close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Activista desaparecido en Puebla denunció hace 2 meses que fue emboscado por perredistas

Dos meses antes de ser privado ilegalmente de la libertad, a Sergio Rivera Hernández ya lo habían emboscado, golpeado y amenazado de muerte, por encabezar la oposición popular al proyecto hidroeléctrico "Coyolapa-Atlzalá".
Cuartoscuro Archivo
Por Paris Martínez
3 de septiembre, 2018
Comparte

Sergio Rivera Hernández, defensor de derechos humanos desaparecido en Puebla desde el pasado 23 de agosto, mantenía una denuncia abierta en contra de militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quienes dos meses antes de ser privado ilegalmente de la libertad ya lo habían emboscado, golpeado y amenazado de muerte, por encabezar la oposición popular al proyecto hidroeléctrico “Coyolapa-Atlzalá”.

Sergio Rivera, de origen nahua, es integrante del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) y desapareció tras salir de su casa, en el municipio de Coyolapa, rumbo a una papelería ubicada a 20 minutos de distancia.

Por denuncia de sus propios vecinos, se sabe que una hora después de que Sergio salió de su vivienda, el poblado de Coyolapa fue surcado a alta velocidad por una furgoneta blanca, que provenía del camino por el que Sergio Rivera había partido, situación que alertó a los pobladores, que salieron en busca del defensor de derechos humanos, sin éxito: sólo encontraron su motocicleta abandonada junto a la terracería.

El proyecto hidroeléctrico “Coyolapa-Atlzalá”, contra el que luchan Sergio Rivera y su comunidad, fue impulsado durante el actual sexenio por la Secretaría de Energía de la administración federal, en conjunto con la empresa Minera Autlán, el gobierno estatal (encabezado por el PAN), y a nivel municipal por el Partido de la Revolución Democrática.

El proyecto, sin embargo, está detenido desde hace dos años, por falta de consulta a las comunidades indígenas asentadas en la zona.

Tal como consta en el acta ministerial emitida el pasado 29 de junio por la Fiscalía General del Estado de Puebla, Sergio Rivera acudió en esa fecha ante el Ministerio Público para denunciar que un día antes fue emboscado por 20 perredistas, encabezados por su dirigente local, Zaire Montalvo Avendaño, que en ese momento era candidato de la coalición PAN-PRD-MC a una regiduría del ayuntamiento de Zoquitlán, y por el militante Victorino Téllez.

El ataque, señala la denuncia (de la que Animal Político posee copia) fue perpetrado alrededor de las 19:00 horas, cuando Sergio, un primo y un compañero de trabajo volvían a su comunidad a bordo de un auto Ford Fiesta, luego de realizar la compostura a un vehículo particular, ya que se ganan la vida como mecánicos automotrices.

Según la denuncia, ese grupo de personas les cerró el paso, para obligarlos a detener la marcha en medio de la sierra, y luego los rodeó.

“El sujeto que se acerca hacia mi lado –señala la denuncia de Sergio Rivera– saca de su cintura una pistola escuadra, cromada, me apunta y me dice ‘bájate, te vamos a hacer una revisión’, y al bajarme del vehículo me apunta en la nuca con el arma”.

Al mismo tiempo, otra persona armada obligó al conductor del auto (de nombre Hugo Alba Cortés) a descender e hincarse en el suelo, donde fue golpeado en la nuca con la cacha de un arma.

“Hugo estaba sangrando de la nuca  –narró Sergio, en su denuncia–. Yo le dije al sujeto que tenía a Hugo que ya me lo iba a llevar al hospital. Hugo se quería ir conmigo, pero no lo dejaron. Se acercaron el señor Zaire Montalvo Avendaño y su hermano Caín, impidiendo que yo me llevara a Hugo”.

Según la denuncia del defensor de derechos humanos desaparecido desde la semana pasada, el dirigente perredista que conducía la emboscada perpetrada en junio, Zaire Montalvo, “tocándome la cara me dijo: ‘tú, pendejo, qué andas calentando la verga’ (…) me dijo que me alineara a su partido, el PRD, y que lo apoyara o que, si no, me mandaba matar”, todo esto, siempre con el cañón de una pistola presionando su cabeza.

Tal como señala la denuncia, Sergio logró abordar de nuevo el vehículo del que los habían obligado a bajar (en cuyo interior permanecía su primo), ponerlo en marcha y huir, para denunciar el rapto de su compañero Hugo, a quien los captores liberaron hasta el día siguiente.

Al interponer su denuncia, en junio pasado, el defensor de derechos humanos Sergio Rivera destacó que a “Zaire Montalvo Avendaño y Victorino Téllez los hago responsables de lo que me llegue a pasar, porque yo no tengo problemas con nadie”.

En su denuncia, Sergio subrayó que “esta represión la tengo desde hace aproximadamente un año con ocho meses, porque represento a las comunidades de Oztopulco, Pozotitla y Coyolapa, ya que en estas comunidades se unen dos ríos, donde quieren construir una hidroeléctrica (…) Dicho proyecto es de la empresa denominada Minera Autlán, y esa obra no beneficia al pueblo, sólo va a beneficiar a la empresa antes citada”.

Cinco días después de que esta denuncia fue presentada, el dirigente local y candidato perredista Zaire Montalvo Avendaño fue derrotado durante la jornada electoral en el municipio de Zoquitlán, junto con todos los candidatos de la alianza PAN-PRD-MC.

