Peña presume que deja estabilidad política, social y económica pero reconoce que no logró la paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Peña presume que deja estabilidad política, social y económica pero reconoce que no logró la paz

En el mensaje por su último Informe de Gobierno, el mandatario destacó que las reformas estructurales fuero el logro más importante de su administración. Destacó los cambios al modelo educativo y la reducción de la pobreza extrema.
Manu Ureste
3 de septiembre, 2018
Comparte

El presidente Enrique Peña Nieto aceptó que no logró recuperar la paz y la seguridad en el país, pero defendió la reforma educativa, una de las más promocionadas por su gobierno y aseguró que trabajó para “desterrar” la corrupción.

Durante su mensaje por su Sexto Informe de Gobierno, en Palacio Nacional, reconoció que no logró pacificar al país pero justificó que durante su sexenio la violencia se combatió con el uso legítimo de la fuerza del Estado.

Aseguró que en los primeros años de su administración se disminuyó significativamente a las organizaciones criminales, esto aumentó el número de grupos criminales, lo que provocó que las policías locales no pudieran combatir efectivamente el crimen.

LEE: Sexto Informe: subió la violencia pese a gasto histórico, y no hay policías en más de 600 municipios

Peña señaló que aunque hubo que tomar decisiones difíciles y que éstos cambios “afectaron viejos privilegios”, pero eran necesarios para emprender futuras transformaciones. Aseguró que entrega a la próxima administración un país con estabilidad política, social y económica, con finanzas sanas, una deuda manejable y con la inflación más baja de los últimos 50 años.

El mandatario dijo que las reformas estructurales son, sin duda, el logro más importante de su actual administración. “Importantes áreas de la vida nacional se transformaron como resultado de las reformas laboral, energética, de competencia económica, de telecomunicaciones, hacendaria, financiera, educativa, de transparencia y de mejora regulatoria”, entre otras, destacó.

“Las reformas no fueron un fin en sí mismas, han sido los medios para avanzar hacia una sociedad más libre, incluyente y próspera, sustentada en una economía moderna y dinámica”, abundó.

Sobre la reforma educativa, Peña Nieto señaló que gracias a este cambio se acabó con el clientelismo, se revisó la nómina salarial estatal, que representaba un cargo para las finanzas de los estados. Aseguró que se modernizaron los planes de estudio para centrarlos en aprendizajes clave y adaptarlos a la nueva realidad.

Gracias a la reforma educativa, dijo, se lograron recuperar 44 mil plazas docentes, las cuales hoy son ocupadas por maestros frente al grupo.

“Sembramos la semilla del cambio más importante de la educación pública en México en los últimos 60 años”, subrayó Peña Nieto.

Sobre el combate a la corrupción, el mandatario dijo: “Respondimos para desterrar la corrupción de la vida pública con el Sistema Nacional Anticorrupción, el Sistema de Transparencia y la Ley de Mejora regulatoria”. Destacó también que ahora el país cuenta con un marco normativo para sancionar a quienes realicen actos de corrupción.

Peña Nieto señaló que un objetivo central de su administración fue el combate a la pobreza con una política pública que garantice satisfactores fundamentales, y al mismo tiempo brinde a la población herramientas necesarias para valerse por sí misma.

LEE: En Salud, rubro en el que Peña Nieto acumula más compromisos pendientes

Indicó que con la transformación del programa Oportunidades, dentro de Prospera se incorporan becas de educación superior y proyectos productivos para superar la marginación. Destacó que salieron de la pobreza extrema 2 millones de mexicanos y que de seguir esta tendencia se podrá erradicar la pobreza extrema en la siguiente década.

Agregó que se articuló la Estrategia Nacional de Inclusión, que permitió centrar los esfuerzos de las dependencias federales y los gobiernos locales, con enfoque para atender las carencias sociales que son causa y consecuencia de la pobreza, y se ha contribuido a que las personas concluyan y certifiquen conocimientos para que se abran oportunidades laborales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Semana Santa: ¿por qué las fechas cambian cada año? (y en qué se diferencian la Pascua cristiana y la judía)

¿Qué es la Pascua? ¿Por qué cristianos y judíos la celebran? ¿Cuáles son las diferencias y similitudes? ¿Por qué cada año cambia de fecha? Si te has hecho alguna de estas preguntas, te invitamos a que leas este artículo.
2 de abril, 2021
Comparte
Cruces judía y cristiana.

