Jóvenes LGBTTTI+: Lucía y Celeste buscan dar voz a la diversidad en el Congreso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Montserrat Sánchez y @LuRiojas

Jóvenes LGBTTTI+: Lucía y Celeste buscan dar voz a la diversidad en el Congreso

Las diputadas federales, de 30 y 25 años, relatan cómo fue su camino hacia el Congreso, la discriminación que han enfrentado, y las causas que buscan defender en la Cámara.
Foto: Montserrat Sánchez y @LuRiojas
Por Montserrat Sánchez
10 de septiembre, 2018
Comparte

Son jóvenes y de la comunidad  LGBTTTI+. Celeste y Ana Lucía llegaron a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal, así que desde San Lázaro, en la LXIV Legislatura, buscarán defender la agenda de la diversidad sexual, sin que ese sea su único frente de batalla.

En entrevista con Animal Político, ambas hablaron sobre la historia que las llevó a involucrarse en la política, la discriminación que han enfrentado, y de cómo surgieron sus postulaciones al Congreso, en medio de la lucha electoral para elegir al nuevo presidente de México.

De Paracho hasta San Lázaro, el camino de Celeste

Reyna Celeste Ascencio Ortega tiene 25 años. Nació en Paracho, Michoacán. Tiene sangre indígena, de la comunidad purépecha. Sus abuelos fueron campesinos y sus padres profesores.

Ella menciona que, a lo largo de su vida, ha tenido que enfrentar la discriminación o el desdén hacia lo que hace y dice. Si no es por ser mujer, por ser joven, y si no es por ser indígena, por su orientación sexual.

“Cómo nos va a representar una vieja”, escuchó que mencionaron alguna vez, en Michoacán, sobre la participación política de las mujeres. Sin embargo, ha persistido, para sobreponerse al machismo u otras formas de violencia política.

diputadas

Foto: Montserrat Sánchez MaldonadoEl año pasado, Celeste quería ser candidata a una diputación local, en Michoacán. Ese era su objetivo original, pero hubo un cambio de planes. Morena y López Obrador le abrieron la puerta, pero para que fuera diputada federal, al ser designada candidata plurinominal.En un artículo para el medio Horizontal, firmado por Julio César Díaz, del Centro de Estudios y Programas Interamericanos (CEPI) del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), se menciona que la candidatura de Celeste sonaba oportunista.

Esto, porque tal nominación se dio luego de las críticas a Morena, por aliarse con el conservador Partido Encuentro Social (PES), y luego de que un grupo de académicos, activistas y artistas, de cara a la elección del 1 de julio, acusara al partido de excluir a la población de la diversidad sexual, del reparto de candidaturas.

Al respecto, Celeste defiende que su nominación no surgió desde cero. Uno, porque más allá de su orientación sexual, ella desde los 15 años había trabajado como activista, y participó en el trabajo para conformar a Morena, como partido político.

Y en segundo lugar, porque ella como secretaria de la diversidad sexual de Morena en Michoacán, y representantes del mismo tipo en otros estados, ya habían solicitado desde tiempo atrás que el partido les asignara candidaturas. Es decir, ya habían picado piedra.

Para la LXIV Legislatura, Morena solo asignó a la comunidad  LGBTTTI+ una diputación federal por la vía plurinominal, la de Celeste.

Sin embargo, ella cree que en su partido hay una compromiso real a favor de la diversidad, que se verá reflejado al momento de votar, más allá de que se haya establecido una alianza política con el PES, que a su parecer fue resultado de una “estrategia” electoral, que no compromete a seguir una línea conservadora.

diputadas

Foto: Montserrat Sánchez Maldonado

Sobre por qué hacer pública su orientación sexual, ella menciona:

“Es un asunto de visibilidad, de identidad, y de respeto. De que no tenemos por qué ocultar algo, no tenemos que estarnos escondiendo, no tendríamos que estar escondidos en el clóset, sino al contrario, que se vea que existe una comunidad, que exige derechos”.

En cuanto a la agenda que tendrá como legisladora, Celeste menciona que buscará defender la diversidad y la educación sexual, que no haya discriminación, y que desde el Legislativo propondrá acciones para que los jóvenes, las mujeres y los indígenas se incorporen más a la política, a la discusión de los temas públicos, para incidir en su realidad.

Celeste, quien de acuerdo con la página de información legislativa tiene una carrera de licenciatura en Derecho, duda un poco cuando se le pregunta si está a favor de que las mujeres, en todo momento, puedan abortar, si así lo desean y sin que tengan que justificar ante otros su decisión.

