close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Eliminar intermediarios de programas sociales en los estados, ¿suficiente para acabar con la corrupción?

Gonzalo Hernández Licona, titular del Coneval, aplaudió la intención de "limpiar" la casa de "coyotes" que viven de gestionar programas sociales, aunque también dijo que hace falta un esquema muy claro de sustitución, con gente honrada y profesional.
Cuartoscuro Archivo
Por Itxaro Arteta
12 de septiembre, 2018
Comparte

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido que en cuanto empiece su gobierno desaparecerán los actuales intermediarios que entregan recursos de programas sociales, para evitar el clientelismo.

Sin embargo, expertos en desarrollo social coincidieron en que siempre existirá el riesgo de que haya personas que se adapten a las nuevas condiciones o se corrompan, y que vuelva el uso político de los programas.

Gonzalo Hernández Licona, titular del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aplaudió esta intención de “limpiar la casa” y acabar con los llamados “coyotes”, que prácticamente viven de gestionar recursos sociales, pero advirtió en entrevista que entonces hace falta un esquema muy claro para sustituirlo.

“Hay una enorme desconfianza por los intermediarios, en parte con razón, porque muchos lo que han hecho es que se han cobrado sus chambas. Pero me parece que hay que tener un sustituto eficiente y eficaz, porque entregar las cosas por uno mismo como gobierno va a requerir muchísima gente para hacerlo, y gente toda que sea completamente honrada y que sea profesional”, señaló.

La propuesta inicial de López Obrador es centralizar el manejo de las políticas sociales, quitando a las decenas de delegados que hay actualmente en cada estado por cada dependencia y cada programa.

Es decir, hoy una entidad tiene un delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), otro de Prospera, otro de Liconsa, etcétera. En lugar de eso, el próximo presidente ha nombrado a 32 delegados estatales de Programas Integrales de Desarrollo y 164 regionales.

No ha dado detalles de cómo se organizará la nueva estructura para entregar los recursos de programas, aunque reconoció que no podría ser por transferencias bancarias, ya que sólo en 65% de cabeceras municipales hay banco.

“Se está planeando una estrategia de entrega de fondos de manera directa para que no haya intermediarios y no se use dinero en efectivo, que no haya traslado de dinero en efectivo”, dijo el pasado 31 de agosto en conferencia de prensa.

¿Cómo funcionan los intermediarios?

Alberto Serdán, coordinador de la organización Acción Ciudadana contra la Pobreza, identificó por lo menos tres tipos de intermediarios: organizaciones sociales (como Antorcha Campesina o las de vivienda) que mediante manifestaciones y presión consiguen programas, y entonces deciden a quién benefician; otros son operadores políticos directamente de los partidos que movilizan a la gente o piden el voto; y otros actúan por intereses personales, como pueden ser operadores de programas que condicionan a los beneficiarios a que acudan a su negocio o les den una cuota.

Uno de los programas donde más coyotes pueden aparecer, de acuerdo con Serdán, es Prospera (antes Oportunidades, antes Progresa), que es el más grande del Gobierno porque atiende a casi 7 millones de  familias. Es un programa que condiciona las ayudas a que las madres lleven a los hijos a la escuela y a revisiones médicas, además de que hay representantes llamadas “vocales”, que deben ser elegidas por las propias beneficiarias, pero a veces son impuestas por los coordinadores.

“Las titulares, para fines prácticos, viven chantajeadas por todo mundo. Chantajeadas por las vocales, chantajeadas por los responsables de atención, chantajeadas por enfermeras, por maestros… en fin, y si hay otro actor, también. Y en realidad el dinero de sus apoyos, se va en cachitos que terminan pagando en muchas cosas”, explicó.

A esto se suma que en época electoral, los apoyos sociales se vuelven un vehículo para sacar ventaja política. Acción Ciudadana contra la Pobreza detectó que en las pasadas campañas electorales, los partidos intentaron comprar el voto de la gente con promesas de beneficios sociales: a alrededor de 600 mil electores les ofrecieron inscribirlos a un programa a cambio de su voto; medio millón recibió una oferta de becas o útiles escolares, y unos 400 mil, de atención médica, medicinas o lentes, de acuerdo con lo que arrojó una encuesta de esta organización.

“Cambiar esto pasa por varias acciones y pasa por un cambio en la voluntad política. Es decir, mientras quienes toman decisiones sigan viendo a los programas sociales como un botín a repartir entre los ganadores y un castigo para los perdedores u opositores, pues difícilmente se van a erradicar estas prácticas”, afirmó Serdán.

