En 2018 jueces desechan el 80% de los casos que envía la PGR; seis veces más que al inicio del sexenio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

En 2018 jueces desechan el 80% de los casos que envía la PGR; seis veces más que al inicio del sexenio

La Procuraduría se ha hecho más lenta para integrar y resolver casos: hoy el promedio es de más de tres años por expediente.
Cuartoscuro Archivo
5 de septiembre, 2018
Comparte

La ineficacia de la Procuraduría General de la República (PGR) para integrar investigaciones exitosas se ha disparado en el actual sexenio. Mientras que en 2013 los jueces federales desechaban o devolvían solo el 13 por ciento de los casos que consignaba la dependencia, en 2018 ese porcentaje rebasa el 80 por ciento.

Además, la Procuraduría se ha hecho más lenta para integrar y resolver casos – hoy el promedio es de más de tres años por expediente- mientras que la cantidad de órdenes de aprehensión que sus agentes cumplen ha caído casi 50 por ciento.

Este es el panorama que arrojan los indicadores contenidos en los anexos técnicos del Sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, correspondientes al Programa Nacional de Justicia 2013 – 2018.

Una de las metas establecidas para 2018, dentro del referido programa, era que los jueces devolvieran o desecharan solo el 8.2 por ciento de las investigaciones que la PGR consigna. Sin embargo, en lugar de mejorar, la PGR ha retrocedido año con año en este aspecto.

Prueba de ello es que en 2013 el porcentaje de casos desechados o devueltos por un juez era de 12.9 por ciento; para 2014 el indicador creció a 13.5 por ciento de casos rechazados; en 2015 llegó a 17.3 por ciento; en 2016 se disparó a 29.4 por ciento; en 2017 llegó hasta 59.9 por ciento; y en lo que va de este año los casos regresados por los jueces, respecto a los consignados, alcanzan el 80.2 por ciento.

Lo anterior significa que a lo largo del sexenio la proporción de casos fallidos se ha multiplicado por seis, y que hoy apenas 1 de cada 5 carpetas de investigación que se consignan se convierten en procesos penales exitosos.

Y en perspectiva, a la PGR le desechan en proporción 10 veces más casos (80 por ciento) respecto a la meta que el gobierno federal había fijado alcanzar para 2018.

Aunque desde 2013 la PGR ya padecía de una tendencia al alza en cuanto a casos que los jueces federales le rechazaban, su caída en eficacia se ha recrudecido a partir de 2017, año en el que entró en funcionamiento pleno el nuevo sistema penal acusatorio, que exige investigaciones mejor integradas y con pruebas más robustas.

Los números del Sexto Informe de Gobierno evidencian el bajo número de casos que la Procuraduría ha conseguido judicializar, es decir, que los jueces federales los acepten e inicien procesos en contra de los posibles responsables.

Las cifras muestran que de enero a diciembre de 2017 la PGR inició 94 mil 536 nuevas carpetas de investigación que sumadas a las rezagadas dieron un total de 134 mil 564 casos. De ese total señala que atendió 98 mil 381 pero, en la mayoría de los casos, fue para determinar que no había elementos para proceder.

En total, la PGR informa que solo consiguió judicializar 14 mil 929 carpetas de investigación, poco más del 10 por ciento de todas las que trabajó. Y la mayoría de las que fueron judicializadas (9 mil 319) fueron sin personas detenidas.

Atención lenta y pocas aprehensiones

Existen dos indicadores más que el gobierno de Peña Nieto fijó para evaluar su Programa Nacional de Justicia 2013 – 2018: el de atender y resolver en el menor tiempo posible las carpetas de investigación, y el de incrementar el número de órdenes de aprehensión que se ejecutan. Ninguno de ellos se ha cumplido.

En el caso del tiempo que le lleva a la PGR integrar una averiguación previa (hoy carpetas de investigación), al arranque del sexenio (2013) el promedio era casi 250 días. Por ello se estableció como objetivo para 2018 que dicho promedio de tiempo descendiera a 200 días. Pero lejos de acercarse a esa meta, la Procuraduría ha empeorado.

Para 2014 el tiempo promedio requerido para la integración de un caso creció a 273 días; en 2015 subió a 317 días; en 2016 dicho promedio creció a 384 días; en 2017 se disparó a 951 días; y para 2018 dicho promedio ya es de mil 283 días.

Lo anterior significa que, actualmente, a la PGR le toma un promedio de más de tres años integrar y resolver un caso.

Respecto al tema de las órdenes de aprehensión la Procuraduría también muestra un balance negativo. Luego de que en 2013 el promedio era de 31 por ciento de órdenes giradas que los agentes lograban ejecutar, se estableció como meta para 2018 elevar ese porcentaje a 37 por ciento. Pero la realidad hoy, de acuerdo con los datos presentados, es que apenas se ejecutan el 19.6 por ciento de las órdenes de aprehensión que conceden los jueces.