Menos de dos meses después de dicha derrota, el defensor de derechos humanos Sergio Rivera desapareció.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

El caso del afroestadounidense condenado a muerte que fue juzgado 6 veces por el mismo crimen en EU

Curtis Flowers es acusado de cuatro homicidios, pero se ha librado de la pena capital debido a motivos raciales que han causado polémica durante sus juicios.
Reuters
24 de junio, 2019
Comparte

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló este sábado la condena del afroestadounidense Curtis Flowers, sentenciado a muerte por sexta vez en Mississippi, debido a que la Fiscalía excluyó a los jurados negros del juicio.

Los jueces dictaminaron 7-2 que su derecho a un juicio justo había sido violado.

Flowers, de 49 años y que lleva 22 en prisión, ha sido juzgado seis veces por los asesinatos de cuatro trabajadores de una tienda de muebles en Winona, Mississippi, en 1996.

Y el estado podría llevarlo a juicio por séptima vez por el mismo caso.

¿Qué pasó en los juicios?

Flowers fue declarado culpable en los tres primeros procesos, el primero con un jurado compuesto exclusivamente por individuos blancos y los dos siguientes con un solo integrante negro. El cuarto y quinto fueron juicios nulos.

Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles integrantes del jurado al inicio de un caso sin dar una razón, pero es ilegal hacerlo por motivos de raza.

La Corte Suprema de Mississippi anuló las tres primeras condenas por “numerosos casos de conducta indebida de la fiscalía”, incluida la discriminación contra los jurados negros.

Los fiscales en EE.UU. pueden descartar a un número limitado de posibles jurados al inicio de un caso sin dar una razón, pero una resolución de la Corte Suprema de 1986 hizo que fuera ilegal hacerlo por motivos de raza.

En el sexto juicio, los fiscales desestimaron a cinco de los seis miembros afroestadounidenses, lo que, según Flowers, era discriminatorio.

La Corte Suprema de Mississippi emitió la sexta condena, pero la Corte Suprema de EE.UU la anuló el viernes.

¿Qué dijo la Corte Suprema de EE.UU.?

El juez Brett Kavanaugh, quien emitió por escrito la opinión de la mayoría, dijo que el Estado había estado “involucrado en cuestionamientos dramáticamente dispares” de posibles jurados basados en la raza.

Curtis Flowers antes de ser enviado a prisión

In The Dark
Curtis Flowers lleva en prisión desde 1997.

En su veredicto señaló que, en particular, uno de los jueces negros excluidos, Carolyn Wright, estaba “en una situación similar” a los miembros blancos a quienes la Fiscalía no se oponía.

Por su parte, el juez Samuel Alito señaló que era “arriesgado” que el caso fuera procesado “una vez más por el mismo fiscal”.

El fiscal de distrito del condado de Montgomery, Doug Evans, quien es blanco, ha llevado el caso de Flowers las seis veces anteriores.

¿Qué dijeron los jueces disidentes?

Los jueces Clarence Thomas y Neil Gorsuch no estuvieron de acuerdo.

Habitación donde se ejecuta la pena de muerte

Getty Images
Curtis Flowers enfrenta la pena de muerte.

El juez Thomas dijo que la decisión de la mayoría era “manifiestamente incorrecta” y dijo que la nueva decisión prolongaría la “pesadilla” de las familias de las víctimas.

También señaló que la mayoría no cuestionó el veredicto de culpabilidad o la imparcialidad del jurado, solo la conducta del fiscal.

El juez Thomas, el único afroestadounidense de la corte, señaló que la defensa también había utilizado ataques para eliminar a posibles jurados blancos.

¿Cómo ocurrieron los asesinatos?

Los asesinatos ocurrieron el 16 de julio de 1996 en Winona, Mississippi, una pequeña ciudad con una población de alrededor de 5,000 habitantes, 53% de ellos negros y 46% blancos.

La dueña de la tienda, Bertha Tardy de 59 años, el repartidor, Robert Golden de 42 años, el empleado a tiempo parcial, Derrick Stewart de 16 años, y la contadora Carmen Rigby, de 45 años, fueron asesinados a tiros en la tienda de muebles Tardy.

Golden era negro; las otras víctimas eran blancas.

Flowers había trabajado en la tienda, pero había sido despedido recientemente. Tardy, la dueña de la tienda, habría retenido su paga después de despedirlo. Faltaban cerca de US$300 dólares en la tienda después de los asesinatos.

Flowers no tenía una coartada para la mañana en que ocurrieron los asesinatos, pero tampoco tenía antecedentes penales.

Los testigos y la evidencia en la escena fueron impugnados.

Archie y Lola Flowers

Ben Depp/APM Reports
Los padres de Curtis Flowers, Archie y Lola.

¿Cuál es la reacción?

Después de la decisión, Benny Rigby, cuya esposa Carmen murió en el tiroteo, dijo al periódico local Clarion Ledger de Mississippi: “No hay justicia”.

“Si fuera blanco, ya lo habrían ejecutado”, agregó Rigby.

Pero la familia de Flowers se alegró con la resolución.

Su hermano mayor, Archie Flowers Jr, dijo que los tribunales “deberían haberlo dejado ir”.

“No hay duda en nuestras mentes de que él es inocente y Dios lo demostró hoy”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=AWSMPHoLKGc

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.