close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Sí, su señoría: Duarte aceptó su culpabilidad para obtener solo 9 años de cárcel… 4 si se porta bien

El día de ayer, con una sentencia de 9 años de prisión, culminó el proceso federal que la PGR promovió en contra del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte. El final fue precipitado por el propio exgobernador que, a cambio de una pena reducida, dijo ser responsable de lo que se le acusaba.
Cuartoscuro Archivo
27 de septiembre, 2018
Comparte

El reloj digital de la sala de audiencias del Reclusorio Norte marcaba las 8 de la noche con 12 minutos. Habían transcurrido ya cuatro horas de sesión.

El juez Marco Tapia miraba fijamente a Javier Duarte. Su rostro, visiblemente más delgado que en otras ocasiones pero cubierto con una barba abundante, no rehuía a los ojos del juzgador.

-¿Está usted seguro de haber comprendido la explicación que le di? – dijo el juez a Duarte, rompiendo el silencio que se había extendido por varios segundos.

Sí, su señoría. Lo entendí bien – respondió Duarte.

-¿Quiere renunciar a su derecho de ir a un juicio para que se le demuestre, lejos de toda duda razonable, que usted es culpable de lo que se le acusa?

-Sí, su señoría…

-Entonces le voy a volver a hacer la misma pregunta para que no queden dudas… ¿Admite usted, en este momento, la responsabilidad en los delitos que se le imputan?

En base del principio de lealtad y de institucionalidad que rigen mi conducta… sí, su señoría, la acepto… – señaló Duarte sin titubear.

***
El día de ayer, con una sentencia de 9 años de prisión, culminó el proceso federal que la PGR promovió en contra del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, el cual inició con la obtención de una orden de aprehensión en su contra en octubre de 2016 y su posterior detención en Guatemala en abril de 2017.

Pero el fallo emitido por el juez no fue resultado –como el propio juzgador dijo– de un proceso en el cual los fiscales convencieran a un Tribunal de que Duarte había cometido los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa que se le imputaban. El final fue precipitado por el propio exgobernador que, a cambio de una pena reducida, dijo ser responsable de los hechos de los que se le acusaba.

A continuación se describen los pasajes principales de esta audiencia que, en teoría, solo era el paso previo para un juicio oral que ya no ocurrirá.

La petición

Con 12 minutos de retraso inició la audiencia programada para las 16 horas.

Javier Duarte y sus tres abogados ocuparon la mesa de la derecha de la sala. En la izquierda estaban cuatro fiscales de la PGR, dos hombres y dos mujeres, junto con un representante de la Secretaría de Hacienda, que, en el caso de Duarte, funge como la víctima por tratarse de un quebranto al erario.

“Mira que delgado está Duarte. Parece como si hubiera perdido 30 kilos…”, comentó una de las 16 personas que ocupaban los únicos lugares disponibles para el público, y de los cuales la mitad eran periodistas. El exmandatario estatal, en efecto, lucía muy delgado, incluso aún más que en los últimos meses de gobierno cuando él decía que había perdido peso tras someterse a un tratamiento.

Tras decretar abierta la sesión, el juez señaló que la convocatoria era para una audiencia intermedia de preparación al juicio. Pero una de las fiscales de PGR pidió la palabra para señalar que, el pasado 17 de septiembre, Duarte había presentado a través de sus abogados una petición de un “proceso abreviado”, con el cual él aceptaría su responsabilidad a cambio de que se impusiera la pena mínima que marca la ley por los dos delitos.

El juez preguntó entonces a la defensa si esto era correcto. El abogado Ricardo Reyes Retana respondió que sí, que ellos habían hecho la solicitud, y que estaban de acuerdo. Más tarde, al salir de la audiencia, el litigante señalaría incluso que fue su idea y que Duarte la aceptó.

Lo que vino después fue la acusación. En síntesis, la PGR señaló que Duarte era responsable de “dirigir una organización criminal que operó en Veracruz, Guerrero y Ciudad de México, y a través de la cual se desviaron cantidades millonarias de recursos públicos… utilizando para ello empresas fantasma y prestanombres… Todo con la finalidad de invertirlo en propiedades y otros bienes en beneficio de él, de su esposa y de su familia”.