“Tendríamos que valorarlo… tendríamos que revisar la causa, tal vez la cuestión económica, por qué no quiere tenerlo”, dice la diputada, aunque en casos donde las mujeres hayan sufrido una violación, o esté en riesgo su vida, sí dice de forma directa que el aborto no debe ser penalizado.

En el tema de las drogas, considera que, antes de legalizar, deben hacerse campañas de prevención o información, para que la gente esté muy consciente de los efectos que tienen los narcóticos, antes de considerar consumirlos.

Lucía Riojas, con tenis en San Lázaro

Apenas tenía unos meses de nacida, y ya había estado en su primera manifestación. Su madre la llevó en brazos a una protesta por las elecciones de 1988, y ese es el antecedente más remoto que tiene Ana Lucía Riojas, sobre su relación con la política y el activismo.

“Feminista. Lesbiana. Diputada Federal”, son las palabras con las que Ana Lucía, de 30 años, se describe en su perfil de Twitter. La ahora legisladora, nacida en la Ciudad de México, llegó a San Lázaro por la vía plurinominal, después de que el Partido Acción Nacional (PAN) la incluyera en una de sus listas.

Esa postulación fue resultado de un acuerdo político. El movimiento del que forma parte Ana Lucía, promovido por Emilio Álvarez Icaza y denominado Ahora, decidió apoyar a la coalición por México al Frente (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), y a su candidato presidencial, Ricardo Anaya. En respuesta, obtuvo candidaturas para el Congreso federal.

Ideas que defiende Ana Lucía, como la libertad de las mujeres para abortar, chocan con los postulados tradicionales del conservador Acción Nacional.

Sin embargo, Ana Lucía señala que la alianza de Ahora con el Frente se hizo de forma transparente, consultando a las personas que apoyaron desde un inicio su movimiento, y sin caer en sumisión ni sacrificar sus causas o principios.

“Creemos muchas veces que una alianza significa sumisión, nos cuesta trabajo entender que sí nos podemos sentar distintas fuerzas políticas, con distinta historia, pero a manera de pares, y eso hicimos”, menciona en entrevista.

La ahora diputada federal relata que en el periodo electoral tuvieron pláticas con diferentes fuerzas políticas, incluyendo a Morena, pero fue el Frente la única alternativa que estuvo dispuesta a abrir espacios de candidaturas, para “personas que veníamos de sociedad civil, ciudadanos independientes, sin militar en algún partido político”.

Un mes después de las elecciones, Ana Lucía anunció que en la LXIV Legislatura sería diputada sin partido. Es decir, se apartó del PAN.

¿Le hubiera gustado llegar de otra forma al Congreso? Al respecto, ella critica que, con las reglas actuales, se cierra el camino para que ciudadanos independientes obtengan una candidatura.

Ella recopiló firmas, para ser candidata independiente al Gobierno de la Ciudad de México, y aunque puso empeño en esa meta, no logró los requisitos solicitados por las autoridades electorales.

“Están hechas las cosas para que puedan llegar quienes pueden comprar ese espacio, quienes tienen una estructura, muy parecida a la partidista, que les permite conseguir el número de firmas y poder llegar a la boleta”, acusa.

Sobre su forma de llegar al Congreso, Ana Lucía insiste en que no hubo una contradicción o incongruencia, y que Ahora tomó decisiones con la vista siempre enfocada en sus causas, entre ellas el volver más accesibles las candidaturas independientes, y el trabajar por sensibilizar y ciudadanizar el Legislativo.

En el Congreso, ha sido llamativo que Ana Lucía aparezca vistiendo jeans y tenis, y no la ropa formal con la que se suele ver a los legisladores.

Al respecto, ella dice que “vestirte como siempre vistes, o estas formas comunes, hacen que la gente se sienta un poco más cercana a ti”, y que incluso esos detalles, comienzan a marcar una nueva pauta, ya que espacios como la Cámara de Diputados, han estado “secuestrados”, por los políticos tradicionales, de traje gris y corbata, alejados de la realidad cotidiana de los mexicanos.

diputadas

Foto: Iniciativa Ahora

La primera iniciativa que presentó Ana Lucía en la Cámara, fue contra la Ley de Seguridad Interior, lo que muestra que no busca encasillarse en el tema de la diversidad sexual, aunque obviamente sí participará en esa lucha.

Además de abanderar la causa de legalizar el aborto en todo el país, Ana Lucía dice que trabajará para reformar leyes que discriminen a la comunidad LGBT, o a cualquier otro sector; también habla de su interés en trabajar en la Comisión de Juventud, y participar en la búsqueda de que se respeten los derechos humanos en México, y en la construcción de paz.

