close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Eliminar intermediarios de programas sociales en los estados, ¿suficiente para acabar con la corrupción?

Gonzalo Hernández Licona, titular del Coneval, aplaudió la intención de "limpiar" la casa de "coyotes" que viven de gestionar programas sociales, aunque también dijo que hace falta un esquema muy claro de sustitución, con gente honrada y profesional.
Cuartoscuro Archivo
Por Itxaro Arteta
12 de septiembre, 2018
Comparte

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido que en cuanto empiece su gobierno desaparecerán los actuales intermediarios que entregan recursos de programas sociales, para evitar el clientelismo.

Sin embargo, expertos en desarrollo social coincidieron en que siempre existirá el riesgo de que haya personas que se adapten a las nuevas condiciones o se corrompan, y que vuelva el uso político de los programas.

Gonzalo Hernández Licona, titular del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aplaudió esta intención de “limpiar la casa” y acabar con los llamados “coyotes”, que prácticamente viven de gestionar recursos sociales, pero advirtió en entrevista que entonces hace falta un esquema muy claro para sustituirlo.

“Hay una enorme desconfianza por los intermediarios, en parte con razón, porque muchos lo que han hecho es que se han cobrado sus chambas. Pero me parece que hay que tener un sustituto eficiente y eficaz, porque entregar las cosas por uno mismo como gobierno va a requerir muchísima gente para hacerlo, y gente toda que sea completamente honrada y que sea profesional”, señaló.

La propuesta inicial de López Obrador es centralizar el manejo de las políticas sociales, quitando a las decenas de delegados que hay actualmente en cada estado por cada dependencia y cada programa.

Es decir, hoy una entidad tiene un delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), otro de Prospera, otro de Liconsa, etcétera. En lugar de eso, el próximo presidente ha nombrado a 32 delegados estatales de Programas Integrales de Desarrollo y 164 regionales.

No ha dado detalles de cómo se organizará la nueva estructura para entregar los recursos de programas, aunque reconoció que no podría ser por transferencias bancarias, ya que sólo en 65% de cabeceras municipales hay banco.

“Se está planeando una estrategia de entrega de fondos de manera directa para que no haya intermediarios y no se use dinero en efectivo, que no haya traslado de dinero en efectivo”, dijo el pasado 31 de agosto en conferencia de prensa.

¿Cómo funcionan los intermediarios?

Alberto Serdán, coordinador de la organización Acción Ciudadana contra la Pobreza, identificó por lo menos tres tipos de intermediarios: organizaciones sociales (como Antorcha Campesina o las de vivienda) que mediante manifestaciones y presión consiguen programas, y entonces deciden a quién benefician; otros son operadores políticos directamente de los partidos que movilizan a la gente o piden el voto; y otros actúan por intereses personales, como pueden ser operadores de programas que condicionan a los beneficiarios a que acudan a su negocio o les den una cuota.

Uno de los programas donde más coyotes pueden aparecer, de acuerdo con Serdán, es Prospera (antes Oportunidades, antes Progresa), que es el más grande del Gobierno porque atiende a casi 7 millones de  familias. Es un programa que condiciona las ayudas a que las madres lleven a los hijos a la escuela y a revisiones médicas, además de que hay representantes llamadas “vocales”, que deben ser elegidas por las propias beneficiarias, pero a veces son impuestas por los coordinadores.

“Las titulares, para fines prácticos, viven chantajeadas por todo mundo. Chantajeadas por las vocales, chantajeadas por los responsables de atención, chantajeadas por enfermeras, por maestros… en fin, y si hay otro actor, también. Y en realidad el dinero de sus apoyos, se va en cachitos que terminan pagando en muchas cosas”, explicó.

A esto se suma que en época electoral, los apoyos sociales se vuelven un vehículo para sacar ventaja política. Acción Ciudadana contra la Pobreza detectó que en las pasadas campañas electorales, los partidos intentaron comprar el voto de la gente con promesas de beneficios sociales: a alrededor de 600 mil electores les ofrecieron inscribirlos a un programa a cambio de su voto; medio millón recibió una oferta de becas o útiles escolares, y unos 400 mil, de atención médica, medicinas o lentes, de acuerdo con lo que arrojó una encuesta de esta organización.

“Cambiar esto pasa por varias acciones y pasa por un cambio en la voluntad política. Es decir, mientras quienes toman decisiones sigan viendo a los programas sociales como un botín a repartir entre los ganadores y un castigo para los perdedores u opositores, pues difícilmente se van a erradicar estas prácticas”, afirmó Serdán.

