close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo
Fonatur remató 2 predios en Cancún, con precios por debajo de su valor catastral
En abonos y a un costo por debajo del valor catastral, Fonatur permitió a una sola empresa adquirir dos predios en la zona hotelera de Cancún, Playa Delfines y Playa Coral. 
Cuartoscuro Archivo
Por Agustín Ambriz / Luces del Siglo
24 de septiembre, 2018
Comparte

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) puso de oferta y remató dos predios costeros en la zona hotelera de Cancún, a un solo postor.

En similar proceso de licitación, aunque con tres meses de diferencia entre sí, la empresa Pulso Cancún Nizuc SAPI de C.V. ganó la oferta de los predios K-56 en Playa Delfines y 4A-1 en Playa Coral, a precios por debajo de su valor catastral y con facilidades de pago a cinco años.

El monto total por ambos predios –con superficie de 17 mil 212.76 metros cuadrados– suma 55 millones 008 mil 990 pesos, y para amarrar la compra Pulso Cancún Nizuc desembolsó de entrada la cantidad de 11 millones 126 mil 092 pesos, el 20 por ciento, por los conceptos de “depósito en garantía de seriedad” y “enganche”.

El saldo restante, de 43 millones 882 mil 898 pesos, lo pagará la empresa en 60 cómodas mensualidades, es decir hasta el año 2023, ya cuando los predios seguramente adquieran un valor superior.

De acuerdo con documentos oficiales, la venta del predio K-56 de Playa Delfines, con una superficie de 9 mil 215 metros cuadrados, se realizó el 21 de diciembre de 2017, mediante la oferta de 2 mil 090 pesos el metro cuadrado, con base en la cotización realizada por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin).

El avalúo final de 19 millones 269 mil 893 pesos, representa apenas el 45.4 por ciento del valor que se le asigna a este predio en la cédula catastral del municipio de Benito Juárez, el cual asciende a la cantidad de 42 millones 369 mil 450 pesos.

Aún así, el Fonatur informó que el concurso público de este terreno se realizó cumpliendo lo establecido en las Políticas de Comercialización internas.

“Fonatur siguió todos los procedimientos indicados dentro de sus Políticas de Comercialización para la venta de este lote mediante concurso público, en el cual solo se presentó un postor al que a la postre, y de acuerdo a lo establecido en las Políticas mencionadas, se le asignó el predio con la oferta que presentó”, expuso Martín Guillermo Merino Westphal, director de Comercialización.

Y efectivamente, la venta se realizó a partir de la “oferta unilateral” presentada por el comprador Carlos Kamkhaji Ambe en su calidad de representante de la empresa Pulso Cancún Nizuc, quien igualmente estableció el esquema de abonos mensuales (de 224 mil 698 pesos) durante los próximos cinco años.

La operación para la venta del lote 4A-1 en Playa Coral, se realizó el 22 de marzo de 2018, a partir también de una “oferta unilateral de compra” presentada por Kamkhaji Ambe bajo el mismo esquema de pago en abonos y a un costo por debajo del valor catastral.

Dicho predio está ubicado en el kilómetro 25 del Bulevar Kukulkán, a un costado del centro de diversiones Ventura Park, y a siete kilómetros  de Playa Delfines.

El 27 de abril, Fonatur aprobó la “oferta unilateral” presentada por la empresa y mediante escrito firmado por el subdirector de ventas, Francisco Javier Cervantes Costa, el organismo federal prácticamente le tendió una alfombra roja de bienvenida al comprador:

“Le agradecemos la confianza que ha depositado en este Fondo al adquirir un bien que, sin duda, se trata de una sólida inversión y un excelente patrimonio para usted y su familia o su empresa.

“Al haber celebrado la compraventa de su inmueble, le informo que las áreas de comercialización y/o administración de ventas de las direcciones regionales podrán orientarle y brindarle la atención que usted se merece en cuanto a los procesos subsecuentes, siendo la ventanilla única de atención en lo que respecta a los siguientes trámites: escrituración de terrenos, proyectos arquitectónicos y seguimiento de obligaciones contractuales”.

El contrato se formalizó el 4 de mayo. Por parte de Fonatur el contrato fue firmado por el entonces director de Comercialización, Juan Bechara Abdo Feres, mientras que por la empresa Pulso Cancún Nizuc lo hizo su representante Carlos Kamkhaji Ambe.

