Identifican en dos años apenas 9% de los 339 cuerpos hallados en fosas en Veracruz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Policía Federal

Identifican en dos años apenas 9% de los 339 cuerpos hallados en fosas en Veracruz

Colectivos civiles critican que el trabajo de las autoridades para identificar a víctimas es muy lento. La Fiscalía señala que ya tienen el ADN de los restos encontrados pero hace falta el de los familiares para identificar a las víctimas.
Policía Federal
Por Manu Ureste y Arturo Ángel
10 de septiembre, 2018
Comparte

De los 339 cuerpos que se han encontrado en dos años en Colinas de Santa Fe y en Arbolillo, dos de las fosas clandestinas más grandes descubiertas en Veracruz, las autoridades federales y estatales de investigación han identificado con nombre y apellido a 32 personas; el 9.4% del total.

La fosa donde a la fecha se han exhumado más cráneos es en Colinas de Santa Fe, un predio ubicado a escasos kilómetros del Puerto de Veracruz que, según las investigaciones policiacas, era usado por el crimen organizado como un ‘cementerio particular’.

Esta fosa fue descubierta en 2016 luego de que el Colectivo Solecito, un grupo de mujeres que buscan a sus seres queridos desaparecidos, recibió un mapa anónimo con información del lugar y comenzó a excavar en el predio. De acuerdo con datos oficiales proporcionados a Animal Político por la Policía Federal y la Fiscalía veracruzana, en las fosas descubiertas se han hallado 292 cráneos, de los cuales se han podido identificar plenamente a 16 personas.

En marzo de 2017 tuvo lugar el hallazgo de otra fosa clandestina en la localidad de Arbolillo, en el municipio costero de Alvarado ubicado a unos 70 kilómetros del Puerto. Hasta el momento, se han exhumado 47 cráneos y se han identificado a otras 16 personas, según cifras oficiales.

De los 32 cráneos identificados, 18 ya fueron entregados a los familiares; procedimiento que de acuerdo con la Policía Federal se hace en colaboración con la fiscalía del estado y con personal de la Comisión de los Derechos Humanos. En el resto de los casos, las familias no han querido recibirlos hasta tener los cuerpos completos de las víctimas.

Ante estos resultados, el Colectivo Solecito criticó la actuación de la fiscalía en la identificación plena de las víctimas de desaparición forzada.

Lucy Díaz, vocera del colectivo y madre de un joven de 29 años que desapareció en el Puerto de Veracruz, dijo que ‘El Solecito’ lleva encontradas 295 personas en Colinas de Santa Fe, y otras 20 que la brigada del colectivo en Córdoba halló en pozos de agua en la localidad de Omealca; una zona altamente conflictiva por los enfrentamientos de grupos del crimen organizado, que se disputan la extracción ilegal de combustibles en la zona.

“En total, van encontradas 315 personas. Y de ese universo, solo se han identificado 15. Una cifra muy por debajo del 10%, que nos dice que la Fiscalía no avanza en la identificación de las víctimas”, subrayó Díaz en entrevista, en la que también criticó “el hermetismo” de la dependencia investigadora.

“No nos dicen, por ejemplo, cuántos de los cuerpos hallados en Colinas son mujeres, cuántos hombres, ni las edades. Es información que para los antropólogos no es tan complicada, pero no nos dicen nada”, lamentó Díaz.

Se necesitan más pruebas de ADN a familiares

Sobre la lenta identificación de las personas enterradas ilegalmente, los funcionarios federales y de Veracruz consultados por este medio explicaron que genéticamente se tienen identificados –con un perfil de ADN definido- más del 90% de los 339 cráneos rescatados en ambos predios.

Sin embargo, para conocer el nombre de las víctimas se requiere obtener una coincidencia con el ADN de otra persona, por ejemplo, un familiar directo. Y esto, tras la comparación que hizo la Policía Federal del ADN de las víctimas exhumadas con el ADN de familiares, solo ocurrió positivamente en 32 casos.

“Necesitamos que más personas que tengan familiares de desaparecidos se acerquen a las autoridades de Veracruz o federal para pedir que se recabe su ADN porque, en todos los casos mencionados ya se hicieron los cruces con perfiles de familiares de colectivos y de otras partes del país, y solo ha habido correspondencia en 32 casos hasta ahora”, explicó un funcionario federal.

Fuentes de la Fiscalía de Veracruz destacaron que las bases de datos genéticos que se han utilizado, se han ido construyendo en los últimos dos años. Subrayaron que esto se debe a que en la administración estatal pasada (del gobernador Javier Duarte) se recabaron algunas muestras, pero la mayoría no se trabajaron y resultaron inservibles.

