Apple contra Amazon: la batalla de titanes de los gigantes del billón de dólares
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Apple contra Amazon: la batalla de titanes de los gigantes del billón de dólares

Tanto Amazon como Apple son empresas exitosas. De hecho, su valor total supera al de 25 de las mayores compañías estadounidenses juntas. Pero, ¿cuál tiene mayor potencial de crecimiento?
BBC Mundo
Por BBC Mundo
11 de septiembre, 2018
Comparte

Apple y Amazon son tan diferentes entre sí como las manzanas y las naranjas.

Apple es una firma tecnológica, pero también una marca de moda. Sus computadoras y aparatos electrónicos a menudo se vuelven bienes indispensables. Sus clientes están dispuestos a pagar mucho más por ellos que por alternativas más baratas.

Amazon es el lugar al que la gente acude cuando quiere obtener un producto de forma más económica, fácil o rápida.

Desde que el primer iPhone se puso a la venta en 2007, las acciones de Apple aumentaron un 1.100%, y prácticamente se triplicaron durante el año pasado.

En cuanto a Amazon, la tienda minorista en internet más grande del mundo ha experimentado un aumento constante y rápido en el valor de sus acciones, pasando de US$600.000 a US$700.000 millones en tan solo 16 días.

Esa misma proeza le tomó a Apple 622 días.

Aunque Apple y Amazon ofrecen productos y servicios diferentes, generan dos de las cinco acciones tecnológicas con mejor rendimiento en el mercado, las FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google).

A principios de septiembre, Apple y Amazon lograron un hito: alcanzaron una valoración de un billón de dólares.

A continuación, echamos un vistazo a las áreas clave para cada compañía. ¿En cuál destaca en cada una?

crecimiento
BBC

Venta de dispositivos

Tradicionalmente, la mayoría de los ingresos de Apple provienen de la venta de dispositivos, sobre todo del iPhone, iPad, iMac y iPod.

Apple solo cuenta con una participación del 14% en el mercado global de los teléfonos inteligentes. Sin embargo, sus ingresos suelen eclipsar a su competidor más cercano.

Según la consultora Strategy Analytics, en el primer trimestre de 2018 Apple obtuvo US$61.000 millones en ventas, mientras que Samsung solo alcanzó US$19.000 millones, seguido de Huawei en tercer lugar con US$8.000 millones.

iPhone X

Getty Images
El iPhone es muy popular entre los consumidores, pero ahora los compradores esperan más antes de comprar uno nuevo.

“La dependencia de Apple en dispositivos iOS (su software) es su fortaleza, pero seguir avanzando es su mayor desafío, pues las posibilidades para aumentar su base de usuarios serán limitadas”, le dice a la BBC Windsor Holden, jefe de previsión y consultoría en Juniper Research.

“Las oportunidades de generar nuevos y significativos ingresos disminuirá con el tiempo, ya que Apple confía cada vez más en crear valor agregado”.

Amazon tuvo un desempeño peor de lo esperado en los últimos cinco años en la venta de dispositivos como los lectores Kindle y los parlantes inteligentes Echo. Pero los analistas dicen que puede permitírselo.

“Amazon puede sostener un modelo en el que se sacrifiquen márgenes de venta porque genera ingresos por servicios y contenido“, explica Roberta Cozza, analista principal en Gartner.

En 2017, se vendieron 1.500 millones de smartphones en el mundo, según Juniper Research.

Sin embargo, el crecimiento será más lento en los próximos años porque la mayoría de los consumidores en mercados occidentales ya tienen smartphones.

Apple también se enfrenta a la competencia de fabricantes chinos que están lanzando dispositivos de alta gama más económicos. “Es muy arriesgado para Apple depender demasiado de las ventas de hardware”, dice Cozza.

Hogar conectado

Un área con potencial de crecimiento es el hogar inteligente.

Tanto Apple como Amazon han desarrollado asistentes personales y altavoces inteligentes. En este caso, Amazon está claramente aventajado.

Apple tiene su asistente Siri y recientemente lanzó el parlante inalámbrico Home Pod. El asistente virtual de Amazon es Alexa, y tiene una línea de altavoces Echo.

parlantes Echo de Amazon

Getty Images
Amazon tiene ventaja sobre Apple en los dispositivos para el hogar inteligente.

Home Pod proporciona una experiencia musical, mientras que Amazon quiere que también uses Echo para controlar la iluminación de tu casa y organizar tu vida diaria.

“Si preguntas a gente de la industria, te dirán que es mucho más fácil trabajar con Amazon porque su ecosistema es mucho más abierto”, le dice Holden a la BBC.

“Es más fácil para terceros crear aplicaciones para Alexa. Apple controla de forma casi defensiva su sistema iOS“.

Cozza está de acuerdo. Y también dice que Amazon fue muy activa en impulsar Echo para el hogar, empresas y autos.

Servicios

Lo que ofrecen Apple y Amazon en cuanto a servicios no tiene nada que ver.

