¿Cómo comenzó el conflicto del CCH Azcapotzalco, por el que planteles de la UNAM están en paro?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cómo comenzó el conflicto del CCH Azcapotzalco, por el que planteles de la UNAM están en paro?

El 27 de agosto, un grupo de estudiantes tomó las oficinas administrativas del CCH Azcapotzalco, en exigencia de la designación de profesores para todos los grupos y de la renuncia de la directora Patricia Márquez Cárdenas.
Cuartoscuro
4 de septiembre, 2018
Comparte

Este martes, el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de Azcapotzalco cumple nueve días en paro, luego de que los estudiantes tomaran el plantel para exigir la destitución de la entonces directora, María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas.

Derivado de este conflicto, el 30 de agosto Patricia Márquez presentó su renuncia, aunque los alumnos mantuvieron el paro como medida de presión ante otras demandas.

Este ha sido el desarrollo del conflicto iniciado en el CCH Azcapotzalco, y por el que otras facultades, CCH y preparatorias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) iniciaron un paro para apoyar las protestas:

Estudiantes exigieron renuncia de directora

El 27 de agosto, un grupo de estudiantes tomó las oficinas administrativas del CCH Azcapotzalco, en protesta por la falta de profesores en los salones de clases y el retiro de murales que se encontraban en el plantel.

Los estudiantes exigían la renuncia de María Guadalupe Márquez, directora del Colegio. En los días siguientes organizaron reuniones y asambleas con alumnos y padres de familia, para exigir un diálogo con las autoridades de la Dirección General de CCHs.

Dos días después, a través de un comunicado la dirección General de los Colegios de Ciencias y Humanidades expresó a la comunidad universitaria su “plena disposición para colaborar en la solución de los problemas que un grupo de alumnos ha manifestado”, establecer una mesa de diálogo e integrar una Comisión Intermedia de Horarios en la Dirección General del Colegio para que se asignara un profesor para todos los grupos del plantel.

Directora renuncia para la “normalización de actividades”

El jueves 30 de agosto, la Dirección General de los CCH informó que la directora del plantel en Azcapotzalco había presentado su renuncia al cargo; el rector de la UNAM, Enrique Graue la aceptó.

La Dirección General nombró como sustituto temporal a Benjamín Barajas Sánchez, quien se desempeñaba como director general del Colegio de Ciencias y Humanidades.

También informó que iniciaría el proceso para la designación del nuevo director del plantel, por lo que en días próximos publicarán la convocatoria correspondiente, de acuerdo con la legislación universitaria.

CCH Azcapotzalco vuelve a cambiar de director

El viernes 31 de agosto, la Dirección General de los CCH informó que, mientras no se realice el proceso para nombrar al nuevo director o directora, tomará el puesto el profesor Andrés Francisco Palacios Meza.

Esta misma tarde, los estudiantes convocaron a una marcha el lunes 3 de septiembre, desde el parque La Bombilla hasta la explanada de Rectoría de la UNAM, en Ciudad Universitaria, para entregar un pliego petitorio a las autoridades.

El domingo 2 de septiembre, las autoridades escolares nuevamente dijeron que apoyarían a la comunidad del CCH Azcapotzalco para asignar profesores a todos los grupos y la preparación de un diagnóstico que permita proponer medidas de mejora del plantel.

El ataque contra los estudiantes

Este lunes, los estudiantes del CCH Azcapotzalco marcharon desde la avenida Insurgentes, a la altura del parque La Bombilla, hasta la explanada de Rectoría, para denunciar la existencia de casos de acoso, cobros indebidos en el plantel, malos tratos y el cierre de espacios de libertad de expresión.

De acuerdo con Noticieros Televisa, a la movilización se sumaron estudiantes del CCH Oriente, quienes exigieron justicia para Miranda Mendoza, estudiante que fue secuestrada el pasado 20 de agosto y posteriormente asesinada.

Los estudiantes se congregaron en la explanada de Rectoría, donde realizaron pintas con gises, lanzaron consignas y dieron lectura al pliego petitorio, hasta que un grupo de jóvenes, quienes portaban jerseys con los colores del escudo de la UNAM, y dispersaron a los manifestantes con piedras, palos y petardos.

