32 marinos torturaron y abusaron sexualmente de 17 víctimas en cinco estados: CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

32 marinos torturaron y abusaron sexualmente de 17 víctimas en cinco estados: CNDH

La tortura, privación de la libertad y abuso sexual de las víctimas se atribuyen a 32 elementos de la Marina, en los estados de Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas, de acuerdo con una recomendación de la CNDH.
Cuartoscuro
6 de septiembre, 2018
Comparte

Por la detención arbitraria, posterior retención ilegal y tortura, en agravio de 17 personas, y de abuso sexual contra 11 de ellas en cinco estados del país, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 29/2018, dirigida a la Secretaría de Marina (Semar).

De acuerdo con la recomendación, las presuntas violaciones a derechos humanos se atribuyen a 32 elementos de la Marina, en los estados de Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas.

Las presuntas violaciones fueron cometidas entre 2013 y 2017, y fueron investigadas por la CNDH a partir de 12 expedientes, cuyo análisis permitió determinar que las víctimas fueron llevadas a instalaciones de la Semar, donde fueron agredidas y permanecieron retenidas bajo la custodia de marinos.

“La amenazaron con que la iban a violar”

El 22 de agosto de 2011, una de las víctimas transitaba en compañía de una persona de sexo femenino por una calle de Boca del Río, Veracruz, cerca de un supermercado, cuando fue detenida en un retén de marinos. Uno de los uniformados le informó “que era la persona que estaban buscando”, por lo que le cubrieron el rostro con su propia blusa y la subieron en una camioneta camuflada, que la llevó a las instalaciones de la Semar.

Al arribar a la dependencia, los marinos “le quitaron la blusa, le taparon los ojos, la tiraron al piso, le jalaron los pelos y la interrogaron acerca de una persona que desconoce. Continuaron tocándola en sus pechos, le quitaron su ropa interior y la amenazaron que le iban a violar”, señala la recomendación.

La CNDH documentó que, en el sitio, los elementos de la Marina cachetearon, golpearon en la cabeza y la nariz, e intentaron cortarle los dedos a la víctima, quien quedó con marcas de lo ocurrido.

Los marinos también arrojaron a la víctima al agua y le dieron descargas eléctricas en todo el cuerpo, incluyendo sus “partes íntimas y más en sus senos”. Los oficiales la obligaron a ponerse una bolsa en la cabeza y la golpearon en el estómago hasta que se desmayó.

La víctima refirió a la CNDH que los elementos navales le ocasionaron lesiones en los tobillos, empeines y muñecas, y que la “manosearon” en sus genitales, así como que amenazaron con “descuartizarla” y que “al ir al baño con los ojos vendados” la golpearon en los glúteos.

La tortura y abuso sexual por parte de los marinos fue para que la víctima se auto incriminase como miembro de una organización criminal y “haber secuestrado” a una persona, o si no “matarían sus familiares”.

Dos días después, el 24 de agosto de 2011, la mujer fue trasladada a la Ciudad de México para ser puesta a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), dependencia de la Procuraduría General de la República (PGR), donde permaneció retenida 49 horas más.

Este caso, forma parte de los 11 en los que la CNDH determinó que existió abuso sexual contra las víctimas, cometido por elementos de la Secretaría de Marina.

De las 11 víctimas de tortura y violencia sexual, 7 fueron hombres y 4 mujeres.

La Recomendación de la CNDH también está dirigida al Alberto Elías Betrán, encargado de despacho de la PGR, por la violación del derecho al acceso a la justicia de las víctimas, ya que 17 agentes del Ministerio Público Federal dilataron y omitieron iniciar la investigación penal por el probable delito de tortura.

La CNDH destacó que la recomendación se dirige en primer término a la Semar, porque los hechos se encuentran relacionados con una práctica constante en la que elementos navales realizan detenciones de personas alegando supuestos casos de flagrancia o denuncias anónimas que derivan en actos violatorios de derechos humanos.