“Un peligro de corto plazo es que se terminen los intermediarios  y no haya gente que haga esa chamba, o peor, que haya gente que vuelva a ser corruptos como antes, si no hay supervisión”, señaló Hernández Licona.

Un censo único, recomendable pero difícil de levantar

La primera consigna que López Obrador ha dado a sus futuros delegados estatales y regionales es que levanten un censo, tocando puerta por puerta, para identificar dónde hay adultos mayores, personas con discapacidad y jóvenes, que serán incluidos en los programas pensados para dar una pensión o una beca a estas poblaciones, además de evitar duplicidades.

Tanto Hernández Licona como Serdán consideraron que efectivamente tener un padrón único de beneficiarios de programas sociales sería clave, pero es una tarea que les pareció difícil de realizar en el corto plazo.

“Yo espero que estén conscientes de la complejidad de hacer un censo nacional, porque un censo es ir casa por casa a preguntar. El Inegi lo hace cada 10 años e invierten miles de millones de pesos, no puedes ir a unas casas sí y a otras no. Y dos: para levantar un censo se requiere gente profesional y capacitada”, comentó el titular de Coneval.

Serdán agregó que además de un padrón depurado, también habrá que hacer transparente quiénes son elegibles para los programas, por qué una persona entra y por qué en determinado momento sale, y que no vuelva a haber discrecionalidad en el funcionamiento.

El plan de tener mayor claridad en el padrón es que también haya una compactación y fortalecimiento central de los recursos invertidos en la política social, de acuerdo con el diputado de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar.

Por ello, adelantó a Animal Político, antes de que arranque el nuevo Gobierno los diputados harán revisiones y modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública, ya que Sedesol se transformará en Secretaría del Bienestar, y al Paquete Financiero para 2019.

“Sí va a haber una compactación y lo que queremos es terminar con esta dispersión de programas sociales, porque hay aproximadamente un poco más de cinco mil, a nivel estatal, municipal, federal, muchos de ellos se duplican, son lo mismo. Lo que se ha evaluado da como resultados que esta dispersión está provocando que no haya prácticamente ninguna mejoría en las condiciones de vida de los beneficiarios”, aseguró.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el manifiesto contra 'invasores hispanos' que atribuyen al sospechoso de la masacre de El Paso

Poco antes de entrar a una tienda de Walmart en El Paso a disparar muerte, Patrick Crusius, un joven blanco de 21 años de Allen publicó un desconcertante documento en la red social 8chan.
EPA
5 de agosto, 2019
Comparte

Poco antes de que Patrick Crusius se colase en una tienda de El Paso a disparar muerte, un desconcertante documento apareció en la polémica plataforma 8chan.

El sitio, un refugio de libertad para los supremacistas blancos, pronto borró su contenido, pero 90 minutos más tarde, Crusius comenzó su acometida: comenzó a disparar contra los cientos de personas que, según las autoridades, se encontraban en la tienda de Walmart en ese momento.

En el texto, el autor asegura que probablemente moriría ese mismo día, pero lo cierto es que se entregó poco después a la policía sin resistencia.

Sin embargo, al menos 20 personas murieron y otras 26 resultaron heridas en el que ya es considerado uno de los peores tiroteos en la historia reciente de Estados Unidos.

Según confesó el sospechoso a las autoridades poco después, su objetivo era “matar tantos mexicanos” como le fuera posible, algo que se desprende del documento que las autoridades le atribuyeron este domingo.

Como resultado, el fiscal de distrito de El Paso, Jaime Esparza, indicó que la policía tratará el caso como “terrorismo doméstico” y buscarán la pena de muerte para Crusius.

Antes, las autoridades habían explicado que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo” y que podría mostrar una conexión del sospechoso con “grupos de odio”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Pero ¿qué dice el “manifiesto” que ha llevado a las autoridades de Estados Unidos a considerar lo sucedido como “terrorismo doméstico” y un “crimen de odio”?

“Supremacismo blanco”

El “manifiesto” comienza con una declaración de simpatía hacia el autor de los tiroteos en las mezquitas de Christchurch en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

El sospechoso, que siguió el mismo modelo del autor de los ataques en Nueva Zelanda de dejar un documento con sus ideas y justificaciones, asegura que el ataque fue una respuesta a lo que llama una “invasión hispana de Texas”.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de EE.UU., pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX.

También, como el atacante Christchurch, alega a una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras estaban desplazando a la “gente blanca” de “origen europeo”.

tiroteo

Reuters
Muchas familias se encontraban en la tienda comprando útiles para el próximo curso escolar.

Dicha teoría racial llamada “el gran reemplazo” fue promovida por un escritor francés llamado Renaud Camus y argumenta que las élites en Europa han estado trabajando para “sustituir” a los europeos blancos con inmigrantes del Medio Oriente y el norte de África.