Enemigo en casa

Las siguientes dos horas de audiencia, interrumpidas solo por un receso de 10 minutos, transcurrieron con la lectura de las pruebas que la PGR decía tener para demostrar que el exgobernador era culpable. Había múltiples documentos pero, sobretodo, testimonios. Declaraciones que no eran de víctimas o denunciantes, sino de personas del primer círculo de Javier Duarte.

Estaban, por ejemplo, los abogados Juan Janeiro y Alonso Ortega, quienes señalaron que trasfirieron recursos a empresas fachada y los invirtieron en múltiples propiedades. Confesiones brindadas a cambio de no pisar ellos mismos la cárcel.

Estaban las declaraciones de dos de sus más cercanos excolaboradores en el gobierno, Arturo Bermúdez –quien dirigiera la secretaría de Seguridad– y su extesorero, Antonio Tarek Abdalá, los cuales dijeron que por órdenes de Duarte y de su esposa Karime Macías habían desviado recursos públicos.

Los fiscales también dijeron tener el testimonio de Xóchitl Tress, otra exfuncionaria del gobierno pero además expareja sentimental de Duarte, quien confesó que siendo directora de espacios educativos no recibió el dinero que requería para reparar escuelas pero sí, en cambio, recursos para comprar una camioneta de lujo y una casa.

Incluso se presentó el testimonio del dueño de la joyería Berger de Polanco, quien dijo que le vendió a Moisés Mansur, a Ortega y a Janeiro medio millón de dólares en joyas que eran, según los testimonios, para Karime Macías.

“A Duarte lo traicionaron para salvarse todos el pellejo…”, susurró una persona sentada en el público de la sala.

El exgobernador escuchó los testimonios sin mayor sorpresa, o al menos eso mostraba en apariencia.

Sospecha fundada, inocencia perdida

“En resumen su señoría, solicitamos se impongan nueve años de prisión a JDDO (siglas con las que formalmente se denominaba a Duarte en el proceso) por los delitos ya mencionados… es el mínimo que marca la ley con el beneficio que el acusado obtendría”, dijo la fiscal de la PGR tras concluir su exposición.

Tras hacer unas anotaciones y pedir precisión en dos datos, el juez centró su atención en Duarte y comenzó con él un diálogo directo.

-Le voy a explicar a qué tiene derecho usted antes de que renuncie a ello… Tiene derecho a un juicio oral en el que se determine su culpabilidad o no… tiene usted derecho a que se le presuma siempre inocente hasta que no se demuestre lo contrario en ese juicio…

Duarte asentía con la cabeza, sin comentar nada. El juez prosiguió.

– Es un juicio en que el estándar de prueba es elevado. En el que el Ministerio Público está obligado a demostrar, lejos de toda duda razonable, que usted cometió esos delitos. Y es un juicio en el que usted tiene derecho a presentar sus propias evidencias y si resulta que los delitos no se prueban, usted queda en libertad, libre de cualquier antecedente penal.

El exgobernador hizo un gesto mínimo, en señal de que comprendía.

-En un procedimiento abreviado como el que ahora se solicita – continuo el juez –  usted garantiza la pena mínima… eso es correcto. Pero estará aceptando su responsabilidad en los términos que ya planteó la fiscalía. Y usted va a ser sentenciado con registros de investigación enumerados en la exposición, pero sin haber visto realmente las pruebas.

-Entiendo su señoría – respondió esta vez Duarte de inmediato, sin mayor tiempo para reflexionarlo.

-¿Consultó usted con sus abogados sobre esta decisión? ¿La platicó con ellos? – añadió el juez con insistencia.

– Sí, lo hice – respondió de nuevo casi en automático Javier Duarte.

Acto seguido, el juez Marco Tapia preguntó al exgobernador sobre su culpabilidad. Luego vino un último receso, y a las 8 de la noche con 29 minutos el veredicto.

“Emito fallo de condena en su contra por los delitos que se le imputan en su calidad de autor material de los mismos…. Se le impone la pena propuesta de 9 años de prisión y 990 días de multa. Ordeno que se le amoneste para que no incurra en estas conductas nuevamente. Se suspenden sus derechos políticos y civiles por el tiempo de nueve años. Autorizo el decomiso de 40 propiedades ya descritas. Y por tratarse de delitos formales, queda exonerado de la reparación del daño”, concluyo el juez.

