1968: Escala violencia contra planteles de UNAM e IPN; chocan policías y estudiantes en voca 7
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

1968: Escala violencia contra planteles de UNAM e IPN; chocan policías y estudiantes en voca 7

500 elementos del Ejército y nueve unidades blindadas entraron en la Vocacional 7, luego de que un millar de granaderos se enfrentaran a lo largo de más de seis horas con estudiantes y vecinos en las inmediaciones del plantel.
Especial
Por Viétnika Batres
23 de septiembre, 2018
Comparte

Nota del editor: Desde el 23 de julio, Animal Político presenta materiales periodísticos para conocer los hechos, nombres y momentos clave del movimiento estudiantil del 68 que se vivió en México.

La cronología se publica en tiempo real, a fin de transmitir la intensidad con que se vivieron esos días y se tenga, así, una mejor comprensión de cómo surgió y fue frenado a un precio muy alto el movimiento político social más importante del siglo XX.
 
Queda mucho por saber y entender: 50 años después aún no sabemos por qué una riña estudiantil –como muchas que hubo previamente– detonó la brutal represión del gobierno.
 
Lo que es cierto es que el 68 fue, es mucho más que la masacre del 2 de octubre. Hubo un contexto que lo explica. Y eso es lo que les presentamos aquí.

Ciudad de México, 22 de septiembre de 1968.- En la madrugada de este domingo, 500 elementos del 43 batallón de infantería y nueve unidades blindadas del Ejército entraron en la Vocacional 7, ubicada en Tlatelolco, para controlar la situación, luego de que un millar de granaderos se enfrentaran a lo largo de más de seis horas –de las 19:00 a cerca de las 2:00– con estudiantes y vecinos en las inmediaciones del plantel.

A la 1:45 los granaderos se retiraron de la vocacional 7, cuando los combates ya iban a amainando, y minutos después llegó una unidad blindada del Ejército, integrada por 10 carros ligeros de combate y siete transportes de tropa, con la instrucción de patrullar la zona únicamente.

El saldo oficial fue de 17 jóvenes heridos, dos patrullas incendiadas y 16 autobuses dañados. El Heraldo de México informó de tres muertos; tres granaderos heridos de bala y más de 20 heridos; cinco lesionados por arma de fuego, cientos de detenidos más 51 autobuses secuestrados y con diversos daños.

Otros medios y el CNH estiman que hay unas 576 personas detenidas.

En el recuento se deben contar los intoxicados por gas lacrimógeno, así como dos incendios: uno en el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores y otro en un departamento de la Unidad Habitacional Nonalco Tlatelolco.

Una noche triste

El pasado viernes 20, dos días después de la ocupación militar de Ciudad Universitaria, se registraron varios choques violentos entre estudiantes y elementos de la policía en el Distrito Federal. Los más graves ocurrieron en la Unidad Profesional de Zacatenco y en la vocacional 7.

Este fin de semana, de nuevo la violencia se extendió en los alrededores de la Plaza de las Tres Culturas. Un enfrentamiento de graves proporciones se inició en la Unidad Habitacional Nonalco Tlatelolco alrededor de las 17:00 del sábado –de acuerdo con lo reportado por el periódico Excélsior–, porque granaderos que se transportaban en varios camiones dispersaron a un grupo de estudiantes que se encontraba, alrededor las 14:00, en la avenida Prolongación de San Juan de Letrán, frente a la Vocacional 7, entre las calles de Nonoalco y Manuel González.

Los jóvenes se movieron del lugar sólo para reorganizarse; poco después regresaron para contraatacar con bombas molotov, palos y piedras. Los policías contestaron y lanzaron gases lacrimógenos; incluso se escucharon disparos de arma de fuego.

Durante la refriega, decenas de estudiantes tomaron 16 camiones de pasajeros, les poncharon las llantas y levantaron barricadas con ellos, detrás de las cuales lanzaban todo tipo de proyectiles contra los granaderos. Los jóvenes que estaban más cerca de la Vocacional 7 incendiaron dos patrullas.