La UNAM y la Dirección General de los CCH reprobaron el ataque contra los estudiantes que protestaban de manera pacífica e informaron que ya habían presentado las denuncias correspondientes ante la Procuraduría capitalina.

En un comunicado, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó que entre los heridos estaba un hombre de 19 años sufrió quemaduras en un glúteo, mientras que otro, de 21, tiene lesiones en la cara con posible fractura de tabique nasal.

En total, 14 personas resultaron lesionadas por estos hechos.

La Dirección General de los CCH calificó las agresiones contra los estudiantes como un “atropello, seguramente montado para desacreditar y vulnerar el trabajo que cotidianamente realizamos para provecho de miles de estudiantes”.

La Dirección lamentó los hechos y llamó a la comunidad universitaria a “unir fuerzas para rechazar la violencia porril, defender el proyecto del Colegio y mantener abiertas nuestras instalaciones”.

Debido a las agresiones contra los estudiantes, al menos 16 planteles de la UNAM – Preparatorias, CCH y FES –  iniciaron un paro de clases por 48 horas que comenzó este 4 de septiembre. Mientras que otras como Arquitectura, Economía, Química, Medicina e Ingeniería realizarán consultas sobre la adhesión al paro.

Sobre estas agresiones, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, dijo que se trató de un ataque premeditado, ya que se confirmó la existencia de varios autobuses y vehículos particulares donde hubo acuerdo previo a que ingresaran a las instalaciones de la UNAM.

Con información de Noticieros Televisa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las ‘Soñadoras afganas’, el equipo adolescente de robótica que recibió asilo en México

Las llaman las "Afghan Dreamers" y eran vistas como una de las promesas de la ciencia y la tecnología en Afganistán. Esta es su apasionante historia llena de desafíos.
26 de agosto, 2021
Comparte

Las llaman las “Afghan Dreamers” (las soñadoras afganas) y eran vistas como una de las promesas de la ciencia y la tecnología en su país.

Son un grupo de unas 20 adolescentes de entre 13 y 18 años que formaron el primer equipo femenino de robótica de Afganistán, una nación donde el desarrollo de la ciencia nunca fue una aspiración generalizada (y mucho menos hecha por mujeres).

Si lo lograron fue porque muchas de ellas nacieron -y todas crecieron y estudiaron- en un país que, de alguna forma, ya no existe.

El pasado 15 de julio, los talibanes -que gobernaron Afganistán con mano férrea y restringieron los derechos de las mujeres en la década de 1990- regresaron al poder, luego de que el gobierno huyera y el Ejército no ofreciera prácticamente resistencia a los militantes islámicos.

Desde entonces, miles de personas como las “soñadoras afganas” han tomado la difícil decisión de abandonar su país y buscar refugio por temor a represiones o ajustes de cuentas de los talibanes.

No todos han logrado escapar y las imágenes del caos en el aeropuerto de Kabul se repiten día tras día.

Sin embargo, después de cruzar por seis países y tras numerosos trámites consulares y burocráticos, las cinco adolescentes que formaron el equipo de robótica en sus inicios (Fatemah Qaderyan, Lida Azizi, Kawsar Roshan, Maryam Roshan y Saghar Salehi) recibieron este martes asilo temporal en México.

“Un mundo con igualdad de género”

Ellas fueron las primeras de un numeroso grupo de refugiados afganos que llegará a México y a otros países de América Latina en los próximos días mientras continúan los vuelos de evacuación y se resuelve su paradero final.

“Recibimos a las primeras solicitantes de estatus humanitario en México provenientes de Afganistán, ellas forman parte del equipo de robótica de ese país y defienden un sueño: un mundo con igualdad de género. Bienvenidas”, tuiteó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Según informó el gobierno, las jóvenes recibieron un visado por razones humanitarias con el cual podrán permanecer en el país por 180 días, con posibilidad de extensión.

Asimismo, indicó que recibirán alojamiento y alimentación gratis gracias al apoyo de varias organizaciones.

Grupos de derechos humanos agradecieron la iniciativa pero criticaron cómo la bienvenida a las jóvenes afganas contrasta con el trato que reciben otros migrantes en la frontera sur de México, que en ocasiones son retornados a sus países y muchos denuncian ser víctimas de abusos, malos tratos y violencia.

Esta madrugada, México recibió a otro grupo de 124 personas procedentes de Afganistán compuesto por periodistas y sus familiares.