“Un peligro de corto plazo es que se terminen los intermediarios  y no haya gente que haga esa chamba, o peor, que haya gente que vuelva a ser corruptos como antes, si no hay supervisión”, señaló Hernández Licona.

Un censo único, recomendable pero difícil de levantar

La primera consigna que López Obrador ha dado a sus futuros delegados estatales y regionales es que levanten un censo, tocando puerta por puerta, para identificar dónde hay adultos mayores, personas con discapacidad y jóvenes, que serán incluidos en los programas pensados para dar una pensión o una beca a estas poblaciones, además de evitar duplicidades.

Tanto Hernández Licona como Serdán consideraron que efectivamente tener un padrón único de beneficiarios de programas sociales sería clave, pero es una tarea que les pareció difícil de realizar en el corto plazo.

“Yo espero que estén conscientes de la complejidad de hacer un censo nacional, porque un censo es ir casa por casa a preguntar. El Inegi lo hace cada 10 años e invierten miles de millones de pesos, no puedes ir a unas casas sí y a otras no. Y dos: para levantar un censo se requiere gente profesional y capacitada”, comentó el titular de Coneval.

Serdán agregó que además de un padrón depurado, también habrá que hacer transparente quiénes son elegibles para los programas, por qué una persona entra y por qué en determinado momento sale, y que no vuelva a haber discrecionalidad en el funcionamiento.

El plan de tener mayor claridad en el padrón es que también haya una compactación y fortalecimiento central de los recursos invertidos en la política social, de acuerdo con el diputado de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar.

Por ello, adelantó a Animal Político, antes de que arranque el nuevo Gobierno los diputados harán revisiones y modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública, ya que Sedesol se transformará en Secretaría del Bienestar, y al Paquete Financiero para 2019.

“Sí va a haber una compactación y lo que queremos es terminar con esta dispersión de programas sociales, porque hay aproximadamente un poco más de cinco mil, a nivel estatal, municipal, federal, muchos de ellos se duplican, son lo mismo. Lo que se ha evaluado da como resultados que esta dispersión está provocando que no haya prácticamente ninguna mejoría en las condiciones de vida de los beneficiarios”, aseguró.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué todavía se guardan dos muestras del virus de la Viruela?

Un incendio en un laboratorio ruso encendió las alarmas sobre una de las muestras que existen en el mundo de la viruela, una enfermedad que acabó con la vida de 300 millones de personas solo en el siglo XX.
17 de septiembre, 2019
Comparte

La noticia parecía volver realidad un guión de Hollywood.

Las autoridades rusas confirmaron este martes que se había registrado una explosión y un incendio en un laboratorio donde se almacenan, entre otras cosas, virus tan letales como el del ébola.

El Centro Nacional de Investigación de Virología y Biotecnología, conocido en la era soviética como Instituto Vector, había sufrido daños menores en uno de sus edificios, ubicados en la localidad de Novosibirsk, en la región de Siberia, según informó la agencia estatal rusa Ria-Novosti.

Sin embargo – y esa era la razón del comunicado-, quedaba claro que la explosión, causada por un cilindro de gas, había ocurrido en una “zona donde no se encontraba material biológico almacenado”.

“Los voceros del Centro de Investigación han enfatizado que este incidente no representa ninguna amenaza biológica ni de ningún orden para la población en general”, señaló la agencia.

Pero la noticia ya estaba dando la vuelta por redes sociales (en Twitter, el hashtag #bioweapons era tendencia) por una simple razón: este laboratorio es uno de los dos lugares en el mundo donde se encuentra una muestra del virus que causa la viruela, una de las enfermedades más letales en la historia de la humanidad.

En el siglo XX, la viruela causó la muerte de casi 300 millones de personas alrededor del planeta.

Sin embargo, fue erradicada hacia 1980, una época en la que el mundo estaba dominado por dos potencias: EE.UU. y la Unión Soviética.

Una muestra quedó en territorio ruso, mientras la otra la conserva el los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., el CDC, en Atlanta.

“Este edificio fue utilizado dentro del programa de defensa contra armas biológicas en la era soviética y ahora se dedica a la investigación de enfermedades como la hepatitis e y el ébola“, confirmó Ria-Novosti.

Pero, ¿cómo quedaron esas dos muestras del virus de la viruela en dichos laboratorios durante de la guerra fría?