La diatriba de Crusius, de cuatro folios y 2.300 palabras, se titula “La verdad incómoda” y no solo ataca a mexicanos e hispanos, también alega que los “judíos no ocuparán” el lugar de los “estadounidenses blancos”.

Los congresistas demócratas también se llevan parte de las críticas, pues según el atacante, tienen una estrategia para lograr una mayoría permanente para dar cabida a la creciente población hispana.

También culpa a los políticos de ambos partidos por la “podredumbre en Estados Unidos de adentro hacia afuera”, a la vez que se lamenta de que “la enorme población hispana en Texas” volvería al estado “un bastión demócrata”.

En su discurso antiinmigración también repite otra idea común entre los supremacistas: que los inmigrantes les están quitando los empleos a los “nativos” y que liberarse de ellos puede hacer mejor la vida mejor en Estados Unidos.

“Si podemos deshacernos de suficientes de ellos, entonces nuestra forma de vida puede ser más sustentable”, indica.

En uno de los momentos más tensos del manifiesto, el atacante entra en detalles meticulosos sobre los pros y contras de las armas AK-47 y AR-15, sus municiones, el diseño de bala y la “penetración” que tendrían en los cuerpos de sus víctimas.

tiroteo

Reuters
Algunos de los clientes de la tienda perdieron a algunos de sus familiares en los pocos minutos que duró el tiroteo.

El sospecho intenta también quitar responsabilidad a los discursos de Trump sobre los inmigrantes y asegura que su posición es anterior al gobierno del actual presidente.

“Mis opiniones sobre automatización, inmigración y demás anteceden a Trump y su campaña para presidente”, indica.

Sin embargo, al igual que el presidente, ataca a los medios de comunicación por difundir “noticias falsas”.

“Los medios de comunicación son famosos por las noticias falsas. Su reacción a este ataque probablemente lo confirmará”, escribió.

Una cuenta de Twitter con el nombre del sospechoso contiene tuits que incluyen un hashtag “BuildTheWall” (construye el muro, la frase de los seguidores del presidente de Estados Unidos), una foto con pistolas que forman la palabra “Trump” y publicaciones de Paul Joseph Watson, un youtuber de extrema derecha que trabaja con Alex Jones en InfoWars.

El mandatario, que ha sido cuestionado por sus adversarios por inspirar este tipo de actos con sus discursos antiinmigrantes, escribió en Twitter que lo sucedido había sido como un “acto de cobardía”.

Aunque este domingo, como muchos republicanos, atribuyó lo sucedido a supuestas enfermedades mentales de los atacantes.

Otra forma de “terrorismo”

Como ocurrió durante el ataque de Nueva Zelanda, varios analistas han señalado cómo los autores de estos tiroteos han pasado desapercibidos por gobiernos que combaten otro tipos de “actos terroristas”.

Robert Evans, un periodista que estudia el radicalismo en Internet, escribió que el manifiesto del tirador de El Paso muestra cómo el “terror” se convierte en parte de un juego y cómo se usan ciertas plataformas, como 8chan, para la radicalización hacia el supremacismo blanco.

Gordon Corera, corresponsal de Seguridad de la BBC, considera también que el tiroteo en El Paso se ajusta a una tendencia creciente y perturbadora de violencia de extrema derecha a nivel internacional.

Policías en Cielo Vista Mall.

AFP
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter que los informes provenientes del área eran “muy malos, muchos muertos”.

“Al igual que el ataque en Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo, el presunto atacante se ajusta a un perfil particular: un individuo que pudo haber actuado solo pero que visitó un sitio internacional en línea que se vincula con la subcultura del extremismo, en la que otros incitan y fomentan actos violentos”, opinó.

En abril pasado, otro atacante que abrió fuego contra una sinagoga en Poway, California también publicó una diatriba antisemita en 8chan.

Según datos oficiales, el número de estadounidenses que han muerto desde el 11 de septiembre a manos de este tipo de ataques es mayor que los que han perdido la vida en actos asociados con el “terrorismo internacional”.

Sin embargo, pese a la seguridad y las múltiples campañas internacionales de combate al “terrorismo internacional” que realiza EE.UU. ninguna agencia de ese país se encarga de identificar “organizaciones terroristas” a nivel nacional.

Tampoco existe ningún delito penal asociado a este tipo de actos, lo que hace que a los individuos considerados “terroristas domésticos” se les imputen cargos con base en otras leyes existentes, como “crimen de odio” o violación de leyes relacionadas con armas de fuego o asociación delictuosa.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.