Como integrante de la diversidad sexual, Ana Lucía dice que ha sufrido agresiones, actos de homofobia. 

El último, cuando rompieron el cristal del automóvil de su novia, y le dejaron un papel con un mensaje bíblico.

También como joven y como mujer, le han lanzado insultos en espacios como las redes sociales. De ahí que uno de sus principales objetivos sea aportar, para que en el país haya igualdad, y no ciudadanos de primera y de segunda.

En la trayectoria de la activista y ahora legisladora, está el antecedente de que, como estudiante de la Universidad Iberoamericana, participó en el movimiento #YoSoy132.

En otro ámbito de su vida, el musical, cuenta que aprendió a tocar la batería desde que era adolescente, y a la postre formó parte de una banda, llamada Piluso.

“Antes que ser diputada, que ser lo que sea, soy baterista. Siempre voy a preferir tocarla”, dice cuando se le pregunta qué es más emocionante, si tocar un solo de batería o presentar una iniciativa en el Congreso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tokio: Naomi Osaka, la "tenista rebelde" que está cambiando Japón

La tenista ha causado una verdadera revolución en Japón al poner sobre la mesa temas que en esa sociedad suelen ser un tabú.
24 de julio, 2021
Comparte

Naomi Osaka cuenta una historia.

Ocurrió en Florida, donde los mejores tenistas jóvenes del mundo se congregan y compiten.

Osaka, de unos 10 años, se estaba preparando para un partido del prestigioso torneo Orange Bowl cuando escuchó una conversación de su oponente japonés.

“Estaba hablando con otra chica japonesa”, le dijo Osaka al diario Wall Street Journal.

“Y no sabían que yo estaba escuchando o que hablaba japonés”.

“Su amiga le preguntó con quién estaba jugando”, contó Osaka. “Y su amiga dijo: ‘Oh, esa chica negra. ¿Se supone que es japonesa?’. Y luego la chica con la que estaba jugando dijo: ‘No lo creo’ “.

Todo el mundo lo sabe ahora. Osaka, la hija de madre japonesa y padre haitiano, criada en Estados Unidos, es el rostro de Tokyo 2020.

En cada parada de autobús en Tokio, la joven de 23 años aparece mirando hacia abajo desde un anuncio, saludando a los pasajeros locales e internacionales. Está vestida con una chaqueta rosa neón sobre ropa deportiva negra.

Naomi Osaka

Getty Images

El lema del anuncio está escrito mitad en inglés y mitad en japonés. Es la palabra “nuevo”, seguida de un símbolo que puede traducirse como “mundo” o “generación”.

Funciona. Porque Osaka, quien renunció a su ciudadanía estadounidense en 2019 en favor de su herencia japonesa, está trayendo más que títulos a su tierra natal. Ella está trayendo cambio.


“Nos sentimos un poco alejados de ella”

No es necesario volver a la infancia de Osaka para encontrarse con interrogantes sobre cómo encaja en la sociedad japonesa.

“Para ser honesto, nos sentimos un poco alejados de ella porque es muy diferente físicamente“, dijo Nao Hibino, actualmente la número tres de Japón, mientras Osaka avanzaba hacia los escalones más altos del tenis femenino en 2018.

“Creció en un lugar diferente y no habla tanto japonés”, agregó. “No es como Kei (Nishikori), que es un jugador japonés puro”.

Osaka no es la primera deportista de raza mixta o “hafu” que genera este tipo de interrogantes.

Sanchio Kinugasa

Getty Images
La estrella del béisbol Sachio Kinugasa era hijo de padre afroestadounidense y madre japonesa.

Sachio Kinugasa and Hideki Irabu eran estrellas del béisbol.

Ni ellos ni el público japonés estaban interesados ​​en hablar sobre sus padres estadounidenses -soldados que ocuparon el país después de la Segunda Guerra Mundial- o la discriminación que enfrentaron.

Osaka es diferente.

“Algunas personas mayores han planteado ideas sobre cómo debe hablar y comportarse una atleta japonesa en público”, explica Hiroaki Wada, reportera del periódico Mainichi de Japón.

Naomi no encaja en ese molde tradicional. Ella visibilizó esos problemas a través de sus palabras y acciones en Japón”, agrega.

“El tema de la raza y la identidad se discutieron más en los medios y en las redes sociales gracias a ella, incluidas sus declaraciones políticas. Es una figura que despierta pensamientos y reacciones”.