La estadística desglosada de las órdenes de aprehensión muestra que por ejemplo, en 2008 y 2009 se ejecutaban más de 7 mil órdenes de aprehensión al año. Entre 2010 y 2012 descendieron a 6 mil. Para 2013 y 2014 la cifra cayó a 5 mil órdenes. En 2015 fueron apenas cuatro mil;  y en 2016 y 2017 la cifra se ha desplomado a menos de tres mil órdenes cumplidas.

De la misma forma han descendido las órdenes de reaprehensión cumplidas por los agentes ministeriales de PGR. Mientras que en 2014 la PGR reportó 3 mil 99 órdenes de este tipo ejecutadas; para 2015 la cifra descendió a 2 mil 765; en 2016 fueron dos mil 255; y el año pasado apenas mil 786.

Recursos humanos estancados

Los recursos humanos de la Procuraduría General de la República (PGR) no han visto ningún crecimiento relevante a lo largo del actual sexenio. Incluso en algunos casos han disminuido.

Prueba de ello es el número de agentes del Ministerio Público Federal, que son los fiscales responsables de coordinar las investigaciones. Mientras que en 2013 había 4 mil 188 agentes, para 2018 la cifra descendió a 4 mil 176.

Otro dato relevante es el de agentes de la Policía Federal Ministerial, que son los encargados de la investigación en el campo y de la ejecución de las órdenes de aprehensión, entre otros. En 2006 la PGR llegó a contar con más de 8 mil elementos pero en los años siguientes  la cifra ha descendido. De acuerdo con el informe en 2018 la Procuraduría cuenta con 5 mil 239 elementos, que es un crecimiento de apenas 3.5 por ciento

Cabe señalar además que no todos los policías ministeriales se dedican a investigar delitos, pues hay varios comisionados como guardias de seguridad o escoltas.

Y en cuanto a peritos, en 2018 la PGR reporta mil 975 expertos  en 2018 en sus filas que si bien, es una cifra menor a la del año pasado, es 15 por ciento mayor respecto a los peritos con los que se contaba al arranque del sexenio.

Incompetencia comprobada

Animal Político ha publicado recientemente dos ejemplos, con datos oficiales de la propia dependencia, que muestran cómo la PGR inicia carpetas de investigación pero no las resuelve.

Uno de ellos es en el tema de los homicidios. En ocho años la Procuraduría ha investigado más de 400 casos de asesinatos de agentes federales o de crímenes de alto impacto vinculados a la delincuencia organizada, pero en ese periodo apenas ha conseguido obtener dos sentencias condenatorias. Una efectividad inferior al uno por ciento.

Otro ejemplo son los desvíos de recursos reportados por la Auditoría Superior de la Federación. La PGR reportó que ha iniciado 486 averiguaciones y carpetas de investigación por las denuncias de los auditores, sin embargo, al día de hoy no hay una sola persona detenida ni una sentencia conseguida. Algunos de estos casos datan de hace más de diez años.

Violaciones a derechos humanos, al alza

Otro indicador negativo para la Procuraduría General de la República es el de recomendaciones a derechos humanos. De acuerdo con el anexo estadístico del informe, entre 2013 y 2015 la dependencia recibió menos de cinco recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos por año.

Sin embargo para 2017 la PGR reportó 11 recomendaciones recibidas de parte de la CNDH que es la mayor cifra recibida en un año por lo menos desde el 2000 que es cuando hay registro. Y en los primeros seis meses de 2018 la cifra ya era de ocho recomendaciones recibidas, por lo que podría superarse la cifra récord del año pasado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Sinovac: lo que se sabe de la vacuna china contra la COVID-19 que planean distribuir varios gobiernos de América Latina

La compañía biofarmacéutica china Sinovac todavía no publicó datos sobre la fase tres de sus ensayos clínicos. Pero ya hay acuerdos para enviar su vacuna, CoronaVac a varios países, incluyendo Brasil y Chile.
9 de diciembre, 2020
Comparte

Mientras continúa la carrera mundial para producir vacunas contra la covid-19, China parece haber logrado grandes avances.

Una de sus vacunas más destacadas, la CoronaVac, fabricada por la compañía biofarmacéutica Sinovac y cuyos ensayos clínicos aún no finalizaron, ya fue enviada a Indonesia en preparación para una campaña de vacunación masiva. Está previsto que otras 1,8 millones de dosis arriben a territorio indonesio en enero.

En América Latina, una de las regiones más golpeadas por la pandemia, diferentes gobiernos ya han hecho sus planes y adquisiciones con diferentes proveedores, entre ellos la china Sinovac.

