La iniciativa de ley para la Fiscalía que sustituye a PGR: ¿qué es lo nuevo y qué falta?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@FiscaliaQ_Sirva

La iniciativa de ley para la Fiscalía que sustituye a PGR: ¿qué es lo nuevo y qué falta?

Colectivos y el gobierno de transición presentaron una iniciativa para la creación de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, la misma incluye innovaciones, pero también deja pendientes.
@FiscaliaQ_Sirva
11 de septiembre, 2018
Comparte

Cuatro nuevas fiscalías especiales y la desaparición de todas la subprocuradurías incluida la SEIDO; un plan para combatir el delito que deberá cumplir el fiscal General o de lo contrario será removido; un consejo técnico encabezado por ciudadanos, que dará seguimiento a las investigaciones y podrá reportar la actuación irregular de los funcionarios; así como equipos mixtos para investigar delitos.

Estas son algunas de las principales novedades que contiene la iniciativa para la creación de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, institución que sustituirá a la actual Procuraduría General de la República (PGR). La misma – elaborada por los colectivos ciudadanos #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás  y el gobierno de transición – fue presentada ayer en el Senado.

Pero la iniciativa también deja de lado pendientes importantes, entre ellos, el garantizar una autonomía real del fiscal general y de los fiscales, o eliminar el pase automático de los funcionarios de PGR a la nueva institución. ¿El motivo? Que la ley saldrá sin reformar primero la Constitución, como era intención de los colectivos.

“Este es un punto de arranque porque en la ley no podemos ir más allá de lo que dice la Constitución, y por eso nosotros hemos insistido en que las reglas que pueden dar mayor realce al tema de la autonomía tienen que estar contenidas en la Constitución”, dijo en entrevista Ana Lorena Delgadillo, vocera del colectivo #FiscalíaQueSirva.

A partir del análisis de los abogados y expertos de los colectivos que participaron en la elaboración del mismo proyecto, Animal Político presenta las principales innovaciones y también los pendientes que deja este proyecto de ley Orgánica.

Las innovaciones

*Una institución autónoma

La iniciativa de ley define en el artículo 1 que la Fiscalía General es un “órgano público autónomo”, con independencia técnica y de actuación.

Lo anterior significa que, a diferencia de la actual PGR, no se trata de una dependencia más del gobierno federal. Con ello el fiscal general tampoco será un empelado subordinado al Poder Ejecutivo (o sea al presidente), como si lo es el actual procurador.

El artículo 61 establece que será el fiscal general el responsable de elaborar, año con año, el presupuesto que requiere la institución, y transmitirlo directamente a la Secretaría de Hacienda para que lo incluya en el proyecto de presupuesto de egresos que se presenta al Congreso.

*Plan para combatir los delitos y consecuencias de no cumplirlo

Una de las principales innovaciones es el denominado Plan de Persecución Penal. El artículo 6 de la iniciativa de Ley lo define como la estrategia que debe elaborar el fiscal de acuerdo con la incidencia delictiva que predomine en el país, con la finalidad de orientar adecuadamente los recursos humanos y materiales para su atención

El plan deberá incluir indicadores de evaluación por año, para verificar su cumplimiento, y sus modificaciones deberán justificarse ante el Congreso. No cumplir con los objetivos de este plan es una de las causas por las cuales el fiscal general puede ser removido, de acuerdo con el artículo 18.

“En la estrategia que tiene que plantear el fiscal para combatir el delito de acuerdo a la competencia que tiene. El decide con base en un diagnóstico y también escuchado a la sociedad cuáles son los delitos que más le duelen, el plantea una estrategia (…) son herramientas de claridad y también de rendición de cuentas” dijo Ana Lorena Delgadillo.

*Un consejo independiente

A través de una convocatoria pública se formará el denominado Consejo Técnico de la Fiscalía.  El mismo será integrado por cinco ciudadanos expertos en temas de procuración e impartición de justicia, investigación criminal y derechos humanos,  los cuales sesionarán por lo menos una vez al mes.

