¿Qué es un país en bancarrota y por qué México no lo está, como dijo AMLO? Esto dicen los expertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿Qué es un país en bancarrota y por qué México no lo está, como dijo AMLO? Esto dicen los expertos

En México, aunque en este sexenio el endeudamiento ha crecido de forma importante, alrededor de 15 puntos porcentuales del PIB de 2013 a 2016, está “a años luz” de llegar a la bancarrota, opinan expertos.
Cuartoscuro Archivo
Por Itxaro Arteta
18 de septiembre, 2018
Comparte

En su primer día de vuelta a los mítines multitudinarios, en lo que Andrés Manuel  López Obrador ha llamado “gira de agradecimiento” por su triunfo, el presidente electo dijo que el país está “en bancarrota”. Una declaración que no solo contrasta con su postura de hace dos semanas, cuando consideró que recibía un país sin crisis financiera, sino que además no es real, según especialistas en finanzas públicas.

La directora de México ¿cómo vamos?, Valeria Moy, explica que una declaración de bancarrota es cuando una persona, empresa, o incluso un país, anuncia que ya no puede pagar las deudas que tiene. En México, detalla, aunque en este sexenio el endeudamiento ha crecido de forma importante, alrededor de 15 puntos porcentuales del PIB de 2013 a 2016, está “a años luz” de llegar a la bancarrota.

“No ha llegado a ser un tema que preocupe a los mercados financieros. Incluso esta deuda que consideramos alta, los mercados financieros y sobre todo las calificadoras empezaron a cuestionarla, y se contuvo, en 2017 se frenó la subida. Entonces yo creo que a nivel macroeconómico tenemos cosas sólidas; sí a nivel microeconómico hay muchos temas que resolver, como salarios, productividad, distribución del ingreso, pobreza”, aseguró.

Según datos de la Secretaría de Hacienda, al cierre de 2017 la deuda externa del sector público federal ascendía a alrededor de 194 mil millones de dólares, lo que representó el 46.2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Mariana Campos, experta en gasto público de México Evalúa, coincide en que no hay un riesgo de bancarrota, aunque advierte que el país sí viene de un periodo en el que fue creciendo el déficit, es decir, que se gastaba más de lo que se ganaba. En 2017 hubo una pequeña recuperación, agrega, pero muy insuficiente.

“Hemos venido manejando desde 2009 las finanzas públicas de una manera insostenible, con un indicador que se llama balance primario que es negativo. Eso nos dice que nuestros ingresos no son suficientes para cubrir los intereses de nuestra deuda, entonces para pagar los intereses nos tenemos que endeudar.  Es como si pagas con una tarjeta los intereses de otra tarjeta”, señala.

México sí estuvo en bancarrota… en 1982

“El país lleva 30 años en bancarrota, desde que se está aplicando la política neoliberal”, fue lo que dijo López Obrador el domingo pasado.

Lo cierto es que el país sí entró en bancarrota hace 36 años, justo antes de que empezaran a aplicarse políticas neoliberales. En agosto de 1982, en el fin del gobierno de José López Portillo, el entonces secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, anunció la suspensión de pagos a acreedores extranjeros, e inició una renegociación de la deuda con Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Se sufre un castigo muy fuerte cuando un país entra en moratoria de pagos porque los demás préstamos que te den, te los van a dar en una tasa altísima, por el riesgo de que no pagues. A México le tomó más de una década poner en orden sus finanzas públicas y generar nueva credibilidad”, subraya Campos.

En el mundo no es común que un país se declare en bancarrota. Grecia llegó en 2015 a no poder pagar sus deudas, pero pasó por varios rescates con duras condiciones impuestas por la zona Euro, desde que su economía se fue a pique por la crisis mundial de 2008.

Argentina es identificado por las especialistas como el caso más claro de un país que cayó en bancarrota, cuando en 2001 declaró cesación de pagos de su deuda externa.

¿Hay crisis o no?

El pasado 4 de septiembre, después del sexto y último informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, López Obrador mostró una visión más optimista del país al ser cuestionado por los resultados del último sexenio.

“No tenemos una crisis financiera, no nos está pasando lo que está sucediendo en Argentina. Eso también hay que considerarlo. Sí tenemos problemas graves, hay mucha pobreza, mucha inseguridad, violencia, pero hay condiciones también, hay ánimo, esperanza en la gente de que las cosas van a mejorar”, declaró en un viaje a Monterrey.

Animal Político buscó  al equipo económico del equipo de transición para pedir detalles sobre la situación económica en que considera que está el país, pero no obtuvo respuesta.

Tras las declaraciones de López Obrador, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, negó en un foro con empresarios que México esté en bancarrota, aseguró que tiene finanzas públicas sanas y dijo que el crecimiento económico ha sido superior al de países como Chile, Brasil, Estados Unidos y Colombia.

“Me parece que también exagera Hacienda diciendo que las finanzas públicas gozan de cabal salud, que la deuda es incluso baja en relación a otros países. Comparar eso es como decir que el vecino tiene cinco tarjetas de crédito, pero gana diez veces más que yo”, critica Campos.

Las expertas consultadas coinciden en que no hay una crisis, ni siquiera una situación de recesión económica, pero sí hay mucho que mejorar.

Campos pone como ejemplo de la situación la salud de una persona: no es lo mismo alguien que aunque tiene una salud débil y se fatiga, sigue con su vida y va a trabajar, que cuando llega a un punto de en el que tiene que ser internado en el hospital. Así México tiene mala salud económica, pero no está en crisis.

