Hinojosa Cantú, el empresario de la Casa Blanca, invitado especial en el último informe de gobierno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Hinojosa Cantú, el empresario de la Casa Blanca, invitado especial en el último informe de gobierno

No muy lejos del lugar de Hinojosa, también se pudo ver entre los invitados a Virgilio Andrade, otro personaje clave en la investigación de la “La Casa Blanca”. José Antonio Meade y Emilio Lozoya, entre los priistas ausentes en el evento.
4 de septiembre, 2018
Comparte

Juan Armando Hinojosa Cantú, empresario que compró una mansión de siete millones de dólares para el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, en el caso conocido como “La Casa Blanca’”,  fue uno de los invitados “VIP” en el sexto y último informe presidencial.

El contratista dueño de Grupo Higa, que tras el caso de “La Casa Blanca” también fue señalado en la investigación ‘Panama Papers’ de haber “escondido” 100 millones de dólares en paraísos fiscales, fue una de las presencias más controvertidas del informe en el que Peña Nieto presumió, precisamente, logros en el combate a la corrupción, entre otros temas.

Cabe recordar que, en noviembre de 2014, al final del segundo año del sexenio de Peña, el equipo de periodistas de Aristegui Noticias publicó que Grupo Higa compró una casa en una de las zonas más caras de Ciudad de México para la esposa del presidente, luego de que esta compañía hubiera recibido contratos millonarios del gobierno del Estado de México cuando Peña gobernaba esa entidad, incurriendo en un presunto conflicto de interés.

Aunque esta investigación periodística no derivó en consecuencias legales ante la justicia para ninguno de los implicados, “La Casa Blanca” provocó un fuerte impacto en la imagen y en la credibilidad del gobierno, tal y como el propio presidente lamentó hace apenas cuatro días en un mensaje en video.

Sin embargo, el impacto de “La Casa Blanca” no impidió que Hinojosa Cantú fuera uno de los invitados de confianza de Peña Nieto. Ni tampoco lo publicado en marzo de este año por Animal Político, que reveló que otra de las compañías de Hinojosa Cantú también recibió 10 millones el erario gracias al esquema de desvío de recursos públicos documentado en La Estafa Maestra.

El empresario tamaulipeco se sentó, de hecho, en la zona “VIP”. Entre las diez primeras filas del recinto junto a una icónica estatua de un Ave Fénix; a escasos metros de distancia de Angélica Rivera, y a otros pocos metros más del presidente, que leía su discurso ante la mirada de sus hijas, que no pudieron contener el llanto al término del informe.

Desde su lugar, Hinojosa aplaudió las palabras de Peña Nieto cuando éste presumió que dejó “estabilidad política, social y económica”, y lo escuchó en silencio cuando admitió que, pese a los esfuerzos en el combate a la violencia, no deja un México en paz.

Finalmente, tras algo más de dos horas, el empresario abandonó el recinto con una sonrisa en los labios. Mostrando risueño el pulgar hacia arriba. Y sin hacer declaraciones ante la pregunta de Sebastián Barragán, coautor de la investigación “La Casa Blanca”, acerca de si había conseguido vender el famoso inmueble, luego de que Angélica Rivera cancelara el contrato de compraventa en diciembre de 2014, poco después de la publicación del reportaje en noviembre de ese año.

Meade, el gran ausente

No muy lejos del lugar de Hinojosa, también se pudo ver entre los invitados a Virgilio Andrade, otro personaje clave en la investigación de la “La Casa Blanca”.

Cercano a Peña Nieto y a Luis Videgaray, Virgilio Andrade fue designado por el propio presidente para que lo investigara en este caso, lo que desató las críticas entre la ciudadanía, la sociedad civil, y los partidos opositores al gobierno que lo acusaban de imparcialidad y de servir a los intereses del gobierno como titular en ese entonces de la Secretaría de la Función Pública.

Andrade, que tras varios meses de investigación exoneró al presidente, su esposa, y también a Videgaray –el entonces titular de Hacienda también fue relacionado con Hinojosa y la compra de otra casa millonaria en Malinalco, Estado de México-, fue de los excolaboradores del gabinete “peñista” que sí asistió al último informe del presidente.