Amazon está enfocado en el comercio electrónico. También vende aplicaciones, servicios en la nube y un servicio de video con contenido exclusivo, además de pagos por internet.

Su servicio en la nube(AWS) ha resultado ser especialmente lucrativo. Las ventas aumentaron un 49% en el segundo trimestre de 2018 (obtuvo US$61.000 millones), y también sus ganancias operativas.

Jupiner calcula que el mercado de la computación en la nube tendrá un valor de más de US$145.000 millones en 2020.

Amazon es el más grande en este negocio: cuenta con un tercio de la cuota de mercado.

Ed Sheeren en una conferencia de Apple

Getty Images
Apple prioriza la promoción de sus servicios por suscripción Apple Music.

“Amazon atrae a una variedad de clientes, desde grandes empresas como Netflix hasta usuarios individuales. Será un actor clave enla internet de las cosas“, dice Holden.

Apple está más enfocado en su servicio de música en streaming, Apple Music, servicios de pago sin contacto y música y apps móviles en la iTunes Store.

Pero podría desarrollar otros servicios, como tecnología inmersiva para educación o medicina, dice Cozza: “Hay muchos servicios y oportunidades en los que Apple puede crecer”.

Crecimiento a largo plazo

Tanto Amazon como Apple son empresas exitosas. De hecho, su valor total supera al de 25 de las mayores compañías estadounidenses juntas.

Pero, ¿cuál tiene mayor potencial de crecimiento?

Neil Saunders, director general de GlobalData Retail, cree que ambas continuarán creciendo, pero a un ritmo diferente.

compañías estadounidenses

BBC

“Preocupa que Apple no sea capaz de aumentar las ventas de iPhone en una época en que hay mucha más competencia”, le dice a la BBC.

Asegura que por eso el precio de sus acciones ha sufrido altibajos y que necesita otro producto “estrella”, o su crecimiento se estancará.

Amazon, en cambio, es más joven no tiene todavía una presencia establecida en muchos países, así que tiene más margen de crecimiento que Apple.

“Puedes usar Amazon todos los días, pero con Apple compras un producto al año. Amazon tiene más posibilidades de crecer que Apple“, dice Saunders.

Por otra parte, ambas firmas se enfrentan a regulaciones gubernamentales. Pero es improbable que sus fortunas vayan a desvanecerse pronto.

“Está la cuestión de los impuestos. Pero, en lo que respecta a la lucha directa entre Amazon y Apple, creo que Amazon ganará”.

Apple and Amazon logos

Getty Images
¿Apple o Amazon?

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ilustración: Jesús Santamaría

Migrar y desaparecer: 25 indígenas de Chiapas desaparecieron en su camino al norte y no se les registró

Al menos 25 indígenas migrantes chiapanecos desaparecieron en el país en los últimos años, ya sea en estados del norte o en su camino a EU. No existe un registro oficial que consigne sus casos. Ubicar sus pasos implica escarbar en boletines sueltos, testimonios y otros indicios.
Ilustración: Jesús Santamaría
Por Mariana Morales y Alma Ríos 
16 de agosto, 2022
Comparte

Si existiera un boletín para buscar a Carmela Hérnandez Gómez, diría que la mujer indígena fue vista por última vez en mayo de 2019 cuando fue abandonada en el desierto de McAllen, y que vestía ropa más ligera que la falda de lana de borrego sagrado que solía usar en su tierra natal, San Juan Chamula, Chiapas.

Igualmente, diría que tenía 53 años de edad cuando desapareció y es robusta, de cara ovalada, piel morena clara, cabello largo trenzado y un poco canoso, que solo habla tsotsil y no sabe leer ni escribir.

Sin embargo, su nombre no aparece en los boletines de búsqueda del programa de difusión de su estado, ni tampoco en el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO). Es más, en esta plataforma no hay reportes de migrantes indígenas desaparecidos.

La base de datos construida para esta investigación, con el cruce de información de los boletines del programa ¿Has visto A? y el catálogo de municipios del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), revela que hay 25 tsotsiles, tsetsales, choles, zoques y tojolabales que desaparecieron mientras estaban migrando.

En Chiapas, un estado ubicado al sur de México, estas historias se han acumulado desde hace más de dos décadas, entre 2000 y 2022.

Algunos desaparecieron rumbo a Estados Unidos; otros, cuando trabajaban al interior del país, principalmente en entidades del norte.

De acuerdo con el registro de esta investigación, Juan Guzmán Domínguez es un tsotsil de 35 años, nariz chata, complexión delgada, 1.65 metros y 65 kilogramos.

En San Juan Cancuc, Chiapas, su tierra natal, se dedicaba a sembrar maíz, frijol y café; para darle mejor vida a sus cuatro hijos, se fue a Sonora a trabajar en la pizca de uva en los campos Santa María.

Aún no cumplía ni un mes de haber llegado cuando desapareció, en diciembre de 2015. 

“La última vez que me llamó fue hace siete años. Mi hijita tenía dos semanas de nacida”, relata su esposa, Ana López, desde una pizca de uva en el estado de Jalisco.

