A 50 años del movimiento estudiantil, jóvenes reviven la #MarchadelSilencio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arturo Daen

A 50 años del movimiento estudiantil, jóvenes reviven la #MarchadelSilencio

La protesta conmemoró los 50 años de la marcha estudiantil de 1968, a la que acudieron casi 300 mil personas.
Arturo Daen
Por Paris Martínez y Jorge Ramis
13 de septiembre, 2018
Comparte

Encabezados por los alumnos y alumnas del CCH Azcapotzalco (atacados por grupos porriles a principios de mes), así como por padres y madres de universitarios y universitarias asesinadas en la UNAM, y por integrantes del Comité del 68, miles de jóvenes caminaron este 13 de septiembre del Museo de Antropología al Zócalo capitalino, para conmemorar los 50 años de la Marcha del Silencio, aquella con la que el movimiento estudiantil de 1968 se plantó ante la sociedad mexicana como una respuesta ordenada y organizada a la represión, y no como el grupo de “vándalos” que el gobierno presentaba en sus mensajes políticos.

“Hoy se actualiza el movimiento del 68 –explicó Gastón Martínez, que en 1968 representó a la Prepa 8 en el Consejo Nacional de Huelga, la directiva del movimiento estudiantil–, porque nuestra intención en ese entonces fue salir a las calles para informar al pueblo, para platicarle a la gente los problemas que existían de violaciones a derechos humanos, para platicarles de los presos políticos… o sea, estábamos como hoy, que requerimos que se respeten los derechos humanos, que aparezcan los desaparecidos, porque los gobiernos del PRI y del PAN convirtieron este país en un baño de sangre, de crímenes y de desapariciones forzadas.”

Tal como en 1968, subrayó por su parte Marcia Gutiérrez, quien en su juventud representó a la Facultad de Odontología ante el CNH, “sigue viva la demanda de desaparición de los grupos porriles… cuando yo era estudiante, nosotros, en nuestro plantel, peleábamos con los porros hoy, peleábamos mañana y pasado mañana, para nosotros los porros eran lo peor, porque son grupos que se intersectan con la autoridad, que es al final la que controla a estos grupos. Hace 50 años, como ahora, nosotros estábamos seguros de que el problema de la violencia, de los grupos porriles en las universidades, el problema de la represión, sí se pueden resolver.”

Entre el contingente de estudiantes del CCH y el contingente de los sobrevivientes de la represión de 1968, un pequeño grupo de manifestantes sirvió de puente: el de familias de universitarios asesinados en los últimos años, portando en silencio las imágenes de Luis Roberto Malagón Gaona, asesinado en 2017 dentro de la UNAM; y de Carlos Sinuhé Cuevas y Mónica Guadalupe Gutiérrez Vega, asesinados en 2011 y 2017 respectivamente, siendo alumnos de la máxima casa de estudios.

Y detrás del Comité 68, marcharon los compañeros y familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, detenidos y desaparecidos hace 4 años en Iguala, Guerrero.

Estos cuatro grupos conformaron la vanguardia de la Marcha del Silencio, seguida por una fila de contingentes estudiantiles no sólo de la UNAM, sino también de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el Instituto Politécnico Nacional y el Instituto Nacional de Bellas Artes, entre otros.

Casi todos respetaron el acuerdo de la asamblea interuniversitaria de replicar la manifestación silenciosa de hace 50 años, aunque el conteo del 1 al 43, en reclamo de justicia para los normalistas de Ayotzinapa, y el grito “Fuera porros de la UNAM”, brotaron innumerables veces a lo largo del recorrido.

Y otros más, como los alumnos de danza de la UNAM, respetaron el acuerdo de no lanzar consignas verbales, pero marcharon siempre con un rítmico zapateado tradicional, ondeando al aire paliacates rojos, abanderados por una pancarta en la que se leía “Por mi raza danzará mi espíritu”.

Sin presencia policiaca, y estorbada sólo por la lluvia que por momento caía sobre Reforma, la vanguardia de la marcha tardó dos horas en ingresar al primer cuadro de la ciudad, y ese avance se realizó, al mismo tiempo que desde el equipo de sonido que acompañaba la marcha se daba lectura al discurso que, hace 50 años, leyó el representante estudiantil Eduardo Valle, en la Marcha del Silencio del 68.

“Las vendas quemadas no serán colocadas en nuestros ojos de nueva cuenta –se escuchó en las calles del Centro, tal como hace medio siglo–, porque algo importante hemos ganado: la conciencia de la acción. Ahora discutimos cómo romper las cadenas, no si se pueden romper. Nadie piensa ahora que no importa estar atado, hemos vivido la libertad en las calles, hemos vivido democracia en miles de asambleas, mítines y manifestaciones. Cuando se conoce lo dulce de la libertad, jamás se olvida, y se lucha incansablemente por nunca dejarla de percibir.”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el metaverso, el nuevo universo digital por el que apuestan los gigantes tecnológicos

Facebook y otras grandes tecnológicas han hecho de la construcción de este universo digital una de sus grandes prioridades.
19 de octubre, 2021
Comparte

Facebook acaba de anunciar que contratará a 10.000 personas en Europa para desarrollar el “metaverso”.

¿Pero de qué trata exactamente este concepto que acapara cada vez más titulares, concentra más inversión de grandes compañías tecnológicas y se describe como la próxima gran frontera del mundo digital?

¿Qué es el metaverso?

Es aún una idea en desarrollo y alguien ajeno a la industria le podría parecer simplemente una versión mejorada de la realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés).