No lo hizo, en cambio, José Antonio Meade, quien fue probablemente la ausencia más llamativa del evento.

Meade fue titular en el gabinete de Peña Nieto de secretarías clave, como Hacienda, Relaciones Exteriores, y Desarrollo Social. Además, fue el abanderado del PRI en las pasadas elecciones a la presidencia, aunque su candidatura “no funcionó”, como admitió el propio Peña Nieto en una entrevista en días posteriores al informe.

Tampoco se vio por el recinto del Palacio Nacional a otro personaje clave en el triunfo de Peña Nieto en 2012: Emilio Lozoya, quien fue coordinador del área internacional de la campaña peñista, y posteriormente director general de Pemex hasta 2016.

Durante la gestión de Lozoya al frente de la petrolera, tuvieron lugar varios escándalos de corrupción, como La Estafa Maestra y Odebrecht.

Por el caso Odebrecht, la PGR indaga a Lozoya por presuntamente haber cobrado sobornos de 10 millones de dólares a la constructora brasileña y asignarle la obra de la Refinería de Tula, en Hidalgo. Aunque el pasado mes de marzo una jueza federal prohibió a la PGR por tiempo indefinido solicitar una orden de aprehensión en contra de Lozoya, hasta que no se dicte una sentencia en el juicio de garantías.

Manlio Fabio Beltrones tampoco asistió al último informe de Peña Nieto.

Entre las sillas reservadas para los gobernadores que se quedaron vacías, destacó la ausencia de Javier Corral, gobernador panista de Chihuahua, quien ha mantenido un “pulso” con el gobierno federal y Peña Nieto, a quien ha acusado en los medios de comunicación de no querer capturar a César Duarte, el exgobernador priista de la entidad que se encuentra prófugo de la justicia por un presunto desvío millonario de recursos.

Por el contrario, toda la “plana mayor” del gabinete de Peña Nieto lo acompañó en su último informe. Estuvieron Luis Videgaray, ahora canciller; Gerardo Ruíz Esparza, de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT); Rosario Robles, extitular de Sedesol y ahora en la Sedatu; Ildefonso Guajardo, de Economía y figura clave en las negociaciones recientes del TLC con Estados Unidos; y Miguel Ángel Osorio Chong, ex de Segob, entre otros.

También estuvo  Claudia Ruiz Massieu, excanciller con Peña, y ahora jefa del PRI nacional, quien estuvo sentada junto al presidente cuando éste se sentaba constantemente durante la proyección de los videos que resumían los logros presidenciales. Mientras que representando al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador estuvo Martí Batres, el nuevo presidente morenista del senado, y Yeidckol Polenvsky, presidenta del partido Morena.

Los empresarios Carlos Slim, Grupo Carso; Emilio Azcárraga, Televisa; y Germán Larrea, de Grupo México, fueron otros de los invitados al informe de Peña Nieto.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Brexit: 3 aspectos que cambiarán en la vida de europeos y británicos tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea

Este 1 de enero acaba el llamado "periodo de transición" en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación. ¿Qué pasa ahora?
BBC
1 de enero, 2021
Comparte

Reino Unido abandonó la Unión Europea (UE) el pasado 31 de enero de 2020, pero los cambios más visibles para ciudadanos europeos y británicos de a pie se notarán en 2021.

Este 1 de enero acaba el llamado “periodo de transición” en el que Londres y Bruselas mantuvieron la mayoría de las leyes de la Unión mientras negociaban su nueva relación.

Y el pasado 24 de diciembre, tras varios meses de intensas negociaciones y cuatro años de terremoto político originado por el referendo del Brexit, ambas partes sellaron el acuerdo que definirá su relación futura por décadas.

Aunque esto evita el llamado “Brexit duro” -una salida del bloque sin acuerdo- europeos y británicos ya no contarán con las mismas libertades que antes.

El Brexit supone, entre otros cambios, el fin del libre movimiento de personas, la imposición de controles aduaneros y la limitación de servicios que antes fluían de un lado a otro sin mayores restricciones.