“No estamos en problemas graves”, considera Valeria Moy. “El tema es que el crecimiento económico ha sido muy mediocre a lo largo de mucho tiempo; no es que no hayamos crecido, pero sí hemos crecido poco. Problemas hay muchísimos, dista de estar donde tendría que estar, tendría que haber más crecimiento, más rápido, empleo mejor pagado; o sea, en todo eso estoy completamente de acuerdo, pero no daría el brinco a decir que estamos en bancarrota”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Avión desaparecido en Chile: cómo es el Hércules C-130, una de las aeronaves militares más usadas

Cuando la empresa Lockheed la creó a mediados del siglo pasado, esperaba que Estados Unidos comprara unas 100 unidades. Hoy la usan varias decenas de Ejércitos de todo el mundo.
11 de diciembre, 2019
Comparte

Siempre que un avión desaparece, como el de la Fuerza Aérea Chile (Fach) este lunes con 38 personas a bordo, surgen preguntas sobre las características de la aeronave.

El de la Fach, que con 17 tripulantes y 21 pasajeros iba de camino a la Antártica cuando se le perdió la pista, era un Hércules C-130.

Se trata del principal modelo de avión táctico de muchas de las fuerzas aéreas del mundo.

Creada por la empresa aeronáutica Lockheed (hoy Lockheed Martin), fue diseñada para que pudiera llevar una gran carga en una cabina presurizada y que, a pesar del peso, pudiese despegar sin complicaciones.

Y así resolver una necesidad tecnológica que ralentizó el transporte de carga y soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

Hércules C-130 está equipado para aterrizar en hielo o nieve.

Getty Images
Este Hércules C-130 está equipado para aterrizar en hielo o nieve.

Desde entonces, se han producido más de 2.000 aviones de este tipo.

Su principal cliente, el Ejército estadounidense, lleva más de 50 años utilizándolo, y es además una de las pocas aeronaves que siguen produciéndose cinco décadas después de su creación.

Ninguna carga es muy pesada

Eran las 2:45 de la tarde del 23 de agosto de 1954 cuando el prototipo de la aeronave en cuestión sobrevoló el cielo de Burbank, en California, según escribió Walter J. Boyne, coronel retirado y director del Museo de Aeronáutica y el Espacio de Washington D.C., en agosto de 2004 en la Air Force Magazine, la revista de la Asociación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Tenía la peculiaridad de que podía despegar con un motor exterior, y volar con una carga completa, un desafío que aviones anteriores no habían logrado.

Sus críticos lo veían estéticamente feo, pero sus ingenieros insistían en que sacrificaron la estilizada apariencia de las otras creaciones de Lockheed y priorizaron la funcionalidad.

Sus creadores tenían la esperanza de que la Fuerza Aérea de EE.UU. comprara unas 100 unidades.

Cincuenta años después, sigue siendo el principal medio de transporte de carga del Ejército más grande del mundo.

A pesar de las modificaciones, cinco décadas después de su primer vuelo, el avión propulsado por cuatro motores turbohélice sigue teniendo un diseño exterior muy similar al original.

Según lo describe la revista del ejército estadounidense Military, el Hércules C-130 tiene capacidad para casi 20.000kg, con una autonomía de vuelo de 3.200km. Requiere una tripulación de entre tres y cinco personas: al menos dos pilotos, y un ingeniero de vuelo.

Presentación del avión Hércules C130 producido por Lockheed, en el show aeronáutico de Paris, en el aeropuerto Le Bourget en mayo de 1963.

Huw Evans picture agency
Hoy lo usan decenas de Ejércitos del mundo.

Aunque su función inicial era mover muchos soldados y pesadas cargas en un compartimiento presurizado, el Hércules no solo ha sido usado para transportar personas hacia guerras, traer de vuelta ataúdes de héroes de guerra, o mover cargamento militar.

Algunos fueron diseñados como bombarderos y utilizados en combate. Otros han servido para sobrevolar huracanes.

El Hércules C-130 ha funcionado además como aeronave madre de drones, y también en importantes funciones de rescate como transportar una ballena viva, un camello, e incluso uno de los utilizados para enfrentar los incendios en el Amazonas, por orden de la Fuerza Aérea Brasileña.

Brasil no es el único país de sudamérica que cuenta con estos aviones. En Argentina también se ha utilizado por más de 40 años.

¿Es Hércules invencible?

La aeronave desaparecida este lunes fue construida en 1978 y utilizada varios años por el Ejército estadounidense, hasta que la Fuerza Aérea Chilena la compró en 2015.

Es uno de los cuatro aviones reabastecedores con los que cuenta esta entidad, según explica el sitio InfoDefensa.

Base Eduardo Frei en Antártica

Getty Images
El avión desaparecido tenía como destino la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei.

Por el momento, no hay hipótesis sobre las razones por las que desapareció, ya que según informó el gobierno chileno, el avión cumplía inspecciones regulares que siempre dieron luz verde a su uso.

Según la Air Force Magazine, la mayoría de los Hércules C-130 que han caído lo han hecho en acciones militares.

El primer Hércules que se perdió en combate fue en 1958, cuando fue derribado por pilotos soviéticos que pilotaban un MiG-17. Otros fueron derribados durante la guerra en Vietnam (1955-1975).

Después de más de 40 versiones distintas producidas, y más de 50 años de uso constante por decenas de ejércitos del mundo, el Hércules es un avión considerado seguro y funcional.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.