una para-atleta le dijeron que esa misma parte de su indumentaria era “demasiado corta y reveladora”.

Desafortunadamente, la atención en torno a lo que visten las mujeres atletas (y las mujeres en general) no es nada nuevo.

Aquí hacemos un repaso de algunos de los incidentes más conocidos sobre este tema y las respuestas que generaron.

El equipo de balonmano de playa multado por no usar bikini

Las jugadoras del equipo noruego de balonmano de playa se quejaron de que los calzones (bragas, pantaletas, bombachas, en distintos países de América Latina) que les dijeron que usaran en su última competencia era demasiado restrictivos, sexualizados e incómodos.

Por ello eligieron usar shorts (como muestra la foto de arriba) durante el partido que disputaron con España por la medalla de bronce.

Antes de que comenzara el campeonato, Noruega se acercó a la Federación Internacional de Balonmano y pidió permiso para que las mujeres pudieran usar pantalones cortos.

La solicitud no solo fue rechazada, sino que se les recordó que las infracciones a las reglas eran punibles y cuando el equipo optó por pantalones cortos para el partido, recibió una multa por el equivalente a US$177 por jugadora.

La Federación Europea de Balonmano (EHF) impuso la multa por el uso de “ropa inadecuada” y declaró que Noruega había jugado con pantalones cortos, algo que “no concuerda con las regulaciones sobre el uniforme de atleta que figura en el reglamento de juego de balonmano de playa de la Federación Internacional de Balonmano”.

La reacción

La respuesta a la multa no se hizo esperar.

Equipo de balonmano noruego en 2018

Getty Images
Las mujeres deportistas han sido criticadas muy veces a lo largo de los años por lo que llevan puesto.

Mucha gente señaló que si los jugadores masculinos de balonmano de playa podían usar camisetas holgadas sin mangas y pantalones cortos que les llegaban hasta la parte superior de los muslos, ¿por qué las mujeres no podían usar algo similar?

“Lo más importante es tener una vestimenta con la que los atletas se sientan cómodos“, argumentó el director de la Federación Noruega de Balonmano, Kåre Geir Lio, quien no solo respaldó a las mujeres, sino que la federación acordó pagar la multa.

El presidente de la Federación Noruega de Vóleibol, Eirik Sordahl, dijo: “En 2021, esto ni siquiera debería ser un problema”.

Y el ministro de Cultura y Deportes del país, Abid Raja, tuiteó: “Es completamente ridículo, se necesita un cambio de actitud en el machista y conservador mundo del deporte internacional”.

Incluso la cantante estadounidense Pink se ofreció a pagar la multa.

Durante muchos años, las jugadoras se han quejado sobre esta diferencia en los deportes de playa y han dicho que encuentran que el bikini es degradante y poco práctico.

Solo para mujeres

“Todo deporte necesita reglas. Pero cuando tenemos un conjunto de reglas solo para mujeres, entonces tenemos un problema”, le dice a la BBC la periodista deportiva Renata Mendonca.

“Esto es sexismo en su máxima expresión. Desafortunadamente, el sexismo en los deportes ocurre mucho y juega un factor importante en por qué tantas atletas brillantes abandonan su campo”, le dice a la BBC Tova Leigh, creadora de contenido digital y exabogada.

“El tema no son los pantalones cortos. El tema es que, incluso en 2021, a las mujeres todavía se les dice lo que pueden o no pueden usar porque los cuerpos de las mujeres todavía son vistos como objetos en beneficio de los hombres, lo que le da a todos el derecho a comentar, exigir y opinar sobre ellos “.

“Las mujeres en el deporte no son tomadas en serio, son tratadas como algo vistoso y no como las atletas profesionales que son”, agrega Leigh, quien a menudo ha escrito y comentado en las redes sociales sobre el escrutinio sexista que enfrentan los cuerpos de las mujeres a diario.

Mendonca concuerda: “No hay una justificación razonable para el bikini, el deporte no cambiará de ninguna manera si a las mujeres se les permite jugar en pantalones cortos; en todo caso, se sentirán más cómodas”.