En Colinas de Santa Fe, las dos primeras víctimas identificadas fueron Pedro Huesca Barradas, agente del Ministerio Público de 30 años de edad, y su secretario particular Gerardo Montiel. Ambos desaparecieron el 15 de abril de 2013, tras ser secuestrados en Ciudad Cardel, Veracruz, por integrantes del crimen organizado. Fueron identificados gracias a que los plagiarios los enterraron en el ‘cementerio clandestino’ con todo y sus credenciales.

Aquí puedes leer el perfil de las víctimas

Mientras que, en Arbolillo, en Alvarado, la Fiscalía veracruzana dijo tener “indicios sólidos” de que entre los 47 cráneos exhumados y múltiples restos se encuentran tres miembros de la familia Sánchez Pérez, originarios de Querétaro, que fueron denunciados como desaparecidos a principios de septiembre de 2016.

Colinas de Santa Fe es la fosa clandestina más grande del sexenio de Peña Nieto, con 292 cráneos exhumados hasta el momento, según cifras oficiales. Pero, desde luego, no es la única en Veracruz, entidad que brigadas de activistas y familiares de desaparecidos han denunciado en múltiples ocasiones como “un tiradero de cuerpos”.

Sin ir muy atrás en la hemeroteca, apenas el pasado jueves 6 de septiembre la Fiscalía veracruzana anunció el hallazgo de otro cementerio clandestino con 32 fosas y 174 cráneos, aunque el gobernador Miguel Ángel Yunes advirtió en una entrevista con Radio Red que la cifra puede aumentar.

Hasta ahora, la Fiscalía solo ha precisado que se trata de un predio de unos 300 metros cuadrados, de difícil acceso, y que está ubicado “en la zona centro” de Veracruz. En cuanto a cómo fue descubierta la fosa, el jueves pasado el fiscal Jorge Winckler detalló que el predio se ubicó a inicios de agosto, gracias al testimonio de una persona que señaló el punto donde habrían sido enterradas ilegalmente cientos de personas.

El pasado 8 de agosto iniciaron los trabajos de investigación en la zona, y un mes después se localizaron los restos humanos, que según los primeros análisis tienen hasta dos años de antigüedad.

“Venganza”

Este nuevo hallazgo se anunció, tal y como admitió el propio fiscal, al margen de las brigadas de mujeres y de familiares que buscan a víctimas de desaparición forzada, lo cual generó malestar y críticas hacia la Fiscalía, a la que acusaron de actuar “de mala fe”, dejándolas fuera de las labores de búsqueda, como es su derecho reconocido en la Ley de Desaparición Forzada, para presentar el descubrimiento de la fosa como un logro político.

El Colectivo Solecito también receló de la “rapidez” con la que en este último caso las autoridades exhumaron 174 cráneos en tan solo un mes, determinando ya incluso la antigüedad de los restos.

“Nos preocupa el trabajo tan atropellado que está haciendo la Fiscalía–dijo Lucy Díaz-. Por poner un ejemplo: en Colinas de Santa Fe cuando una fosa tiene solo seis cuerpos, se tarda una semana en exhumar porque hay que hacerlo con extremo cuidado. Y si ellos están exhumando cientos de cuerpos en un mes, no pueden estar haciendo un buen trabajo”.

Otro de los puntos que critica el Colectivo es el “hermetismo” con el que la Fiscalía ha manejado el último hallazgo, negándose a precisar la ubicación de la última fosa, bajo el argumento de que hacerlo pondría en riesgo la seguridad de los elementos que trabajan exhumando los cuerpos.

Marcela Zurita, integrante de la brigada que ‘El Solecito’ tiene en la región céntrica de Córdoba, celebró que en ese caso la Fiscalía busque proteger a quienes trabajan en las fosas, pero acusó que el trato no sea parejo con ellas.

“Nosotras buscamos sin el apoyo de la Fiscalía y sin seguridad alguna. En Omealca, por ejemplo, pueden llegar a lastimarnos por donde sea, porque ya nos han dejado mensajes los huachicoleros”, apuntó la activista.

Lucy Díaz, incluso, fue un paso más allá, al considerar que la secrecía de la Fiscalía no se debe a motivos de seguridad, ni para preservar la investigación, sino a una “venganza” de las autoridades de investigación, por los reclamos y la postura crítica del Colectivo hacia su trabajo en estos dos últimos años.

“Tras perder las elecciones el PAN (el partido del actual gobernador, Miguel Ángel Yunes), se vino sobre nosotras una venganza. Antes nos daban un triste almuerzo, y ahora ya nos lo quitaron. También nos quitaron la maquinaria que  era para buscar. Es una venganza –recalcó la activista-, y por eso no nos incluyeron en la búsqueda de la fosa que anunciaron el jueves pasado”.

Checa aquí el documental de Animal Político,Fosas de Santa Fe: buscando a un hijo desparecido en México’.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.