El Día consignó que más de una veintena de policías “fueron alcanzados por piedras y palos que les fueron lanzados desde las ventanas y azoteas de los edificios”. El teniente coronel Armando Frías –jefe del Cuerpo de Granaderos cuya destitución era parte del pliego petitorio– “inclusive fue lesionado en el brazo derecho (…) En su desesperación los policías dispararon bombas de gases que fueron a romper gran cantidad de cristales del edificio de Relaciones Exteriores y provocaron un incendio, sofocado oportunamente por los bomberos”.

En cambio, el incendio en un departamento de la unidad se debió a que fue alcanzado por una bomba molotov.

A la batalla pronto se sumaron habitantes de Tlatelolco en contra de los uniformados, a los que arrojaron piedras, palos, botes de basura e incluso agua hirviendo desde departamentos y azoteas de los edificios de la unidad.

Mejores “métodos de lucha”

De acuerdo con Raúl Álvarez Garín, líder del Consejo Nacional de Huelga, numerosas brigadas de escuelas del Politécnico se trasladaron a Tlatelolco “para auxiliar a los compañeros en la defensa de su escuela”.

En los últimos días, explicó, los estudiantes han ido mejorando sus métodos de lucha, se han ido “sofisticando rápidamente”. En este caso, hubo “ataques reales y simulados a puntos diversos para distraer, dislocar y romper el cerco de la policía; fuerzas combinadas de estudiantes con los jóvenes de las colonias aledañas, especialmente de Tepito, la Lagunilla y la Guerrero, lanzaban ataques  por la retaguardia de los policías; se establecieron comunicaciones permanentes con otras escuelas”.

Hasta la fabricación de bombas molotov ha mejorado, junto con el “uso de hondas, transporte de ayudas y hasta enfermería y ambulancias propias”, reveló.

En la tarde del sábado, “los granaderos desesperados agredían sin discriminación alguna incluyendo a los vecinos de Tlatelolco”, comentó Álvarez Garín.

Luis González de Alba, representante de la Facultad de Filosofía y Letras en el CNH, relató que las balas atravesaban fácilmente las paredes, “hechas de material plástico”. Dijo que a los edificios cercanos los bombardearon “con descargas de gases”. Los habitantes respondieron a los atacantes: las mujeres calentaron agua que arrojaron hirviendo desde las ventanas y en las calles vecinas vehículos del DDF fueron quemados.

Según El Día, “la anarquía y la desmoralización de los policías” llegó hasta el propio teniente coronel Frías, “quien en un momento dado, cuando hizo acto de presencia un general del Ejército, le entregó el mando”. En numerosas ocasiones, continuó el reporte, “los jefes policiacos y los periodistas tuvieron que intervenir para que los detenidos inermes no fueron golpeados por los granaderos, que se encontraban exacerbados”.

La niña Rebeca Ceja Mata, de tres años de edad, resultó herida por el agente de tránsito número 1432, “que disparó hasta nueve veces sobre la casa donde se encontraba la menor. El agresor no fue detenido”.

En medio de la batalla, Benjamín Uriza Barrón, teniente del Ejército y miembro del equipo ecuestre olímpico, llegó a un edificio de la unidad habitacional con su madre y su hermana para visitar a un familiar. Poco más tarde disparó contra un grupo de granaderos cuando vio que estaban golpeando “brutalmente” a sus familiares, incluida su mamá.

Tres policías resultaron heridos y uno murió en el lugar de los hechos. El teniente se entregó a las autoridades.

Disparan a las preparatorias 4, 7 y 9, y al Colmex

A tres días de la ocupación militar de Ciudad Universitaria, el clima en la ciudad se ha enrarecido, con una fuerte presencia en las calles de granaderos y soldados, enfocados en contrarrestar las actividades del movimiento estudiantil, que persisten a pesar de todo.

Desde el lunes 21 se recrudecieron las agresiones y los enfrentamientos entre estudiantes y policías, sobre todo en las escuelas del centro y norte de la capital. “No toquen a Barros Sierra”, advirtieron alumnos del politécnico entrevistados en Tlatelolco. “En la ESIME se exhibía una manta significativa: “Defenderemos la autonomía universitaria hasta que caiga el último politécnico”.

La relación de enfrentamientos que se han dado estos días y su duración “es verdaderamente  impresionante”, resaltó Álvarez Garín. “Y se explica por la organización y combatividad” del movimiento estudiantil.