Falta de mujeres en la dirección de organismos deportivos

Mendonca, cofundó la plataforma digital Dibradoras, que tiene como objetivo aumentar la visibilidad de las mujeres en el deporte, dándoles la exposición que merecen, dice, pero que a menudo no se les da en los medios más importantes.

“Las competencias deportivas se concibieron para hombres, como muestra este tipo de incidentes. En 2021, las personas que dirigen organizaciones deportivas, generalmente hombres blancos, todavía ven a las mujeres atletas como un adorno, solo para complacer a los hombres”.

Debería ser decisión de las mujeres cuál es el mejor atuendo para ellas. Pero como hay pocas mujeres a cargo de organizaciones deportivas y la mayoría de las veces no hay ninguna, las voces de las atletas femeninas no se escuchan “, aclara.

“¿Por qué no se tienen en cuenta las voces de las deportistas y por qué los cuerpos y la vestimenta de las deportistas siguen siendo vigilados por las autoridades deportivas y otras personas a su alrededor?”.

Los shorts considerados ‘demasiado cortos y reveladores”

Pero el del equipo noruego no es el primer caso de una mujer en el deporte que se enfrenta a este problema y seguramente no será el último.

De hecho, fue el día antes de esta multa, que la para-atleta del equipo GB (el equipo británico) y doble campeona mundial, Olivia Breen, se quedó “sin palabras” cuando le dijeron que usara pantalones cortos “más apropiados” mientras competía en los Campeonato Ingleses.

El comentario provino de un funcionario, quien dijo que sus shorts eran “demasiado cortos y reveladores”. (Puedes ver lo que lleva puesto en el tweet de arriba).

La velocista y saltadora de longitud, que está lista para competir en los Juegos Paralímpicos en Tokio, dice que su intención era evitar que les pasara a otros.

Breen describe su prenda como “parte de abajo del bikini de cintura alta”.

“Queremos estar lo más ligeras posible cuando competimos, no tener que sentirnos pesadas, sentirnos cómodas“, dijo a la BBC.

“Las he usado por nueve años, y nunca he tenido un problema. Sencillamente deberíamos usar lo que tenemos derecho a usar”.

“Estos dos ejemplos pueden parecer contradictorios entre sí, pero son simplemente dos caras de la misma moneda“, argumenta Leigh.

“Los cuerpos de las mujeres son tratados y vistos como ‘el problema’. Nuestros cuerpos son ‘inapropiados’ o ‘no lo suficientemente entretenidos'”.

Jugando con un hijab

Este mismo problema también surgió en 2016, cuando una imagen de los Juegos Olímpicos de Río fue ampliamente compartida y comentada.

Una foto de dos jugadoras de vóleibol de playa, una de Egipto y otra de Alemania generó muchísimos comentarios no por sus impresionantes habilidades deportivas sino por el “contraste de sus vestimentas” y algunos periódicos dijeron que la fotografía representaba un “choque cultural”.

Ese comentario fue ferozmente refutado y muchos dijeron que en realidad mostraba el “poder unificador del deporte”.

Doaa Elghobashy y Kira Walkenhorst en Rio 2016

Reuters
Esta foto tomada en Rio 2016 generó un intenso debate que poco tuvo que ver con el desempeño deportivo de los equipos involucrados.

Doaa Elghobashy de Egipto (que aparece en la imagen de arriba) fue la primera jugadora olímpica de vóleibol de playa en usar un hiyab.

Ella simplemente comentó en ese momento: “He usado el hiyab durante 10 años… No me aleja de las cosas que amo hacer, y el vóleibol de playa es una de ellas”.

Pero la excesiva discusión sobre una imagen, puso de relieve un problema mayor para muchos.

“No importa de qué cultura vengas, los cuerpos de las mujeres y la forma en que se visten todavía se considera propiedad pública, o, más exactamente, propiedad del patriarcado“, escribió la periodista británica Hannah Smith en ese momento.