Getty Images
Las religiones cristiana y judía celebran la Pascua, aunque las fiestas tienen diferencias.

Existe una festividad religiosa muy importante tanto para los cristianos como para los judíos: la Pascua.

Cada año, los fieles de ambas religiones se reúnen para conmemorar y recordar diferentes hechos que marcaron acontecimientos en la historia de cada una de sus religiones.

¿Qué significa la palabra Pascua?

La palabra Pascua aparece en latín como “pascha”, en el griego πάσχα “páscha” y en el hebreo (pesáh) Pésaj en español, eseñala la Real Academia Española.

Y Pascua significa básicamente “paso” o “salto”.

La Pascua judía

Fieles rezan frente al Muro de los Lamentos

EPA
El Muro de los Lamentos es un sitio clave para los judíos durante el Pésaj.

En la antigüedad, la Pascua era una fiesta de pastores en la que se sacrificaba un cordero como ofrenda para pedir fecundidad.

Celebraran el paso del invierno a la primavera, y lo hacían luego de la primera Luna llena de la estación de primavera (en el hemisferio norte).

Luego pasó a ser una celebración de la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto.

Y en la actualidad, los judíos conmemoran la Pascua (Pésaj) como una de sus principales fiestas en la que recuerdan el paso que dio el pueblo hebreo junto con Moisés a través el Mar Rojo.

Celebran una cena familiar llamada Séder (órden en español) repleta de simbolismos además de rezos.

La Pascua cristiana

Hombre que interpreta a Jesús carga la cruz.

AFP
Las representaciones del calvario de Cristo cargando la cruz se repiten en varios puntos del planeta. Esta recreación es del jueves santo en Medellín, Colombia.

Para los cristianos, la Pascua también es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella se celebra el paso de Jesús de la muerte a la vida.

La Pascua es la celebración de la resurrección de Jesús el domingo tras pasar tres días muerto para salvar a su pueblo.

Si bien no hay una tradición estricta sobre la comida, las familias cristianas se suelen reunir el domingo y concurrir a Misa para conmemorar que Jesús resucitó para salvar al pueblo.

¿En qué coinciden las Pascuas judías con las cristianas?

Existe una relación histórica y religiosa entre la Pascua judía y la cristiana.

Cristo murió el primer día de la fiesta judía que celebra la liberación por parte de Dios del pueblo judío de la esclavitud de Egipto, explica la Agencia Católica de Informaciones Aciprensa.

“La muerte de Jesús cumple la antigua ley hebrea en lo referente al cordero pascual que los judíos comen la noche víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario hebreo bíblico, que comienza con la conmemoración de la salida de los judíos de la esclavitud en Egipto)”, añade.

Cena Séder.

Getty Images
La cena durante el Pésaj es clave en la celebración de los judíos.

Cristo muere el mismo día de la Pascua judía en el que se matan a los corderos.

En ambos casos se produce un sacrificio y una liberación.

¿Por qué las fechas de la Semana Santa cambia cada año?

Las fechas de las Pascuas cambian todos los años para judíos y para cristianos.

Si bien muchos años coinciden, no es una regla estricta ya que las festividades se rigen por diferentes calendarios.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan.

Jesús celebró la Última Cena durante la Pascua judía, es decir, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

Pero es muy difícil pasar una fiesta antigua del calendario judío al cristiano, dice Aciprensa.

Los judíos tienen un calendario lunar de 354 días y los cristianos uno solar de 365.

Hombre lleva corona de espinas.

AFP
Un hombre en México representa a Jesús con la corona de espinas en Ciudad de México

En el Imperio Romano se decretó entonces que la Pascua sería un domingo porque Jesús resucitó ese día de la semana.

Por eso se optó por celebrar la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena, posterior a la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los cristianos celebran la Pascua el mismo día. Los ortodoxos, por ejemplo celebran la Pascua en otra fecha porque siguen el calendario Juliano.

La fecha para celebrar la Pascua tanto para cristianos como para judíos varía entre fines de marzo y fines de abril cada año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jB3B1F3jWRw

https://www.youtube.com/watch?v=Pk1evajOLYg

https://www.youtube.com/watch?v=gtJTaryyFE4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.