El líder del CNH se refirió a incidentes que han ido de menos a más. Por ejemplo:

  • El viernes 20, la sede de El Colegio de México en la colonia Roma fue balaceado por desconocidos.
  • El sábado 21 en La Ciudadela, cuando más de un centenar de jóvenes preparaban un mitin a mediodía y 25 de ellos fueron detenidos por la policía.
  • El ataque, de madrugada y con metralletas, de un grupo de enmascarados a la vocacional 4 –en Tacubaya– donde, tras golpear a unos veinte brigadistas que hacían guardia, destrozaron parte del mobiliario. Antes de irse dispararon a las ventanas del edificio. El estudiante Germán Álvarez Díaz de León, El Chaparro, uno de los representantes de la escuela ante el CNH, resultó herido.
  • El asalto por parte de individuos no identificados a la preparatoria 7, en la que causaron destrozos y antes de huir hicieron disparos contra los cristales y la fachada del plantel.
  • La agresión de un grupo de choque a la preparatoria 9 –cerca de Lindavista–, este domingo.

Rumor de que Barros Sierra se va

En esas condiciones, el CNH se volvió a reunir –semi clandestinamente– en Zacatenco, con la asistencia de casi la totalidad de sus miembros. En un comunicado que envió después a los medios, señala:

“La toma militar de la Universidad constituye un grave error político del gobierno mexicano; esta medida se ha revertido contraproducentemente hacia las propias autoridades incapaces de comprender el significado histórico de nuestro movimiento… Con todo y la ocupación de los centros educativos y la brutal represión, el estudiantado redobla su combatividad… Frente a un poder público cada vez más reaccionario y desprestigiado, se levanta una lucha cada vez más popular y decidida”.

Por otra parte, Luis González de Alba reveló que el rector Javier Barros Sierra podría estar ponderando su renuncia.

“Algunos miembros del Comité de Lucha de Filosofía y Letras, reunidos en una casa particular, fuimos informados de la determinación del rector. El rector ya tiene el texto de su renuncia. A pesar de que el informe procede de una fuente respetable dudamos de que el rector se vea obligado a tomar esa determinación”.

REFERENCIAS

Jardón, Raúl, 1968: El fuego de la esperanza, Siglo XXI Editores, México, 1998, p. 82.

Diego Ortega, Roberto, “1968: El ambiente y los hechos. Una cronología”, Nexos, 1 septiembre 1978. En https://www.nexos.com.mx/?p=3199

Ídem.

Álvarez Garín, Raúl, La estela de Tlatelolco, Ed. Ítaca, 2002, México, p. 77.

Luis González de Alba, Los días y los años, Ed. Planeta, México, 1971, pp. 155 y 156.

Jardón, Raúl, op. cit., p. 82.

Álvarez Garín, Raúl, op. cit., p. 77.

Ídem.

Ídem.

Jardón, Raúl, op. cit., p. 83.

Luis González de alba, Los días y los años, Ed. Planeta, pp. 155 y 156

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Naomi Seibt.

Naomi Seibt, la "anti-Greta Thunberg" que aboga en contra del "alarmismo" medioambiental

Como Greta Thunberg, Naomi Seibt es joven, blanca, elocuente y europea, pero las similitudes se acaban ahí. Esta alemana de 19 años considera que el cambio climático es algo neutro, que no afecta al planeta: "El clima siempre está cambiando".
Naomi Seibt.
2 de marzo, 2020
Comparte

“Por muchos años fui una alarmista medioambiental. Me creí toda esta narrativa de que el cambio climático estaba destruyendo el planeta (…) pero luego de hacer un poco de investigación, decidí que ya tenía una visión propia y sólida sobre el asunto”.

Así explica Naomi Seibt la transición que la llevó a unirse a Heartland, un influyente Think Tank conservador con sede en las afueras de Chicago, Estados Unidos, partidario del capitalismo y del libre mercado.

Presentada como la “anti-Gretapor Heartland, esta adolescente alemana de 19 años se ha convertido en otra voz de los escépticos del cambio climático.

Como Thunberg, Seibt es joven, blanca, elocuente, originaria de un país rico de Europa Occidental, bastante madura para su corta edad y habla inglés perfectamente. Pero las similitudes se acaban ahí.