Quiénes son las jóvenes

El grupo de “soñadoras afganas” fue creado hace cuatro años por Roya Mahboob, una emprendedora tecnológica que dirige el Digital Citizen Fund, un grupo que imparte clases para niñas en ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y robótica.

El proyecto, que tuvo como centro la provincia de Harat, en el oeste de Afganistán, tenía como objetivo promover la ciencia y empoderar a las menores afganas en una nación donde el rol de las mujeres estuvo limitado al hogar durante los años del poder talibán.

Poco después de la creación del grupo, en 2017, las adolescentes comenzaron a recibir atención internacional cuando ganaron el Premio Especial en el Campeonato Internacional de Robótica celebrado en Washington DC.

Refugiados afganos en México

Getty Images
México recibió este miércoles a otro grupo de refugiados afganos, en su mayoría periodistas y sus familiares.

Su premio sorprendió no solo por tratarse de adolescentes que llegaban de un país donde las mujeres y niñas carecían de derechos elementales hasta hacía poco, sino también porque tuvieron que sortear numerosas odiseas para llegar a EE.UU.

Tras ser aceptadas para la competencia -la primera vez que alguien de Afganistán lo conseguía- recorrieron más de 800 kilómetros por carretera desde sus hogares en Harat hasta la embajada estadounidense en Kabul.

Al llegar allí, sin embargo, les negaron la visa. Lo intentaron otra vez y le fue denegada de nuevo.

Solo una intervención especial del entonces presidente Donald Trump permitió el viaje, aunque la visa no fue el final de sus peripecias.

Poco antes de del vuelo, el gobierno afgano les confiscó los materiales de robótica con los que pensaban presentarse a la competencia.

No obstante, lograron finalmente llegar hasta Washington donde captaron la atención de la prensa estadounidense tras todos los obstáculos vividos en su viaje.

En época de coronavirus

Después de esto, las adolescentes ganaron también renombre en Afganistán.

Cuando comenzó la pandemia el año pasado, fueron convocadas junto a un grupo de médicos, ingenieros y académicos para intentar buscar soluciones a un desafío.

Harat, la provincia donde vivían, estaba sufriendo los embates del covid-19 por una creciente escasez de respiradores artificiales.

Las jóvenes propusieron entonces un proyecto para tratar de ayudar a su comunidad: construir unos respiradores utilizando un diseño de ingenieros del MIT de EE.UU. y piezas de repuesto de autos Toyota Corolla.

Tras contactar a los expertos estadounidenses para usar el prototipo se pusieron manos a la obra. Muchas trabajaban en ayunas por encontrarse entonces en el mes de Ramadán, en el que los creyentes islámicos no comen hasta la puesta del Sol.

Las cuarentenas las obligaban además a trabajar de manera individual. Algunas incluso se reunían solo enel momento de ensamblar las piezas en la que trabajaba cada una (varias se enfermaron de covid en esos meses).

La huida

Con el paso del tiempo y al hacerse reconocidas internacionalmente, al grupo se le fueron sumando otras miembros nacidas casi todas después de 2001, cuando el Talibán perdió el poder tras la invasión de EE.UU.

Con el regreso del grupo islámico hace 10 días, muchas temieron ser víctimas de represalias. Tras varios intentos fallidos, lograron volar inicialmente a Qatar, donde las primeras cinco integrantes del grupo supieron que México les había aprobado el asilo.

“No solo salvaron nuestra vida sino también nuestros sueños, que buscamos se hagan realidad (…)”, dijo una de las jóvenes en una conferencia de prensa este martes tras llegar al aeropuerto de Ciudad de México.

Jóvenes afganas en México

AFP
Las jóvenes agradecieron a México por recibirlas.

La joven explicó que, dado que los talibanes retomaron el poder la situación ya no estaba “a nuestro favor”.

“En este régimen, las niñas nos vemos con dificultades (…) por eso agradecemos estar aquí”, dijo.

También indicó que, bajo la interpretación de la ley islámica que hace el grupo, sería muy difícil para ellas seguir dedicándose a la ciencia.

“Nuestra historia no terminará triste por los talibanes”, aseguró la joven.

Según reportes de medios de EE.UU. algunas ya han recibido ofertas de becas para estudiar en algunas universidades estadounidenses.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xxU3WMtwJpU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.