Y Duarte escuchó la noticia, de nuevo, sin mayor expresión.

***
Los cuatro fiscales de la PGR que asistieron a la audiencia abandonaron el edificio casi de inmediato. Lo hicieron a bordo de una camioneta Suburban color plata con las ventanas abajo. Ello permitió verlos sonrientes e intercambiando expresiones.

– Estarán contentos, pero a Duarte le salió muy barato, dijo uno de los periodistas que esperaba afuera por una entrevista.

– En el país del no pasa nada, algo es algo- le respondió otro colega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Aracely Quispe

Aracely Quispe, la peruana que nació en un pueblo sin electricidad y ahora es ingeniera de la NASA

La ingeniera peruana trabaja en la NASA como ingeniera senior de sistemas de vuelos en el proyecto del telescopio James Webb, programado para reemplazar al telescopio Hubble a partir de 2021.
Aracely Quispe
7 de noviembre, 2019
Comparte

Una escena en la televisión disparó el deseo de Aracely Quispe de trabajar en la NASA, la agencia espacial estadounidense.

Tenía alrededor de 6 años y vio una retransmisión de Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna, caminando por el satélite en 1969.

Fue impactante ver que los humanos podíamos pasar esa frontera. Con el tiempo, supe que era algo que me interesaba demasiado y que debía empezar estudiando algo en ciencia”, dice la ingeniera peruana a BBC Mundo, desde Maryland, EE.UU., durante una conversación telefónica.

Quispe mantuvo su objetivo pese a haber nacido en un país subdesarrollado, donde las desventajas y carencias juegan en contra de los sueños, mucho más de aquellos de magnitud astronómica.

Pero Quispe se abrió camino a patadas, literalmente, hasta llegar a dirigir misiones en la NASA.

Cinturón negro

La ingeniera nació en Marripón, un distrito rural de Lambayeque, en el norte de Perú, en el que no había electricidad.

Su familia usaba lámparas de kerosene para iluminarse. O la luz de la luna, recuerda, con cierta nostalgia.

“Fueron episodios muy bonitos para mí, los recuerdo con mucho cariño. Digo ‘guau, pasaste todo esto’. Fue divertido y fue único”, dice a BBC Mundo.

Aracely Quispe

Aracely Quispe
Una de las aspiraciones de la ingeniera peruana es trabajar en alguna misión de la NASA relacionada con Marte.

Luego se mudó con su familia a otras ciudades del norte de Perú, donde estudió en escuelas públicas y se graduó en Ingeniería de Sistemas.

Cuando aún cursaba la secundaria, encontró un anuncio sobre una beca para practicar tres meses de karate.

Quispe aprovechó la oferta y en pocos años llegó a obtener el cinturón negro.

“Se me dio la oportunidad de competir en torneos regionales, también viajé a varios países y uno de ellos fue Estados Unidos”, cuenta.

“Cuando ya me había graduado, averigüé sobre la posibilidad de estudiar Ciencias o Ingeniería y fue cuando solicité una residencia permanente por habilidad extraordinaria“, detalla.

Orbitador de Reconocimiento Lunar

Centro Espacial Goddard
El Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO), un satélite no tripulado, salió de la Tierra en 2009.

“Fue difícil demostrar, fue un caso largo, debía mostrar que tenía reconocimientos a nivel nacional e internacional, no solo en el ámbito deportivo, sino también profesional, mostré las tesis que había escrito, el trabajo académico, notas, mostrando que había un equilibrio entre lo académico y lo deportivo”, sostiene.

Finalmente obtuvo la residencia y decidió quedarse a vivir en EE.UU., para estudiar lo que había planeado y llegar a la NASA.

Pero no sabía inglés.

Construcción de naves espaciales

Así que al llegar, Quispe tuvo que estudiar el idioma durante más de un año.

Después se inscribió en la carrera de Ingeniería Tecnológica Espacial en el colegio comunitario Prince George, del estado de Maryland.

Un asesor en esa escuela le dijo que si quería entrar a la NASA, debía continuar sus estudios con Ingeniería Astronáutica o Aeroespacial.

Aracely Quispe

Aracely Quispe
Quispe nació en un pueblo rural del norte de Perú que no tenía electricidad.