“De hecho, estaba bien el trabajo, pero de repente dejó de llamar. Unos me dicen que está encerrado, que está en la cárcel; entonces, volví a preguntar y algunos amigos me dijeron que está muerto. No sé si sea cierto. Saber dónde está ahorita…”

La base de datos de esta investigación muestra que la mayoría de los migrantes se comunicaron por última vez en los estados de Sonora, Tamaulipas, Baja California, Sinaloa, Baja California Sur, Nuevo León, San Luis Potosí y Quintana Roo. El resto desapareció camino a Estados Unidos, principalmente en la frontera entre Sonora y Arizona. 

Hulda Hernández Ramírez es el nombre de una de las dos mujeres indígenas que aparecen en este registro. La mujer zoque tenía 20 años cuando fue vista por última vez. Cruzaba el desierto de Tucson, el 17 de junio de 2000; actualmente, tiene 42 años. Su cabello es negro, tiene ojos rasgados y, como señas particulares, un dedo meñique chueco, tres dedos del pie izquierdo doblados y un lunar café en el abdomen.

La mayoría de las personas que se identificaron en la base de datos tenían entre 15 y 35 años de edad cuando desaparecieron y, en promedio, estudiaron la primaria o hasta la secundaria.

Se llaman Javier, Salvador, Juan, Abraham, Nicolás, Israel de Jesús, Felipe, Álvaro, Carlos Alfredo, Karina del Carmen, Hugo Francisco, Eleuterio, Eder de Jesús, Pedro, Heber, Natanahel, Mariano, Samuel, Marco Antonio, Manuel, Genaro, Miguel Ángel y Adolfo.

“Las personas que creemos que nadie va a exigir justicia por ellas son quienes desaparecen. La mujer indígena que se fue para trabajar, pero no tiene forma de comunicarse con sus familiares, a esa mujer quién la busca; o el joven migrante, el indígena o rural que nadie sabe de sus familiares, quién lo busca”, dice Sandybell Reyes, integrante de la asociación civil Voces Mesoamericanas.

Buscaban trabajo y ya no regresaron 

“Todas estas historias de desaparición tienen su origen en Chiapas, considerado reserva de mano de obra barata, al ser una tierra de gente trabajadora que desde sus raíces es campesina”, explica la activista.

Los 23 hombres y dos mujeres de esta investigación emigraron de San Cristóbal de las Casas, Las Margaritas, Ocosingo, Chamula, Chilón, Chenalhó, Yajalón, Pantelhó, Pantepec y Huitiupán.

El investigador tsotsil del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (Cesmeca), Mikel Ruiz, señala que muchas de “las desapariciones en el camino” se atribuyen a los traficantes de personas y al crimen organizado. 

‘Malena’ —su nombre se cambió para proteger su identidad— busca a su hermano desde hace más de una década. El joven tsotsil, de piel morena y 1.55 metros de estatura, y un amigo fueron usados por los narcotraficantes como “mulas”, obligados a pasar droga por el desierto de Sonora. El único que apareció fue el amigo, pero con problemas mentales.

“Él se escapó de donde estaba secuestrado, en una casa de la que no sabe la ubicación, y que ahí había más gente, le inyectaban mucha droga para mantenerlo dormido y eso le afectó bastante”, dice ‘Malena’.

Otra circunstancia de desaparición detectada en esta investigación es cuando el migrante indígena es deportado por el gobierno de Estados Unidos y queda varado en las ciudades fronterizas de México sin dinero para retornar.

Cuando fue expulsado, Manuel Gómez Jiménez se quedó tres meses en Tijuana, Baja California. La última comunicación que tuvo con su familia fue hace ocho años, cuando les pidió dinero y papeles para regresar a Chiapas. 

“Se le envió un dinero a una cuenta, donde supuestamente él iba a retirar ese dinero. Estaba en la llamada con la familia y en ese momento le quitaron el teléfono y desde ese tiempo perdimos comunicación con él”, relata su sobrino Sergio Gómez.

El paradero de Manuel es un misterio para la familia, que a falta de respuestas en la Fiscalía General del Estado, las buscan con los curanderos.

“El curandero me dijo todo: saliendo del trabajo tu hermano recibe su paga. Lo llevaron a tomar y después de todo lo mataron, le quitaron su dinero y sus papeles que llevaba”, platica Verónica, hermana del migrante.

Chiapas tiene una cifra histórica de 528 personas desaparecidas o no localizadas y los casos tienen un repunte a partir de 2015.

Para esta investigación y para una primera entrega, se buscó a la Fiscalía General de Chiapas, a la Comisión Estatal de Búsqueda y a la Secretaría para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas de Chiapas, entre otras autoridades. Ninguna institución atendió a las solicitudes de entrevista.

 

Esta investigación fue realizada gracias al apoyo del Consorcio para Apoyar el Periodismo Regional en América Latina (CAPIR) liderado por el Institute for War and Peace Reporting (IWPR).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.