Según el contrato, cuya copia tiene este medio, el lote 4A-1 de Playa Coral mide 7 mil 997.50 metro cuadrados y fue vendido en mil 566.60 pesos metro cuadrado, que en total sumó la cantidad de 12 millones 528 mil 944 pesos, cuando su valor catastral registrado hasta la fecha de la operación era de 12 millones 639 mil 540 pesos (110 mil 506 pesos menos).

Para amarrar la operación, la empresa dio un pago inicial de 626 mil 447 pesos por concepto de “depósito en garantía de seriedad” y como “enganche” otro pago por la cantidad de 3 millones 758 mil 683 pesos.

Los 8 millones 770 mil 260 pesos que restan como saldo, serán pagados por la empresa en 60 abonos mensuales de 146 mil 171 pesos, que se liquidarán hasta junio de 2023, si el comprador no falla.

Ambos terrenos rematados por Fonatur fueron entregados al comprador tras el pago del enganche, por lo que actualmente se encuentran en la etapa de sus respectivos proyectos que contemplan la construcción de “áreas comerciales con un cajón de estacionamiento por cada 60 metros cuadrados construidos”, “restaurante con 1 cajón por cada 40 metros cuadrados” y “áreas de oficina con 1 cajón por cada 50 metros cuadrados”.

Aunque Fonatur informó que tanto el inventario de terrenos del patrimonio federal como los concursos para su venta son públicos, en su página web no existe constancia de tales operaciones.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
La desconocida historia de Atotoztli, la primera (y única) gobernante de México
La historia (conocida) del imperio mexica dice que fue gobernada por una decena de reyes. Pero entre los cambios de mando hay un periodo poco conocido en el que una princesa toma un papel que algunos historiadores consideran de poder y mando pleno.
Getty Images
27 de abril, 2019
Comparte

El nombre de Atotoztli quizás no suena familiar para muchos mexicanos.

En México hay ciudades, monumentos, calles y hasta estaciones del metro con nombres como Moctezuma o Cuauhtémoc, una forma de homenaje a esos gobernantes del imperio mexica (descendiente del azteca).

Pero de Atotoztli no hay nada de eso.

Su papel en la historia del México antiguo ha sido relatado muy limitadamente, tanto en las propias crónicas prehispánicas como en las narraciones de los conquistadores españoles.

Una ilustración del nombre de Atotoztli y su posición social en la dinastía mexica aparece en una lámina del “Códice Azcatitlán” elaborado tras la conquista española, pero no hay mucho más.

“Fue un personaje clave en la continuidad de la dinastía del imperio”, afirman los historiadores Filiberto Romo y Enrique Aguilar en uno de pocos estudios que existen sobre el tema.

Atotoztli en el códice

INAH
El nombre de Atotoztli puede traducirse como “pájaro de agua”.

Un hecho presumiblemente la borró del relato de quiénes gobernaron uno de los imperios más grandes de la América prehispánica: Atotoztli era mujer.

“Posiblemente no sólo fue la portadora del linaje, sino que, al tener el legítimo derecho de reinar, lo hizo. Fue reina y gobernó”, añaden.

Pero como ocurre en muchas culturas -incluso hasta la actualidad- el acceso de las mujeres al poder era considerado hasta irrespetuoso.

“No se encontraba en la costumbre colocar a una mujer al frente del gobierno de una nación guerrera, dado que ello sería impropio y una falta de respeto a los guerreros“, dicen Romo y Aguilar.

Su título como la primera gobernante que haya tenido México, ya sea el prehispánico, colonial o moderno, no le fue concedido.

La princesa Atotoztli

Aproximadamente en 1325, los aztecas se establecieron su imperio en México-Tenochtitlan, la actual Ciudad de México.

Una pintura de Tenochtitlan

Getty Images
Tenochtitlan se convirtió en unas décadas en la más grande ciudad de Mesoamérica.

Su organización política se desarrolló como una monarquía con una familia dinástica, cuya transmisión del poder se daba de forma semihereditaria entre los varones.

El quinto gobernante -conocidos con el vocablo náhuatl tlatoani– de la dinastía fue Moctezuma Ilhuicamina, quien engendró a Atotoztli, según se establece en los documentos historiográficos “Genealogía de los príncipes mexicanos” y el “Codex Mexicanus”.

Los reyes mexicas tenían múltiples hijos y Moctezuma Ilhuicamina no fue la excepción, tuvo otros hijos varones, entre ellos uno llamado Iquehuacatzin.

El varón ocupó el alto rango de tlacatéccatl, un puesto considerado preparatorio para ocupar el puesto de tlatoani, explican Romo y Aguilar.