El artículo 29 de la iniciativa de Ley Orgánica señala que este consejo podrá opinar, dar seguimiento y emitir recomendaciones públicas sobre el plan para combatir delitos que presente el Fiscal. Podrá además dar vista al órgano de control de la Fiscalía sobre posibles actuaciones irregulares de funcionarios, efectuar recomendaciones sobre el gasto de la institución, entre otros.

*Las 4 fiscalías: dos son nuevas

El artículo 14 de la iniciativa de Ley Orgánica de la Fiscalía General establece que habrá cuatro fiscalías especiales. Dos de ellas ya se conocen pues estaban ordenadas desde la reforma política de 2014: la de combate a la corrupción y la de delitos electorales.

Pero la iniciativa introduce dos nuevas: una fiscalía especializada en investigar casos de violaciones graves a derechos humanos, y otra de asuntos internos, esta última dedicada a indagar casos de corrupción dentro de la propia institución.

Todas estas fiscalías deben tener sus propios planes y objetivos emanados del Plan de Persecución Penal.

*Nueva estructura sin subprocuradurías

A diferencia de la PGR la nueva fiscalía no contará con subprocuradurías, ni tampoco con vicefiscalías como planteaban otras iniciativas presentadas en años anteriores. Con ello desaparece la subprocuraduría de Delincuencia Organizada, la de Delitos Federales, entre otras.

“Ahora tenemos una estructura orgánica mucho más sencilla y no tan amplia digamos como la tiene actualmente la PGR (…) será el fiscal el que defina que fiscalías especiales se requieren para combatir algún delito además de las ya planteadas. Ello deberá estar justificado con los objetivos del Plan de Persecución Penal” dijo Delgadillo.

*Investigación en equipo

El artículo 33 de la iniciativa de Ley establece que la Fiscalía General  puede crear “equipos mixtos de investigación”, con la participación de elementos de distintas fiscalías o unidades de investigación especializadas en los casos que lo ameriten. Incluso pueden integrarse elementos de otras procuradurías o fiscalías estatales.

De acuerdo con los expertos esto permitirá que no se fragmenten casos como sucede en la actual PGR, donde un mismo caso llega a ser investigado por áreas distintas con el argumento de que se revisan delitos por separado.

Con los equipos mixtos, si hay un caso relacionado con tráfico de drogas y también con secuestro, podrán trabajar de forma conjunta elementos especializados en ambos y no por separado

Los equipos de investigación serán dirigidos por fiscales y además serán integrados, entre otros, por peritos, policía de investigación, analistas y técnicos que correspondan en cada caso.

*Trabajo de inteligencia

El artículo 34 de la Ley Orgánica plantea la existencia de “Unidades de Análisis Estratégico” en cada fiscalía especial y unidad de investigación. Su función es la de generar inteligencia a través de la identificación de patrones de conductas delictivas reiteradas, identificar niveles y tipos de responsabilidad en estructuras criminales, estableces aspectos y causas de riesgo, etcétera.

*Comisiones especiales para casos graves

El artículo 35 faculta al Fiscal General para crear “Comisiones Especiales”. Estas serán de carácter temporal y su objetivo es colaborar en investigaciones de delitos que impliquen graves violaciones a derechos humanos, con la finalidad de garantizar el acceso a la verdad y la reparación integral del daño.

Las comisiones deberán integrarse por especialistas reconocida experiencia tanto nacionales como internacionales, así como integrantes de la sociedad civil, universidades, y colectivos de víctimas.

*Obligaciones con las víctimas

El artículo 10 de la iniciativa señala expresamente seis obligaciones que tienen los fiscales respecto a las víctimas, y entre ellas se encuentra el coordinar con ellas y sus representantes los planes de investigación, proporcionar de forma oportuna información no solo de los casos sino de la diligencias que se pretenden realizar, garantizar el derecho de la víctima a presentar peritajes independientes y que estos sean parte del expediente, entre otros.

Los pendientes

*La reforma para garantizar autonomía

Para los colectivos que participaron en la elaboración de esta iniciativa la Ley Orgánica, lo que se tiene ahora es un primer paso necesario pero insuficiente. Esto ya que desde su punto de vista lo que se requería, antes que cualquier cosa, era una reforma a diversos artículos de la Constitución, lo que no sucederá por ahora.

