Hinojosa Cantú, el empresario de la Casa Blanca, invitado especial en el último informe de gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Hinojosa Cantú, el empresario de la Casa Blanca, invitado especial en el último informe de gobierno

No muy lejos del lugar de Hinojosa, también se pudo ver entre los invitados a Virgilio Andrade, otro personaje clave en la investigación de la “La Casa Blanca”. José Antonio Meade y Emilio Lozoya, entre los priistas ausentes en el evento.
4 de septiembre, 2018
Comparte

Juan Armando Hinojosa Cantú, empresario que compró una mansión de siete millones de dólares para el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, en el caso conocido como “La Casa Blanca’”,  fue uno de los invitados “VIP” en el sexto y último informe presidencial.

El contratista dueño de Grupo Higa, que tras el caso de “La Casa Blanca” también fue señalado en la investigación ‘Panama Papers’ de haber “escondido” 100 millones de dólares en paraísos fiscales, fue una de las presencias más controvertidas del informe en el que Peña Nieto presumió, precisamente, logros en el combate a la corrupción, entre otros temas.

Cabe recordar que, en noviembre de 2014, al final del segundo año del sexenio de Peña, el equipo de periodistas de Aristegui Noticias publicó que Grupo Higa compró una casa en una de las zonas más caras de Ciudad de México para la esposa del presidente, luego de que esta compañía hubiera recibido contratos millonarios del gobierno del Estado de México cuando Peña gobernaba esa entidad, incurriendo en un presunto conflicto de interés.

Aunque esta investigación periodística no derivó en consecuencias legales ante la justicia para ninguno de los implicados, “La Casa Blanca” provocó un fuerte impacto en la imagen y en la credibilidad del gobierno, tal y como el propio presidente lamentó hace apenas cuatro días en un mensaje en video.

Sin embargo, el impacto de “La Casa Blanca” no impidió que Hinojosa Cantú fuera uno de los invitados de confianza de Peña Nieto. Ni tampoco lo publicado en marzo de este año por Animal Político, que reveló que otra de las compañías de Hinojosa Cantú también recibió 10 millones el erario gracias al esquema de desvío de recursos públicos documentado en La Estafa Maestra.

El empresario tamaulipeco se sentó, de hecho, en la zona “VIP”. Entre las diez primeras filas del recinto junto a una icónica estatua de un Ave Fénix; a escasos metros de distancia de Angélica Rivera, y a otros pocos metros más del presidente, que leía su discurso ante la mirada de sus hijas, que no pudieron contener el llanto al término del informe.

Desde su lugar, Hinojosa aplaudió las palabras de Peña Nieto cuando éste presumió que dejó “estabilidad política, social y económica”, y lo escuchó en silencio cuando admitió que, pese a los esfuerzos en el combate a la violencia, no deja un México en paz.

Finalmente, tras algo más de dos horas, el empresario abandonó el recinto con una sonrisa en los labios. Mostrando risueño el pulgar hacia arriba. Y sin hacer declaraciones ante la pregunta de Sebastián Barragán, coautor de la investigación “La Casa Blanca”, acerca de si había conseguido vender el famoso inmueble, luego de que Angélica Rivera cancelara el contrato de compraventa en diciembre de 2014, poco después de la publicación del reportaje en noviembre de ese año.

Meade, el gran ausente

No muy lejos del lugar de Hinojosa, también se pudo ver entre los invitados a Virgilio Andrade, otro personaje clave en la investigación de la “La Casa Blanca”.

Cercano a Peña Nieto y a Luis Videgaray, Virgilio Andrade fue designado por el propio presidente para que lo investigara en este caso, lo que desató las críticas entre la ciudadanía, la sociedad civil, y los partidos opositores al gobierno que lo acusaban de imparcialidad y de servir a los intereses del gobierno como titular en ese entonces de la Secretaría de la Función Pública.

Andrade, que tras varios meses de investigación exoneró al presidente, su esposa, y también a Videgaray –el entonces titular de Hacienda también fue relacionado con Hinojosa y la compra de otra casa millonaria en Malinalco, Estado de México-, fue de los excolaboradores del gabinete “peñista” que sí asistió al último informe del presidente.

No lo hizo, en cambio, José Antonio Meade, quien fue probablemente la ausencia más llamativa del evento.

Meade fue titular en el gabinete de Peña Nieto de secretarías clave, como Hacienda, Relaciones Exteriores, y Desarrollo Social. Además, fue el abanderado del PRI en las pasadas elecciones a la presidencia, aunque su candidatura “no funcionó”, como admitió el propio Peña Nieto en una entrevista en días posteriores al informe.

Tampoco se vio por el recinto del Palacio Nacional a otro personaje clave en el triunfo de Peña Nieto en 2012: Emilio Lozoya, quien fue coordinador del área internacional de la campaña peñista, y posteriormente director general de Pemex hasta 2016.

Durante la gestión de Lozoya al frente de la petrolera, tuvieron lugar varios escándalos de corrupción, como La Estafa Maestra y Odebrecht.

Por el caso Odebrecht, la PGR indaga a Lozoya por presuntamente haber cobrado sobornos de 10 millones de dólares a la constructora brasileña y asignarle la obra de la Refinería de Tula, en Hidalgo. Aunque el pasado mes de marzo una jueza federal prohibió a la PGR por tiempo indefinido solicitar una orden de aprehensión en contra de Lozoya, hasta que no se dicte una sentencia en el juicio de garantías.

Manlio Fabio Beltrones tampoco asistió al último informe de Peña Nieto.

Entre las sillas reservadas para los gobernadores que se quedaron vacías, destacó la ausencia de Javier Corral, gobernador panista de Chihuahua, quien ha mantenido un “pulso” con el gobierno federal y Peña Nieto, a quien ha acusado en los medios de comunicación de no querer capturar a César Duarte, el exgobernador priista de la entidad que se encuentra prófugo de la justicia por un presunto desvío millonario de recursos.

Por el contrario, toda la “plana mayor” del gabinete de Peña Nieto lo acompañó en su último informe. Estuvieron Luis Videgaray, ahora canciller; Gerardo Ruíz Esparza, de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT); Rosario Robles, extitular de Sedesol y ahora en la Sedatu; Ildefonso Guajardo, de Economía y figura clave en las negociaciones recientes del TLC con Estados Unidos; y Miguel Ángel Osorio Chong, ex de Segob, entre otros.

También estuvo  Claudia Ruiz Massieu, excanciller con Peña, y ahora jefa del PRI nacional, quien estuvo sentada junto al presidente cuando éste se sentaba constantemente durante la proyección de los videos que resumían los logros presidenciales. Mientras que representando al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador estuvo Martí Batres, el nuevo presidente morenista del senado, y Yeidckol Polenvsky, presidenta del partido Morena.

Los empresarios Carlos Slim, Grupo Carso; Emilio Azcárraga, Televisa; y Germán Larrea, de Grupo México, fueron otros de los invitados al informe de Peña Nieto.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de septiembre, 2022
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.