Pero por alguna razón que las fuentes de la época no dejan en claro por qué, a la muerte de Moctezuma I (1469) su hijo varón fue omitido como tlatoani.

Murió en una batalla en 1472, según el códice “Anales de Tlatelolco”.

El códice en donde aparece Atotoztli

INAH
Atotoztli perteneció a la casta de reyes que dominaron el imperio mexica desde su fundación hasta su caída.

Atotoztli era la única hija del gobernante y al ser mujer ocurrió lo que el antropólogo Rudolf van Zantwijk considera un “drama real azteca” en la sucesión.

“Queda el misterio de por qué los mexicas prefirieron a Atotoztli sobre su hermano Iquehuacatzin, pero una vez eliminado aquel príncipe, ella se presenta como la candidata más lógica“, señala el investigador.

¿Qué registros hablan de Atotoztli?

El sistema de sucesión es un terreno aún no muy explorado por la historia, pero el antropólogo Van Zantwijk ofrece una interpretación.

“En los casos de sucesión por uno o más de los hermanos de un tlatoani anterior, después de haber gobernado los hermanos, la función volvía a un descendiente de aquel entre ellos (los hermanos) que ocupa el puesto como sucesor inmediato”, dice.

Moctezuma I fue tlatoani después del fallecimiento de su hermano Itzcóatl, pero como su hijo Iquehuacatzin no heredó el cargo, se generó el conflicto de interregno, es decir, una interrupción en la sucesión.

Una ilustración de Tenochtitlan

Getty Images
Convertirse en tlatoani significaba heredar el poder sobre uno de los imperios más grandes de la América prehispánica.

Algunos documentos establecen que Atotoztli fue heredera y ejerció el cargo, según las investigaciones historiográficas recientes.

En el “Códice Ramírez” se establece que Moctezuma I gobernó junto a su hija de 1440 a 1469.

“Relación de Genealogía” dice que a la muerte de su padre, Atotoztli gobernó cuatro años (1469-1473) y luego fue sucedida por uno de sus hijos.

Y “Origen de los mexicanos” relata que la mujer gobernó con su esposo entre 1470 y 1482, pero no ofrece más detalles.

Además, Fray Toribio de Benavente, Motolinia, en Historia de los Indios de la Nueva España, dice que la mujer gobernó entre 1469 y 1481, y Francisco López de Gómara escribió que “Axayaca fue rey después de su madre”.

La reina no nombrada

Los relatos de la historia mexica se escribieron después de la conquista de los españoles, por lo que tanto estos documentos como las crónicas propias de los conquistadores son básicamente interpretaciones del pasado.

Atotoztli se había casado con su primo Tezozómoc -hijo de su tío y tlatoaniItzcóatl- con quien tuvo tres hijos: Axayácatl, Tizoc y Ahuizotl.

Un hombre representa un guerrero azteca

Getty Images
La mexica, al ser una nación guerrera, no permitiría tener una mujer al mando, según los historiadores Romo y Aguilar.

A pesar de las otras referencias, el relato de la historia dominante cuenta que el imperio mexica tuvo como tlatoani sucesor de Moctezuma I a su nieto Axayácatl, y de él siguieron Tizoc y Ahuzitl.

El papel de Atotoztli queda omitido en las fuentes de la historia prehispánica más citadas en los siguientes siglos.

La antropóloga Susan D. Gillespie dice a BBC Mundo que Atotoztli “destaca más que cualquier otra mujer en la línea de la familia real” mexica.

Sin embargo, considera que la falta de documentos y fuentes originales de los mexicas dificultan el determinar su lugar en la historia.

“Nadie puede saber si ella gobernó o no, o incluso si existió, porque no hay documentos históricos indígenas sobrevivientes de antes de la conquista de 1521. Todo lo que tenemos fue escrito después”, indica.

Ilustración de Moctezuma Xocoyotzin en su encuentro con Hernán Cortés

Getty Images
Moctezuma Xocoyotzin, nieto de Atotoztli, fue el tlatoani que se encontró con el conquistador Hernán Cortés.

Pero su existencia para otros expertos suena lógica a la luz de cómo era considerado el papel de la mujer en la sociedad mexica, y principalmente en el sistema de gobierno patriarcal.

“Fue considerada como anomalía el ejercicio de la jefatura externa de un sistema político por parte de un mujer”, afirma Van Zantwijk.

“Por eso la mayoría de las fuentes históricas de origen azteca no mencionan el período de gobierno de Atotoztli”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.