De acuerdo con una evaluación técnica elaborada por expertos de los colectivos #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás, hay varios riesgos y ausencias que subsisten por la falta de la reforma. Uno de los más importantes son las dudas sobre la autonomía del nuevo fiscal y por ende de la institución, dado que en su nombramiento sigue interviniendo el presidente.

En ese sentido insistieron en la reforma al artículo 102 de la Constitución,  para que la designación del fiscal sea a través del Senado y de un Comité de Designaciones integrado por expertos, limitando la injerencia del ejecutivo.

Otros pendientes que requieren reforma constitucional son los siguientes:

*Eliminación del pase automático

Los colectivos plantean que debe eliminarse el apartado de los artículos transitorios de la reforma política de 2014, en donde se establece que todo el personal de la actual PGR se convertirá en el personal de la nueva Fiscalía General.

Desde su punto de vista debe delinearse, en cambio, un esquema de transición en el que se evalúe qué personal de PGR es apto y cuál no, para formar parte de la Fiscalía.

* Nuevas fiscalías, ¿legales?

De acuerdo con el análisis técnico, sin reforma constitucional la legalidad y el correcto funcionamiento de las dos nuevas fiscalías que plantea la Ley Orgánica – la de derechos humanos y asuntos internos – podría estar en duda. En la misma situación se encuentra el Consejo Técnico de las Fiscalías.

Lo anterior debido a que en el artículo 102 solo se contemplan las fiscalías de delitos electorales y la de combate a la corrupción.

En ese contexto se establece que la inclusión de las fiscalías nuevas planteadas en la Ley permitirá no solo su reconocimiento, sino que al igual que las otras se garantice su autonomía técnica así como la asignación del personal con el que deben contar y presupuesto.

*MP: un cuello de botella que debe terminar

Los expertos señalan que el artículo 21 de la Constitución debe reformarse para que se establezca que la investigación de un delito no es responsabilidad exclusiva del MP, sino un trabajo conjunto con la policía. Esto con el fin de evitar “cuellos de botella” que se generan actualmente, en donde no hay investigación aun de carácter informal que avance, debido a que se requiere el acompañamiento de los MP los cuales, a su vez, son escasos para las cargas de trabajo.

*Marcha atrás a despidos injustificados

Los expertos reiteraron que aun cuando la Ley Orgánica defina la profesionalización del persona y el servicio de carrera, esto quedará incompleto sino se reforma el artículo 123 de la Constitución el cual impide que los funcionarios de seguridad sean reinstalados en su trabajo aun cuando su despido haya sido injustificado.

“Uno de los pilares del servicio profesional de carrera es la permanencia en el empleo, la cual asegura la independencia y autonomía técnica de los fiscales en el ejercicio de sus funciones y desarrollo de sus casos. Si no se cumple con cada uno de los subsistemas, no existirán las posibilidades óptimas de desarrollar un servicio de carrera de manera integral” indica el análisis de los colectivos.

¿Qué sigue?

Se prevé que esta misma semana el Senado inicie con la discusión de la iniciativa de dictamen presentada por Morena. Es previsible que, debido a su mayoría, la misma sea aprobada a la brevedad.

Lo que vendrá luego es el nombramiento del fiscal con las reglas ya establecidas en la Constitución. No obstante los colectivos #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás sostienen que existe el compromiso del gobierno de transición de analizar la viabilidad de las reformas pendientes, una vez que la Ley orgánica quede aprobada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la muerte de Qasem Soleimani es más importante que la de Osama bin Laden

Ambos hombres tenían sangre estadounidense en sus manos, pero debido a la popularidad y la influencia del líder iraní, su muerte no tiene precedentes en la región.
7 de enero, 2020
Comparte

Desde la muerte de Osama bin Laden, exlíder de Al Qaeda, ninguna otra había causado tanta controversia como la del poderoso Qasem Soleimani, exjefe de la Fuerza Quds iraní.

En lo que tal vez fue el ataque más significativo de Estados Unidos en Medio Oriente en décadas, la orden del presidente estadounidense Donald Trump de bombardear el vehículo en el que viajaba el polémico personaje tomó a todos por sorpresa.