Sus denuncias contra el racismo

Osaka entró en el club reservado a los jugadores en el US Open del año pasado con un plan. Empacó siete mascarillas faciales diferentes. Una para cada ronda del torneo. Cada una con el nombre de un estadounidense negro que murió por presunta violencia policial o racista.

Las usó todas, mostrando los nombres de George Floyd, Breonna Taylor y Trayvon Martin a una audiencia global en su camino hacia el título.

Ese es un tema con el que Japón, una de las naciones con menor diversidad étnica del mundo, todavía lucha.

Naomi Osaka

Getty Images
Osaka utilizó mascarillas en el US Open denunciando el racismo en EE. UU.

Por ejemplo, la emisora pública japonesa NHK se disculpó el año pasado después de que una película animada que explicaba las protestas por la justicia racial caricaturizara a las personas negras y excluyera algunas de las razones clave del movimiento.

Y en 2019, la compañía japonesa de fideos instantáneos Nissin publicó, y luego retiró, un anuncio con una ilustración de Osaka con piel blanca.

Es un tema que está arraigado profundamente en otras generaciones. La madre y el padre de Osaka emigraron a Estados Unidos cuando ella tenía 3 años, sin la aprobación de sus abuelos maternos.

“Creo que lo que ha pasado en el último año ha sido un proceso de aprendizaje para los japoneses“, dice Robert Whiting, autor de Tokyo Junkie, un libro que detalla sus casi 60 años viviendo en la ciudad.

Naomi Osaka

Getty Images

“Ha habido una discusión en programas de televisión, explicando por qué Naomi se siente de esa manera y habla del modo en que lo hace”.

“En Japón, la tradición es evitar conflictos y discusiones. No es como en Estados Unidos, donde es algo común”, agrega Whiting.

“Generalmente, cuanto más famoso, más taciturno eres. No quieres ninguna controversia, no quieres que eso se refleje en tus compañeros de equipo, tu organización o patrocinadores”.

“El individualismo es algo muy valorado en Occidente, pero no en Japón. Aquí, la armonía es lo más importante”, explica.

Largos episodios de depresión

Si el año pasado el tema giraba en torno al origen de Osaka, este año lo ha hecho sobre su vida.

En mayo, después de decir inicialmente que no hablaría con los medios durante el Abierto de Francia, se retiró de ese torneo y luego de Wimbledon, citando problemas de salud mental y largos episodios de depresión durante los tres años anteriores.

Naomi Osaka

Getty Images

Los Juegos Olímpicos de Tokio marcan su regreso a la cancha después de dos meses.

Ella es la figura japonesa de más alto perfil que ha instalado el problema de la salud mental en la opinión pública. Pero no es la única.

La futbolista internacional Kumi Yokoyama, de 27 años, reveló el mes pasado que es transgénero y que tiene la intención de hacer la transición por completo a hombre, una vez que se retire del deporte.

Explicó cómo haber jugado en Estados Unidos y Alemania le había hecho tomar conciencia de la ignorancia y los prejuicios en Japón.

En 2020, Hana Kimura, una luchadora profesional, se quitó la vida después de aparecer en Terrace House, un popular reality show.

En la población japonesa en general, el número de personas que reportan problemas de salud mental se ha duplicado entre 1999 y 2014.

“Tradicionalmente en nuestra nación, recordando cuando era niño, hace 40 años, era vergonzoso que tú o un pariente tuyo tuvieran un problema de salud mental”, dijo el periodista Hiroaki Wada.

“En general, la percepción de debilidad, probablemente más entre los atletas, ha impedido que la gente hable”.

“Pero las cosas están cambiando. La gente se está volviendo más abierta a admitir que las personas tienen problemas de salud mental y que es algo con lo que tenemos que lidiar”, comentó.

Osaka y la nueva generación japonesa

Y Whiting no tiene ninguna duda de dónde viene ese cambio.

“Creo que Naomi Osaka y otros japoneses de raza mixta todavía son forasteros hasta cierto punto”, apunta.

Naomi Osaka

Getty Images

“Pero esta generación de japoneses es mucho más sofisticada que las generaciones anteriores, tienen una perspectiva mucho más global con el acceso a internet y a innumerables canales de televisión”.

“Hay un entendimiento más amplio que no existía cuando llegué en la década de 1960 o en las décadas de 1980 y 1990. El mundo es un lugar mucho más pequeño ahora y Japón se ha beneficiado de eso”.

Un nuevo mundo. Una nueva generación. Como sea que lo expliques, Osaka es una parte importante del cambio.


BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.