El organismo advirtió que los marinos transgredieron los derechos a la libertad, integridad y seguridad jurídica y personal de las 17 víctimas, quienes fueron sometidas a agresiones psicológicas, descargas eléctricas, tablazos en los glúteos, espalda, piernas, espinillas y plantas de los pies, intentos de asfixia y, en 11 casos, a violencia sexual.

Sobre las omisiones de los Ministerios Públicos Federales, la Comisión informó que, hasta el momento, solo en cinco casos se ha iniciado la averiguación previa correspondiente, aunque han transcurrido entre uno y tres años desde el comienzo de la integración de los expedientes.

La CNDH recomendó a la Marina reparar el daño a las 17 víctimas y realizar su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas; colaborar en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos que se formule ante la PGR e investigar al personal naval que participó en los hechos.

También, pidió a la dependencia incorporar una copia de la recomendación en el expediente laboral de los marinos que cometieron las presuntas violaciones a los derechos humanos, capacitar al personal en esta materia y documentar sus operativos con cámaras fotográficas, de video y grabaciones de audio para reducir riesgos.

A la PGR, la CNDH le recomendó continuar con las diligencias de las averiguaciones previas, y dar seguimiento de la queja que se promueva contra los 17 agentes del Ministerio Público Federal responsables. La recomendación deberá ser incorporada en su expediente laboral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica

Luego de haber sido el epicentro mundial de la pandemia, los países de América del Sur han registrado un fuerte descenso en los casos de COVID-19.
14 de septiembre, 2021
Comparte

A mediados de junio, mientras el resto del mundo experimentaba bajos números de infecciones por el nuevo coronavirus, América del Sur estaba convertida en el epicentro de la pandemia.

Siete de las 10 naciones del mundo con más muertes diarias per cápita estaban en la región: la tasa de Brasil era siete veces la de India, mientras que Colombia y Argentina sumaban una cifra que equivalía a tres veces la registrada en todo el continente africano.

Con apenas 5% de la población mundial, Sudamérica registraba una tasa de muertes per cápita que era equivalente a ocho veces la cifra mundial.

Pero eso ya es cosa del pasado.

A finales de junio, la cifra de contagios comenzó a descender de forma consistente hasta convertir a la región en una de las zonas del mundo donde la pandemia parece estar mejor controlada.

Así, mientras para este lunes el promedio semanal de casos confirmados por cada 100.000 habitantes era de 52 en Reino Unido y de 43 en Estados Unidos, Brasil solamente llegaba a 8, Argentina a 6 y Colombia a 3, de acuerdo con cifras de Our World in Data.

Países como Uruguay, que a inicios de junio llegó a tener 100 casos por cada 100.000 habitantes, ahora solamente tienen 4; mientras que Paraguay que registró hasta 40 casos ahora no llega ni a 1 por cada 100.000 habitantes.

Evolución de casos de covid-19 en Sudamérica. Número de contagios promedio diarios por cada 100.000 habitantes. Evolución de los casos confirmados de covid-19 en Sudamerica entre junio y septiembre de 2021. .

Esta disminución de contagios ha sido clave para que Sudamérica sea en la actualidad una de las regiones del mundo que está registrando menos casos de covid-19.

Pero ¿cómo se explica esta abrupta caída de los contagios en Sudamérica?

Entre la inmunidad y otras incógnitas

“Lo primero que le diría es que creo que no lo tenemos del todo claro“, responde Andrés Vecino, investigador en sistemas de salud del Departamento de Salud Internacional de la Escuela de Salud Pública John Hopkins (Estados Unidos).

El investigador recuerda que esta no es la primera vez que ocurre un descenso de casos que parece anunciar que se acerca el final de la pandemia y luego se produce otra ola de contagios que demuestra que no era así.

“Es importante decir que no sabemos exactamente qué es esto y que el hecho de que estén bajando los casos ahora no quiere decir que vaya a pasar en el futuro. Quiero recordar lo que pasó en India, donde había un conteo de casos relativamente bajo para su población y después vimos el gran incremento de casos con la variante delta”, advierte el experto a BBC Mundo.

Una mujer prepara una vacuna en Argentina.