Y si bien las consecuencias del ataque aún se desconocen, esta acción podría fácilmente desencadenar un conflicto militar en la región.

Soleimani no era solamente una importante figura ideológica como lo fue Osama bin Laden, muerto en 2011 en una operación militar también llevada a cabo por EE.UU. en Pakistán, sino que estaba de facto al mando de la política exterior de Irán, una potencia militar regional.

Se trataba de una personalidad política popular tanto en su país como en el extranjero y una figura clave para la influencia de Irán en Medio Oriente y el mundo.

Pero, ¿por qué la muerte de Qassem Suleimani es tan significativa e incluso podría tener repercusiones mucho mayores que la del exlíder de Al Qaeda?

Mucho más poderoso

Osama bin Laden.

Getty Images
A diferencia de Osama bin Laden, Qasem Soleimani tenía a todo un país e incluso un gran ejército que lo respaldaba.

Para Kasra Naji, corresponsal especial de BBC Persa, la muerte de Qasem Soleimani no tiene precedentes en la región. Ni siquiera se le puede equiparar a la del exlíder de Al Qaeda Osama bin Laden.

“No es comparable. Soleimani era una figura militar y política, al frente de una nación, mientras que Bin Laden era un hombre que dirigía una secta clandestina vinculada con actividades terroristas. Soleimani tenía a todo un país e incluso un gran ejército que lo respaldaba. Bin Laden no tenía nada de eso”.

Pero desde un punto de vista estadounidense, ambos atacaron a ciudadanos estadounidenses y eso los hace “más o menos lo mismo”, opina Naji.

Y efectivamente, para la administración Trump, Soleimani era un hombre que tenía sangre estadounidense en sus manos, al igual que el exlíder de Al Qaeda.

A este poderoso general persa se le acusa de estar detrás de los ataques con cohetes contra bases estadounidenses en Irak, donde un contratista civil estadounidense resultó muerto.

El Pentágono también lo culpa de tramar planes para atacar a diplomáticos estadounidenses en Iraky en todo Medio Oriente.

Una muerte que podría desencadenar una guerra

Banderas de EE.UU. e Israel en fuego.

Getty Images
Según Kasra Naji, corresponsal especial de BBC Persa, la muerte de Qasem Soleimani podría desencadenar una guerra entre EE.UU. e Irán.

Las posibles consecuencias de la muerte de Qasem Soleimani hacen que esta sea significativamente más impactante que cualquier otro asesinato ocurrido en la región en las últimas décadas.

“El ataque contra Soleimani podría desencadenar una guerra, nadie descarta esa posibilidad. Al final era un poderoso hombre al mando de una potencia regional”, explica Naji, quien recuerda que cuando Bin Laden fue eliminado no se contempló con tanta intensidad un conflicto armado de tal amplitud.

Actualmente todo el mundo sigue con atención el desarrollo de eventos entre EE.UU. e Irán y muchos hablan del posible estallido de una guerra.

De hecho, tras la muerte del general persa, la frase “Tercera Guerra Mundial” se colocó rápidamente como tendencia mundial y se coló entre los términos más buscados en internet en todo el mundo.

Muchos esperan una respuesta iraní contundente, como ya lo ha amenazado el líder supremo de ese país, el ayatolá Ali Khamenei, quien prometió “una fuerte venganza a los criminales detrás de la muerte del exgeneral”.

Pero otros, como el exdirector de la CIA David Petraeus, creen que la “muy frágil” situación en la que se encuentra Irán podría limitar su respuesta ante lo que muchos han considerado como “un acto de guerra”.

Petraus, quien como general estuvo al mando de las fuerzas estadounidenses en Irak y Afganistán, también considera que la muerte de Soleimani es más importante que la de Bin Laden y la de Abu Bakr al Baghdadi, el líder de Estado Islámico.

Su popularidad rebasa fronteras

Un chico con la bandera iraquí tras el anuncio de la recuperación de la provincia de Mosul en Iraq.