Viruela mortal

La viruela es un viejo conocido de la humanidad: se sabe que causó la muerte del faraón Ramsés V hace más de 3.000 años y la del zar ruso Pedro II en 1730.

También fue la causante de la muerte de millones de personas más.

La enfermedad, causada por el Variola virus y conocida por el sarpullido que produce en la piel, fue llamada “el monstruo moteado” (speckled monster) por Edward Jenner, el científico británico que logró crear la primera vacuna efectiva contra el padecimiento en el siglo XVIII.

Pero, a pesar de que existía una vacuna eficaz desarrollada hacía más de 200 años, en el siglo XX el virus seguía arrasando con poblaciones enteras debido al crecimiento demográfico y el aumento de las migraciones.

De acuerdo a la periodista de la BBC Colette Flight, “la velocidad de contagio y la altda tasa de mortandad de la viruela la hacían casi incontrolable cuando ocurría algún brote”.

Por esa razón, a mediados de la década de 1950, con una pandemia global en ciernes, el viceministro de salud de la Unión Soviética, Viktor Zhdanov, propuso cambiar la estrategia: darle una mirada global al asunto.

Virus de la viruela

Getty Images
La viruela se erradicó en 1980.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) le hizo caso e inició un proceso que fue liderado esta vez por un estadounidense: el epidemiólogo Donald Henderson.

A partir de 1967, y de la mano de una agresiva campaña de vacunación alrededor del mundo, el virus fue borrado del planeta: el último caso conocido fue el de un joven en Somalia en octubre de 1977.

El 8 de mayo de 1980 la OMS declaró la erradicación total de la viruela.

Pero lo cierto es que dos muestras vivas habían sobrevivido.

Laboratorio Vector

Con el fin de combatir la enfermedad en caso de que ocurriera otro brote, la OMS decidió guardar dos muestras en los únicos laboratorios que tenían el nivel suficiente de seguridad para albergar semejante virus: los CDC de Atlanta, en el corazón de EE.UU., y el laboratorio del Instituto Vector, en la Siberia rusa.

Lo curioso de este último laboratorio es que hacía parte de la infraestructura creada por la Unión Soviética con el ánimo de defenderse de un posible ataque biológico.

De acuerdo a los registros del libro “Riesgo biológico: la verdadera historia del mayor programa encubierto de armas biológicas en el mundo”, del científico ruso Ken Alibek, aunque la Unión Soviética firmó en 1972 un acuerdo para no producir armas biológicas, continuó investigando el tema porque “temía que Estados Unidos no cumpliera con lo pactado”.

Según Alibek -quien trabajó en dicho programa de defensa-, la Unión Soviética utilizó el laboratorio del Insituto Vector, debido a sus altos niveles de seguridad, como una de las instalaciones donde llevó adelante estas investigaciones.

Recipientes en un laboratorio

Getty Images
Se teme que ocurra un accidente en un laboratorio y que el virus se propague.

Lo cierto es que, con el final de la guerra fría, varios organismos – entre ellos, grupos de investigación de la OMS- comenzaron a solicitar la destrucción total de las muestras para evitar una nueva epidemia, pero sobre todo para que no llegaran a las manos de agentes internacionales que pudieran convertirlas en armas biológicas.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 y los ataques con ántrax que ocurrieron días después llevaron a varios científicos de Estados Unidos, India, Rusia y Japón a solicitar que no se eliminaran las muestras, según investigó el periodista británico Steve Connor, del diario The Independent.

“Estos científicos creen que el desarrollo de nuevas vacunas efectivas se debe hacer en muestras vivas del virus. Y no se sabe si los llamados terroristas tienen una muestra, por lo que la destrucción de las muestras podría ayudarlos a concretar sus planes de ataque”, escribió Connor en 2002.

Desde entonces, la existencia de las muestras se rodeó de controversia.

Hasta ahora, las dos posiciones contrapuestas se mantienen: están quienes piensan que es mejor destruir los virus de una vez y para siempre para evitar ataques biológicos, y quienes prefieren mantener las muestras para desarrollar nuevas vacunas si hiciera falta.

De hecho, el año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó un medicamento para combatir el virus.

¿La razón? Precaución. Las autoridades estadounidenses temen que la viruela pueda utilizarse como arma biológica y quieren estar preparadas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=xhM2rTMB9I4&t=69s

https://www.youtube.com/watch?v=iKOxDhRdnj4&t=44s

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.