“No importa qué te pongas para hacer deporte como mujer, siempre serás juzgada por los hombres que miran”.

El catusit de Serena Williams

La gran tenista estadounidense Serena Williams dedicó su atuendo del Abierto de Francia 2018 a “todas las mamás que tuvieron un embarazo difícil” cuando regresó al trabajo después de su licencia por maternidad.

Serena Williams en el Abierto de Francia en 2018 .

Getty Images
A Serena Williams le informaron que no podría volver a usar este atuendo en futuras competencias.

La 23 veces campeona de Grand Slam dijo que su “catsuit” la hizo sentir como una “reina de Wakanda” en referencia a la película Black Panther.

A Williams le informaron que no le permitirían volver a usar este atuendo y el presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, le dijo a la revista Tennis: “Creo que a veces hemos ido demasiado lejos. Hay que respetar el juego y el lugar”.

Williams dijo que esta ropa la ayudó a lidiar con el problema de los coágulos de sangre, que según dijo casi acaban con su vida cuando dio a luz.

Ella dice que habló con Giudicelli en ese momento, insistiendo en que la decisión “no fue un gran problema” y “si saben que algunas cosas son por razones de salud, entonces no hay forma de que no estén de acuerdo con eso”.

Entonces, con más atletas femeninas que plantean su posición y con cada vez más gente que protesta sobre el tema, ¿podemos pensar que las cosas están empezando a cambiar?

Las gimnastas que usan trajes enteros en Tokio

Las gimnastas alemanas vistieron trajes enteros en la clasificación femenina en los Juegos Olímpicos mientras continuaban manteniendo su posición en contra de la sexualización de su deporte.

Pauline Schaefer-Betz

Getty Images
La alemana Pauline Schaefer-Betz compite en un traje entero en los Juegos de Tokio 2020.

Algunas de ellas usaron atuendos similares en el Campeonato de Europa a principios de este año, y Sarah Voss dijo que ella y sus compañeras de equipo querían que las jóvenes se sintieran seguras en el deporte.

Los trajes enteros, como los que usa Pauline Schaefer-Betz en la foto de arriba, desafían las convenciones.

La mayoría de las gimnastas optan por un leotardo y las que cubren sus piernas en la competencia internacional lo hacen por razones religiosas.

El equipo alemán había usado atuendos similares durante los entrenamientos la semana pasada, y la tres veces campeona olímpica Elizabeth Seitz dijo en ese momento que se trataba de “lo que se siente cómodo“.

“Queríamos mostrar que todas las mujeres, todo el mundo, debería decidir qué ponerse”, dijo.

Gorra de natación Soul cap

Aunque las gorras de natación diseñadas por Soul Cap no han tenido una suerte fácil, la marea parece estar cambiando.

La decisión de no permitir estas gorras diseñadas para el pelo africano en los torneos internacionales podría ser reconsiderada después de las reacciones que ha generado.

La empresa ha dicho que Fina, el organismo que gobierna los deportes de agua, les dijo que los gorros no son apropiados porque no siguen “la forma natural de la cabeza”.

Pero los comentarios provocaron críticas de muchos nadadores y algunos dijeron que desanimaría a las personas negras de participar en el deporte.

Como resultado, Fina ahora dice que está “revisando la situación” con respecto a los productos.

Alice Dearing

Luke Hutson-Flynn
Alice Dearing, del equipo GB, con una gorra de natación Soul Cap.

Es poco probable que las historias sobre las mujeres atletas que son criticadas por lo que visten no dominen los titulares en el futuro.

Pero según Leigh, hay una cosa que todos podemos hacer para ayudar ahora y es “llamar la atención cada vez que ocurre“.

¿Por qué? Porque “tenemos que mostrar a las niñas, desde pequeñas, que el deporte es un lugar de mujeres”.

“Juntos seguiremos luchando para cambiar las reglas de la vestimenta, para que las jugadoras puedan participar con la ropa con la que se sientan cómodas “.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r_877KKhH1o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.