Las nuevas regulaciones están contenidas en un documento de más de mil páginas donde se abordan, además, otros puntos como la cooperación climática, de seguridad y transporte.

No se descarta que en el futuro se restablezcan algunas facilidades que se perderán al efectuarse el Brexit, pero en BBC Mundo resumimos algunos de los aspectos principales que cambiarán para el ciudadano de a pie a partir de este 1 de enero.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Travel

BBC

1. Estancias limitadas

Durante años, británicos y europeos viajaban de un lado a otro del canal de la Mancha y podían elegir libremente donde vivir y trabajar.

Dichas facilidades llegaron a su fin y ahora se necesitará un visado para estancias largas y motivos de trabajo.

Para viajes de turismo, sin embargo, británicos y europeos seguirán sin necesitar visas y podrán usar sus permisos de conducción para manejar en cada país.

En el caso de los británicos, ahora solo pueden permanecer en territorio de la UE un máximo total de 90 días en un período de 180 días consecutivos. Para visitas a Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía se aplican otras reglas. Si se viaja a estos países, las visitas a otros países de la UE no contarán para el total de 90 días.

Los británicos también deberán garantizar que sus pasaportes tienen al menos seis meses de validez (y no más de 10 años de haber sido expedidos) y pueden verse obligados a declarar ante las autoridades europeas cuestiones como el motivo de su visita y el pasaje de vuelta desde la UE.

Boris Johnson al anunciar el acuerdo.

Getty Images
Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un costoso acuerdo para definir su relación futura el pasado 24 de diciembre, a solo una semana del plazo final.

Es muy probable que más adelante los británicos deban utilizar y pagar el ETIAS (el sistema de registro electrónico de la UE para viajeros exentos de visado).

Además, al pasar por los controles migratorios, en principio ya no podrán utilizar la fila rápida reservada a los ciudadanos de la UE, el Área Económica Europea (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y Suiza, lo que podría dilatar esperas en fronteras y aeropuertos.

Los europeos, por otra parte, pueden permanecer hasta seis meses en Reino Unido.

Si se viaja para recibir un tratamiento médico privado el permiso podría extenderse. Lo mismo si eres académico y cumples ciertos requisitos. En esos casos, la estancia puede ampliarse hasta 11 y 12 meses respectivamente.

Británicos en una cola en el aeropuerto.

Getty Images
Los británicos tendrán que tomar filas rápidas distintas cuando a partir de ahora aterricen en territorio europeo.

Además, ya no podrán entrar en Reino Unido con su tarjeta de identificación a partir de octubre de 2021, a menos que hayan oficializado su estatus como residente, en cuyo caso no habrá cambios hasta 2025. Los demás tendrán que presentar su pasaporte.

Por otra parte, europeos y británicos seguirán contando con asistencia médica de emergencia durante los viajes de turismo tanto en Reino Unido como la UE.

Actualmente, esta asistencia médica es facilitada por una tarjeta sanitaria común con la que cuentan tanto europeos y británicos. Reino Unido planea expedir una nueva tarjeta para sus ciudadanos, pero en principio tendrá una cobertura muy similar a su homóloga europea.

Sin embargo, el gobierno británico aconseja comprar un seguro de viaje con cobertura médica antes de irse de vacaciones, incluso a la UE.

Además de estas consideraciones, también se impondrán límites a los artículos que cada ciudadano lleve consigo de un lado a otro y los pasaportes de mascotas europeos dejarán de ser válidos en Reino Unido.

2. Visados especiales para trabajar

Los europeos que quieran trabajar en Reino Unido tendrán que aplicar en línea para una visa y se les pedirá una oferta de trabajo, suficiente nivel de inglés y un salario de al menos 25.600 libras al año (US$34.189), entre otros requerimientos que juntos conforman un sistema basado en puntos.

Y los ciudadanos británicos que quieran vivir y trabajar en algún país del bloque deberán cumplir los requisitos del sistema migratorio de donde quieran establecerse.