Quispe siguió el consejo y se trasladó a Capitol Technology University (CapTechU), en Maryland, a estudiar Astronáutica, una especialidad centrada en la construcción, operación y seguimiento de naves espaciales.

CapTechU tenía un convenio para enviar a sus mejores estudiantes a hacer prácticas a la NASA.

Entonces, Quispe se trazó la pasantía en la NASA como su siguiente paso.

Pero al inicio, no cumplía con todos los requisitos que pedían para participar en el programa.

Contra el “no puedo”

Una de las condiciones, por ejemplo, era ser ciudadano estadounidense, y Quispe todavía no lo era.

Pero afortunadamente, más adelante eliminaron esta formalidad y la joven pudo acceder a las prácticas en la NASA, en la Misión de Medición de Lluvia Tropical (TRMM, por sus siglas en inglés).

“Fue un reto tras otro, un reto tras otro, es lo que siempre cuento en mis conferencias de ‘Rompiendo el paradigma del no puedo'”, dice Quispe, que ahora se está lanzando como conferencista internacional.

Luego de la pasantía ganó una beca para hacer una maestría con una tesis sobre el derretimiento de los glaciares en Cusco, Perú, usando imágenes satelitales de la NASA.

El trabajo oficial en la agencia espacial llegaría poco después.

Parte del telescopio James Webb

NASA/Chris Gunn
Cuando salga al espacio, el telescopio James Webb tratará de estudiar las galaxias desde la época del Big Bang.

El gran deseo

En 2011, Quispe postuló a la misión del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO, por sus siglas en inglés) de la NASA, un satélite no tripulado que desde 2009 orbita la Luna y manda información a la Tierra cada cierto tiempo.

El orbitador también busca lugares con potenciales recursos que permitirían enviar misiones tripuladas al satélite.

Quispe ingresó como ingeniera de vuelos y operaciones a la LRO y, unos tres años y medio después, ascendió a líder del equipo.

“Se me concedió mi gran deseo”, dice.

El trabajo “era tener información de primera mano de la Luna y distribuirla entre la comunidad científica, y sentir que eres parte de un proyecto que va a aportar a la ciencia y por ende a la humanidad”, cuenta.

Después de seis años en la LRO, la ingeniera se trasladó a otra área de la NASA, aunque igual de fascinante.

A base de esfuerzo

Ahora Quispe es ingeniera de sistemas de vuelos en el proyecto del telescopio James Webb, programado para salir al espacio en 2021 y reemplazar al telescopio Hubble.

El James Webb se pondrá en órbita con el fin de estudiar las galaxias desde la época de su formación, es decir, desde el mismo Big Bang, y todas las fases de la historia del universo, según explica la NASA.

“Tener la oportunidad de participar y colaborar y llevar esta misión a un lanzamiento exitoso me hace sentir especial y también muy orgullosa de que, siendo peruana, podamos hacer historia”, dice Quispe a BBC Mundo.

Aracely Quispe

Aracely Quispe
El primer trabajo oficial de Aracely Quispe en la NASA fue en el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Foto: Laboratorio de Imagen Conceptual del Centro Espacial Goddard de la NASA).

Mientras cumple con sus tareas astronómicas, la peruana también da charlas para motivar a otras mujeres a seguir carreras científicas y está escribiendo un libro sobre su vida.

“Es importante hablar de ciencia, que la gente no la vea como algo inalcanzable”, opina. Aunque reconoce que llegar a la NASA fue difícil.

“ todos esos recursos que algunas personas tienen a la mano para surgir, en mi caso hubo muchas limitaciones, carencias económicas”, dice.

“Pero creo que eso me hizo ser una persona que valora más cada cosa que ha logrado porque ha sido todo a base de esfuerzo. Tenía optimismo. Mi actitud siempre fue de perseverar y buscar los recursos”, asegura.

Más adelante, Quispe espera formar parte de alguna misión de la NASA que tenga que ver con Marte.

De aquí en algunos años, ¿alguna otra niña verá una imagen de Quispe en el planeta rojo y pondrá sus sueños en el espacio?

* Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Arequipa, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad peruana entre el 7 y el 10 de noviembre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t-EjahwJLtY&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=2&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=3&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=5&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.