Getty Images
En los últimos meses, los países de Sudamérica han avanzado en las vacunaciones.

La doctora Carla Domingues, que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta 2019, hizo recientemente una advertencia similar. “Es un fenómeno que no sabemos cómo explicar”, dijo esta epidemióloga al diario The New York Times.

No obstante, los especialistas dan algunas claves: entre ellas, la vacunación. Los países sudamericanos han acelerado el ritmo de las inoculaciones en los últimos tiempos, algo que según numerosos expertos podría haber contribuido a frenar los contagios.

Vecino coincide, pero no apunta solamente hacia las vacunas sino, de forma más amplia, a la inmunidad adquirida por parte de la población de la región tanto por vía de las inyecciones como de los contagios.

“Creo que hay más o menos consenso en que es posible que la reducción de casos en Sudamérica puede estar relacionada con algún grado de inmunidad de la población”, destaca.

El experto explica que las diferentes vacunas que se han estado aplicando en los países de la región son un elemento importante a considerar, como también lo es la inmunidad alcanzada por quienes ya tuvieron la infección.

“Muchas personas en algunos de esos países se han infectado. Un estudio reciente que hicieron en 12 ciudades de Colombia muestra que el 89% de las personas de esas localidades ya se infectaron. Con eso uno empieza a pensar que es posible que en algunos sitios haya unos niveles de infección tan altos que ya empezamos a ver una reducción de la enfermedad”, indica el experto.

Vecino advierte que, dado que la población no es homogénea, este dato no puede interpretarse como que 9 de cada 10 personas que uno encuentre en las calles de esas ciudades ya tuvo covid-19, por lo que no hay que confiarse.

“Los individuos se relacionan en grupos, entonces es posible que haya grupos de personas que todavía, por ejemplo, no se hayan infectado ni hayan sido vacunadas y esos grupos de personas pueden tener brotes si llega, por ejemplo, una variante altamente transmisible como la omega, como la delta o como la gama -las 3 que ya están en Latinoamérica-, por lo que pueden obviamente causar un incremento en casos y muertes”, explica.

“Habiendo dicho eso, es posible que el nivel de inmunidad adquirido por las vacunas y por la infección previa sea una de las razones por las cuales estamos viendo menor transmisión hoy”, agrega.

Aplicando las medidas correctas

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), confirma por su parte que hubo una disminución de los casos y las muertes en casi todos los países de Sudamérica, con excepción de Venezuela.

Ugarte explica que la OPS está trabajando con los ministerios de Salud y con los expertos de la región para estudiar estas tendencias, así como las razones por las cuales se ha mantenido este descenso, y apunta al endurecimiento de las medidas de control luego del incremento significativo de los casos en la región entre finales de 2020 y los primeros meses de 2021.

Los países implementaron medidas mucho más estrictas respecto al distanciamiento físico, al movimiento de personas, al uso mandatario de mascarillas, iniciaron la vacunación y la ampliaron a otros grupos, principalmente a aquellos que estaban en mayor riesgo. Todo esto puede explicar en parte esta tendencia”, incide Ugarte en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

El director, sin embargo, previno a la región en contra de caer en la complacencia.

“Hemos visto que cuando los casos disminuyen es porque estamos haciendo bien las cosas. Es decir, estamos implementando las medidas de salud pública que se ha probado una y otra vez que siguen sirviendo”, destaca.

“Lo peor que nos podría ocurrir y que podría ocurrir con los países de América del Sur es que ahora que están con menos casos relajen las medidas porque eso es una gran oportunidad para el virus para transmitirse de persona a persona”, alerta.

Personas usando mascarillas en el metro de Medellín.

Getty Images
La OPS insta a que los países de la región mantengan las medidas de precacución para evitar los contagios.

Así, aunque el número de casos sea bajo en estos momentos, Ugarte considera que lo procedente es no bajar la guardia:

“Nuestra recomendación a toda la población de América del Sur que está viendo que la transmisión es cada vez menor es tomar en cuenta que estamos en esa fase porque se han tomado las medidas adecuadas. No las relajemos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.