“Soy una libertaria. Generalmente no quiero alinearme con ningún partido”, dice Naomi Seibt a BBC Mundo, sin negar su estrecha relación con miembros de Alternative für Deutschland (AfD), un partido de extrema derecha alemán que milita en contra de la inmigración, el islam y la Unión Europea.

Su visión con respecto al medioambiente también difiere de la de Thunberg, quien fue nombrada en 2019 como la “persona del año” por la prestigiosa revista Time, por su lucha contra el cambio climático, convirtiéndose en la más joven de la historia en recibir la distinción.

“En realidad, el dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero menor”, dice Seibt, asegurando que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático alega que el efecto de calentamiento (causado por las emisiones) de CO2 es alto basándose en sus propios modelos de computación y no en datos reales.

“Creo que eso es un gran problema porque se le está diciendo a la gente que todo esto está basado en la ciencia, incluso a científicos y políticos”, agrega.

Contactado por BBC Mundo, Greenpeace España no quiso comentar sobre esta joven ni sobre sus ideas.

“Pensamos que este debate está superado (…) es nuestra política no entrar a valorar opiniones negacionistas que van en contra de la evidencia científica“, aseguró Ana Martínez, gerente de comunicaciones de la organización.

Naomi Seibt.

Naomi Seibt
Naomi Seibt recibe un “modesto sueldo” por parte de Heartland, una organización que mantiene estrechos lazos con la administración Trump.

El plan para contrarrestar los objetivos de reducción de CO2

Con un “modesto sueldo” según ella misma dice, Seibt trabaja desde diciembre para Heartland, una organización que ha sido acusada de emprender una campaña para contrarrestar los esfuerzos que realiza Alemania para regular las emisiones de dióxido de carbono en el mundo.

En una entrevista con el diario británico The Guardian, Connor Gibson, investigador de Greenpeace Estados Unidos, acusó a Heartland de “canalizar dinero anónimo estadounidense (para promover) la negación climática en otros países”.

“Se apoya en medios de comunicación para fomentar estrategias de equivalencias falsas para intentar normalizar creencias radicales. La negación del clima no es un delito sin víctimas, y es hora de que los responsables rindan cuentas”, prosigue.

Según el sitio británico Desmog, dedicado a denunciar lo que considera campañas de desinformación sobre el cambio climático, dice que Heartland es “uno de los más notorios grupos que niegan la ciencia del cambio climático en Estados Unidos y ha recibido fondos de ExxonMobil y grandes fundaciones conservadoras”.

Y The Washington Post reporta que, durante La Conferencia de Madrid sobre el Cambio Climático, celebrada en diciembre, dos empleados encubiertos de CORRECTIV, una redacción alemana sin fines de lucro, contactaron a James Taylor, director del Centro Arthur B. Robinson para Política Climática y Ambiental de Heartland, haciéndose pasar por donantes de la industria automotriz.

Los periodistas encubiertos le ofrecieron a Taylor medio millón de euros (US$543.000) que él aceptó inmediatamente presentando un elaborado plan para combatir el afán de las autoridades alemanes de limitar el cambio climático.

Según dijo Taylor a The Washington Post, su respuesta habría sido la misma si hubiera conocido la verdadera identidad de los periodistas.

En esa propuesta enviada por el Centro Arthur B. Robinson describía a Naomi Seibt como “la estrella” de un “Foro de Realidad Climática” organizado por Heartland en paralelo a la cumbre de Madrid.

Contactado por BBC Mundo, Taylor describe a la joven alemana como una “estupenda mensajera de la libertad humana en el mundo”.

“Es una joven adulta muy inteligente y articulada, con una visión muy perspicaz de mejorar las condiciones (de vida) en Europa y en el resto del mundo. Creo que sería maravilloso si la gente escuchara su mensaje”, prosigue.

Pero, ¿cuál es exactamente su mensaje?

Greta Thunberg.

Getty Images
Naomi Seibt dice que le gustaría conocer a Greta Thunberg “más allá de sus opiniones sobre el cambio climático y lo que dice frente a las cámaras”.

“No creo que los humanos estén causando el cambio climático”

Naomi cree que Thunberg y otros activistas medioambientales están provocando “histeria innecesaria” exagerando la crisis climática.