Pero los expertos dicen que será a la VR lo que los smartphones fueron, en términos de revolución tecnológica, a los rudimentarios primeros teléfonos inteligentes.

A este universo virtual se accedería con un visor de VR y probablemente con un avatar en 3D, y conectaría todo tipo de entornos digitales.

A diferencia de la realidad virtual actual, que se utiliza principalmente para los videojuegos, el metaverso se usaría pues para todo tipo de actividades: trabajo, juegos, conciertos, cine o simplemente para pasar el rato.

Una mujer usando un visor de realidad virtual.

Getty Images
Facebook ha invertido mucho en realidad virtual a través de su dispositivo Oculus.

¿Por qué se volvió importante de repente?

El interés por los mundos digitales y la realidad aumentada resurge cada tanto en cuanto.

Y ahora hay un gran entusiasmo por el metaverso entre los inversores con gran capital y los gigantes de tecnológicos. Nadie quiere quedarse atrás si resulta ser el futuro de internet.

Además, por primera vez existe la sensación de que la tecnología necesaria está casi lista, con los avances en los juegos de realidad virtual y la conectividad.

Una mujer usando un visor de realidad virtual.

Getty Images
La realidad virtual ofrece miles de usos.

¿Por qué está involucrado Facebook?

Facebook ha hecho de la construcción del metaverso una de sus grandes prioridades.

Ha invertido mucho en realidad virtual a través de su dispositivo Oculus, que es más barato que el de sus rivales.

Según los analistas, el precio podría estar causando pérdidas a la compañía, que a cambio consigue que el visor de su marca llegue a más personas.

También está creando aplicaciones de realidad virtual para reuniones sociales y para el lugar de trabajo, incluidas las que permiten interactuar con el mundo real.

Avatares virtuales en una reunión.

Reuters
El lugar de trabajo imaginado por Facebook tiene salas de reuniones virtuales en las que las personas aún pueden usar sus computadoras del mundo real al mismo tiempo.

A pesar de su historial de adquirir a las compañía rivales, Facebook afirma que el metaverso “no será construido de la noche a la mañana por una sola empresa” y ha prometido colaborar con el sector.

Recientemente ha invertido US$50 millones en financiar grupos sin fines de lucro para ayudar a “construir el metaverso de manera responsable”.

Aunque la red social cree que tardará entre 10 y 15 años en consolidarse.

¿Quién más está interesado en el metaverso?

Tim Sweeney, el director de Epic Games (propietario de Fortnite), lleva tiempo hablando de sus aspiraciones en relación con esta tecnología.

Los juegos multijugador en línea comparten mundos interactivos desde hace décadas.

No son el metaverso, pero tienen algunas ideas en común con él.

En los últimos años, Fortnite expandió su producto, organizó conciertos, eventos de marca y muchas más cosas dentro de su propio mundo digital.

Un adolescente jugando.

Getty Images
Más de 12 millones de jugadores se registraron para ver el concierto de Fortnite del rapero Travis Scott.

Otros videojuegos también se están acercando a una idea de metaverso.

Roblox, por ejemplo, es una plataforma con miles de juegos que están conectados a un único ecosistema más grande.

Mientras tanto, Unity, una plataforma de desarrollo 3D, está invirtiendo en “gemelos digitales”, copias digitales del mundo real.

Y la empresa de gráficos Nvidia está construyendo su “Omniverso”, que describe como una plataforma para conectar mundos virtuales 3D.

Entonces, ¿se trata de videojuegos?

No.

Aunque hay ideas distintas sobre lo que podría ser el metaverso, la mayoría ven la interacción social humana como el núcleo de todo.

¿Se puede ir al gimnasio de forma virtual?

Getty Images

Facebook, por ejemplo, ha estado experimentando con una aplicación de reuniones de realidad virtual llamada Workplace y un espacio social llamado Horizons en las que se utilizan avatares.

Otra aplicación de realidad virtual, VRChat, se centra por completo en pasar el rato on line y charlar, sin otro objetivo o propósito que no sea explorar entornos y conocer gente.

Y puede que haya toda una serie de aplicaciones posibles aún por descubrir.

En esa línea, Sweeney le dijo recientemente a The Washington Post que imagina un mundo en el que un fabricante de automóviles que intenta anunciar un nuevo modelo “preste su automóvil en el mundo virtual y deje conducirlo”.

Quizás cuando vayas de compras por internet, primero te pruebes la ropa en versión digital y luego la pidas para que te llegue en el mundo real.

Una mujer se prueba ropa

Getty Images
La realidad virtual permite probar ropa antes de comprarla.

¿Existe ya la tecnología para desarrollarlo?

La realidad virtual ha recorrido un largo camino en los últimos años.

Existen dispositivos de alta gama que pueden engañar al ojo humano para que vea en 3D mientras el jugador se mueve por un mundo virtual.

También se ha vuelto más común: el casco para juegos de realidad virtual Oculus Quest 2 fue un popular regalo en la Navidad de 2020.

La explosión del interés por los NFT, que pueden proporcionar una forma de rastrear de manera confiable la propiedad de bienes digitales, podría ser una muestra de cómo funcionaría una economía virtual.

Y los mundos digitales más avanzados necesitarán una conectividad mejor, más consistente y más móvil, algo que podría resolverse con el lanzamiento de 5G.

Por ahora, sin embargo, está todo en una etapa inicial.

La evolución del metaverso, si es que ocurre, se librará entre los gigantes tecnológicos durante la próxima década, o tal vez incluso más.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dMEho2ZcVtE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.