Aunque en algunos países de la región ya se anunciaron planes y fechas para comenzar a vacunar en las próximas semanas, la Organización Panamericana de la Salud advirtió este miércoles de que pasarán meses antes de que las vacunas recién desarrolladas estén disponibles en cantidades suficientes para inmunizar a la población.

Pero, ¿qué se sabe de la CoronaVac? Lo analizamos.

La diferencia entre la vacuna de Sinovac y otras vacunas

CoronaVac es una vacuna inactivada, que funciona mediante el uso de partículas virales muertas para exponer al sistema inmunológico al virus de la covid-19 sin riesgo de una enfermedad grave.

Las vacunas de Moderna y Pfizer son vacunas de ARN mensajero (ARNm). Esto significa que se administra al paciente ARN mensajero que lleva una copia de instrucciones genéticas. Con esas instrucciones el propio organismo del paciente elabora una parte de la proteína del virus de la covid-19, provocando de esa forma una reacción del sistema inmunológico.

CoronaVac es un método más tradicional que se utiliza con éxito en muchas vacunas conocidas como la de la rabia”, explicó a la BBC el profesor Luo Dahai de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur.

“Las vacunas de ARNm son un nuevo tipo de vacuna”, agregó.

Un de las principales ventajas de la vacuna de Sinovac es que se puede almacenar en un refrigerador estándar a 2-8 grados Celsius, al igual que la vacuna de Oxford.

En el caso de la vacuna de Oxford se usa un virus que afecta a chimpancés y que fue modificado genéticamente para parecerse al SARS-CoV-2, el virus que causa covid-19. El organismo reacciona como si se tratara del coronavirus y de esta forma la vacuna despierta una reacción inmune sin el riego de desarrollar la enfermedad.

La vacuna de Moderna debe almacenarse a -20 ° C y la vacuna de Pfizer a -70 ° C.

Esto significa que tanto la vacuna de Sinovac como la de Oxford-AstraZeneca son mucho más fáciles de administrar en países en desarrollo que no pueden almacenar grandes cantidades de vacuna a temperaturas tan bajas.

¿Qué tan efectiva es?

Es difícil responder a esa pregunta en este momento. De acuerdo a la revista científica The Lancet, solo se ha divulgado información sobre la primera y segunda fase de ensayos clínicos de CoronaVac.

Zhu Fengcai, uno de los autores del estudio en The Lancet, afirmó que se conocen datos de 144 participantes en la fase uno y 600 en la fase dos de los ensayos clínicos, por lo que la vacuna es “adecuada para uso de emergencia”.

En septiembre, un vocero de Sinovac dijo que se realizaron pruebas en más de 1.000 voluntarios, de los cuales “solo algunos mostraron fatiga o malestar leve… no más del 5%”.

La tercera fase de los ensayos clínicos comenzó en Brasil en octubre.

Las pruebas se suspendieron brevemente en noviembre debido a la muerte de un participante, pero se reanudaron cuando se constató que el fallecimiento no estaba relacionado con la vacuna.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, el secretario de salud de Sao Paulo, Dr. Jean Gorinchteyn, y el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, junto a un contenedor con dosis de CoronaVac en el aeropuerto de Sao Paulo.

Getty Images
El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria (centro); el secretario de salud de Sao Paulo, Dr. Jean Gorinchteyn (izq.); y el director del Instituto Butantan, Dimas Covas (der.), junto a un contenedor con dosis de la vacuna de Sinovac en el aeropuerto de Sao Paulo.

El socio de Sinovac en Brasil, el Instituto Butantan, dijo que espera que Sinovac publique los resultados de sus ensayos antes del 15 de diciembre.

El profesor Luo señaló que es difícil hacer comentarios sobre la eficacia de la vacuna en este momento “dada la limitada información disponible”.

“Basándonos en los datos preliminares… CoronaVac es probablemente una vacuna eficaz, pero necesitamos esperar a los resultados de la fase tres“, subrayó.

“Estos ensayos son aleatorizados, de doble ciego, controlados por placebo… con miles de participantes. Esta es la única forma de probar que una vacuna es segura y eficaz para su uso en la población”, agregó.

Un estudio aleatorizado es aquel en que los participantes son asignados al azar al grupo de control con placebo o al grupo experimental en que se prueba el medicamento.

Un estudio de doble ciego es aquel en el que ni los participantes ni los investigadores saben a qué grupo fue asignado un voluntario.

¿Cuántas dosis pueden producir al año? ¿Y con qué países de América Latina consiguió acuerdos?

Sinovac podrá producir 300 millones de dosis al año en su nueva planta de producción de 20.000 metros cuadrados, aseguró el presidente de la empresa al medio estatal CGTN.

Como todas las demás vacunas requiere dos dosis, por lo que la producción solo alcanza para inocular a 150 millones de personas al año, poco más de un 10% de la población de China.

Sin embargo, Sinovac ya entregó dosis a Indonesia y también consiguió acuerdos con Turquía, Brasil y Chile.