“No me considero a mí misma una negadora del cambio climático, porque si me preguntas si creo en el cambio climático, por supuesto que te voy a decir que sí (…) el clima siempre ha estado cambiando durante millones y miles de millones de años”.

“Mira hacia afuera, el clima ha estado cambiando todo el tiempo durante el transcurso de este año”, agrega.

“Hemos tenido glaciaciones. Hemos tenido tiempos calurosos, tiempos fríos. Todo está relacionado con la rotación del Sol, relacionado con la forma en que el Sol afecta la temperatura del planeta”.

Cuestionada sobre si considera que el cambio climático es algo positivo, la joven se defiende: “No estoy diciendo que sea positivo o negativo. Es neutro. El clima siempre está cambiando. Es algo natural (…) Lo que no creo es que los humanos estén causando el cambio climático”, afirma.

Seibt también desmiente las acusaciones de formar parte de un plan para hacerles contrapeso a las autoridades de su país en la lucha contra el cambio climático.

“Ya no me veo como una activista puramente alemana, por así decirlo”, dice y agrega que su activismo ahora está dirigido a la comunidad internacional.

Donald Trump.

Getty Images
Heartland, la organización para la que trabaja Naomi Seibt, tendría vínculos estrechos con la administración Trump.

Nexos con Donald Trump

Fundada en 1984 y financiada principalmente por donantes anónimos, Heartland, la organización que ahora ayuda a difundir el mensaje de la “anti-Greta”, mantiene estrechos lazos con miembros de la administración Trump, según reporta The Washington Post.

De acuerdo a documentos obtenidos por el diario estadounidense, William Happer, quien se desempeñó como director del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca entre 2018 y 2019, habría solicitado la ayuda de Heartland para promover sus ideas de que las emisiones de CO2 deberían considerarse beneficiosas para la sociedad.

“Creemos que la administración Trump en general está haciendo un muy buen trabajo con respecto a la política energética, medioambiental y climática”, dice James Taylor de Heartland a BBC Mundo.

“Nos complace proporcionar información y asesoramiento siempre y cuando estén contentos en recibirla”, agrega sobre los miembros del gobierno estadounidense y confirma tener contacto con “algunos” de ellos.

Si bien Naomi Seibt no conoce todavía personalmente al presidente Donald Trump, dice que “estaría feliz de conocerlo algún día” y al mismo tiempo desestima que existan vínculos entre el mandatario y la organización para la que trabaja.

“Tal vez en términos de puntos de vista, porque él también ha sido considerado como un negador del cambio climático”.

El deseo de Seibt de conocer a Trump se puede cumplir este sábado. La “anti-Greta” participa en Conservative Political Action Conference (Conferencia de Acción Política Conservadora), cuyo discurso de cierre lo hará Donald Trump.

Manifestación de seguidores de AfD en Berlín.

Getty Images
Naomi Seibt no niega mantener una estrecha relación con miembros de Alternative für Deutschland (AfD), un partido de extrema derecha alemán.

“Estoy segura de que Greta es una chica muy agradable”

Con respecto a su “rival” Greta Thunberg, asegura no tener ningún problema con ella ni con la narrativa general de la lucha contra del cambio climático.

Pero lamenta que solo se muestre un lado del asunto.

“Lo que veo es que la mayoría de las personas en las calles, protestando y hablando sobre el cambio climático, políticos y celebridades, no tienen idea de lo que realmente está pasando. No investigan sobre la ciencia detrás de esto. Si lo hicieran, estoy feliz de discutir con ellos”.

Además, dice estar “segura” de que Greta es una chica “muy agradable” e “interesante”.

“Me gustaría conocerla más allá de sus opiniones sobre el cambio climático y lo que dice frente a las cámaras, porque ella es mucho más que eso. No es solamente propaganda (contra) el cambio climático” agrega.

Igualmente, confiesa que aunque no le gusta que se refieran a ella como la “anti-Greta”, dice que si sirve para hacerse conocer y transmitir su voz por el mundo, bienvenido sea.

“No me considero como una anti-Greta y no quiero convertirme en una especie de marioneta del lado opuesto”.

Mientras que Greta Thunberg tiene 4 millones de seguidores en Twiter, Naomi Seibt -que abrió su cuenta en febrero de 2020- tiene 11.900.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts