Por qué los espejos son enemigos del wifi (y otros objetos que hacen que tu conexión funcione mal)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué los espejos son enemigos del wifi (y otros objetos que hacen que tu conexión funcione mal)

Una mala conexión a internet puede suponer un verdadero dolor de cabeza. Y, sin embargo, la solución está a veces más cerca de lo que parece. Te contamos cuáles son los objetos que debes mantener alejados de tu router si quieres evitar problemas.
Getty Images
5 de septiembre, 2018
Comparte

 

router

Getty Images
Algunos objetos cotidianos pueden hacer que tu internet no funcione tan bien como esperas.

¿Quién no ha experimentado alguna vez estrés por una conexión a internet demasiado lenta? Ese fallo súbito que te deja sin señal en el preciso momento en que termina tu serie favorita o cuando vas a enviar un email urgente a tu jefe que puede ser determinante.

A veces, la culpa de los molestos errores de conexión la tiene la compañía que suministra internet. Pero en otras ocasiones son los objetos cotidianos que tenemos en casa los culpables de que se obstaculice la señal.

Son las llamadas “fuentes de interferencia” o “barreras inalámbricas”, los enemigos del wifi que hacen que funcione peor.

Te contamos cuáles son y por qué es buena idea mantener esos objetos alejados de tu router y del dispositivo desde el que te conectas a internet.

1. Espejos y superficies metálicas

Apple explica en su sitio web dedicado al soporte técnico que el metal es la barrera inalámbrica más potente. Asegura que su nivel de interferencia es “muy alto”.

El segundo material en su lista de barreras -después del metal- es el vidrio blindado.

Por eso, si tienes espejos cerca del router o sueles usar una mesa de cristal espejo o de metal como escritorio de tu computadora, lo mejor es que cambies de estrategia.

¿Por qué? Muy sencillo: la señal “rebota” al acercarse a este tipo de materiales.

“Funciona como escudo”, asegura la tecnológica. “Es posible que experimentes velocidades de red más lentas o una intensidad más baja de señal, o que directamente no puedas conectarte a tu red wifi”.

router

Getty Images
No es la mejor idea colocar el router sobre una mesa metálica.

2. Frigoríficos, lavadoras y radiadores

Algunos electrodomésticos también pueden suponer un problema a la hora de conectarte a internet.

El motivo es que disponen de tuberías y conductos por los que circula el agua, otro material que puede poner en peligro la señal del wifi, ya que puede retener cierta energía de las ondas inalámbricas.

En este caso tal vez tu señal no desaparezca por completo, pero es posible que sea menos intensa.

3. Hornos microondas y monitores de bebés

Los microondas pueden provocar interferencias que perjudiquen tu conexión a internet.

Y es que la frecuencia electromagnética a la que funcionan tiene un espectro muy similar al que usa el wifi: en torno a los 2,4 GHz (gigahercios).

microondas

Getty Images
El microondas puede obstaculizar la señal.

Lo mismo ocurre con cámaras web, monitores de bebés, teléfonos inalámbricos, parlantes, ciertas pantallas de televisión y otros aparatos que funcionan en bandas de frecuencia similares.

Así que recuerda: aleja tu router de esos dispositivos. Y si puedes colocarlo en un lugar elevado, mucho mejor.

4. Luces de navidad y drones

Las luces tienden a generar pequeños campos electromagnéticos que a veces pueden causar interferencias y afectar a la conexión de internet.

Otro ejemplo curioso son los drones, aunque todo depende de la potencia que tengan.

5. Paredes y muros de piedra

Materiales como el cemento, el yeso, el mármol y los ladrillos obstaculizan en gran medida el paso de la señal.

Por ejemplo, si tu casa tiene dos plantas, y el router está en el piso de abajo y tu computadora en el de arriba, es posible que no logres conectarte o que tu conexión sea muy lenta.

Es recomendable evitar este tipo de barreras.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

“Es inhumano, internas viven un infierno”: familiares y ONG denuncian malos tratos a mujeres en el penal federal de Morelos 

Familias y organizaciones señalan que reclusas fueron trasladadas ahí y alejadas de sus seres queridos, así como que las mujeres sufren abusos y no tienen un trato digno.
Cuartoscuro
21 de noviembre, 2022
Comparte

‘Sandra’ ha estado privada de la libertad desde hace ocho años. Está acusada de secuestro y hace unos meses fue trasladada de un penal estatal en Sonora al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 16, en Coatlán del Río, Morelos. Su familia supo que ya no estaba en Sonora hasta tres días después del traslado, cuando la mujer logró comunicarse y avisar lo que había pasado. 

El viaje, denuncia su hermana ‘Yazmín’, fue brutal. Le pegaron, la humillaron, le robaron el poco dinero que tenía y no le dieron ni agua ni comida. Cuando llegó a Morelos, Sandra pensó que lo peor había pasado, pero apenas empezaba.

“Es inhumano cómo las tratan, es un infierno”, dice ‘Yazmín’. Tanto a ella como a su hermana se les cambió el nombre para resguardar su identidad.

Desde que ingresó al penal federal en Morelos, ‘Sandra’ no ha recibido el medicamento que requiere para sus padecimientos, pues las autoridades del lugar afirman que no hay dinero. Ante esta situación, su familia les ha hecho saber que ellos pueden comprar los medicamentos y llevarlos, pero la respuesta sigue siendo negativa.

A las internas les han dado comida echada a perder y con gusanos. Incluso, en septiembre, varias de ellas resultaron intoxicadas, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) abrió una investigación.

“Se observará que se abastezca, dote y suministre de manera oportuna y sin dilación los medicamentos e insumos de higiene que requieran las pacientes y que los alimentos y las dietas nutricionales que se designen sean las adecuadas a fin de restablecer su estado de salud. A la par se realizan investigaciones por los presuntos hechos ocurridos en agravio de diversas mujeres privadas de la libertad en ese Cefereso, cuyos resultados se darán a conocer en su momento”, informó la CNDH en un comunicado el 1 de octubre.

Otra denuncia de ‘Yazmín’, a nombre de al menos una veintena de familiares, tiene que ver con el robo de los recursos que les envían a las reclusas.

Contó que al Cefereso 16 no se puede ingresar ni productos de higiene ni ningún tipo de alimento, así que, para que las mujeres puedan tener shampoo, papel de baño, toallas sanitarias y demás productos —que el penal no entrega gratuitamente—, los familiares deben hacer, a través de Telégrafos, una transferencia mensual de hasta mil 500 pesos al área de trabajo social para que esta entregue los insumos a las reclusas.

A ‘Sandra’ no le han dado absolutamente nada.

“Mi hermana no tiene shampoo, no tiene jabón para bañarse (…) Ella sabe cortar cabello y así le han dado (las otras internas) un rollo de papel, una toalla (sanitaria), pero nada más. ¿Dónde está ese dinero que les mandamos?”, cuestionó.

Esa misma área de trabajo social del Cefereso 16, denunció, dejó de contestar las llamadas cuando ha buscado la forma de hacerle llegar a su hermana el medicamento que necesita.

‘Yazmín’ compartió que en las últimas semanas, en coordinación con familiares de otras reclusas, ha buscado opciones para que sus denuncias sean escuchadas. 

Las familias han pensado hacer un plantón afuera del Cefereso e, incluso, acudir al Zócalo de la CDMX para exigir una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, no lo han podido concretar porque todos los familiares tienen miedo de que esto signifique represalias y más maltrato contra sus familiares.

Lee: La cárcel es la regla: se acabaron los inocentes, van a prisión 85% de los detenidos sin probar el delito

“Es la consecuencia de tener privatizadas las cárceles”

Para denunciar las condiciones en las que se encuentran las mujeres, organizaciones y la representación legal de la defensora de derechos humanos Kenia Hernández —quien también está en el penal federal de Morelos— realizaron una conferencia de prensa para denunciar las condiciones en las que viven.

Ángela Guerrero, coordinadora general de CEA Justicia Social, explicó que el Cefereso 16 tiene un tema grave de comunicación porque a las internas se les ponen obstáculos para hablar con su familia y abogados; también tiene importantes problemas de higiene y no cuenta con las condiciones mínimas de salud porque, a pesar de ser un penal para puras mujeres, no hay una ginecóloga aun cuando está establecido en la Ley Nacional de Ejecución Penal.

“Lo que observamos dentro del único centro federal para mujeres es una condición de aislamiento absoluto, es la consecuencia de tener privatizadas las cárceles en este país y que no responde a una necesidad puntual del sistema penal en el sistema de justicia, sino responde a una dinámica de negocios”, reclamó Guerrero.

Además, señaló que en este centro penitenciario ha aumentado la población de manera abrupta en los últimos años, específicamente este 2022, con todos los traslados que se están realizando.

Hasta el 22 de octubre, en el Cefereso 16 se encontraban privadas de la libertad mil 138 mujeres. De ellas, 15 son madres que viven con sus hijos menores en el centro.

En 2010, el entonces presidente Felipe Calderón anunció la construcción de las primeras cárceles privadas del país, las cuales operarían bajo el esquema de Asociación Público Privada, lo que daba oportunidad de que particulares se hicieran cargo de la construcción, el mantenimiento y el funcionamiento de esas prisiones.

Actualmente hay 18 centros penitenciarios federales —solo uno de mujeres, el de Morelos— que tienen una población total de 18 mil 685 personas.

Hay importantes diferencias para entrar a un centro penitenciario federal y a uno local, porque la cantidad de requisitos que se deben cubrir son excesivos y esto inhibe que los familiares vayan a visitar a las reclusas.

Para visitar a Kenia Hernández, afirmó su defensa, han tenido que sortear hasta 13 filtros de seguridad.

“Si de por sí siete de cada 10 mujeres en este país son abandonadas en los centros penitenciarios, en el Cefereso 16 están destinadas a que básicamente nadie las pueda llegar a visitar a menos que emprendan estas batallas legales y burocráticas, que es lo que estamos observando”.

“Regrésenla cerca de nosotros”

Luego de enterarse de que su hermana había sido trasladaba a Morelos, ‘Yazmín’ y su familia juntaron dinero para que ella pudiera ir a verla y confirmar que estaba bien.

“Fue muy complicado, mis hermanos, mis padres me apoyaron juntando un dinerito y me dijeron ‘vamos a comprar el vuelo de ida y regreso, vamos a ayudarte a solventar los gastos allá’… yo tuve que pedir permiso en mi trabajo, falté tres días (…) Me gasté alrededor de unos 8 mil pesos entre vuelo, la comida, el hotel, o sea, para uno que es de bajos recursos, 8 mil pesos es mucho dinero”, dijo.

Que sus padres, quienes ya son personas mayores y sin recursos económicos, visiten a ‘Sandra’ con regularidad como lo hacían en Sonora resulta imposible.

“Espero que en mi trabajo me den aguinaldo y con eso, y con lo que logre juntar con el apoyo de mis amigos y de mis hermanos, pues quiero ir para el 31 de diciembre, si Dios me lo permite”, confió.

Kenia Hernández, hoy de 33 años y con dos hijos, pasa por lo mismo: recibe poca visita familiar porque no hay recursos para que sus familiares vayan a Morelos.

De acuerdo con el Informe sobre la situación de las prisiones privadas en México que realizaron Documenta y México Evalúa, el 91% de los familiares vive en una entidad federativa distinta a donde se ubica el centro penitenciario federal donde sus familiares están privados de su libertad, y la distancia promedio entre los hogares y el centro penitenciario es de mil 557 kilómetros.

“No me voy a cansar hasta que me den una solución (…) Ahora sí que todos estamos luchando para que a todas las chicas que fueron trasladadas las regresen cerca de sus familiares, pero sobre todo que regresen a mi hermana cerca de nosotros”, concluyó ‘Yazmín’.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.