Getty Images
Soleimani ayudó a evitar que la capital iraquí, Bagdad, cayera en manos de Estado Islámico.

Soleimani era una figura esencial para la proyección del poder iraní en la región.

Desde 1998, dirigía la Fuerza Quds, un poderoso brazo paramilitar de élite de la Guardia Revolucionaria cuyas operaciones están presentes en todo el mundo.

A esta organización también se le vincula con el grupo Hezbolá del Líbano y las milicias chiitas en Irak y en Afganistán, por lo que el impacto de la muerte de este general va más allá de las fronteras de Irán.

“Soleimani jugó un papel importante cuando Bagdad estaba a punto de caer ante las fuerzas del Estado Islámico, se dice que ayudó a salvar la ciudad“, dice el corresponsal especial de BBC Persa.

“Igualmente cuando esta organización terrorista estaba a pocos kilómetros de la frontera iraní, él lideró una lucha en su contra que los obligó a retroceder. Por eso, y otras razones, es tan popular en Irán y en la región”.

¿Un acto de guerra?

Douglas Silliman.

Getty Images
En diálogo con BBC Mundo, Douglas Silliman reconoce que tanto EE.UU. como Irán han cruzado líneas rojas y ahora la comunidad internacional debe actuar para ayudar a bajar las tensiones entre ambos gobiernos.

Para Douglas Silliman, quien fue embajador de Estados Unidos en Irak hasta principios de 2019 y ahora es presidente del Instituto de Estados Árabes del Golfo en Washington, tanto Irán como EE.UU. han cruzado líneas rojas.

“Lo que es un acto de guerra o no depende del ojo del espectador y creo que tanto Irán como Estados Unidos pueden señalar una serie de acciones del otro lado y definirlas como actos de guerra”, le dice a BBC Mundo.

Como ejemplo de esas acciones, el diplomático menciona el ataque iraní en el estrecho de Ormuz y el derribo del dron estadounidense el año pasado. “Ninguna de esas agresiones produjo la reacción estadounidense que ellos querían”.

Sin embargo, para Silliman, la reciente respuesta de la administración Trump era predecible. “Han estado diciendo por ya bastante tiempo que la línea roja sería al muerte de un ciudadano estadounidense en manos de Irán”, y eso fue lo que produjo el ataque contra el coche en el que viajaba Soleimani.

Una posible respuesta mesurada

No obstante, lo importante para el exembajador en Irak es que la comunidad internacional intervenga ahora para prevenir una escalada y evitar una guerra en la región.

“En este momento, la presión se debe hacer sobre Irán para que no reaccione de forma exagerada. En fin, creo que debemos dejar de buscar razones por las que se debería ir a la guerra, sino por las que no debería ir”, asegura.

Pase lo que pase, el corresponsal especial de BBC Persa, Kasra Naji, cree que lo más posible es que la respuesta iraní ante la muerte de Qasem Soleimani sea mesurada.

Marcha en Teherán tras la muerte del comandante iraní asesinado en un ataque aéreo estadounidense.

Getty Images
Muchos en Irán esperan la “venganza severa” prometida por el líder supremo de la República Islámica.

“Irán es un pequeño país en comparación con Estados Unidos. Así que pienso que los líderes iraníes elegirán sus objetivos con mucho cuidado“.

Según él, el gobierno persa no quiere realmente entrar en una confrontación militar directa con una superpotencia. “Pero la respuesta podría ser mediante ataques a embajadas, embarcaciones y convoyes”, como ya la República Islámica lo viene haciendo desde hace un par de años.

Lo cierto es que, debido a su importancia, la muerte de Soleimani marca un antes y un después en las relaciones bilaterales entre EE.UU. e Irán.

Por un lado, figuras como David Petraeus califican de “enorme” la importancia de la muerte de Soleimani, porque, como lo describe en la revista Foreign Policy, se trataba del “arquitecto y comandante operativo del esfuerzo iraní para consolidar el control de la llamada Media Luna chiita”.

Pero en Irán, mientras algunos en las calles todavía lloran la muerte del polémico líder, muchos esperan la “venganza severa” prometida por el líder supremo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=tuYURBKMZzc&t=

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.