Vista de la zona financiera de Londres este diciembre.

Getty Images
Trabajar en Reino Unido no será tan sencillo como antes para los europeos, quienes deberán solicitar una visa con varios requerimientos.

Así también, algunas profesiones ya no serán homologadas de forma automática como antes, por ejemplo la arquitectura, la medicina o la enfermería.

Sin embargo, aquellos ciudadanos que ya vivían en Reino Unido y la UE antes del final de 2020 tienen sus derechos garantizados y solo necesitan formalizar su estatus como residentes.

Las nuevas regulaciones no aplican en el caso de Irlanda, que en materia de viajes y migración tiene una serie de arreglos con Reino Unido que son anteriores a la entrada de ambos en la Unión Europea, la llamada Área de Viaje Común (Common Travel Area o CTA).

Principales consecuencias tras el Brexit, en cuatro puntos

  • Fin de la libertad de movimiento: Se puede seguir viajando sin visa, pero solo para estancias cortas.
  • Visados para trabajar: Reino Unido implantará un nuevo sistema basado en puntos y la UE aplicará las reglas para terceros países.
  • Salida del mercado único: No habrá tarifas adicionales entre exportaciones e importaciones, pero se impondrán controles de seguridad en aduanas que podrían dilatar el intercambio fluido de bienes.
  • Excepciones: Las consideraciones anteriores no aplican para Irlanda del Norte ni europeos ni británicos con residencia oficial y regularizada en Reino Unido y la UE.
Short presentational grey line

BBC

Fin del programa Erasmus

El nuevo acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas no impidió la ruptura del programa Erasmus para los estudiantes universitarios.

Reino Unido no participará más en este esquema en que se facilitaba que los universitarios europeos estudiaran durante un semestre o año fuera de sus países de origen en otro Estado miembro.

Boris Johnson anunció en su lugar otra alternativa para los estudiantes británicos, aunque aún no se han revelado suficientes detalles.

Los estudiantes en Irlanda del Norte sí continuarán en dicho programa como parte de un pacto con el gobierno de la República de Irlanda.

Trade

BBC

3. Bienes y servicios

En este aspecto, el haber conseguido un acuerdo ha salvado a muchos de un aumento considerable de precios en muchos productos que Reino Unido importa desde la UE y viceversa.

Y es que ambas partes acordaron no imponer tarifas ni costos adicionales al flujo de bienes, lo que en principio beneficia tanto a exportadores como importadores a ambos lados del canal.

Camionero en Dover, Reino Unido.

Getty Images
A pesar del acuerdo de libre comercio entre Londres y Bruselas, se introducirán controles migratorios y aduaneros que obstaculizarán el fácil flujo de antes.

Sin embargo, serán necesarios nuevos controles fronterizos y trámites burocráticos antes no existentes, lo que podría provocar demoras y disrupciones en las cadenas de suministro.

Esos controles, sin embargo, no se impondrán en Irlanda del Norte. Esto es porque comparte frontera terrestre con la República de Irlanda, miembro de la UE, y permanecerá de forma efectiva dentro del mercado único europeo.

Por otra parte, los proveedores de servicios británicos tendrán que adecuarse a las reglas de cada Estado miembro o relocalizarse en la UE si desean continuar operando como hoy.

Otro aspecto en que se insiste que tanto europeos como británicos deben estar alertas es el posible cambio en las tarifas de roaming para celulares.

Mujer hablando por teléfono en Roma.

Getty Images
Los ciudadanos tendrán que estar atentos a lo que dicten los proveedores de internet en materia de roaming.

Antes, un británico o europeo podía disfrutar de la misma tarifa contratada en su país de origen en cualquier Estado miembro de la UE.

Reino Unido y la UE han dicho que cooperarán en “justas y transparentes tarifas para el roaming internacional”, pero nada detiene que viajeros británicos y europeos no sean cobrados por usar su teléfono en uno u otro territorio.

De cualquier forma, las compañías proveedoras serán las encargadas de mantener las mismas condiciones o de lo contrario fijar nuevas tarifas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TX16kTOyqzo&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.