El gobierno brasileño de la región de Sao Paulo se asoció con Sinovac para desarrollar y potencialmente producir la CoronaVac.

La región, la más poblada de Brasil con 46 millones de habitantes y epicentro de la covid-19 en el país, prevé iniciar su plan de vacunación a partir del próximo 25 de enero de 2021, según anunció este lunes su gobernador, Joao Doria.

Siempre que logre el visto bueno del regulador sanitario brasileño, los profesionales de salud, personas mayores de 75 años, comunidades indígenas y otros grupos locales específicos serán los primeros en recibir la “Coronavac”, señalaron las autoridades regionales.

La vacuna de Sinovac está en la última fase de test en Sao Paulo, y Doria prevé que toda la documentación será entregada a Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) este mismo mes, por lo que exigió un análisis de emergencia y más rápido para la debida certificación, informaron los medios locales.

Yin Weidong, presidente de la empresa Sinovac frente a una imagen de la vacuna de su laboratorio

Getty Images
Yin Weidong, presidente de la empresa Sinovac, aseguró que la compañía puede producir en su nueva planta 300 millones de dosis al año.

En Chile, el ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó que las vacunas que el país ha adquirido estarán disponibles en “el primer trimestre de 2021”, aunque no dio una fecha más concreta.

Paris informó de que Chile había adquirido más de 10 millones de dosis de la desarrollada por el laboratorio Pfizer y una cantidad aún mayor de la creada por Sinovac.

El presidente Sebastián Piñera aseguró a principios de mes que las dosis serán gratuitas y voluntarias.

Los analistas destacan la apuesta de China por ganar “la carrera diplomática” de las vacunas.

El presidente de China, Xi Jinping, se comprometió a reservar un fondo para vacunas de US$2.000 millones para el continente africano, al tiempo que ofreció a los países de América Latina y el Caribe un préstamo de US$1.000 millones para comprar vacunas, según publicaciones de la prensa local.

No está claro cuáles serían las condiciones de esos préstamos.

Pekín… seguramente aprovechará la provisión de esta tecnología que salva vidas para obtener ganancias comerciales y diplomáticas“, manifestó Jacob Mardell, analista de MERICS (el mayor centro de estudios dedicado al país asiático en Europa) en declaraciones a la cadena de noticias australiana ABC News.

“China tiene algo que los países necesitan y buscará mostrar la provisión de la vacuna como un acto de caridad”, agregó Mardell.

No está claro cuánto podría costar la vacuna de Sinovac, pero a principios de este año un equipo de la BBC en la ciudad china de Yiwu comprobó que las enfermeras administraban las inyecciones por un precio cercano a los 400 yuanes (US$60).

Bio Farma, una empresa estatal de Indonesia, dijo que la vacuna costaría alrededor de 200.000 rupias (US$13,60) a nivel local.

Gráfico que compara datos de diferentes vacunas candidatas

BBC

Este precio es considerablemente superior al de la vacuna de Oxford, que cuesta US$4 por dosis, pero más bajo que el de Moderna, que tiene un costo de US$33 por dosis.

Moderna afirmó que tiene como objetivo producir 500 millones de dosis en 2021.

Y AstraZeneca señaló que producirá 700 millones de dosis para fines del primer trimestre de 2021.

¿Qué pasa con las otras vacunas de China?

La vacuna de Sinopharm, otra compañía farmacéutica china, ya se ha distribuido a casi un millón de personas en China en un polémico programa de emergencia.

Sinopharm no publicó todavía datos de la fase tres de sus ensayos clínicos, pero eso no impidió que fuera registrada en otros países, como Emiratos Árabes Unidos.

Las autoridades de ese país dieron luz verde a esta vacuna el 9 de diciembre, asegurando que un análisis provisional de las pruebas de fase tres que comenzaron en julio mostraran que era un 86% efectiva.

“Lo normal es esperar primero a analizar los resultados de la fase tres antes de ampliar tanto un programa de vacunación con una autorización de emergencia”, afirmó el profesor Dale Fisher de la Universidad Nacional de Singapur a la cadena de noticias CNBC.

Un voluntario siendo vacunado por una trabajadora de la salud en Porto Alegre, Brasil

Getty Images
Vacunación con CoronaVac en Porto Alergre. La tercera fase de los ensayos clínicos de la vacuna de la empresa Sinovac comenzó en Brasil en octubre.

El profesor Fisher opinó que la decisión china es “poco convencional”, y agregó que sería “inaceptable” en Occidente.

El virus de la covid-19 se ha contenido en la mayor parte de China, según datos oficiales, y la vida en ese país está regresando lenta pero de manera segura a una “nueva normalidad”.


Esta nota cuenta con información producida por la periodista de BBC Yvette Tan, especialista en Asia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.